¿Se puede ganar una indulgencia en InfoCatólica?

Un gran beneficio de leer y participar en InfoCatólica es poder aprender sobre la doctrina cristiana y profundizar en la fe católica. Pero, para los fieles, también podría haber beneficios espirituales como la posibilidad de ganar indulgencias parciales según la disposición de uno, como parece indicar el Manual de Indulgencias (1986).

Las “Normas sobre las indulgencias” indican estas condiciones para ganar indulgencias parciales: estar bautizado, no excomulgado, en estado de gracia, tener la intención al menos general de ganarlas. Además, cabe recordar que “La indulgencia parcial puede ganarse varias veces al día…” (200.21.3)

¿Cree que la siguiente indulgencia se puede ganar por InfoCatólica y otros sitios parecidos?

Según el “Manual de Indulgencias 1986 de la Penitenciaría Apostólica”:

Al fiel cristiano que trabaje en enseñar o aprender la doctrina cristiana se le concede indulgencia parcial. N.B.: El que, movido por el espíritu de fe y de caridad, enseña la doctrina cristiana puede ganar indulgencia parcial, según la concesión general núm. II (véase antes p. 35). Por esta nueva concesión la indulgencia parcial queda confirmada en favor del que enseña la doctrina cristiana y se extiende también al que la aprende.”(20)

La concesión general núm. II especifica que para ganar una indulgencia, el que enseña la doctrina cristiana debe de hacerlo: “’al servicio de los hermanos necesitados’, como son los que carecen de comida o vestido para el cuerpo, o de instrucción o consuelo para el espíritu.”

—————————————————-

El Señor, como Buen Maestro, da ejemplo a todos los que dan catequesis, con su humildad, paciencia y caridad. El Evangelio del XXIV Domingo de Tiempo Ordinario nos dice que Jesús, hablando sobre Su Pasión: “Se lo explicaba con toda claridad” (Mc. 8, 32) a sus apóstoles. S. Roberto Belarmino, S. I. (1542-1621) explicaría en “Sobre las 7 palabras pronunciadas por Cristo en la cruz”, que cuando el Señor dijo sobre la Cruz: “Todo está cumplido”, mostraba: “…que la obra de la Pasión estaba ahora perfeccionada y completada. Dios Padre había impuesto dos tareas a su Hijo: la primera predicar el Evangelio, la otra sufrir por la humanidad” (12), las cuales cumplió a la perfección.

Este humilde Doctor de la Iglesia, que huyó de honores como jesuita pero fue forzado por el Papa a aceptar su nombramiento como Obispo y Cardenal, nos da 6 significados de las palabras de Cristo sobre la Cruz: “Todo está cumplido” (resto de citas de este enlace), con sus correspondientes aplicaciones prácticas para nuestras vidas:


1) “Nuestro Señor quería manifestar que todo lo que había sido predicho por los profetas en relación a su Vida y Muerte había sido hecho y cumplido.”
Por lo tanto, se cumplirá también la venida del Señor con poder en el Día del Juicio, y si lo creemos, tenemos que demostrarlo con obras:

“Si un arquitecto opina que una casa está a punto de desplomarse, y sus habitantes creen en las palabras del arquitecto, pero aún así no abandonan la casa y terminan sepultados en sus ruinas, ¿qué dirá la gente de ésa fe? Ellos dirán con el Apóstol: “Profesan conocer a Dios, mas con sus obras le niegan”(Tit. 1, 16).“


2) “ …el poder que había sido dado a los hombres y demonios sobre la persona de Cristo les había sido quitado con la muerte de Cristo.”
Por lo tanto,“cuán bueno y fructuoso es ser humildes, dóciles, pacientes, cargar su Cruz en esta vida, seguir a Cristo como su guía, y de ninguna manera envidiar a aquellos que parecen estar alegres en este mundo.”


3) ” …concluyó el mayor de todos los sacrificios.”
Por consecuencia: “es justo y propio que los discípulos de un Dios crucificado, deseosos, hasta donde puedan, de imitar a su Señor, se ofrezcan ellos mismos como un sacrificio a Dios, de acuerdo a su debilidad y pobreza.”


4) “… por la muerte de Cristo la gran lucha entre Él mismo y el príncipe del mundo llegó a su fin.”

“Es necesario crucificar la carne con sus vicios y concupiscencias. Este trago amargo, este cáliz de hiel, naturalmente produce nausea en el hombre frágil, y es muchas veces la única razón por la cual el preferiría ser esclavo de sus pasiones que ser Señor de ellas por tal remedio. [Pero] No hay vicio que con la asistencia de Dios no pueda ser superado, y no hay razón para temer que Dios se rehusará a ayudarnos.


