P. Gómez Mir: “Hoy el cristiano tiene poca formación, voluntad fofa y criterios de actuación bobos e inanes”

El P. Antonio Gómez Mir es párroco de San Jordi de Barcelona y capellán de Hispania Martyr. Cuenta con un canal formativo STAT CRUX - YouTube

En esta ocasión reflexiona sobre la presentación del libro El liberalismo es pecado que tendrá lugar en su parroquia este viernes a las 10 de junio a las 20:30.

¿Qué supone para usted que se presente la reedición del libro El liberalismo es pecado en su parroquia?

En la medida que Felix Sardá i Salvany fue un sacerdote diocesano de Barcelona es un homenaje a su celo sacerdotal ingente. Mn. Sardá fue un hombre de Dios, de piedad sacerdotal y trabajo apostólico incuestionable. Un precursor de la doctrina social de la Iglesia en su Sabadell natal donde todavía conserva una calle en agradecimiento a su labor con los obreros y los pobres. Un sacerdote bueno que cedió su enorme casa familiar a unas religiosas para crear un asilo de ancianos, mientras el se reservaba una pequeña y deslucida habitación donde murió.

Fue un apóstol y un defensor de la fe con todos los medios que le proponía su época. Un innovador en el apostolado de la prensa. Esa clase de sacerdotes de una pieza que es faro y que atrae las miradas de los que buscan.

Sin duda, un libro que ha hecho mucho bien y sigue vigente, pues el liberalismo en sus múltiples formas está presente en la sociedad y lamentablemente en muchos católicos.

La Iglesia ha pasado por crisis que afectaban accidentalmente a su realidad: la relajación de los religiosos, la corrupción del clero, las herejías que debían de ser corregidas…Todo eso ha sido reformado una y mil veces, y lo será hasta el fin de los tiempos, porque donde hay hombres hay pecado, y “Ecclesia semper reformanda” al soplo del Espíritu Santo.

El verdadero peligro para la Iglesia es una crisis de identidad. Es decir, cuando la Iglesia ya no sabe quien es, ni para que está en el mundo, sin ser del mundo. Se olvidó del “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación".

Con los católicos pasa lo mismo. Hoy el cristiano adolece de poca formación y voluntad fofa, sus criterios de actuación son bobos e inanes. Está desubicado. No sabe quien es, ni porque está aquí. Ha perdido su verdadera identidad. No hay certezas fuertes en su vida sobre las que edificar con esperanza. Todo fluctúa en su interior y a su alrededor: se tambalea él, con su motivaciones, sus pobres deseos, sus vanas ilusiones…arrastrado en su deriva existencialista a su familia y todo lo que ama.

Es necesario volver a edificar vidas sobre bases firmes, sobre la “Roca” de la Verdad.

Es alentador que sean unos jóvenes, Jóvenes por España, los que promueven este gran clásico de espiritualidad.

Uno de los grande gurús del liberalismo, Francis Fukuyama, decía que ha llegado “el fin de la historia” El liberalismo económico y político, la «idea» de Occidente, sostiene el autor, finalmente se ha impuesto en el mundo. Esto se evidencia en el colapso y agotamiento de ideologías alternativas. Así, lo que hoy estaríamos presenciando es el término de la evolución ideológica en sí, y, por tanto, el fin de la historia en términos hegelianos.

Es decir, que nos toca comernos esto que nos dan sí o sí. Pues no, decimos nosotros. Las ideologías están agotadas, de acuerdo, no podía ser de otra manera; pero la Verdad está viva, y tiene un nombre: Jesucristo. Solo hay que buscarle y seguirle para construir la Ciudad de Dios y militar bajo su bandera.

El fin de la historia se produce cuando uno está viejo y resignado, incapaz ya de cambios en su vida… Alguien es viejo cuando está en esa actitud inmóvil y moribunda. Los jóvenes católicos tocados por la fuerza del Espíritu no están dispuestos a considerar que la situación actual de un occidente cristiano en sus últimos estertores es el final de la historia. Ellos saben por fe y por propia experiencia que donde Cristo entra los muertos resucitan y todo se hace nuevo.

