¿Por qué al asistir a funerales suele la gente "canonizar" a los difuntos?

No todas las almas de los fieles difuntos van directamente al Cielo, pero la gente suele “canonizar” a los difuntos al asistir a los funerales cuando comentan que el difunto está ya “en un lugar mejor” o “en el Cielo” o “con los ángeles” o “con Dios”, por ejemplo. ¿A qué se debe esa práctica tan popular que cierra los ojos a la posibilidad del Purgatorio y del Infierno, que son dogmas de fe? Oí a un sacerdote explicar que se debe principalmente a dos razones:


I) Porque lo consideran una obra de misericordia

Eso es un error, porque depriva al difunto de las oraciones de los fieles en el caso de que estuviera en el Purgatorio. Es muy cómodo pensar que el difunto está en el Cielo y uno no tiene que rezar o hacer buenas obras por esa alma, pero una de las obras de misericordia es precisamente rezar por los demás, incluyendo los difuntos. S. Juan Vianney nos recuerda: “’Ustedes pueden aliviar nuestros sufrimientos, abrir nuestra prisión, pero nos abandonan. ¡Oh! Qué crueles son estos sufrimientos…’” (“Sermón sobre el Purgatorio”)

Según Sta. Catalina de Génova en su “Tratado sobre el Purgatorio”, esos sufrimientos se deben principalmente a la separación del alma de Dios, el único que puede satisfacer su hambre. Pero, a pesar de sus sufrimientos, las almas en el Purgatorio consideran el Purgatorio una muestra de la misericordia divina, como explica la santa en el citado tratado:

“Cuando veo a Dios, no veo ninguna puerta que impida entrar al Paraíso y, como él es todo misericordioso, desea que entremos allí. Él está ante nosotros con los brazos abiertos para recibirnos en Su Gloria. Pero, bien veo, la esencia divina es de tal pureza, mucho mayor de lo que pudiera imaginarse, que un alma con la más mínima imperfección, mejor sería que ella misma se arrojara a mil infiernos, antes que verse manchada en presencia de la Majestad Divina. Así pues, el alma, comprendiendo que el Purgatorio ha sido hecho con el fin de eliminar tales manchas, ella misma va allí y encuentra que ha sido tratada con misericordia al permitírsele eliminar el impedimento constituido por las manchas del pecado.

“No hay lenguaje que pueda explicar, ni mente que pueda comprender la seriedad de esta cuestión acerca del Purgatorio.

“Mas yo, aunque veo que hay un Purgatorio tan penoso como el Infierno, veo también que el alma con la menor mancha de pecado acepta el Purgatorio, como he dicho, como una merced y aún le parece poco comparado con el impedimento que implica.

“Me parece que el dolor de las almas en el Purgatorio por haber disgustado a Dios, esto es, lo que ellas voluntariamente hicieron contra Su gran bondad, es mayor que cualquier pena que puedan sentir en el Purgatorio, y por ello que ven, por su gracia, la verdad y la gravedad de los obstáculos que les impide acercarse más a Dios.”

——————————————————–

Mejor que decir en los funerales que cierta alma está en el Cielo es ofrecer, por si está en el purgatorio, sufragio por su alma (un propósito de la Misa funeraria). Aunque todas las obras indulgenciadas se pueden aplicar a las almas en el Purgatorio como sufragio, ciertas obras las tienen perticularmente en cuenta, según el “Manual de Indulgencias, 1986”:

”13 Visita al cementerio
Al fiel cristiano que visite piadosamente un cementerio y que en su mente ore por los difuntos, se le concede indulgencia, aplicable sólo a las almas del Purgatorio; desde el día 1 hasta el 8 de noviembre todos los días plenaria; los demás días del año será parcial.”