5)“la conclusión del edificio, esto es, la Iglesia.”
Llegamos a la perfección también:

“cuando el mundo con sus pompas y placeres está muerto para el alma cristiana que ama a Cristo crucificado, y el alma está muerta para el mundo al amar las tribulaciones y el desprecio que el mundo odia, y odiando los placeres de la carne, y el aplauso vacío de hombres a los que ama el mundo.“


6)
“Cristo perseveró en su Cruz incluso hasta su muerte, para perfeccionar tanto su obra que nada le faltase, y dejarnos ejemplo de perseverancia en todo sentido digno de nuestra admiración.”

——————————————————

S. Roberto Belarmino fue brillante desde su infancia y usó su excepcional memoria (por la cual tenía casi toda la Biblia memorizada) para ayudar a otros a comprender mejor la fe católica y acercarles al Señor. Aunque no gocemos de su capacidad intelectual, podemos poner el esfuerzo cada día para aprender por el Espíritu Santo el camino de santificación que nos traza el Señor con Su Cruz.

“Aunque ni las palabras, ni la vida y muerte de Cristo son entendidas o seguidas por el mundo, aún quien sea que desee dejar los afanes del mundo y entrar en su corazón y meditar seriamente y decirse a sí mismo: ‘Escucharé lo que Dios me va a hablar’(Sal. 84, 9) e importuna a su Divino Señor con humilde plegaria y lamento de espíritu, entenderá sin dificultad toda la verdad, y la verdad lo hará libre de todos sus errores, y lo que antes parecía imposible será entonces fácil.”


[Foto de Cristo sobre la cruz es el crucifijo del castillo de S. Francisco Javier, S.I. / Foto de restos de S. Roberto Belarmino en Iglesia de S. Ignacio de Loyola en Roma: antmoose en Wikimedia Commons]

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Qué temas relacionados con la fe le son de mayor interés y cómo ha aprendido sobre ellos? ¿Cómo ha sido su experiencia enseñando y/o aprendiendo sobre la fe por Internet? ¿Qué ventajas y desventajas tiene este medio de aprendizaje?

Mañana: S. José de Cupertino - “¡Tú piensas como los hombres, no como Dios!”(Mc. 8, 33)

17 comentarios

  
JCA
Pues gracias por informar sobre lo de la indulgencia parcial. ¡2×1! No lo sabía. Espero que me sirva como motivo para hacer lo que pueda por estar en gracia (la tercera condición y la más difícil).

Me he mirado por encima el enlace a «Sobre las 7 palabras pronunciadas por Cristo en la cruz». Respecto a la 3.ª palabra, “Ahí tienes a tu hijo; Ahí tienes a tu madre”, señalar que indica también la falsedad de los que sostienen que Jesús tenía hermanos carnales. Y respecto a la 4.ª, “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado”, se han dicho muchas tonterías, la mayoría heréticas, incluso desde púlpitos, que daban a entender la desesperación en la cruz y, por tanto, ponía en duda la divinidad de Cristo: que se lean entero el Salmo 22 (21 Vg), que comienza exactamente igual, sigue con “17 [...] han taladrado mis manos y mis pies [...] Ellos me miran y contemplan. 19 Se han repartido mis vestidos y echan suertes sobre mi túnica [...] 25 Porque no desdeñó ni despreció la miseria del desgraciado ni apartó de él su rostro, antes oyó al que imploraba su socorro” e indica lo contrario: el triunfo total.

Por cierto, las preguntas que deja normalmente son de examen y dan para un ensayo; en cualquier caso, puedo comentar sucintamente la última: hoy por hoy, las ventajas superan a las desventajas, y consisten en la facilidad de acceso a la ingente cantidad de información que existe, antes muy restringida.
19/09/09 11:50 AM
  
Ana
no sabía que además de aprender pudiese ganar indulgencia. Muchas gracias por decirlo. ¿Hay que rezar por el Papa
19/09/09 12:31 PM
  
María Lourdes
JCA, para estar en gracia uno tiene que evitar pecado mortal. Para ganar una indulgencia plenaria [por ejemplo adorando al Santísimo Sacramento al menos media hora o leyendo piadosamente la sagrada escritura al menos media hora, o rezando el Rosario "en una iglesia u oratorio, o en familia, en una comunidad religiosa, en una asociación piadosa"], uno tiene que no tener afecto a ningún pecado, ni siquiera venial - algo mucho más difícil.

