Planes para una boda: ¿se debería de tener en cuenta los deseos de los parientes?

El “Catecismo de la Iglesia Católica” dice sobre la celebración del matrimonio:

Dado que el matrimonio establece a los cónyuges en un estado público de vida en la Iglesia, la celebración del mismo se hace ordinariamente de modo público, en el marco de una celebración litúrgica, ante el sacerdote (o el testigo cualificado de la Iglesia), los testigos y la asamblea de los fieles.” (1663)

Lo que no dice esa cita es que hacer planes para una boda puede acarrear sus propias dificultades para los novios, como indica esta carta de la lectora Lucía:

“Con mi novio ando muriendo y resucitando. De momento va venciendo el amor, ¡pero cuántas piedrecitas en el camino! Aún no nos ponemos de acuerdo si la boda será en España o en Perú. Mi famila se compone de cuatro personas y la de él… ¡pues para empezar tiene once hermanos! Por ello trata de convencerme de que lo justo es casarse en Perú.

“Sin embargo yo no quiero ceder porque entre otras cosas desearía tener una boda lo más íntima posible, cuidando al detalle todo lo que concierne a la celebración del sacramento. El tema social de la gente, familia, fiesta se me hace insoportable, y hasta me da fobia, no soporto la presión social en un paso tan fundamental de la vida. ¡Cómo quisiera que pudiese ser algo estrictamente íntimo, meditado y sin alborotos!

“A él también le gustaría así, sin embargo le puede más la presencia familiar y darle gusto a su familia y a su madre de que pueda asistir a su boda. Yo no estoy en absoluto de acuerdo, porque ese no es un día para darle gusto a la familia, sino para dar un paso muy importante y relevante en nuestras vidas. Otro día se puede celebrar una fiesta si quieren. No sé si mi actitud es mala…

Ojalá puedan orar usted y los lectores del blog por nosotros para que Dios nos ilumine y nos de fortaleza para hacer lo que debemos.

“Gracias por todo,

“Lucía

——————————————————–

Lo más importante para los novios es que se preparen adecuadamente para el Sacramento del Matrimonio, o sea que los aspectos sociales no deberían de afectar mucho la preparación espiritual de los novios. Pero, no por eso dejan de tener importancia para los novios los preparativos a nivel humano.

Mientras que los cuatro parientes de Lucía en España podrían comprender con facilidad que se esperara un viaje de ellos a Perú para la boda, si la boda se organizara en España, no extrañaría a nadie si los parientes en Perú se sintieran ofendidos por ver dificultada su asistencia a la esperada ocasión.

¿Se debería de tener en cuenta los deseos de los parientes al hacer planes para una boda? Sí, por Caridad, dentro de lo que permite el Señor por la Iglesia y de lo que es razonable según las circunstancias.

El Matrimonio como Sacramento de la Iglesia muestra la presencia de Cristo en el mundo ayudándonos con la gracia divina. Los que se casan por la Iglesia deberían de dar testimonio del Amor de Cristo por la Iglesia. El Señor se refirió a sí mismo como “novio” y S. Juan Bautista se consideraba “amigo del novio”. “S. Pablo dice: “Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia…Gran misterio es éste, lo digo con respecto a Cristo y la Iglesia” (Ef 5,25.32).”(1659).

Más aún, la Iglesia enseña que: “La salvación de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. (GS 47,1).” (1603). Por eso, si el matrimonio sufre, la sociedad sufre también. El Matrimonio es una vocación a la entrega generosa del matrimonio entre sí y también a ser modelos de caridad en la comunidad.

“El hogar cristiano es el lugar en que los hijos reciben el primer anuncio de la fe. Por eso la casa familiar es llamada justamente “Iglesia doméstica", comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y de caridad cristiana.”(1666)

Ese ejemplo incluye la relación caritativa entre sí y con los parientes. Se establece por ese Sacramento los cimientos para una vida de fe expresada por obras. Para que el Matrimonio sea válido como Sacramento no hace falta la presencia de ningún pariente entre los testigos, pero lo ideal es que ese primer paso de la vida matrimonial no cause sufrimiento innecesario a los que son importantes en la vida de la familia y seguirán siéndolo después de la boda (se acepte esto o no).

