Sínodo: jóvenes católicos de Bélgica, contra el cuestionamiento de la doctrina de la Iglesia

Denuncian el peligro de cuestionar el magisterio de la Iglesia

Sínodo: jóvenes católicos de Bélgica, contra el cuestionamiento de la doctrina de la Iglesia

Defienden el celibato sacerdotal y alertan sobre las propuestas de ordenación de mujeres, tanto porque es un tema ya cerrado como por el desafecto al Magisterio que supone su propuesta: «nos pareció que, en varios puntos, algunas de las conclusiones del proceso sinodal belga testimoniaban ante todo una falta de comprensión del misterio de la Iglesia y de su enseñanza»

(Cathobel/InfoCatólica) En una carta publicada el miércoles 31 de agosto, unos 200 católicos belgas señalan una «discrepancia» entre lo que viven y algunas de las exigencias formuladas en la síntesis nacional belga elaborada en el marco del «Sínodo sobre la sinodalidad». Sobre la cuestión de la ordenación de mujeres, temen que se cuestione el «magisterio de la Iglesia».

«Llegan llamamientos de todas partes para abrir el ministerio ordenado a las mujeres y a los casados»: la frase aparece al final de la síntesis nacional del proceso sinodal en la Iglesia en Bélgica, hecha pública el 6 de julio tras haber sido redactada a partir de las aportaciones de entre 2.000 y 4.000 personas, según una estimación de sus redactores.

Para los jóvenes católicos belgas (entre 15 y 42 años), estos llamamientos van demasiado lejos. Observan «una discrepancia entre algunas de las exigencias de la síntesis y la realidad» y decidieron responder con una carta abierta «dirigida al Nuncio Apostólico en Bélgica, a los obispos y a todos los hermanos cristianos», publicada el miércoles 31 de agosto por el portal eclesial Cathobel.

«Nos pareció que, en varios puntos, algunas de las conclusiones del proceso sinodal belga atestiguaban ante todo una falta de comprensión del misterio de la Iglesia y de su enseñanza», escriben los peticionarios.

No les parece que «el problema que vivimos sea el clericalismo, sino la huida de ciertos pastores y la falta de directrices, porque un cristiano no puede discernir solo».

Los firmantes también están «convencidos» de que el celibato sacerdotal es «un tesoro de la Iglesia, ya que es una de las pruebas de la existencia misma de Dios», ya que «el sacerdote que (voluntariamente) se priva del amor de una mujer se entrega enteramente al amor de Dios». Sin embargo, dado que no es un tema de fe, los firmantes dicen que aceptarán lo que disciplinariamente mantenga la Iglesia al respecto.

El resumen belga de la fase Sinodal «entristeció» aún más a estos jóvenes al mencionar la posible ordenación de mujeres. «San Juan Pablo II se pronunció sobre el tema y explicó que la Iglesia no tenía el poder de ordenar mujeres, que nunca lo tendría, y que esta realidad se aplicaba a todos los católicos en todo momento», dijeron. Cuestionar estas afirmaciones es cuestionar el magisterio de la Iglesia, lo que creemos que es extremadamente peligroso en un mundo en el que ya carecemos de una orientación clara.

En términos más generales, los peticionarios alertan del hecho de que la cuestión del papel de la mujer pueda plantearse en una «lógica de poder»: «demasiado contemporánea y mundana», esta concepción «se encuentra en ciertos comentarios de la síntesis, mientras que en la Iglesia deberíamos estar en una lógica de servicio».

Esto llega en un momento en que, en muchos países, el grupo de edad de 25 a 40 años ha tenido poca participación en la fase diocesana del proceso sinodal. El Vaticano se alarmó por ello y trató de corregir la situación lanzando -con retraso- un cuestionario digital dirigido a la nueva generación altamente conectada.