A mí me encanta esa obra de S. Roberto de Belarmino. Merece la pena ser meditada. También me parece que el salmo 22 ilumina bastante la comprensión de esas palabras del Señor. Los fariseos ante la Cruz, siendo tan letrados en las sagradas Escrituras, podrían haber recordado ese salmo al oír esas palabras. ¿No sería entonces esas palabras también un acto de misericordia de parte del Señor, que de esa forma les corregía y animaba a la conversión viendo ellos el cumplimiento del salmo? Cada palabra del Señor dice volúmenes a los que los oyen con el corazón abierto.

Respecto a las preguntas, espero que ayuden a algunos a reflexionar un poco sobre su propia experiencia religiosa, aunque no se compartan las respuestas. También aprecio la facilidad de acceso a información por Internet al preparar cada post. Una ventaja es que la información puede llegar a más personas. Pero, cuando se comparte la información en persona uno puede aclarar dudas y malentendidos con mayor facilidad. Claro que también ayudan en esto la posibilidad de preguntar cosas por medio de comentarios. Un saludo.
19/09/09 1:32 PM
  
anarico
"S. Roberto Belarmino fue brillante desde su infancia..."

Sí María, los grandes santos cristianos han sido brillantes en todo, como no puede ser de otra manera; pues otra manera sería, y es, impropia del cristiano. El cristiano que lo es, es más que hombre. Así que cuando veo lo que veo, que se hace llamar cristiano hoy día, y comparo, no puedo hacer otra cosa que indignarme. Primero conmigo mismo, y luego, con toda la "cofradía" de cantamañanas que cacarean y no ponen güevos; que vulgarizan lo más grande y lo más sagrado.
Me da mucha alegría pasarme por tu blog, pues todos los días nos regalas y sorprendes con algo bueno y admirable como Dios. Saludos
19/09/09 1:41 PM
  
María Lourdes
Ana, por lo que leí en las Normas (enlace en el post), rezar por el Papa, confesarse y recibir la Comunión, además de no tener apego a ningún pecado (ni siquiera venial) son condiciones para una indulgencia plenaria, que no es el caso. Cuando uno intenta ganar una indulgencia plenaria aprobada por la Iglesia (dispensadora de gracia), pero no cumple todos los requisitos (algo muy difeicil considerando ese desapego total al pecado), uno puede ganar una indulgencia parcial.

En el Manual de Indulgencias, Núm. 200.5 dice: "Al fiel cristiano que, al menos arrepentido interiormente, realiza una obra enriquecida con indulgencia parcial, se le con cede, por medio de la Iglesia, una remisión de la pena temporal del mismo valor que la que él mismo con su acción ya recibe."

En el mismo Manual de Indulgencias, Núm. 300.3 explica las tres concesiones generales para indulgencias parciales (en el post mencioné el segundo, que tiene que ver con las obras de misericordia), dando como ejemplo el primero:
"Las tres concesiones son efectivamente generales y cada una de ellas abarca varias obras del mismo género. Sin embargo, no se enriquecen con indulgencias todas estas obras, sino únicamente las que se realizan de un modo y con una actitud interna especiales.

Considérese, por ejemplo, la primera concesión, que se expresa en estos términos: «Se concede indulgencia parcial al fiel cristiano que, en el cumplimiento de sus obligaciones y en el sufrimiento de las dificultades de la vida, eleva su alma a Dios con humilde confianza, añadiendo —aunque sólo sea mentalmente— alguna piadosa invocación».

Con esta concesión, se enriquecen con indulgencia únicamente aquellos actos con los que el fiel cristiano, al cumplir sus obligaciones y soportar las dificultades de la vida, eleva su alma a Dios del modo dicho.

Estos determinados actos, debido a la fragilidad humana, no son tan frecuentes.

Y si hay alguien tan diligente y fervoroso que multiplica estos actos muchas veces a lo largo del día, merece —además de un copioso aumento de gracia— una más amplia remisión de la pena, y, por su caridad, puede ayudar a las almas del purgatorio.

Lo mismo se puede decir de las otras dos concesiones."
La tercera concesión se cumple si "con espíritu de penitencia, se priva voluntariamente de una cosa lícita y agradable", y tiene más valor unido a la caridad. Creo que saber sobre las indulgencias ayuda a poner en práctica las obras de caridad con mayor perfección. Se puede aplicar la indulgencia parcial o plenaria como sufragio a las almas del purgatorio. Gracias por preguntar sobre algo que debería de haber aclarado. Un saludo.