Claro que los novios también tienen derecho a que las fiestas se celebren con dignidad y moderación. Pero una vez determinado eso, también hay que tener en cuenta que no es norma alguna que en las bodas y en las fiestas que las suelen acompañar salga todo absolutamente a la perfección. La preparación para la ceremonia (y más importante aún para el Matrimonio), es ya una oportunidad para crecer espiritualmente, para disponerse al sacrificio de sí mismos por amor a Dios que les pedirá el Señor por medio del Matrimonio.

Siguiendo a Cristo, renunciando a sí mismos, tomando sobre sí sus cruces (cf Mt 8,34), los esposos podrán “comprender” (cf Mt 19,11) el sentido original del matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo. Esta gracia del Matrimonio cristiano es un fruto de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana.”(1615)

Cristo mismo es el mejor modelo de lo que la vida matrimonial ha de ser, y fuerza para enfrentar las dificultades de la vida con mira sobrenatural. “En la Eucaristía se realiza el memorial de la Nueva Alianza, en la que Cristo se unió para siempre a la Iglesia, su esposa amada por la que se entregó.” (cf LG 6). (1621). Él es el que mejor puede ayudar a los novios a vivir con Caridad la preparación matrimonial, sobre todo cuando éstos asisten con frecuencia a Misa y visitan al Santísimo Sacramento (expuesto o en el sagrario).

En la oración ante el Señor se recuerda mejor que el amor de Dios debe dirigir toda nuestra vida, se aprende a ser generosos cuando nos duele seguir Su Voluntad sobre la nuestra y se encuentra un refugio de Paz y de Amor antes, durante y después de la ceremonia de la boda. Él nos manda amar a nuestro prójimo como Él nos ha amado, a demostrar por el prójimo que a Él le amamos.

Nos dio ese mandamiento en la Última Cena. En el Evangelio del V Domingo de Pascua, el Señor dijo tras salir Judas para ir a traicionarle: “Ahora es glorificado el Hijo del hombre y Dios es glorificado en él.”(Jn. 13, 31). El que descendió del Padre para hacerse Hijo del hombre en el seno de la Ssma. Virgen María se refiere a Su Pasión y Muerte como Su Gloria.

Él, que podría haberle ahorrado a Su Madre todo sufrimiento, eligió encarnarse cuando la Ssma. Virgen María estaba desposada con S. José, haciendo que los planes para la boda de ese justo varón y Purísima Novia no fueran tal como ellos se hubieran imaginado… pero mucho mejor a largo plazo porque con ellos se encontraba Dios mismo.

“Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse ciudad asentada sobre un monte, ni se enciende una lámpara y se la pone bajo el celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a cuantos hay en la casa. Así ha de lucir vuestra luz ante los hombres, para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos.” (Mt. 5, 14-16)

Que el Señor alumbre los pasos de todos los que se preparan para el Matrimonio, para que acompañados de la Ssma. Virgen María se dispongan lo mejor posible para recibir la Bendición de Dios por medio de ese Sacramento.


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Qué consejos le puede dar a Lucía? ¿Se debería de tener en cuenta los deseos de parientes al hacer planes para una boda? Si está casado, ¿cuánta influencia tuvieron los parientes en la preparación de la boda?

Siguiente post – 2o. Misterio Gozoso – “Cuando salió Judas del cenáculo” (Jn. 13, )

9 comentarios

  
Yolanda
1-¿Se debería de tener en cuenta los deseos de parientes al hacer planes para una boda?

Lo menos posible. Y si dan como excusa que "ponen" dinero para la boda y creen que eso les da dercho a opinar, que no lo pongan. La boda es vuestra y sólo hay una boda en la vida. Que no tengáis que recordarla como un día en el que apenas hicisteis otra papel que el de figurantes de la fiesta que organizaron los demás.
2- Si está casado, ¿cuánta influencia tuvieron los parientes en la preparación de la boda?

