¿Cómo celebraban la Eucaristía los primeros cristianos?

Jesucristo nos recuerda en el Evangelio del I Domingo de Cuaresma: «Está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a Él solo darás culto” (Lc. 4, 8). Él como Redentor nuestro eleva sus oraciones también a Dios Padre por nosotros, sobre todo sobre el altar, donde se hace presente en la Eucaristía como verdadero Dios y verdadero Hombre que es. Sta. Teresa de Jesús, recordando todos los ultrajes que recibe Cristo en la Eucaristía y cómo hay en el mundo almas que no le dan a Dios Padre culto por medio de la Iglesia Católica, rezaba así a Dios Padre:

“ Pues ¿qué he de hacer, Criador mío, sino presentaros este Pan sacratísimo y, aunque nos le disteis, tornárosle a dar y suplicaros, por los méritos de vuestro Hijo, me hagáis esta merced, pues por tantas partes lo tiene merecido? Ya, Señor, ya ¡haced que se sosiegue este mar! No ande siempre en tanta tempestad esta nave de la Iglesia, y salvadnos, Señor mío, que perecemos.” (“Camino de perfección”, Cap. 35, 5)

En ese capítulo de su libro, Sta. Teresa de Jesús tiene particularmente en cuenta el daño que hacían a la Iglesia los luteranos de su época. Desde entonces, han aparecido más divisiones aún entre los cristianos.

No es de extrañar, pues, que en 1828 el ahora Venerable John Henry Newman, (entonces anglicano) comenzó a leer en orden cronológico los escritos de los Padres de la Iglesia, investigando cómo se daba culto a Dios desde el tiempo de los primeros cristianos. Ese estudio culminó en su “Ensayo sobre el desarrollo de la Doctrina” (enlace en inglés), para el cual escribió un prefacio pocos días antes de su conversión, que tuvo lugar el 9 de octubre de 1845. Éste es un fragmento [traducción mía del inglés]:

“…la hipótesis más natural, el más agradable a nuestro modo de proceder en casos paralelos y el que toma precedencia sobre todos los demás, es considerar que la sociedad de Cristianos, que los Apóstoles dejaron sobre la tierra, era de esa religión a la que los Apóstoles les había convertido; que la continuidad externa de nombre, profesión y comunión, argumenta una real continuidad de doctrina […]”

Le parecía lo más lógico que sin haber prueba de lo contrario, que se pensara que la Cristiandad de los s. II, IV, VII, etc. era la misma religión que Cristo y Sus Apóstoles enseñaron en el primer siglo. Dejó de escribir ese ensayo porque descubrió cómo la Iglesia Católica se había mantenido fiel a sus orígenes desde que fue fundada por Cristo.

————————————————————–

¿Cómo celebraban la Eucaristía los primeros cristianos?
[Fuente: “Liturgia” en la Enciclopedia Católica]

La Eucaristía se celebraba siempre al final de un servicio de lecturas, salmos, oraciones y predicación, que era meramente una continuación del servicio de la sinagoga. […]Esto es lo que se conoció después como la Liturgia de los Catecúmenos. Luego seguía la Eucaristía, en la que sólo estaban presentes los bautizados. […]

“Esto se confirma por el siguiente testigo, Justino Mártir. Justino (muerto hacia 164), en su famosa relación de la Liturgia, la describe tal como la vio en Roma (Bardenhewer, op. cit., 206). El pasaje a menudo citado es (1 Apología):