“67 Visita a una iglesia u oratorio en la Conmemoración de todos los fíeles difuntos
Se concede indulgencia plenaria, aplicable sólo a las almas del purgatorio, a los fieles cristianos que, el día en que se celebra la Conmemoración de todos los fieles difuntos, visiten piadosamente una iglesia u oratorio. Dicha indulgencia podrá ganarse, o en el día antes indicado, o con el consentimiento del Ordinario, el domingo anterior o posterior, o en la solemnidad de Todos los Santos. […] En esta piadosa visita, de acuerdo con la Norma 16 de la misma Constitución apostólica,6 se reza la oración del Señor y el símbolo de la fe Padrenuestro y Credo).”

[Condiciones generales para una indulgencia plenaria: Además de estar en estado de gracia con Dios y tener un desapego total del pecado, incluso venial, realizar dentro de unos 20 días antes o después del acto indulgenciado: 1) Confesión sacramental (una es suficiente para varias indulgencias), 2) Recibir la Sagrada Eucaristía, 3) Rezar por las intenciones del Papa (se sugiere un Padrenuestro y un Avemaría). La indulgencia plenaria sólo puede ganarse una vez al día, excepto en peligro de muerte. (“El don de las indulgencias”, 29.1.2000)]

El “Directorio sobre piedad popular y la liturgia, 2002” de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos aclara que la visita al cementerio “debe ser una muestra de la relación que existe entre el difunto y sus allegados, no expresión de una obligación, que se teme descuidar por una especie de temor supersticioso” (260) Además, recuerda ese directorio que en la Misa “la Iglesia ruega para que sean asociados a la gloria del Señor resucitado todos los fieles difuntos, de cualquier tiempo y lugar, [por lo cual debe evitarse] el peligro de una visión posesiva particularista de la Misa por el ‘propio’ difunto.” (255)

———————————————-


II) Porque esperan la misma clase de misericordia divina ellos mismos

S. Juan Vianney observa en su “Sermón sobre el Purgatorio”: “¡Cómo nos gustaría no pagar nada por nuestras faltas[…]!” Pero: “Si realmente deseamos la felicidad de tener a Dios, debemos evitar tanto las pequeñas faltas como las grandes” ya que “…la gente juzga muy diferentemente en las llamas del Purgatorio sobre los pecados veniales, si es que se puede llamar leves a los pecados que llevan a soportar tales penalidades rigurosas.”

”Reproches que las almas del Purgatorio hacen a la gente del mundo.

“Y entonces la bendita alma, viendo las cosas mencionadas por la luz divina, dijo: ‘Querría lanzar un lamento tan fuerte que diera miedo a todos los hombres en la tierra. Yo les diría: ‘Desgraciados, ¿por qué ustedes se permiten deslumbrarse así por el mundo, ustedes cuyas necesidades son tan grandes y dolorosas, como sabrán en el momento de su muerte, y que no hacen ninguna previsión en absoluto para ésta?’

“Ustedes tienen todo el resguardo tomado bajo la esperanza en la misericordia de Dios que es, como ustedes dicen, muy grande, pero ustedes no ven que esta gran bondad de Dios los juzgará por haber ido contra la voluntad de tan buen Señor. Su bondad debe llevarlos a hacer toda Su Voluntad, no darles esperanzas en hacer mal las cosas, porque Su justicia no puede fallar y de una manera u otra deben satisfacerse las necesidades.

“Dejen de abrazarse, diciendo: ‘Yo confesaré mis pecados y entonces recibiré la indulgencia plenaria, y en ese momento me purgaré de todos mis pecados y así me salvaré’. Piensen en la confesión y la contrición necesarias para esa indulgencia plenaria, que vienen aparejadas. Si ustedes supieran, temblaría de gran miedo, más seguros de que nunca la ganaron que de que alguna vez lo hicieron’.” (Sta. Catalina de Génova, “Tratado sobre el Purgatorio”, 15)

Procuremos rezar a diario por las almas en el Purgatorio, recordando que el Señor nos asegura en el Evangelio de la Solemnidad de Todos los Santos: “Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5, 7).


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Ha oído alguna vez a alguien comentar al asistir a un funeral que el difunto ya está en el Cielo? ¿Por qué cree que se hace eso? ¿Intenta ganar indulgencias por las almas en el Purgatorio?