Toda la influencia. Y eso que yo pagué mi parte con dinero de de mi trabajo. Ambas familias monopolizaron TODO. Afortunadamente, de la boda recuerdo que nosotros fuimos los ministros y contrayentes, que nos casamos ante Dios y ante la Iglesia y que nos prometimos amarnos fielmente todos los días de nuestra vida. Y eso cumplimos. Lo demás, incluida la elección de mi traje de novia, me fue eajeno. No pude intervenir en nada.

Al final, lo que os importará es que os habéis casado vosotros dos. Pero si conseguís que no os amarguen el día más feliz de vuestra vida, será más feliz aún.
A las familias, los límtes se les ponen al principio o ya no se les ponen nunca.

---------------------------------------

Yolanda, mi recuerdo más feliz de mi boda fue la ceremonia durante la Misa, lo más importante. Pero, el tiempo preparando los detalles de la boda y del banquete de boda fue uno de los más estresantes de mi vida. Todos tenían las mejores intenciones, pero también se tenía que añadir las expectaciones y diferencias culturales entre las familias. A ciertas cosas consentí y a otras no. Mi boda fue cerca de donde vivía mi padre, a unas tres horas en coche de donde vivía yo. Quizás eso complicó un poco más los planes. No se puede contentar a todos, pero me alegro de que pudieron asistir miembros de ambas familias, que después de todo, quiera uno o no, seguirán afectando la vida del matrimonio. Un saludo.
04/05/10 12:16 PM
  
Yolanda
Un saludo, Mª Lourdes. También mi mejor recuerdo es la ceremonia. Los preparativos, de todos modos, no me estresaron nada, nada, nada ja ja ja. Mi marido y yo creo que fuimos los únicos que no se estresaron, je je: no nos dejaron ni opinar. :D

Ahora ya me da igual. Ya puedo mirarlo con humor al cabo de los años. Lo bueno del matrimonio es lo que nos llevamos nostros dos: yo a él y él a mí.

----------------------------------------------

Yolanda, una buena forma de no estresarse con los preparativos. :) Me llevé muchos disgustos el día de mi boda y no es hasta hace poco que pude pensar en ese día sin pasármelo mal y finalmente reírme de todas esas cosas insignificantes de las cuales me preocupé (o de las cuales otros se aseguraron de que me preocupara :) )... cosas que no iban a tener ningún impacto en el éxito de nuestro matrimonio.

Serán 11 años este mes desde mi boda, pero en cuanto leí el mensaje de Lucía se me vinieron los recuerdos a la cabeza como si me hubiera casado ayer mismo. También lo quería todo muy sencillo y me estresaban todos los aspectos sociales intentando contentar a ambos lados de la familia, pero no hay manera. Me tuve que encargar de muchas cosas, pero me ayudaron muchos y algunos miembros de mi familia que llevaban años sin hablarse hicieron las paces ese día, o sea que lo veo todo como una bendición de Dios. Los malos recuerdos son como nubes que no dejan ver lo bueno, pero como nubes también pueden alejarse.

Como dice, es muy importante la relación entre los que se casan. También es muy importante que Dios ocupe un lugar muy importante en la vida de los que reciben el Sacramento del Matrimonio. Muchísimas gracias por haber compartido su experiencia. Espero que anime a otros a reírse también de los malos recuerdos para poder apreciar lo bueno.

04/05/10 3:12 PM
  
Ignacio Puras Abad
Querida Lourdes:

que pregunta más interesante, pero a la vez, más clara de contestar.
Me gustaría extenderme más, pero por tiempo no lo haré.

Aunque pueda costar trabajo verlo al principio, el matrimonio supone mucho esfuerzo en compartir la vida juntos, pues no es fácil saber donde está el equilibrio y siempre tira más una de las partes. Si la decisión de casarse ahora es difícil, más lo serán las que vendrán a continuación, porque los esposos después de la boda también querrán ver a su familia, compartir la Navidad, etc.
Los deseos de los parientes podrán tenerse en cuenta siempre y cuando permitan a la pareja tomar la decisión más adecuada y conveniente. Si eso no ocurriera así, mejor sería no tenerlos en cuenta. Bastante complicado es tomar una decisión entre dos como para meter a más gente por medio.