“LXV. 1. Conducimos al que cree y se une a nosotros, después de que le hemos así bautizado, a los que se llaman los hermanos, donde se reúnen para rezar oraciones en común por nosotros mismos, por el que ha sido iluminado, y por todos los que están en cualquier parte….2. Nos saludamos entre nosotros con un beso cuando se acaban las oraciones. 3. Luego se trae pan y una copa de agua y vino al presidente de los hermanos, y habiéndolos recibido eleva alabanza y gloria al Padre de todo por medio de su Hijo y del Espíritu Santo, y hace una larga acción de gracias por haber sido hechos dignos de estas cosas por Él; cuando se terminan estas oraciones y acciones de gracias todos los presentes exclaman ‘Amen’…. 5. Y cuando el presidente ha dado gracias (eucharistesantos’, ya un nombre técnico para la Eucaristía) y todo el pueblo ha respondido, aquellos a los que llamamos diáconos dan el pan y el vino y el agua por la que se ha hecho la ‘acción de gracias’ (Eucaristía) para ser probado por los presentes, y la llevan a los ausentes.

LXVI. Este alimento es llamado por nosotros la Eucaristía. (sigue el conocido pasaje sobre la Presencia Real, con la cita de las palabras de la institución). [Ver a continuación de esta cita]

LXVII. “El día que se llama Domingo se hace una reunión de todos los que viven en las ciudades y campos; y se leen los comentarios de los Apóstoles y los escritos de los profetas durante tanto tiempo como se puede. 4. Luego, cuando el lector ha terminado, el presidente nos amonesta en un discurso y nos excita a imitar estas gloriosas cosas. 5. Luego todos nos levantamos y rezamos oraciones y, como se ha dicho más arriba, cuando se ha terminado de rezar se trae pan y vino y agua; y el presidente eleva oraciones de acción de gracias por los hombres, y el pueblo aclama diciendo ‘Amen’, y se da a cada uno una fracción de la Eucaristía y se envía a los ausentes mediante los diáconos.”

————————————————

Pasaje de S. Justino sobre la Presencia Real, con la cita de las palabras de la institución
[Fuente:www.primeroscristianos.com]

A nadie le es lícito participar en la Eucaristía, si no cree que son verdad las cosas que enseñamos y no se ha purificado en aquel baño que da la remisión de los pecados y la regeneración, y no vive como Cristo nos enseñó.

“Porque no tomamos estos alimentos como si fueran un pan común o una bebida ordinaria, sino que así como Cristo, nuestro salvador, se hizo carne y sangre a causa de nuestra salvación, de la misma manera hemos aprendido que el alimento sobre el que fue recitada la acción de gracias, que contiene las palabras de Jesús y con que se alimenta y transforma nuestra sangre y nuestra carne, es precisamente la carne y la sangre de aquel mismo Jesús que se encarnó.

“Los apóstoles, en efecto, en sus tratados llamados Evangelios, nos cuentan que así les fue mandado, cuando Jesús, tomando pan y dando gracias dijo: “Haced esto en conmemoración mía. Esto es mi cuerpo”.Y luego, tomando del mismo modo en sus manos el cáliz, dio gracias y dijo: “Esta es mi sangre”, dándoselo a ellos solos. Desde entonces seguimos recordándonos unos a otros estas cosas. Y los que tenemos bienes acudimos en ayuda de otros que no los tienen y permanecemos unidos. Y siempre que presentamos nuestras ofrendas alabamos al Creador de todo por medio de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo”. (Carta a Antonino Pío, Emperador, año 155)

—————————————–

Liturgia Eucarística actual (a continuación de la Liturgia de la Palabra en la Santa Misa)

A) Rito de las ofrendas: presentación y preparación de las ofrendas

B) Plegaria eucarística:
1) Prefacio - acción de gracias, “santo”
2) Epíclesis - el sacerdote extiende sus manos sobre el pan y el vino, invocando al Espíritu Santo para que se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Cristo
3) Narración de la institución y Consagración - momento más solemne en que tiene lugar la Transubstanciación, la transformación real del pan y vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo
4) Anámnesis - memorial de la Pasión, Resurrección y Ascensión del Señor
5) Oblación - ofrecimiento a Dios Padre
6) Intercesiones
7) Doxología final - glorificación de Dios y “Amén” de los fieles)