Igualmente, lo es contar con el profesor Javier Barraycoa, que ha hecho un potente estudio preliminar sobre el libro.

Javier Barraycoa es amigo muy querido y su iniciativa con esta reedición es una más de sus incansables andanadas conta el liberalismo que tanto agradecemos.

Cuando Sardá escribía el liberalismo apuntaba y las consecuencias aún eran insospechadas. Ahora ya sufrimos los efectos. Ahora nos limitamos a recorrer la ciudad saqueada y arrasada por esa ideología ya que el “napalm” liberal ha fulminado toda realidad tradicional: Iglesia, familia, cultura, arte, tradiciones, vida comunitaria…

Sardá era consciente de que la predicación ya no era suficiente, había perdido la influencia secular que había tenido sobre los cristianos y ahora se abrían nuevas ágoras desde donde se propagaba el error. Si la prensa había servido a la causa del error, desde ese momento, pensaba Sardá, la pondría a servicio de la luz.

Las hojas de propaganda católica”, la “Revista popular”, la “Biblioteca popular”… nacen de su necesidad de llegar a todos, especialmente a las clases obreras, a los más sencillos…

Es muy necesario volver a escribir, hacer conferencias, editar, publicar en mil soportes…hoy es más posible, y muy efectivo. Conozco a no pocos que, durante la prisión preventiva de la pandemia, han vuelto a otear la luz y hacerse preguntas gracias a un blog católico que han estado siguiendo o unos vídeos de catequesis en youtube.

¿Cómo animaría a los fieles a acudir al acto y sobre todo a leer el libro?

El liberalismo es pecado es un libro de trinchera, de resistencia, para cristianos “emboscados”. Cada vez te encuentras más cristianos que tienen esa sensación de estar solos en medio del campo de batalla, después de haber cedido todas las posiciones posibles delante del mundo y su acometida liberal y secularizadora.

Toca reorganizarse, crear pequeños grupos o comunidades resistentes, formar redes de lealtad basados en la amistad, rehacer vidas desnortadas, despertar la inteligencia de los misterios de la fe en los que nunca los han conocido, robustecer rodillas vacilantes y voluntades enfermas, remover el deseo de lucha ascética, disponerse a ocupar nuestro sitio en la brecha en defensa de la fe… para todo eso es necesario participar de actos como este y leer libros como este.

También pudiera interesar a personas no creyentes con inquietudes intelectuales, pues el liberalismo desgraciadamente ha sido y sigue siendo un tema clave en la historia de España.

El liberalismo tardó en entrar en España…sobre todo en el pueblo. Los cambios políticos son rápidos, pero los cambios de mentalidad no tanto. El pueblo estaba permeado por la tradición católica hasta los tuétanos… Ha sido la Masonería la partera de ese cambio. La historia de España no se entiende en los dos últimos siglos sin su acción. La Masonería sabía que debía ocupar el lugar que la Iglesia había ocupado durante más de diez siglos en la cultura y la educación. Lo ha hecho y el cambio de paradigma ha sido total y altamente efectivo. Ha conseguido sus fines…

Cualquier persona con criterio independiente que quiera buscar sinceramente las causas y génesis de este estado de cosas lo va a encontrar. Sigue habiendo una mayoría de gente intoxicada por la lectura liberal de la historia que hacen los medios de comunicación al servicio del Leviatán, pero cada vez hay más jóvenes sin ninguna formación cristiana, hijos de los últimos años de hambruna cultural y educacional, pero que ya no ven la “tele” y por las redes buscan, rebuscan y finalmente encuentran…

Por Javier Navascués

14 comentarios

  
Urbel
Me encanta el nombre del lugar ¡Vallcarca! ¿Qué significa carca en catalán?

Me recuerda al eminente Filósofo Rancio, el dominico fray Francisco Alvarado.

Buena noticia, deseo que la presentación en Barcelona de esta reedición del libro clásico de Sardá tenga tanto o mayor éxito que en Madrid el pasado 13 de mayo, fiesta de la Virgen de Fátima, bajo la presidencia del obispo Atanasio Schneider.