Mañana: S. Martín de Porres – “Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos quedarán saciados.” (Mt. 5, 6)

29 comentarios

  
susi
Sí que he oído eso de que ya han pasado a mejor vida; supongo que es una manera de evitar el dolor a sus seres queridos, así como de convencerse de que si ellos son más o menos parecidos en su bondad al difunto, ellos tambíén irán al cielo.
No recuerdo dónde, tal vez en el blog del P Iraburu o algún otro de aquí, salió este tema: los curas, en los funerales, hablan casi siempre como si el difunto estuviese seguro en el cielo y eso les impide recibir las oraciones de los vivos, que, si pensasen que pueden estar en el Purgatorio, al menos rezarían por ese muerto.
Del infierno, es una pena, pero apenas se habla, y así nos va.
Tal vez en el pasado se insistió demasiado en que podemos ir al infierno, pero ahora nos hemos pasado al otro extremo y hay gente que cree que es un cuento para meterles miedo a los niños pequeños, una historia de la Edad Media o algo similar y que Dios, que es tan bueno, no manda a nadie allí.
En Galicia, España, hay mucha devoción a las almas del Purgatorio, la gente encarga misas por sus difuntos,visitan los cementerios, que suelen estar pegados a las iglesias y no alejados de ellas, y creo, que , en general, se ve este tema de distinta manera que en otros lugares de España.
Sí, trato de rezar bastante y ofrecer sacrificios cada día por las almas del Purgatorio, pues es una obra de caridad. ALgún día, es posible que ellas, ya en el Cielo, intercedan a Dios por mi. SOn mis buenas hermanas que ya están "allá"
03/11/09 5:36 PM
  
Juanjo Romero
Mª Lourdes, pero qué post tan bueno, y mira que ya es difícil elegir.

Creo que también aquí hay cierta influencia de las películas, en la que los responsos de los "pastores" que no son católicos, o los epitafios laicos...
03/11/09 5:50 PM
  
Ana
Ayer se habló sobre esto en la homilia de la Parroquia. Es verdad que se ofrece una misa con panegírico incluido y luego nos olvidamos de seguir rezando por los difuntos. Este mes podemos dedicarrrnos más a ellos. suelo rezar las letanias de los difuntos, creo que son irlandesas y la oración de Santa Gertrudis
03/11/09 6:00 PM
  
Norberto
Son momentos de compasión y misericordia,pero todos los cercanos al difunto conocen sus luces y sus sombras.Quienes tiene fe,encargan misas y oran por su salvación.

Sin perjuicio de cierto movimiento pendular,como dice susi,lo que yo puedo ver,es que los funerales,lo sé por los capellanes,se celebran en el 95% de los fallecidos,y,que las homilías son equilibradas.

Ayer,en mi Parroquia,plusmarca de asistentes a las tres misas celebradas por los difuntos.
03/11/09 6:42 PM
  
Laurel
La verdad, siempre he asociado la expresión "Haber pasado a mejor vida" con estar en el Purgatorio. Creo que ese es el significado que se le dio al menos en mi familia. Creemos de corazón que el Purgatorio es "mejor vida" que el mundo presente, y que los que allí se encuentran, a pesar de los sufrimientos que deban pasar para alcanzar la perfección, están mejor que nosotros, pues saben que irán al Cielo y cuentan con una gran paz y el consuelo de Dios y los santos.
03/11/09 7:28 PM
  
Maria Rosa
Gracias por esta nota tan clara y llena de conocimientos. Aca en Argentina esta de moda decir que todos van al cielo incluso notorios pecadores publicos. Esto ocasiona mucha confusion en la catequesis sobre todo entre los niños y adolescentes, yo como profesora de historia termino dando clase de catequesis. Por supuesto que del Infierno y el Purgatorio nada de nada, e incluso se difunden muchas creencias erroneas como los fantasmas y la reencarnacion, ademas esta muy de moda la cremacion de cadaveres, algunas personas dejan las cenizas en los cinerarios construidos en parroquias, pero muchos piden que se las disperse en canchas de futbol, por ejemplo. Urge mejorar la catequesis. Te vuelvo a agradecer y conta con mis oraciones.
03/11/09 8:37 PM
  