C) Rito de la comunión: oración dominical (“Padre nuestro”), rito de la paz, gesto de la fracción del pan, inmixión o mezcla (el sacerdote deja caer una parte del pan consagrado en el cáliz), “Cordero de Dios”, preparación privada del sacerdote, el sacerdote muestra a los fieles el Cuerpo de Cristo, distribución de la Comunión, oración después de la Comunión

——————————————–

Acordaos que hay pocas almas que le acompañen y le sigan en los trabajos; pasemos por Él algo, que Su Majestad os lo pagará. Y acordaos también qué de personas habrá que no sólo quieran no estar con Él, sino que con descomedimiento le echen de sí. Pues algo hemos de pasar para que entienda le tenemos deseo de ver. Y pues todo lo sufre y sufrirá por hallar sola un alma que le reciba y tenga en sí con amor, sea ésta la vuestra. Porque, a no haber ninguna, con razón no le consintiera quedar el Padre Eterno con nosotros; sino que es tan amigo de amigos y tan señor de sus siervos, que, como ve la voluntad de su buen Hijo, no le quiere estorbar obra tan excelente y adonde tan cumplidamente muestra el amor que tiene a su Padre.” (Sta. Teresa de Jesús, “Camino de perfección”, Cap. 35, 2)


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Le llama la atención algo del testimonio de S. Justino? ¿Le parece importante saber cómo practicaban su fe los primeros cristianos? ¿Por qué ó por qué no?

Siguiente post – Crucifijo – “Encargará a los ángeles que cuiden de ti” (Lc. 4, 10)

12 comentarios

  
Esperanza
Me gusta especialmente el texto que trata sobre la Presencia Real y lo clarísimo que se ha tenido siempre en la Iglesia que el Pan y el Vino no se podían recibir como si fueran un pan común o una bebida ordinaria, sino que para ello se exigía fe y coherencia de vida.

Sobre las otras preguntas, claro que es importante conocer la descripción que de la primitiva liturgia hacía S. Justino, pero en mi opinión tampoco hay que "obsesionarse" con "calcarla" en nuestras celebraciones. Más que nada porque la Iglesia también ha continuado viva en los siglos posteriores...

Por cierto, Maria Lourdes, que si tuviera que señalar cuál es para mi "la frase del post" subrayaría esta referida a Nuestro Señor: "todo lo sufre y sufrirá por hallar sola un alma que le reciba y tenga en sí con amor, sea ésta la vuestra"

Buen finde!!
26/02/10 12:29 PM
  
Luis López
El testimonio de Justino evidencia sin lugar a dudas la creencia firme de los primeros cristianos de que cuando comían el pan y bebían el vino, en realidad comían la carne de Jesús y bebían su Sangre. Además, eso explica con claridad la acusación de antropofagia que hacían los paganos al referirse a los misterios cristianos, acusación que sin esa conciencia cristiana de comulgar verdadera y realmente el Cuerpo, nunca se hubiera producido.

Pero además, de los Padres Apostólicos -y dicho sea de paso del propio Pablo, que habla de "un altar" del que sólo comen los cristianos (Hb. 13,10), y abundando más, del propio Jesús en la última cena (Mt. 26,28)- se deduce otra enseñanza fundamental para los cristianos de hoy, y es la conciencia de Sacrificio que tenían los primeros cristianos que participaban en el manjar eucarístico. Por ejemplo, San Ignacio de Antioquía, a inicios del siglo II, habla de un "altar del sacrificio", precisando que sólo el Epískopos puede presidir la ceremonia.

Lo que de paso deja a las claras el carácter sacerdotal que Jesús confirió a los doce en la última cena, y la sucesión de éstos en los obispos.
26/02/10 1:02 PM
  
Norberto
Siempre me resulta admirable, la entereza y firmeza en la fe de estos primeros cristianos, que con tan poco recibido, (no como nosotros que con pulsar un botón tenemos escritos de la Iglesia) dieran tanto, muchos incluso la vida.