Todavía setenta años después de Sardá seguía escribiendo otro dominico como el Rancio, fray Antonio Royo Marín:

"Sólo un liberalismo trasnochado y anticatólico puede tener la ridícula pretensión de que el error ha de ser tratado igual que la verdad y tener los mismo derechos que ella" ("Teología moral para seglares", BAC, 1957, t. I, p. 242).
07/06/22 1:12 PM
  
hornero (Argentina)
Coincido con el P. Gómez Mir en la apreciación del título.

En efecto, el liberalismo es fruto del racionalismo-irracional que ha destruido progresivamente la certeza de la inteligencia sobre la verdad objetiva de lo real. Así, ha degradado su certeza hasta el abismo del nihilismo, negador de la propia existencia del hombre.

Es comprensible, por tanto, que tal descreimiento haya carcomido los cimientos del orden racional en todas partes donde se ha hecho presente, sea por las universidades, políticos, cultura, medios de comunicación, consumismo, corrupción.

Un mundo disuelto en sus fundamentos no puede generar sino el caos de autodestrucción que observamos. Todo indica que es un tiempo final, no de la humanidad ni de la historia, en el sentido que lo dice Fukuyama, sino en el sentido que lo afirma San Pablo: “despojándose del hombre viejo, que se va corrompiendo por la seducción de la concupiscencia, para renovarse en lo más íntimo de su espíritu y revestirse del hombre nuevo, creado a imagen de Dios en la justicia y en la verdadera santidad.” (Ef 4, 22-24).

El mundo del “hombre viejo del pecado” va a su extinción, pues “lo que provoca la muerte es el pecado” (I Cor 15, 56). Lo sucede el mundo del “hombre nuevo” nacido en Cristo por el Bautismo.

Ésta es nuestra respuesta al mundo de la moderna Babilonia. Mientras ésta se derrumba, se pondrá de manifiesto nuestra verdadera condición, que ya ha comenzado a manifestarse.

Porque María irradia desde su Aurora la Luz de la Gloria de Cristo que se Manifiesta de modo creciente ante la Iglesia, la humanidad y el cosmos (cf Col 3, 4).

La Iglesia y la humanidad toda deben despertar ante la magnificencia de la nueva Edad del Reino, por la que la Historia es transfigurada en los “nuevos tiempos de María”.

“Los tiempos escatológicos suceden, así, al liberalismo, al racionalismo irracional, al nihilismo, y a sus engendros amorfos de “voluntad fofa y criterios de actuación bobos e inanes” al decir del P. Gómez Mir.

Nos estamos topando de repente con el Misterio, negado por el mundo moderno y olvidado en la Iglesia a causa de su mundanización.

El Misterio es la verdadera dimensión de todo lo creado, ángel, hombres y universo material. ¿O la inteligencia racional natural está capacitada para conocer lo inefable de cuanto ha sido creado y participado por el Logos, Verbo de Dios?

Navegamos en el Misterio de la absoluta inteligibilidad de las profundidades ontológicas de los hombres y de las cosas. “Ni ojo vió, ni oído oyó, ni pasó por pensamiento de hombre alguno lo que Dios tienen reservado para los que lo aman” (I Cor 2, 9). )

El tiempo se transforma en un volcán que erupciona cuanto ha permanecido oculto al “hombre viejo del pecado”. El magma que derrama es la Gloria del Creador, del Padre, Hijo y Espíritu Santo que ha de cubrir la Creación hasta hacer del Reino una Unidad del Cielo y de la tierra.

El sello de la Trinidad, su impronta o imagen signan el Nuevo Mundo que viene traído por la Aurora de María.


07/06/22 3:09 PM
  
Alvar
El cristiano de hoy es un cristiano bombardeado desde el nacimiento con los errores de los últimos dos siglos y desde hace 60 años sin la adecuada defensa de la jerarquía de la Iglesia. La Iglesia ha de restaurar su pureza o no hay nada que hacer. Lo extraordinario es que aún quedemos cristianos, por poco tiempo si seguimos buscando primaveras demagógicas y tolerando el mal en los propios pastores.
07/06/22 4:47 PM
  
Ireneo
Muy buena entrevista.