Kino
Es una influencia protestante que se ha ido filtrando por diferentes medios, especialmente películas. Recuerdo un entierro evangélico en el que el pastor estuvo todo su sermón ridiculizando el Purgatorio. Esto era en el cementerio, momentos antes de dar sepultura al cadáver. Había mucha gente, la mayoría no protestante, que asistían por amistad con el finado. Lo dicho queda y se extiendo poco a poco. Explicaba el predicador cómo Jesús llevó al cielo al ladrón en la cruz una vez convertido, sin pasar por ningún lugar de sufrimiento. Todos sus delitos fueron borrados y ya no tendría que sufrir por ello. Se le olvidó añadir, y quizá nadie se dio cuenta,que hasta la hora de agonizar sí sufrió muchísimo en la cruz. Esto para él sí pudo ser su purgatorio.
El pedir por nuestros familiares puede ser una manera muy eficaz de ayudarles en su aflicción. Y una vez satisfechos, desde el Cielo pedirán por nosotros. Ellos,aunque estén en el Purgatorio, claro que sí tienen ASEGURADA la salvación. Nosotros en nuestro caminar caminamos hacia ella. ¡Qué bonita la Comunión de los Santos!
En este mes de Noviembre no puedo de dejar de hacer la Novena a las Benditas Ánimas. ¡Qué de deseos de volver a ver a mis padres, demás familiares y amigos!
03/11/09 8:52 PM
  
luis
De todos modos, las imágenes de las personas en el fuego no representan cabalmente el Purgatorio. Es una tendencia de la iconografía postridentina, no recomendada por el Concilio de Trento; yo la omitiría, lleva a confusión con el Infierno. Y no está definido que en el Purgatorio haya fuego físico. La imagen no es buena.
03/11/09 9:57 PM
  
Luis López
Tiene razón Kino. La cruz de Dimas -terrible sufrimiento, teniendo junto a él la salvación-, fue su purgación de los pecados cometidos en vida, y su fe en medio del tormento, su salvación definitiva. Es una imagen perfecta del purgatorio: tener muy cerca a Dios y estar como clavado en un lugar, impidiéndonos alcanzarle. Un atroz sufrimiento, una clara esperanza.

Pienso que el purgatorio no está destinado principalmente a los que han sufrido en la vida, sino más bien a los que han gozado de ella alejados de Dios, pero que han dejado viva una llama de fe, que en definitiva les ha cerrado la puerta irreversible del infierno.

La única vez que he oido en un funeral que un alma estaba en el cielo, se trataba de un tío materno, un sacerdote de una profunda santidad. A nadie nos chocó esa certeza, ni me parece mal que en casos tan claros se hable de ello.

Pero pienso que, como dijo una vez una mística (no me acuerdo quién era), "pocas almas van directamente al Cielo, hay muchísimas en el Purgatorio y muchas en el infierno". Como no sabemos cuál será nuestro destino, es conveniente que el Sacerdote no dé nunca certezas (salvo para el Cielo, y en casos muy, muy claros), y recuerde siempre la necesidad y conveniencia de purgación, si no en esta vida en la otra para contemplar puros el rostro de Dios.
03/11/09 10:00 PM
  
Arancha
ML, a mi entender, cuando acudimos a un funeral no somos del todo sinceros cuando hablamos de la persona difunta. Todos lo sabemos y está socialmente aceptado. Y es así porque cuando reflexionamos sobre los defectos del fallecido, vemos reflejadas en ellos nuestras propias miserias. Y como dijo Jesús: quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Por eso, nos limitamos a apreciar sus virtudes en voz alta, al mismo tiempo que meditamos acerca de nosotros mismos, y aunque la muerte es eso que "solo les ocurre a los demás", hay quien hace examen de conciencia e intenta ser mejor persona en adelante, no sea que nos pase como a las doncellas de la parábola, cuyas lámparas se quedaron sin aceite en el momento más importante.