Se entregaron sin reservas y recibieron los dones del Espíritu Santo a raudales, creyeron de verdad.

Respecto de la eucaristía, la cuidaban y apreciaban, desde la fe, de tal manera que no permitían el acceso a la misma sin una condiciones previas a los candidatos,y, además bien acreditadas por sus catequistas. Me parece un valor a recuperar, urgentemente, la actual práctica de la pastoral sacramental dista mucho de lo que nuestros mayores en la fe vivían.
26/02/10 1:03 PM
  
María Lourdes
Esperanza, no había pensado en la posibilidad de "calcar", pero me causa horror, por ejemplo, celebraciones de la Misa del Jueves Santo que se combinan con costumbres y comida de la pascua judía.

Lamentablemente, he presenciado eso en un retiro del Santo Tríduo. Mi esposo y yo creíamos que iban a tener una cena con comida tradicional de la pascua judía para darnos una idea de cómo era esa celebración históricamente, pero en medio de la cena el sacerdote sentado a mi mesa, después de que alguien leyó unas lecturas para meditación (o eso creía), consagró el pan y el vino en la mesa. Creíamos que iba a haber una Misa en la capilla, pero eso resultó ser la Misa. Todavía no me he recobrado de la sorpresa y eso sí que llamé a la Oficina de Liturgia de esa diócesis (no la mía) para denunciar.

Me alegro que le gustó esa cita que resalta. Esto es del mismo capítulo:
"Y cuando no comulgareis, hijas, y oyereis misa, podéis comulgar espiritualmente, que es de grandísimo provecho, y hacer lo mismo de recogeros después en vos, que es mucho lo que se imprime el amor así de este Señor. Porque aparejándonos a recibir, jamás por muchas maneras deja de dar que no entendemos. Es llegarnos al fuego que, aunque le haya muy grande, si estáis desviadas y escondéis las manos, mal os podéis calentar, aunque todavía da más calor que no estar adonde no haya fuego. Mas otra cosa es querernos llegar a El, que si el alma está dispuesta -digo que esté con deseo de perder el frío- y se está allí un rato, para muchas horas queda con calor."
Buena cita para inviernos espirituales, en mi opinión. Un saludo.
27/02/10 5:26 AM
  
María Lourdes
Luis López, muchas gracias por aportar esa información. ¡Qué importante es saber que en la Santa Misa se renueva el Sacrificio incruento del Señor sobre la Cruz y Su Resurrección y que así ha sido a lo largo de los siglos!

Hace poco estuve en una Misa en la que se explicaba antes de la Misa a los alumnos de la catequesis (Primera Comunión y Confirmación) cosas sobre la Misa. Se resaltó mucho la importancia de la reunión y comunidad de fieles (supongo que para animarles a que se hicieran presentes en las Misas dominicales), pero no tanto ese sentido del Sacrificio del Señor.

¡Qué gran misterio de Amor es ese Sacramento!
27/02/10 5:33 AM
  
María Lourdes
Norberto, estoy totalmente de acuerdo en que la preparación sacramental para recibir ese Sacramento (y otros) debería de mejorarse en general porque son muy buenas oportunidades para hacer una gran diferencia en la vida espiritual de los que se presentan para recibir los Sacramentos.

Tampoco se puede descuidar la preparación antes de comulgar, disponiéndonos lo mejor posible para recibir al Señor. Esos primeros cristianos estaban dispuestos a morir por su fe, dispuestos a morir antes que pecar. En comparación, mi vida espiritual es muy tibia. Pero, para eso estamos en Cuaresma, ¿no?
27/02/10 5:46 AM
  
tamara
que lindo hixe bien mi tarea y me saque un 10 y me voy a la peluqueria guauuuuuuuuuuuu estoy re contenta [...]

