11.08.18

Respetuosos o soplagaitas

Hay noticias que uno necesita releer varias veces para comprobar que no está colgada en una de esas páginas expertas en inventar cosas curiosas. Tristemente, la realidad acaba superando a la ficción también, incluso, sobre todo pareciera, en las cosas de nuestra Iglesia.

No sé si se trata de templos católicos o protestantes, en cualquier caso templos cristianos. La noticia, ofrecida por Protestante digital, viene a decir, en resumidas cuentas: “Las cruces, juntamente con el resto de simbología cristiana, será retirada o escondida de las iglesias en Escocia durante los servicios funerales para no ofender a ateos y no cristianos. Ha habido ocasiones en que, a petición de los solicitantes, se han tomado medidas para eliminar u ocultar la cruz durante la vigencia del servicio”. Sigue el esperpento: “también ha habido quejas por la presencia de Biblias y de libros de oración en los asientos antes de los servicios funerarios”. Hasta aquí la noticia.

Leer más... »

10.08.18

¿Merece la pena mantener un blog?

La pregunta que uno se hace y que tantos se hacen. Si merece la pena mantener un blog de temática religiosa y, más aún, el sentido del blog y hasta el sentido de las páginas religiosas católicas en internet.

Uno tiene su propio blog. Con su estilo, sus formas y maneras, manías, fijaciones y todo lo que mis lectores quieran. Y aunque algunas veces ya he contado el sentido que para un servidor tiene, creo que no viene mal de cuando en cuando recordarlo. ¿Para qué debería servir un blog en internet, y más si su autor es un sacerdote? Intento explicarlo con cuatro palabras:

Leer más... »

8.08.18

Nuevas tecnologías y cuestiones eclesiales

Tengo la impresión de que seguimos sin ser del todo conscientes de la fuerza que hoy tienen las redes sociales y las nuevas formas de comunicación. Ante cualquier cosa, la que sea, cualquiera con su teléfono hace fotos, saca videos, graba y difunde, de tal modo que la chorrada de mosen Joan en la liturgia, la frase desafortunada de monseñor Fulánez, la compañía inconveniente de fray Gerundio o la pseudo misericordia de sor Veneranda, a los cinco minutos han recorrido los cinco continentes. Basta una foto de móvil hecha a traición de cualquier documento y ya la hemos liado. Hasta las conversaciones más privadas a través del móvil han salido fotografiadas en redes.

La política de ocultación de cosas o la de tratar de tapar algún asunto, nunca dio buen resultado. Quizá antes podía conseguirse, y no siempre del todo. Hoy es del todo imposible.

Leer más... »

6.08.18

Dulzaina, jota, marcha real y tú has venido a la orilla

No se me pongan tiquismiquis, que ya me los conozco. Yo sé perfectamente lo que es el órgano, la música sacra y la preeminencia del gregoriano y la música coral. También conozco suficientemente el calendario litúrgico. Pero también sé lo que es celebrar la fiesta en un pueblo con poco más de cien habitantes, presupuesto más que justo y templo parroquial casi derruido del todo en la guerra civil.

Estamos de fiesta en Gascones. Celebrando a la Virgen del Rosario, que ya sabemos que es en octubre, pero en octubre mucha gente no puede disfrutar de las fiestas, así que hace años se decidió pasarlas al primer fin de semana de agosto. Pero en honor de la Virgen del Rosario. Algo haremos también en octubre.

Leer más... »

3.08.18

Decíamos ayer

Tras unos días en los que circunstancias ajenas a mi voluntad no me han permitido seguir escribiendo, aquí estamos de nuevo en contacto con tantos amigos de Infocatólica.

Días complicados en mis pueblos. Desde anoche, que comenzaron las fiestas en Gascones, y hasta el nueve de septiembre que acabarán las de Braojos, vamos a estar entretenidos. Como los almendreros, de fiesta en fiesta.

¿Y qué se hace, religiosamente hablando, en las fiestas de los pueblos? Pues se hace lo de siempre: misa, procesión, subasta de andas, romería si es el caso… y poquito más. Dependiendo de si es una población con algo más de gente, a veces se puede pensar en un triduo o novena. Pero ya digo que no hay mucho más que rascar. Otra cosa es que uno intente misa solemne, algún compañero, que venga un vicario, un obispo… A la gente la encanta la solemnidad.

Leer más... »