En mi caso, los familiares tuvieron influencia en la preparación de la boda, pero normalmente eso no beneficia a superar las dificultades que surgen en la pareja.

Como consejo, dedicar a Nuestro Padre Dios, con todo nuestro amor nuestra vida, que además le pertenece. Somos simples instrumentos suyos y la libertad que nos ha dado la debemos entender como libertad para decidir que queremos dedicarle nuestra vida.

Qué bonito es que un matrimonio se constituya por un hombre y una mujer con la misma fe.

Un abrazo Lourdes y otro para Lucía.

---------------------------------------------

Ignacio, sí, la complicación de la pregunta está en cómo se pone en práctica, en ese equilibrio que menciona. Es curioso que tanto mi esposo como yo hemos comentado a la gente que entre los dos nos salimos con la nuestra la mayor parte del tiempo... algo imposible excepto que el amor hace posible que no veamos como pérdida que el otro parezca que salga ganando a veces.

Mi familia divide las fiestas entre una y otra parte de la familia. El fin de semana del día de acción de gracias nos pasamos dos días primero en casa de mis suegros y luego dos en la de mi padre. Para la Navidad comenzamos la Nochebuena en casa de mi padre y terminamos las fiestas en casa de mis suegros. Ahora que no vivimos cerca de ellos, las dos semanas de vacaciones de verano que tiene mi esposo nos los pasamos una semana en casa de cada uno y seguiremos dividiendo las vacaciones de Navidad. Es bueno tener un plan, porque así todos se acostumbran y no hay que tomar una decisión todos los años. Nos ayuda pensar en lo que nos gustaría que hicieran nuestros hijos con nosotros cuando sean ellos mayores. Lo mismo creo que ayuda a tomar decisiones respecto a una boda, que inevitablemente afecta a muchos otros.

En general, se suele comprender las decisiones que se toman aunque uno no esté de acuerdo. La fe da la propia perspectiva espiritual a todo para no abrumarse uno y para que la familia se siga amando sin rencor. Habiendo visto a mi padre perder a mi madre y a la abuela de mi esposo a su marido, me conmueve sobre todo cómo se puede ir profundizando ese amor a lo largo de los años a pesar de las diferencias que pudiera haber, a pesar de los disgustos que podrían pasar juntos... Si se cometen errores, no es el fin del mundo si uno sabe perdonar y el tiempo y la fe dan la propia perspectiva a todo. Un saludo.
04/05/10 4:58 PM
  
Ignacio Puras Abad
Me gustaría añadir algo más.

Por la inmediatez de las respuestas, al lector quizás pueda darle la sensación de qué fácil es tomar esas decisiones, pero debo añadir, si no lo he dejado claro, que no es tan fácil. Que el punto de equilibrio normalmente no se encuentra, y que siempre uno de los dos tira más que el otro. Esto como cabe comprender levanta conflictos.
También creo que el ofrecer nuestra vida al Señor no está reñido con defender lo que nos corresponda, con amor, pero sin necesidad de ceder siempre. Pero actuar en la realidad no es tan fácil, y siempre es peor cuando interviene la familia.

Voy a transcribir un texto del que desconzco su autor aunque considero interesante, pero por favor, tomároslo a bien:
"CUIDADO CON CASARTE CON TU SUEGRA

El hombre toma su costilla al casarse, su varona, y deja su casa paterna, para formar un nuevo hogar en el que él ha de ser la autoridad: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” Gn.2:24. ¡Qué error tan grande no hacer caso de esta enseñanza! Cuántos matrimonios han sido arruinados por los suegros o los padres, que no renuncian a seguir tratando como niños a sus hijos y, acostumbrados a ejercer autoridad sobre ellos, siguen gobernándolos, como si nada hubiera cambiado. Cuántos infelices descubren, demasiado tarde, que se han casado con su suegra, aunque se acuesten con su mujer.