19/09/09 1:45 PM
  
María Lourdes
Anarico, lo "bueno y admirable" es Dios mismo, cuya grandeza nunca se agota.

S. Roberto Belarmino fue brillante tanto en inteligencia nata (a lo que me refería), como en santidad (como bien comenta). Aunque no tengamos lo primero [S. Juan Bosco también tenía una prodigiosa memoria], podemos imitar lo segundo. Algunos tardaremos toda una vida en imitar siquiera un poquito de la santidad de los grandes santos, pero tenemos la esperanza en el Señor de unirnos a la compañía de los santos en el Cielo (aunque sea pasando por el Purgatorio antes). Un saludo.
19/09/09 1:50 PM
  
Norberto
ML
Pues no tengo claro lo de la indulgencia,ya que la enseñanza que citas,se entiende,generalmente,siempre que se supervise,autorice o encomiende por parte de autoridad competente de la Iglesia,no vale cualquier "enseñanza" por bienintencionada que sea,como es el caso de Infocatólica,donde tanto aprendo y comparto.
Sobre las ventajas,pues las propias de Internet,las desventajas que no todo lo que se dice es doctrina oficial de la Iglesia, y se pueden confundir las opiniones con las definiciones.
19/09/09 5:50 PM
  
María Lourdes
Norberto, creo que señala algo muy importante sobre lo que se aprende por Internet, que hay que discernir lo que es doctrina oficial. Hago lo posible para incluir información correcta en este espacio y una ventaja es que tantos de los que pasan por aquí saben muchísimo má que yo sobre los temas tratados y pueden añadir y corregir lo necesario según lo que enseña el Magisterio de la Iglesia.

En este caso de la indulgencia, me parece aplicable la indulgencia parcial por ser parte de la concesión general II, que incluye la enseñanza de la doctrina cristiana en el contexto de las obras de misericordia (instruir al ignorante). Las tres concesiones generales de indulgencia parciales tienen como fin que:
"1. Se ofrecen en primer lugar tres concesiones de indulgencias, con las cuales se recuerda al fiel cristiano que impregne de espíritu cristiano las acciones de que está entretejida la vida cotidiana,1 y que en su estado de vida tienda a la perfección de la caridad.2[...]

3. Las tres concesiones son efectivamente generales y cada una de ellas abarca varias obras del mismo género. Sin embargo, no se enriquecen con indulgencias todas estas obras, sino únicamente las que se realizan de un modo y con una actitud interna especiales.

(1) Cf. 1 Co 10, 31 y Col 3, 17; Concilio Vaticano II, Decreto Apostolicam actuositatem, sobre el ministerio de los laicos, núms. 2, 3, 4 y 13.
(2) Cf. Concilio Vaticano II, Constitución dogmática Lumen gentium sobre la Iglesia, núm. 39 e ibid., núms. 40-42."
Si no lo estoy interpretando bien, corregiré el artículo, pero no encuentro mención de que se tiene que enseñar la doctrina cristiana en un contexto formal para ganar la indulgencia parcial. Un saludo.
19/09/09 6:42 PM
  
Norberto
ML
La obra de misericordia enseñar al que no sabeme la explicaron,de niño y joven, respecto del catecismo,y otras doctrinas,en un ámbito parroquial o diocesano,pero en todo caso dentro de un contexto de oficialidad eclesial,nomotu proprio .
19/09/09 7:33 PM
  
María Lourdes
Norberto, me parece que porque se enseñe la doctrina cristiana en las parroquias o en las diócesis no significa que el acto indulgenciado es sólo hacerlo en ese ámbito. Cáritas distribuye comida a los pobres y podría ganar una indulgencia sirviendo a los necesitados de esa forma, pero si lo hago por mi cuenta, también podría ganar una indulgencia parcial si lo hago con las disposiciones requeridas, al menos eso es lo que entiendo por las concesiones generales.

Los Obispos son los que en la Iglesia tienen el cargo formal de enseñar la doctrina cristiana y de instruir a los fieles y a ellos se remite todo lo que se escriba o diga sobre la fe. Hay normas para la predicación litúrgica y la formación de catecúmenos, por ejemplo. Pero, por ejemplo, los padres tenemos el derecho y la obligación de enseñar a nuestros hijos sobre la fe y todo bautizado está llamado a evangelizar también.