También nos ocurre que nos mostramos misericordiosos con la persona fallecida pensando que así Dios tendrá esa misma misericordia con nosotros cuando llegue nuestra hora, pero del mismo modo pienso que lo hacemos porque tenemos la esperanza de que Dios, en su infinita bondad, nos escucha y puede ser más indulgente con esa alma que implora su gracia.

Y estoy de acuerdo con Susi en que hoy en día no se habla del Purgatorio ni del Infierno, casi como si formaran parte de una "leyenda". Por eso pienso que los sacerdotes deberían mencionarlos más a menudo, incluso en los funerales.
03/11/09 10:51 PM
  
Norberto
No todas las almas de los fieles difuntos van directamente al Cielo

No lo sabemos, es una conjetura
03/11/09 11:38 PM
  
Raúl
Creo que la costumbre de "canonizar" a los difuntos, como dice usted, está realmente muy generalizada en nuestro mundo. La gente se consuela pensando que el recién fallecido ya está en un lugar mejor y que no sufre.

Personalmente creo que esa tendencia se puede deber a tres tipos de razones:

1- Puede ser una forma de consolarse, como digo, ante el dolor, el sufrimiento y, en ocasiones, el pánico y la angustia, que provoca la muerte de un ser querido. Pensando también que esa misma muerte nos llegará algún día también a nosotros.

2- También puede ser por ignorancia. Puede que uno realmente ignore la existencia de otras realidades, mas allá del placer y de la diversión constante que nos hemos creado en este mundo, y no sepa medirlo todo más que en términos de ser cada vez más feliz y alcanzar cada vez más placer.

3- Pero en la mayoría de los casos yo creo que esa ignorancia realmente no es tal, sino una simple manifestación de la soberbia humana, que rechaza la Justicia de Dios, rechaza la posibilidad de una castigo o de una penitencia por los pecados cometidos, y contempla a Dios simplemente como un Dios compasivo y misericordioso que nos perdona todo sin necesidad de hacer buenas obras o de arrepentirse sinceramente por las malas. Creo que este tipo de pensamiento convierte al Dios bueno y misericordioso en una especie de Dios bobo, del que cualquiera se puede aprovechar y burlar.

No hay que olvidar que, tal y como dice San Pablo, de Dios nadie se ríe. Deus non irridetur.

Creo que hay que rezar, y mucho, por los difuntos. Aprovecho también para felicitarle, una vez más, por su brillante blog y por los artículos tan buenos que escribe, señora Quinn.
04/11/09 12:45 AM
  
Camino Iriarte
Gracias, Lourdes, por recordar siempre verdades que nos son muy necesarias. El domingo falleció el padre de una amiga muy querida. El lunes fue el entierro y funeral. El sacerdote "olvidó" la existencia del Purgatorio y envió directamente al Cielo al fallecido -la familia que yo conozco no se escandalizó, se lo esperaban y sí creen en el Purgatorio, otros fieles o familiares más alejados de la fe habrían sido confirmados en su "increencia"...

Eso sí, este año en particular -año de crisis- me ha parecido observar en algunas homilías de Todos los Santos y Fieles Difuntos, una especial insistencia de estos mismos sacerdotes "desconocedores del Purgatorio" en afirmar que las flores y piedras no hacen nada bien a sus difuntos y en recordar que lo mejor que podían hacer los fieles era "encargar misas" por sus difuntos.

¡Oremos y sacrifiquémonos por nuestros presbíteros y catequistas!
04/11/09 9:00 AM
  
Luis López
Norberto, el Purgatorio no es una conjetura sino un dogma de fe (Concilios de Florencia y de Letrán). Y las visiones del Purgatorio de místicas canonizadas por la Iglesia son lo suficientremente claras, para saber que muchos penan en esa purificación. En cuanto a la entrada en el Cielo (en el Reino de Dios) me atengo a las palabras de Jesús: "Procurad entrar por la puerta estrecha, pues muchos intentarán pasar y NO PODRAN" (Lc. 13,24)