Aceptar que la novia incluya en su dote a su madre es un desatino mayúsculo, pues si es difícil domar una mujer cuando aún es joven lograrlo con dos a la vez y teniendo espolones una de ellas es como pedir peras al olmo, a no ser que se tenga la gracia divina de hallar una suegra excepcional como Noemí, que lo fue de Rut y de su esposo Booz. El desatino será elevado al cubo si el hombre carga con su propia madre al casarse a no ser que se trate de una santa. Salvo en raras ocasiones la madre no perdonará a su nuera que le haya quitado su hijo, su tesoro más preciado, o seguirá actuando como propietaria tratando a su nuera como si fuera un juguete de su niñito. La competencia celosa entre la madre y la nuera puede llegar a originar batallas campales que le hacen bailar al hombre entre dos fuegos como un títere. No quiero ni imaginar el manicomio que resultaría de juntar en un mismo hogar las tres mujeres: Esposa, madre y suegra.

Incluir a los padres en el lote familiar suele ser menos arriesgado que con las madres pero sigue sin ser recomendable si no están bien respaldados por Dios. Es muy diferente si los padres o madres son ancianos o necesitan del cuidado de sus hijos o si están enfermos o indigentes en cuyos casos el no atenderlos demostraría una impiedad que raya lo criminal."

-----------------------------------------------

Ignacio, pues creo que también depende de las personalidades, pero no suele haber muchas sorpresas en este campo después de la boda. Lo que pasa es que la emoción puede cegar a uno a ciertas cosas.

Creo que el éxito de mi matrimonio a nivel humano se debe a que discutimos muy bien. Eso no suena nada bien, pero la realidad es que habrá diferencias que surgen en el convivir cotidiano hasta años después de conocerse y de la boda. Le conocí a mi esposo 8 años antes de casarnos y con casi 11 años de matrimonio... pues le he conocido la mayor parte de mi vida. Pero aún así, no siempre estamos de acuerdo en todo, pero sí en lo importante. Si no estamos de acuerdo, lo discutimos y los enojos no duran.

Lo de tener parientes santos no significa que nunca haya roces... ser santo no significa que nunca se peque (el justo cae 7 veces al día dicen las Sagradas Escrituras) y que uno siempre se lleve bien con todos. :) Gracias por la cita. :)
04/05/10 5:32 PM
  
Marta
- ¿Qué consejos le puede dar a Lucía?
Paciencia. Que se preparen bien espiritualmente, hablen tranquilamente de en qué cosas les parece razonable ceder y en cuales no, lleguen a un acuerdo (el primero de tantos y tantos dilemas que tendrán que resolver en su vida en común) y luego, como una unidad que van a ser, se lo expliquen a los demás.

- ¿Se debería de tener en cuenta los deseos de parientes al hacer planes para una boda?
Dice Lourdes que por caridad sí. Por caridad y por justicia se deben ser atento siempre con los que nos rodean, intentando agradarlos, pero en este momento se va a formar una nueva comunidad de vida, una nueva familia y, por mucho que a los padres les duela, ahora la prioridad de la esposa debe ser el esposo y viceversa. Primero, decidir entre los esposos qué es lo que se desea para ese día y qué se está dispuesto a sacrificar por amor a los demás. Pero esa decisión creo que ya ha de ser tomada por los futuros esposos como lo que van a ser: una unidad frente al mundo.

- Si está casado, ¿cuánta influencia tuvieron los parientes en la preparación de la boda?
Nosotros también nos desplazamos a 600km para facilitarle la asistencia a los famliares. Fue cansado preparar una boda tan lejos, hacer largos viajes los viernes al salir del trabajo para reunirse con el sacerdote, hacer los papeles, mirar distintos restaurantes, etc.