Algunos párrafos de la «Carta abierta a los cristianos en Bélgica»

Otra historia

Además, nos gustaría escuchar una historia diferente sobre ciertos puntos abordados en la síntesis, que no corresponden a nuestra experiencia y nuestras preocupaciones como jóvenes cristianos:

  1. Los jóvenes anhelan lo absoluto . Lo sentimos a nuestro alrededor, especialmente en los círculos estudiantiles y no creyentes. Los jóvenes cristianos en particular no quieren vivir con una fe diluida o distorsionada. Esperamos que la Iglesia nos ofrezca un absoluto basado en el mensaje fuerte y completo que Cristo tiene para ofrecernos: «Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá, pero el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. (Mc 8 34-35).
  2. Los jóvenes necesitan Pastores. Queremos dar las gracias de nuevo a nuestros sacerdotes que, en su papel de pastores, nos guían y sostienen. Tenemos la energía, ahora necesitamos la experiencia, la mirada amorosa y paternal que nos apoye en nuestras iniciativas y nos proteja de nuestra pasión imparable: las necesitamos. El problema que estamos viviendo no es el clericalismo , sino la huida de algunos pastores y la ausencia de faros, porque un cristiano no puede discernir solo.
  3. Amamos a la Iglesia, su enseñanza y las Escrituras, que son pilares de nuestra fe. A veces nos hacemos preguntas, tenemos desacuerdos con textos o tradiciones, pero buscamos primero entenderlos antes de criticarlos. La cuestión del celibato sacerdotal apareció en muchos resúmenes diocesanos. Estamos convencidos de que es un tesoro de la Iglesia porque es una de las pruebas de la existencia misma de Dios. El sacerdote que (voluntariamente) se priva del amor de una mujer se entrega enteramente al amor de Dios porque Dios es Amor y sólo Él llena los corazones. Sin embargo, esto no hace que el celibato sea fácil y debemos continuar apoyando a nuestros sacerdotes y rezando por ellos. Sin embargo, como no es un artículo de fe, acogeremos lo que la Iglesia discierna porque no deseamos una vana inmovilidad.
  4. Sin embargo, nos entristece más cuando las síntesis sinodales evocan la cuestión de la ordenación de mujeres . San Juan Pablo II se pronunció al respecto y explicó que la Iglesia no tenía el poder de ordenar mujeres, que nunca lo tendría, y que esta realidad se aplicaba a todas las mujeres católicas de todos los tiempos. Cuestionar estas palabras es cuestionar el Magisterio de la Iglesia (y por extensión la adhesión a los dogmas), lo que nos parece extremadamente peligroso en un mundo donde ya carecemos de pautas claras.
  5. El punto número 4 plantea también la cuestión del papel de la mujer en la Iglesia. Creemos firmemente en la complementariedad de los sexos. Seguramente esto debe ser reelaborado porque aún no hemos encontrado los roles verdaderamente complementarios a tener en la Iglesia, pero rechazamos cualquier forma de igualdad de roles que haga de la mujer «un hombre como cualquier otro». Las mujeres y los hombres son diferentes y esta diferencia es una oportunidad para la Iglesia. Toda la antropología cristiana nos enseña esto. La feminidad es riqueza. Tampoco comprendemos esta lógica de poderes, demasiado contemporánea y mundana, que se encuentra en ciertos comentarios de la síntesis, mientras que en la Iglesia deberíamos estar en una lógica de servicio.

«Amamos a la Iglesia»

Más ampliamente, nos pareció que, en varios puntos, algunas de las conclusiones del proceso sinodal belga testimoniaban ante todo una falta de comprensión del misterio de la Iglesia y de su enseñanza. La caridad exige de la Iglesia y de sus pastores una enseñanza del Pueblo de Dios conforme a la Verdad, renovada y paciente. El deber del pastor es guiar a sus ovejas, no perderlas siguiendo al rebaño errante. Comunión, participación y misión no pueden acomodar el error.

Varios de nosotros estuvimos involucrados en este sínodo, otros lamentan no haber estado lo suficientemente presentes. El hecho es que amamos a la Iglesia y nos sentimos felices bajo su ala. La motivación de protesta que pudo haber animado a ciertos participantes en el Sínodo, por lo tanto, no resonó en absoluto con nosotros.