Está claro, por lo tanto, que no todas las almas entrarán directamente en el Cielo, sólo lo harán los que estén purificados de sus pecados. ¿Y quién muere realmente estándolo?
04/11/09 9:30 AM
  
Natalia
Gracias por tu post María Lourdes. El Papa, cuando todavía era cardenal, en un libro entrevista fantástco que se llama Dios y el Mundo, dijo algo sobre el Purgatorio que a mí me ha ayudado mucho. Vino a decir, con esa sencillez tan luminosa que le caracteriza, que para él, la existencia del Purgatorio es tranquilizadora y muy a la medida de la imperfección del ser humano, porque de no existir una realidad donde purificarse, de existir sólo el Cielo y el Infierno, ¿cómo podría uno presentarse ante Dios? ¿Cuantos serían lo suficientemente perfectos y sin mancha como para acceder al Cielo y ver al Santo de los Santos?

Yo también creo que es un consuelo saber que tenemos ese estado intermedio, aún siendo conscientes de que implica un sufrimiento. De existir sólo el Cielo y el Infierno todo fiel consciente de sus faltas y pecados, de sus imperfecciones, estaría profundamente angustiado.
04/11/09 9:57 AM
  
Norberto
Luis Lopez

La conjetura es la frase, no la existencia del Purgatorio,lea mi comentario y verá que no digo lo que dice que digo.
04/11/09 10:08 AM
  
María Lourdes
Susi, gracias por recordar el blog del P. Iraburu. No tengo tiempo ahora para encontrar el post al que se refiere, pero este es el enlace al blog para los que no lo conozcan: http://infocatolica.com/blog/reforma.php

Lo de meterles miedo a los niños me recuerda al Coco, o al “Sandman” en los EE.UU. que son ficticios. Pero, el demonio no lo es
Mi abuela paterna está enterrada en el Cementerio de la Almudena en Madrid. ¡Qué contraste con los cementerios en Galicia, según lo que comenta!

Sta. Catalina de Génova habla sobre la gran caridad de las almas en el Purgatorio que no pueden merecer ni ayudarse a sí mismos por sus sufrimientos, pero que al no poder pecar más, están llenos de caridad por los demás y del deseo de cumplir la voluntad de Dios. Por eso podemos contar con esas intercesiones. Saludos.
04/11/09 4:24 PM
  
María Lourdes
Juanjo Romero, no me había pensado que podría ser por las películas. Sí que confunde bastante ver la mezcla de lo católico con prácticas e ideas que no lo son. Un saludo.
04/11/09 4:25 PM
  
María Lourdes
Ana, como recuerda, todo el mes está dedicado a rezar por las almas de los fieles difuntos. En muchas parroquias en los EE.UU. guardan una lista de las intenciones de los fieles por los difuntos o un libro en el que se escriben esas intenciones, y se reza por esas intenciones a lo largo del mes.

También rezo esa oración de Sta. Gertudis por las almas en el Purgatorio. Para los que no la conocen:
“Padre eterno, yo te ofrezco la preciosísima sangre de tu Divino Hijo Jesús en unión con las Misas celebradas hoy por todo el mundo por todas las benditas almas del purgatorio, por todos los pecadores del mundo, por los pecadores en la iglesia universal, por aquellos en mi casa y en mi familia. Amen.”
Otra práctica recomendable es rezar el Oficio de Difuntos.
04/11/09 4:26 PM
  
María Lourdes
Norberto, me alegro que las homilías sean equilibradas donde vive. Cuando escribí el artículo tenía más en cuenta las palabras de los que se acercan a los parientes y amigos para consolarles o lo que se suele oír cuando alguien recibe la noticia del fallecimiento de alguien.

Supongo que su segundo comentario se refiere a que no podemos saber de seguro que alguien esté en el Infierno o en el Purgatorio, ya que sólo sabemos que los santos canonizados están en el Cielo. Comprendo que no quiera decir que no existan esos lugares, sino que no se sepa que ciertas almas específicas estén allí.