La familia presionó mucho, y al final cedimos en algunas cosas (para lo que nos lo han agradecido, en demasiadas). También la ceremonia religiosa fue lo más bonito y guardaré el recuerdo en mi corazón por siempre, aunque hasta el sacerdote (que no era el que yo quise) me decepcionó, ya que por mucho que insití en que quería hablar con él (quería que me dedicara un ratito para confesarme la mañana de la boda), él no quiso y, durante la preparación de la boda, en lugar de explicarnos algo interesante, nos dijo "en este momento os miráis a los ojos que queda estupendo en las fotos"...

En fin, en trato con los demás: tanto los feos y presiones de parte de las familias como la decepción con el sacerdote, fue horroroso. Los votos que nos hicimos el uno al otro, el momento en el que olvidamos que había toda esa gente detrás y sólo nos vimos el uno al otro y a Cristo en medio... Lo más maravilloso del mundo. Han pasado 5 años :)

UN ABRAZO!!!

---------------------------------------------------

Marta, tampoco celebró la Misa en mi boda el sacerdote que teníamos en mente, que cambió de parroquia antes de nuestra boda, por lo cual otro sacerdote se encargó de terminar la preparación. Pero, mi experiencia fue diferente. ¡Qué paciencia la de ese sacerdote!

La parroquia requería un test de compatibilidad y cuando repasamos los resultados, a causa de la distancia fue meses después y no nos acordábamos de lo que habíamos rellenado. Ya me salían las lágrimas (no exagero) y no parecíamos compatibles en ninguna categoría hasta que llegamos a la parte sobre la fe, que a ambos nos importaba mucho. Allí el sacerdote cerró el librito con los resultados y dijo que eso era lo más importante y que confiaba en que si nos importaba tanto el Señor en nuestras vidas y nos habíamos estado preocupando el uno por el otro tanto tiempo (8 años nos conocíamos), que Él se encargaría de bendecir el matrimonio. Todavía se acuerda de nosotros, aunque ya no está en la parroquia de mi padre.

Quizás el sacerdote que menciona no entendió lo que quería. Si hubiera sabido que era para confesarse, no creo que se hubiera negado. Eso me recuerda la importancia de confesarse antes de la celebración del Sacramento del Matrimonio si uno no está en gracia con Dios para poder recibir debidamente el Sacramento del Matrimonio. A ver si dedico un post a ese tema, Dios mediante.

Me parece muy importante lo que dice sobre tomar decisiones y ser una unidad al explicarlas a otros. Si no se está de acuerdo, otros se pueden darse cuenta y aprovecharse de la situación. Gracias por haber dejado su comentario y que el Señor siga bendiciendo su matrimonio. Un saludo.
04/05/10 5:48 PM
  
susi
Tema duro y espinoso. Creo que Marta tiene bastante razón en lo que dice.
EL primer problema del matrimonio suele ser eso, la preparación, que suele ser muy estresante y fuente de conflictos. Hay que armarse de paciencia o...lo que hizo una amiga mía y su ahora marido: se casaron en secreto sin dar explicaciones.La familia se enfadó al principio pero ellos dijeron que eran mayores de edad y que nadie podía imponerles nada.A día de hoy, nadie les dice nada sobre cómo hacer las cosas porque todos aprendieron la lección.
ÁNimo, Lucía. Rezaré por vosotros a la Sagrada Familia

--------------------------------------------

Susi, antes de comprometerme a casarme con Chris, mi padre me ponía pegas respecto al interés que mostraba hacia Chris (me imagino que como la mayoría de los padres preocupándose por una hija). Poquito a poco le indicaba que me mantenía en contacto con Chris y se dio cuenta de que siendo los dos mayores podríamos muy bien casarnos sin decirle nada y no volver a verle más en este mundo. No lo hubiéramos hecho, pero la posibilidad existía y me dijo que se le había ocurrido que podríamos vivir nuestra vida sin volver a hablarle de nuevo. Imagínate lo nervioso que estaba Chris pidiéndole mi mano a mi padre. :) Mi padre fue muy amable con él y ahora, tras haberle conocido mucho mejor, ya no se pone nervioso pensando si me cuidaría bien mi esposo o no y le ama como a uno de sus hijos.