"Toca reorganizarse, crear pequeños grupos o comunidades resistentes, formar redes de lealtad basados en la amistad..."

Eso se lleva reinventando más de un siglo en forma de Acción Católica, Opus Dei, Carismáticos, Neocatecumenales, etc... y no funciona. Parece que si, pero no. Cada 30 años sale uno nuevo que sustituye a los pasados de moda.

No funciona porque si quieres comer, tienes que trabajar en el mundo, con las condiciones del mundo, los estudios que te marca el mundo, su educación obligatoria para niños, sus reglas, sus criterios financieros, sus impuestos, su hipoteca si quieres un techo, sus médicos, sus comercios....

La mayoría de los que se dicen cristianos convencidos no sacan tiempo ni para ir a Misa a diario. Llevo años oyendo a muchos presumir de que tienen el tema bajo control porque pertenecen a ese o este grupo, cuando hace décadas que el mundo controla todas nuestras actividades, desde el horario diario, actividades laborales, de ocio...

Además, no nos engañemos, la aspiración de la inmensa mayoría de la gente es llevar una vida en plenitud ahora. Luego también claro, pero sobretodo que no falte en esta vida.

07/06/22 6:28 PM
  
Terminus
Los católicos padecemos la dispersión de herejes y blasfemos, de asalariados de la política y el mundo.
El liberalismo es pecado, el conservadurismo es pecado, el marxismo es pecado, el progresismo es pecado, el socialismo es pecado, el comunismo es pecado, la masonería es pecado y toda ideología es pecaminosa porque es enemiga de Jesucristo Nuestro Señor.
Pero eso de "clases obreras" es muy marxista. No hay clases para Jesucristo. Y los obreros son tan pecadores y están tan desorientados como los multimillonarios, los ricos que quieren engañarles satánicamente.
Jesucristo Nuestro Señor y la Santísima Virgen María NO eligió "sabios" para transmitir la VERDAD, como así lo ha mostrado Sta. Faustina Kowalska, los niños de La Sallete, Lourdes, Fátima, etc., luego la soberbia intelectual y el engreimiento presuntuoso de creerse maestro "bien formado y ubicado" en un mundo de tontos, es muy diabólico y tendrá con toda seguridad el castigo del falso profeta si lo que se enseña son preceptos de hombre, que no de Dios, como la DSI, por muchos seguidores ciegos que se tengan.
07/06/22 7:01 PM
  
hornero (Argentina)
Es de comprender el escepticismo de muchos cristianos ante el fracasado intento de sobreponerse al proceso de demolición de la cristiandad y de la racionalidad llevado a cabo por el demonio.

Debe tomarse en cuenta la condición de ser degradado en su constitución ontológica del ángel caído: lo peor es la corrupción de lo mejor. Opera como esos agujeros negros que,según los astrónomos, se tragan los mundos. Es el anti-ser, un cuasi-ser o cuasi-nada, algo intermedio entre el ser y el no ser, puesto que no participa del Ser de Dios.

Por eso actúa produciendo vacío, destrucción y muerte de las inteligencias y voluntades.
Mas, el demonio no puede ante la omnipotencia de la Virgen participada por Su Hijo, que le arrebatará los feudos usurpados y pisará su cabeza.

Así, la Aurora de María irradia la potente Luz transformante y vivificante de la Gloria de Cristo que se Manifiesta por Mediación de Su Madre.

“Causa de la Aurora más resplandeciente es el Señor. Yo haré que la veáis” (Mens. de la Virgen en San Nicolás – Argentina).

Ante la depresión exangüe de la Iglesia y de la humanidad, despertemos. Proclamemos la Aurora victoriosa de María, el triunfo de Su Corazón Inmaculado en el mundo, anunciado por Ella en Fátima, y dispongamos nuestros espíritus como faros de esta Luz que ha de llevar a la Conversión a nuestros hermanos los hombres.