Pero, creo que Luis López explicó bastante bien el punto de vista que comparto, que es que aunque no podamos decir de seguro quién está dónde, se puede decir que habrá quienes no van directamente al Cielo. Un saludo.
04/11/09 4:27 PM
  
María Lourdes
Laurel, en general, me parece que cuando oigo la expresión en inglés la gente se refiere al Cielo y no al Purgatorio, pero creo que señala algo muy importante, que va a lo que dice Luis también. Nosotros todavía podemos pecar, un estado bien triste, y tampoco estamos seguros de nuestra salvación. Gracias por recordar otra razón por la cual el Purgatorio es un lugar de merced, como dice Sta. Catalina de Génova.
04/11/09 4:28 PM
  
María Lourdes
María Rosa, uno de mis posts esta semana tendrá que ver con el tema de la cremación y lo que enseña la Iglesia Católica sobre esa práctica. En Aciprensa recientemente comentaron que en Italia la Iglesia va a aclarar la cuestión para los fieles: http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=27376
Un saludo, y espero que siga contribuyendo al blog.
04/11/09 4:29 PM
  
María Lourdes
Kino, le agradezco su reflexión sobre el tema. Oí al P. Groeschel comentar en su programa de EWTN que un pastor protestante dijo que bien podría haber algo de razón en la creencia católica de que existe el Purgatorio ya que no creía que la mayoría de las personas que conocía estuvieran listos para el Cielo y esperaba que no acabaran en el Infierno.

Es muy buena la práctica de acompañar las novenas con Misas. Como se dice mucho, más vale una Misa bien oída en vida que muchas oídas después.
04/11/09 4:35 PM
  
María Lourdes
Luis, buscaré alguna imagen de Sta. Catalina de Génova y del Santo Cura de Ars más tarde, aunque hasta Sta. Catalina de Génova describe el Purgatorio usando la imagen de llamas. Gracias por señalar esa posible confusión.
04/11/09 4:37 PM
  
María Lourdes
Luis López, ¡qué imagen más buena la del “Buen Ladrón”!

Respeto a la santidad de las personas, la Iglesia Católica tiene su riguroso proceso de canonización, como ya sabe. Lo que me sorprende es cómo S. Juan Vianney, en su sermon sobre el Purgatorio menciona a S. Alberto Magno, por ejemplo, pasando por el Purgatorio por faltas muy leves.

También he oído que se debería de rezar particularmente por los sacerdotes vivos y difuntos porque la gente suele pensar que están menos necesitados de oraciones, mientras que por su vocación el demonio les ataca más.

Gracias por la cita que dejó para Norberto.
04/11/09 4:38 PM
  
María Lourdes
Arancha, no había pensado en cómo la gente diría una cosa pero pensaría otra. Entonces, quizás en muchos casos la gente dice una cosa ante otros, sin dejar de rezar por los difuntos. Pero, creo que sería mejor animar a otros a rezar también por los difuntos. Esa obra de misericordia no dejará de ser premiada por el Señor, que fue el que puso la compasión en nuestros corazones. Un saludo.
04/11/09 4:40 PM
  
María Lourdes
Raúl, la ignorancia fue la excusa que el Señor ofreció a Dios Padre por los pecadores cuando le estaban clavando a la cruz. De nuevo volvemos a la imagen del Crucificado intercediendo por nosotros y dándonos esperanza. Pero, como señala, "de Dios nadie se ríe". Gracias por la reflexión que comparte y por su apoyo del blog.
04/11/09 4:42 PM
  
María Lourdes
Camino Iriarte, me acordaré del padre de su amiga cuando vaye a la Misa de hoy.

Además de encargar Misas, se podría animar la asistencia a ellas como hacía S. Juan Vianney para que todos los que sufran también crisis espiritual tengan mayor apoyo por la gracia divina. Un saludo.
04/11/09 4:53 PM
  
María Lourdes
Natalia, gracias por recomendar ese libro. Esa explicación del Papa tan esperanzadora me ayuda mucho a mí también. Saludos.
04/11/09 4:54 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.