Pero, me alegro que no enfadé a nadie casándome en secreto, aunque comprendo que la situación de cada uno es diferente. Lo que funciona para uno podría no ser apropiado para otro, aunque me parece que se aprende mucho oyendo sobre las experiencias de otros. Todas las novias con las que he hablado me han contado cosillas que no salieron como quisieron. Hay un dicho chino que dice que bajo cada techo hay problemas, lo cual significa que es normal enfrentar dificultades. Lo mejor es hacerlo como dice Marta, en unidad.

Las madres en las familias también tuvieron que enfrentar lo mismo en su día y más pronto o tarde llegan a respetar las decisiones hechas por las novias. Y años después en un matrimonio maduro, esas cosillas, como dice Yolanda, son cosas de las que uno se puede reír. Me parece maravilloso que Lucía esté pidiéndole al Señor que le ilumine. No todos recurren al Señor, que es Quien mejor nos puede ayudar a conservar la Paz en toda situación estresante. Los católicos nos deberíamos de preocupar de contentarle a Él sobre todo, según Su Voluntad y no la nuestra. Un saludo.
04/05/10 10:09 PM
  
kepa
Bah, que no se vuelva loca con esos compromisos, que son inevitables. Hay otras cosas más importantes donde mostrar firmeza.

Y también hay que pensar un poco en los demás: a mi me encantan las bodas de los amigos, con toda la parafernalia; con el puro, con paquito el chocolatero, etc... y en cambio, me horrorizaba organizar la mia.

Supongo que a quienes no somos muy dados a ser el centro de atención nos cuesta un poco más, pero los demás también disfrutan, y una boda es, también, un acto social, una declaración ante la sociedad.

Asi que, aunque los dos preferíamos una celebración íntima, al final, tuvimos que hacer bodorrio porque era la ilusión del padre de la novia.

Y al final, lo cierto es que, cuando se case mi hija, yo también daré la tabarra para hacerlo de la forma tradicional (seguro que para entonces ya no se lleva y me quedo con las ganas).

-----------------------------------------------

Kepa, aprecio la sinceridad práctica en su comentario. Una boda es un evento alegre, un testimonio público de amor y de fe también cuando es un Sacramento. A los padres hace mucha ilusión compartir esa alegría con otros. Y los amigos recordarán la boda años después, contentos por haber podido asistir o en el caso de no poder asistir, quizás animar a la pareja en una carta, por ejemplo. Para algunos que asisten a bodas no les es fácil hacerlo por diferentes motivos, pero si van es por amor, sacrificándose, y eso vale la pena recordar años después.

Hay gente que se toma la molestia de prepararse, de buscar algún regalo para expresar su cariño, de cambiar planes que tenían o que podrían tener, de hacerse disponibles para ayudar, de hacer planes para llegar a la ocasión si vienen de lejos, algunos de quedarse a lo largo de la fiesta aunque fueran introvertidos y no gente de fiesta... en fin, que la gente suele asistir a bodas por amor y prefieren tomarse esas molestias a no tener esa oportunidad de demostrar su afecto por la pareja. Y es maravilloso poder comenzar el matrimonio rodeados del apoyo social de otros. Algunos en países donde los cristianos son perseguidos arriesgan sus propias vidas casándose por la Iglesia, sin contar con el apoyo de parientes. Un saludo.
05/05/10 1:44 AM
  
Ignacio Puras Abad
En relación con el tema es conveniente la lectura del Catecismo de la Iglesia Católica. Son enseñanzas para saber detectar que vienen los problemas, que ningún matrimonio escapa a su visita.

Por eso es recomendable que los novios lean el Catecismo juntos y encontrarán que el Sacramento del matrimonio dice que Dios no abandona, porque el verdadero amor humano, es como “las grandes aguas que no se las puede anegar”.