07/06/22 9:50 PM
  
Vicente
El buen cristiano sabe quién es, de dónde viene, hacia dónde va, etc.
Y se fía de la Madre Iglesia que le va orientando y enseñando a lo largo del camino. En el fondo es el Espíritu Santo quien guía y defiende a la Iglesia.
07/06/22 10:56 PM
  
gustavo perez
La reedición y lanzamiento del libro del P. Sardá, el liberalismo es pecado da ocasión para lanzar un SOS sobre la situación de la Iglesia en la coyuntura actual con ester pontificado y con sus cohermanos jesuitas que se han tomado muy en serio la destrucción -desde dentro- como otro sansón de las columnas que la sustentan. Y no se salga ahora con la cita repetida de que "las puertas del infierno no prevalecerán" porque no se trata de esperar los tiempos escatológicos sino de actual "aquí y ahora". He leído en el artículo que "El verdadero peligro para la Iglesia es una crisis de identidad. Es decir, cuando la Iglesia ya no sabe quien es, ni para que está en el mundo, sin ser del mundo".

"Con los católicos pasa lo mismo. Hoy el cristiano adolece de poca formación. Está desubicado. No sabe quien es, ni porque está aquí. Ha perdido su verdadera identidad. No hay certezas fuertes en su vida sobre las que edificar con esperanza". Se ha sembrado la confusión y la ambivalencia en el credo, en la teología escolar y en la moral...
07/06/22 11:03 PM
  
hornero (Argentina)
Después de reflexionar ¿hemos advertido que vivimos en un mundo espacio-temporal colmado por el ser participado por el Ser divino Creador? ¿Qué porción del universo carece de ser?

Todo ente creado permanece en el ser por el acto creador ininterrumpido del Verbo. Si Dios interrumpiera su acto, todo volvería a la nada. Pero los actos de Dios son definitivos, absolutos, irrevocables.

Por lo tanto estamos de modo constante sostenidos en nuestro ser por voluntad de Dios, además de inmersos en el océano de la Creación.

Nuestra realidad, así como la de las cosas infrahumanas, cada una según su orden ontológico, participan de la santidad divina, por lo cual son sacras, esto es, partes integrantes del Reino. Esto eleva en medida inconmensurable nuestra condición de hombres y la del universo que nos alberga.

Por lo cual, vivimos sin verlo ni advertirlo, en un orden que trasciende nuestra experiencia, que sólo nos muestra “una tierra inhóspita que produce abrojos y espinas” (Génesis).

La tierra que habitamos se proyecta en el espacio, y todo ello cae bajo el gobierno que debemos ejercer conforme al señorío de soberanía que Cristo nos participa.

Tenemos la grave responsabilidad de “restablecer la armonía primitiva” (Pío XII) perdida a causa del pecado original, pero ya reparada nuestra pérdida por Cristo.

Se abre a los cristianos un horizonte inconmensurable; se inicia en nuestro hoy, y se prolonga por la eternidad.

El vacío producido por el liberalismo, los cristianos lo colmamos con la comprensión del designio del Creador que nos convoca a responderle.


07/06/22 11:39 PM
  
Marta de Jesús
Al contrario que Ireneo, pienso que sí funciona y que debemos seguir por ahí con la ayuda del Espíritu Santo. Si no hubiera sido por grupos así y por parroquias que gracias a santos sacerdotes no se han dejado arrastrar, estaríamos totalmente extintos, en vez de 'afectados'. Pero Dios no permitió nuestra extinción y no la permitirá nunca, creo yo. Nos va mostrando el camino en medio de la densa niebla. Es triste vernos afectados, pero crecer rodeado es lo que trae consigo. Y Dios siempre nos permite limpiarnos y levantarnos, si nos acercamos a Él de corazón.

La plenitud en esta vida no viene y nunca vendrá de las estructuras de pecado. Las autopistas al infierno son anchas, muy anchas.

Hemos de crecer entre la cizaña. Y estar dispuestos incluso al martirio. Ir diferenciándonos. Dios nos irá mostrando por dónde. De momento reeducamos en casa, pero tal vez llegue un momento en que debamos tener nuestra propia escuela. No me refiero a las concertadas vendidas al sistema, sino una verdaderamente católica. Con los hospitales ídem. De momento sorteamos con el aborto, la eutanasia y otras monstruosidades. Pero iremos viendo. Así con todo.