--------------------

Tamara, edité su comentario porque no tiene que ver con el post. Espero que en los momentos de alegría como el que expresa no se olvide de agradecérselo al Señor, por quien recibimos todo bien. De los 10 leprosos a quienes curó el Señor, sólo 1 volvió para darle las gracias. La Misa es la mejor forma de darle gracias a Dios por medio de Su Hijo Jesucristo.
26/07/12 7:12 PM
  
renzo jauregui
muy bonita frase de la eucaristia
08/08/13 2:19 AM
  
Myriam Ruiz
Gloria a Dios por Jesús Eucaristía.
Gracias por este artículo.
Solo Jesucristo, Dios y Salvador, por el don de la fe y por su gracia, nos puede permitir creer en El para verlo y sentirlo en este Divino Sacramento. Jesus, te amo. Gracias por amarnos tanto. Perdóname y perdonamos a todos, porque no habrá jamás amor más grande que el amor de. Dios , que vino a la tierra como hombre para darse como cordero en sacrificio eterno para salvarnos el alma del maligno enemigo.
Solo por el don de la fe podemos comprender tu presencia en el Pan y Vino consagrados.
Por gracia de Dios, podemos decidir abrir nuestro corazón a ti, dejando todo lo que te ofende, para recibirte dignamente.
Alabado seas, Dios y Señor Jesucristo
20/08/16 4:02 AM
  
manuel
Excelente aportación Mari felicidades y gracias , sin duda lo que me llama totalmente la atención,es como San Justino nos dice a solo a quienes les era lícito participar de la liturgia, es decir primero los apostoles se PREOCUPABAN por convertir a los fieles, y luego entonces ya los invitaban a participar. Y desafortunada y lastimosamente hoy en día no conozco un Padre que se preocupe por convertir a alguien, ni siquiera el pápa mismo. pido perdon si me escucho muy drastico. pero creo que si es posible que ellos lo pudieran hacer ya que veo a nuestros hermanos separados que ellos si lo hacen. y no nadamas lo hacen si no que hasta lo logran. que verguenza. La paz de Cristo sea con Vosotros
03/11/17 7:01 AM
  
luis sequera
me parece excelente que la iglesia haya mantenido siempre viva la tradicion d los apostoles ahora lo que no comprendo es por que en la liturgia actual ya no se da la paz antes de la presentacion de las ofrendas y porque no se mantiene la costumbre de que solo los bautizdos podian estar presentes a partir de lo que es en si la eucaristia asi como lo hacian los primeros cristianos, tengo otra pregunta ¿la eucaristia que mas se semeja completamente en detalles a la de los primeros cristinos es la del camino neocatecumenal?. Porque según tengo entendido ellos si dan el saludo de paz antes de la presentación de las ofrendas
23/01/18 8:48 PM
  
sor cecilia mbula kilonzo
Soy de Kenia y ya llevo 11 años en España como religiosa( hermana de la orden de la inmaculada concepción en la comunidad de osuna) ya llevamos una semana de ejercicios espirituales. Un padre diocesano nos está dando las charlas y me esta haciendo mucho bien los primeros días hemos visto las alianzas de Dios, Con la humanidad ,,hemos visto cómo el pueblo de Israel celebraba la pascua El seder pascual como la memoria de la liberación de la dura esclavitud que experimentaron durante 430 años en Egipto, y como Jesús dio nuevo sentido en vez del pan ázimo recuerdo de la esclavitud nos ofrece su cuerpo y sangre( nos libera de la esclavitud de pecado por su pasión muere y resurrección. hoy nos ha hablado de la Eucaristía y hemos visto que sin la Eucaristía la iglesia no puede vivir es la que nos sostiene y mientras Jesús este con nosotros( SU REAL PRESENCIA EA LA EUCARISTIA) la iglesia nunca será destruido .siempre se mantendrá pese a las persecuciones ,etc .os animo que recibamos el cuerpo y la sangre de cristo con este asombro agradecido pero no como algo que hemos acostumbrado.gracias
05/07/19 12:31 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.