Que no influyan familiares, ni medios de comunicación, o sea, que sepan afrontar juntos todos los problemas razonando, escuchándose, para llegar siempre a una solución. Ser uno y juntos frente a los demás, porque la solidaridad es una conquista que se hace en familia para resolver todos los problemas creciendo en el amor.

Todo lo que ocurre en un matrimonio, no es porque sí, sino por nuestro comportamiento y todo tiene remedio.
La unión de un hombre con una mujer con el Sacramento del Matrimonio es con su cuerpo y con su alma, es el querer estar el uno con el otro en exclusividad, querer estar juntos siempre, el querer recrear todo juntos. Porque el amor se vive con la unión y la cercanía, porque el amor es absorbente y posesivo, porque se quiere todo del otro y se da todo al otro, sin reservas, porque el amor es creativo, porque forma parte de la creación de Dios, recrea y resucita todo. Se siente único. Es como un deber recíproco, se entregan confiados al cuidado del otro y reciben al otro para su cuidado, se crea la confianza y seguridad que los hará fuertes en sus derechos frente a la sociedad y frente a todo el mundo.

Nuestro Padre ideó el Matrimonio, creó al hombre y le dio una mujer para que no estuviera solo, y así siendo semejantes pero diferentes por la identificación de la sexualidad, se complementan. Les dijo que se amaran y fueran fecundos, su amor los fortalece y de esa manera colaboran en la obra de Dios.

----------------------------------------------

Ignacio Puras Abad, me parece muy buena su recomendación de leer juntos el Catecismo de la Iglesia Católica. Mi esposo y yo nunca lo hemos hecho, pero creo que leyéndolo aunque sea poquito a poquito, se aprende mejor sobre la fe y eso es muy importante cuando el Señor pone hijos bajo el cuidado de uno. El Catecismo está dividido en secciones que siguen los puntos del Credo, los 7 Sacramentos, la vida en Cristo (incluyendo los 10 mandamientos) y la oración (con comentario sobre el Padre nuestro). Las citas del post son de la sección de los Sacramentos, en concreto el Sacramento del Matrimonio, pero también hay una sobre la vida social que es pertinente al tema. Gracias por la recomendación.
05/05/10 3:31 AM
  
Grumete
¿Qué consejos le puede dar a Lucía?
Que disfrutes de ese día, que no se repetirá, vive intensmente el sacramento y prepárate concienzudamente para ello. En la fiesta posterior, disfruta, baila y regocíjate, que también es importante
¿Se debería de tener en cuenta los deseos de parientes al hacer planes para una boda?
Cuando te casas, te guste o no, se casan también dos familias, en muchos casos de culturas y modos de vida muy diferentes. Sin ceder en lo fundamental, el amor de Dios como fundamento de vuestras vidas, la celebración, el banquete, etc son accesorios por lo que no dejes que te arruine ese día algo perecedero
¿cuánta influencia tuvieron los parientes en la preparación de la boda?
Yo quería una boda íntima y alejada del mundanal ruido y acabé con una boda multitudinaria (650 invitados). Hoy me acuerdo de las anécdotas graciosas y lo bien que lo pasamos. Recomiendo una canción de Brad Paisley All you really need is love, hace una crítica divertida a la preparación de las bodas.
Por último desear a Lucía y su furturo esposo toda la felicidad del mundo, Dios os bendiga

-------------------------------------

Grumete, me acabo de leer la letra de la canción que recomienda y me ha hecho mucha gracia por reflejar tan bien la realidad de los preparativos de las bodas (aunque no hubo todo lo que se menciona en la mía). El tiempo de compromiso se hace muy corto cuando se empieza a hacer planes y surgen más y más detalles para organizar hasta para la misma ceremonia. :)

Este post me parece pertinente: "El origen de algunas tradiciones de bodas". En el s. II el Papa Evaristo estableció que se celebrara el Sacramento del Matrimonio en público. Incluyo allí una "oración de los esposos" que una comunidad de monjas me mandó para mi boda. Se la recomiendo a Lucía y a todos los que se preparan para casarse. Muchas gracias por haber dejado sus consejos. Un saludo.
05/05/10 8:01 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.