21.01.19

Que hace un cura en estos pueblos por la mañana

Y no son todavía ni las doce de la mañana. Lo cuento porque de vez en cuando me cuestionan qué puede hacerse en estos pueblos un día cualquiera entre semana. Pues por ejemplo:

 

Rezar laudes y el oficio de lecturas

Desayunar

Arreglar la cocina y la casa

Poner una lavadora

Encender la estufa

Marchar a Buitrago para unas gestiones en el banco

Poner gasolina al coche y comprar astillas para encender la chimenea

Leer más... »

19.01.19

Tres razones por las que hago el gesto del lavabo en la misa

El lavabo es uno de esos ritos casi perdido en la práctica en la celebración de la eucaristía. Nadie lo abolió. Pero una mal tenida costumbre hizo que despareciera de nuestros templos salvo en ocasiones solemnes, como podía ser la visita del obispo, o en caso de sacerdotes carcas y legalistas. O al menos así se tachaba a los que decidieron conservar el rito.

Durante muchos años, fiel a la moda, y además lejos de mí en mis primeros años de sacerdote de ser tachado de cura conservador, ni me lo planteé. Nadie lo hacía, salvo los cavernarios y ya saben lo que fueron los setenta y ochenta: antes muerto que carca.

Hace años que he retomado el rito del lavabo en la misa. Y lo hago por tres razones:

Leer más... »

16.01.19

Ejercicios espirituales a curas. Alguien tiene que hacerlo

Pocas cosas me quedan o me quedaban por hacer como cura. Lo de dirigir ejercicios espirituales lo había hecho en alguna ocasión con laicos y religiosas. Con sacerdotes, nunca. Por eso mi resistencia cuando me lo propuso Miguel Asorey para curas de Lugo. Le costó más de un año convencerme.

Los sacerdotes estamos para lo que estamos: anunciar la Palabra, celebrar los sacramentos y construir la Iglesia en la caridad. Todos los sacerdotes somos ordenados para eso. Otra cosa es cómo concretarlo en una tarea determinada.

Leer más... »

14.01.19

Los hijos no obedecen, imitan (los curas, también)

Durante unos años llevé grupos de escuela de padres. El cartel con el que comenzamos tenía una frase que jamás he podido olvidar: “Los hijos no obedecen, imitan”. Tanto me impactó, que la he repetido muchas veces en reflexiones y homilías.

La gente escucha de muchas maneras. Lo que se habla llega más o menos, pero lo que confirma o no las palabras del hablante es la coherencia entre lo que dice y lo que vive. De nada vale que un padre insista a sus hijos en la necesidad de leer si jamás tomó un libro entre sus manos. De nada que hable de alimentación sana si no sale de la hamburguesa y la lata de cerveza.

Leer más... »

12.01.19

Qué se puede hacer en Lugo

Recién llegado a casa después de cinco días dirigiendo ejercicios espirituales a un grupo de once sacerdotes de la diócesis de Lugo. Espero que les hayan servido para su bien.

El planteamiento fue simple. Desde el primer momento les hablé de que lo más importante para un sacerdote no es su trabajo y la programación de actividades, sino su propia vida, y que a eso iba a dedicar esencialmente los ejercicios. Unos ejercicios para orar, leer, descansar y fomentar la fraternidad y la vida sacerdotal. Comencé planteado la necesidad de que el sacerdote se cuide mucho en su vida espiritual y hasta física, para continuar por la llamada tan especial a la santidad que hemos recibido. Quise que una de las pláticas estuviese centrada en la adoración eucarística y acabé con una meditación que quizá cuelgue en la red un día de estos y que titule “Privilegio de ser cura de pueblo”.

Leer más... »