El énfasis de las concesiones generales que le cito está en la disposición interna, y como no especifica la externa, al menos en ese documento, no estoy segura de si hay otra norma más actual que lo haga. Ese parece aceptar diferentes formas de instrucción y de aprendizaje.
19/09/09 8:11 PM
  
Norberto
ML
De acuerdo en todo lo que dices en tu comentario de las 20:11.el mío anterior se refiere a la perspectiva de que ésta enseñanza de Infocatólica,sea convalidable a efectos de indulgencias.
19/09/09 9:10 PM
  
María Lourdes
Norberto, entre las diferentes formas de instrucción y de aprendizaje creo que se podría contar éste, porque lo importante en esa concesión es la caridad a los necesitados, no que esa caridad se exprese por un medio oficial. Otro ejemplo: el ayuno está prescrito de cierta forma por la Iglesia, especialmente durante la Cuaresma. Pero, si para cumplir la tercera concesión me privo de algo lícito y agradable en cualquier momento con las disposiciones requeridas, puedo ganarme la indulgencia parcial.

Creo que para ganar una indulgencia plenaria las condiciones son más estrictas, pero para una indulgencia parcial bajo una concesión general, no tanto. Pero, todo eso es mi opinión según lo que veo escrito en ese Manual, y me puedo equivocar.

Pero, de lo que no hay duda es que la generosidad del Señor siempre nos superará y todo lo que se haga con verdadera caridad tendrá su recompensa del Señor. Que el Señor le siga bencidiendo abundantemente, pues, por todo lo que he aprendido de usted a lo largo de casi un año, y también a los demás que pasan por aquí de quienes he aprendido muchísimo también. Un saludo.
19/09/09 9:39 PM
  
Norberto
ML
Yo también he aprendido mucho de ti es edificante tu evangélica sencillez.
Lo de oficial suena regular,me refiero a que la enseñanza se se haga por envío,encargo o encomienda de la autoridad,que normalmente dispondrá que un consiliario,sacerdote,supervise la tarea,a eso me refería.Fin por mi parte.
19/09/09 11:53 PM
  
María Lourdes
Norberto, le agradezco sus amables palabras y aclaración.
20/09/09 12:42 AM
  
anarico
Norberto:

Sobre todo no olvidemos que la "religión es un negocio que se efectua en la consciencia" así lo dice S. Juan de Ávila. Y los signos externos, por lo tanto, no tienen más consideración que el ser una ayudita; pero ni son la "almendra" ni el "quid" de la cuestión. Pensar que ésas paparuchas tan formales y tan visibles son religión es más superstición que otra cosa. Y no me extraña que en éste contexto intelectual, que vivimos los católicos de nuestro tiempo, seamos apartados de los beneficios de la Misericordia de Dios y tomados por reprobos, y, que los masones que son menos que nada (intelectualmente hablando, y la soberbia encarnada: ¡que ya es decir!) nos toreen a los católicos por ambos pitones. Como lo están haciendo. ¡Ay, ay! S. Roberto Berlarmino, ¡Ayudanos!

y si nos ayudara S. José de Cupertino, tampoco íbamos a quedar mal parados. La verdad es que vivimos en unos tiempos en que toda la ayuda del cielo, aunque sea mucha nos va parecer poca. ¡Necesitamos tanto! No sé si vamos recuperar lo perdido, pero en Dios y sólo en Dios confío: de todo corazón.
20/09/09 3:21 AM
  
Norberto
anarico

No sé, a qué te refieres, cuando dices "signos externos",el principio de autoridad,para un cristiano,es algo más,mucho más que un "signo externo".
20/09/09 8:18 AM
  
María Lourdes
Anarico y Norberto, como me parece importante atenerme a lo que determina la Iglesia (los signos externos) y hay duda sobre si la indulgencia es aplicable, cambiaré el artículo para reflejar esa duda, aunque mi opinión sigue siendo la misma.

La importancia de las indulgencias parciales, (que sólo el Señor es el que juzgará los méritos de cada personas) es animar a los fieles a vivir una espiritualidad más perfecta, con mayor caridad. De allí los requisitos para ganarlas (estar en estado de gracia, por ejemplo, y en el caso de indulgencias plenarias también recurrir a los Sacramentos con frecuencia). Si hago un acto de misericordia, puedo tener en cuenta así que mayor perfección es elevar mi mente a Dios cuando lo hago y pensar en ayudar a los necesitados, para "mayor aumento de gracia", algo necesario en el camino a la santidad.
20/09/09 2:06 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.