Pienso, pej, en Santa Mónica, el marido que tuvo que soportar por estar rodeada de paganos. Pero su vida (oración, sacramentos, servicio...) sirvió para que otras mujeres tras ella pudieran casarse con amorosos cristianos. Sentar las bases del mañana aunque no veamos ese mañana.
08/06/22 4:17 PM
  
Maria M.
Por aquí dice un comentarista que los grupos de oración y comunidades cristianas de movimientos católicos como el OPUS, Neocatecumenales, Renovación Carismática, no funcionan.....Eso es mucho decir, estoy en total desacuerdo, posiblemente algunos de estos grupos crecen poco en número de miembros, pero eso no significa que no funcionen. Pertenezco y he pertenecido a algunos de estos grupos y ya lo creo que funcionan, si por funcionar se entiende, que te acercan a Dios y al prójimo y te ayudan a crecer espiritualmente.

Tampoco estoy de acuerdo con el autor de este artículo cuando dice que los cristianos de ahora son fofos con criterios de actuación bobos.....Como si hace 40 años los cristianos fueran menos bobos.....Yo recuerdo mi entorno de cuando era niña y la formación espiritual de familiares y amigos que nos rodeaban , la verdad es que dejaba bastante que desear, aunque iban a misa todos los domingos....

Creo que quizá ahora hay más personas que viven un de un modo más comprometido su Fe, aunque no sean muchas y los que antes iban a la iglesia porque era lo que se hacía y se llevaba, ahora ya no sienten que deban vivir en en esa hipocresía...

No se engañen señores, cada vez hay más guerreros fieles a Jesucristo y dando la Vida por Él, pero de muchos de ellos no se enterará el mundo, porque donde hay grandes batallas, hay grandes héroes y guerreros y estamos en Guerra!!! Y menuda Guerra!!! Tenemos al demonio metido hasta en el Vaticano!!!

Cristo ya ha vencido a la muerte!!! y que la Madre de Dios aplasta la serpiente también lo sabemos.....
08/06/22 6:56 PM
  
Ireneo
Creo que hay que diferenciar la experiencia personal individual del resultado colectivo. A nivel personal, hay gente contenta en el Opus y en los Neocatecumenales, al igual que hay gente que no tiene buenas experiencias. Me alegro por los que están a gusto.

Pero no se trata de ir comparando cómo le ha ido la película a cada feligrés . El Opus y los Kikos son, precisamente, dos de los movimientos más fuertes de la Iglesia en los últimos 50 años. Los dos españoles. El Opus, en particular, con una influencia enorme a nivel político, empresarial y social de todo tipo. Los Kikos con un apoyo eclesial que no se queda atrás.

Entonces, ¿España debería haber sufrido un cambio radical (a mejor) con el nacimiento de tales grupos?. Pues que cada uno lo valore. A eso me refiero cuando digo que no funciona.

El por qué creo que no se puede tratar a base de comentarios. Por eso lo dejo aquí.

08/06/22 11:38 PM
  
Maria M.
Gracias por tu comentario Ireneo:

Cuando he escrito sobre los diversos movimientos no trataba de hacer comparaciones, entiendo lo que quieres decir, no hablaba de mi experiencia personal, pues como he escrito, no pertenezco actualmente a estas Comunidades cristianas o movimientos, pero sí he visto con mis ojos como sí les ayudan a otras personas, y veo y no lo puedo negar que son muchos los testimonios de crecimiento en la Fe.

09/06/22 8:28 AM
  
Maria M.
Con respecto a lo que dices de que no funcionan los Movimientos, sean grandes o pequeños, sigo diciendo que Sí funcionan, pues gran parte del pequeño Resto de cristianos que viven y practican su fe con compromiso, pertenecen a estos movimientos, y sin estos Movimientos y Comunidades suscitados por el Espíritu Santo, los miembros de la iglesia Militante seríamos muchísimos menos todavía.....He sentido y vivido en mi y en otras personas, que gracias a pertenecer a una Comunidad, a un Movimiento o a un grupo de oración, muchos cristianos no hemos abandonado la Fe.....El Espíritu Santo nunca se equivoca y nos ha enviado refuerzo y auxilio a través de ellos.
09/06/22 9:28 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.