 

15 comentarios

Generalife.
Bie por los jóvenes. Esperemos que se les escuche
1/09/22 9:55 PM
miguel 3
Felicitaciones, comparto plemamente y me encanta oir opiniones sensatas y especialmente de la juventud catolica
1/09/22 10:57 PM
Tamara
Siempre leo que cuestionan el celibato sacerdotal, hay alguien que también cuestione el voto de castidad de monjas y religiosas? O la cosa es solo con los sacerdotes?
1/09/22 11:24 PM
martin
no todo esta perdido, los Catolicos estamos despertando

calma ver sensatez, cordura y Fe en el Cristo
1/09/22 11:26 PM
gustavo perez
Si todas las inquietudes de esta carta abierta de los jóvenes belgas es verídica y, al parecer lo son, deja muy en claro que las supuestas propuestas del ala jesuita en orden a la creación de una nueva Iglesia con un nuevo aggiornamento que responda a las exigencias de la actualidad, no vienen precisamente de los jóvenes sino de esas mentes "calenturientas" que han invadido el espacio eclesial y que este Papa jesuita no acierta a dilucidar ni a ofrecer el verdadero discernimiento, pero no el suyo y de sus correligionarios, sino el de san Ignacio. Lo que hace falta es verdad y claridad y no confusión ni ambigüedades. El problema, como dicen, no es de clericalismo sino de falta de faros, de autoridad, de pautas claras, de confirmación en la fe, que es lo que tiene que hace en la jerarquía.
2/09/22 12:17 AM
miguel 3
Un sacerdote me dijo un dia que nosotros, los de la generacion que sufrió los embates del Concilio, seguimos aplastados moralmente. Los jovenes ya superaron eso y el temor reverencial que existía ya no existe, dicen lo que piensan, declaran en que creen, apoyan la doctrina católica, defienden la liturgia tradicional católica.
Tengo gran esperanza en los jóvenes
2/09/22 1:30 AM
Antonio José, desde Maracena
La primera vez que vi el titular pensé que decía justamente todo lo contrario. ¿Por qué será?

(Pregunta Retórica: OFF)
2/09/22 2:00 AM
Irma
Estos jóvenes católicos belgas, tienen mucho más clara la Doctrina Católica, que muchos obispos, clérigos y religiosos/as
¡¡Que gran esperanza para nuestra Santa Iglesia!!
2/09/22 3:10 AM
pelicanillo
Al final todas las propuestas de la fase diocesana son agenda 2030, sean de aquí o de Tegucigalpa. Conclusiones ya decididas de antemano con un supuesto plácet del pueblo como avalista. Remedo de las putrefactos sistemas "democráticos" que vivimos y sufrimos encaminados a destruir lo poquísimo que queda de Cristiandad y reducir al ser humano a unas pocas centenas de millones de esclavos.
2/09/22 9:35 AM
maru
Gracias a estos jóvenes!!! porque proclaman la verdad y tradición milenaria de la Iglesia Católica. Desgraciadamente, la Iglesia , con su ideario de acomodarse al mundo va cuesta abajo , sin darse cuenta que Jesucristo no se acomodó al mundo.
2/09/22 12:31 PM
Elfida Soto
Bendito sea Dios
2/09/22 3:09 PM
Chico
Y yo que pienso que esos jóvenes tan sensatos no deberían gastar tantas energías en o lo que defienden sino en que se tienen que confesar más, rezar rosarios y meterse a curas que cada día hay menos
2/09/22 6:41 PM
Angeles Wernicke
No hay mal que por bien no venga... La gran mayorìa de catòlicos no se enteran de las modificaciones e innovaciones que se estàn introduciendo en la Iglesia Catòlica, acostumbrados a que no habìa hasta ahora tales modificaciones ... Los medios no reflejan las actividades de la Iglesia, sino en lo que es de su agrado, que es cuando la Iglesia produce acercamientos a los gustos mundanos... Y es por los medios masivos de comunicaciòn que los catòlicos se enteran de las actividades de la Iglesia. Serìa bueno que comenzaran a leer publicaciones catòlicas com InfoCatòlica, para que realmente pudieran opinar con algùn conocimiento, y despertarse a la realidad.
3/09/22 1:30 AM
Luis
Lo malo es que solamente son unos pocos los firmantes.
3/09/22 10:44 AM
Mª Pilar
Reconfortante ¿Que tal que este ejemplo se siga por jóvenes ( y no jóvenes) de otros países?
4/09/22 6:44 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.