"..., así tampoco vosotros, si no permanecéis en Mí" (Jn 15, 4 in fine)

De Horacio se cuenta aquella frase que llegó a hacer tal fortuna que ha llegado viva hasta nuestros días: “Y la montaña parió un ridículo ratón” ("Parturient montes, nascetur ridiculus mus"). En España también se hace referencia a ella cuando se habla de "el parto de los montes".

Me ha venido a la cabeza tal sentencia al leer con detenimiento la ya “famosísima” Declaración Conjunta Con Ocasión de la Conmemoración Católico-Luterana de la Reforma, firmada en Lund  (Suecia), el pasado 31 de octubre, fecha exacta de la clavada que se marcó el Lutero en la puerta de la catedral alemana de Wittenberg, abogando ni más ni menos que “por un cristianismo puro". ¡Toma nísperos! ¡No era nada lo del ojo y lo llevaba en la mano…!

Por cierto y sine ‘animus criticandi’: ha pasado siempre -y no solo en el plano eclesial, también en el político o en el de la cultura- que  todos  los  intentos  de  los  hombres  -bienintencionados, segurísimo- de "purificar y restablecer en sus orígenes” -tal como ellos lo ven, claro: pequeño detallito- acaban por “ensuciar” y “destrozar” lo que pretendían -bienintencionada y misericordiosamente-, corregir. Siempre.

Y el caso de Lutero y su “cristianismo puro” no solo no escapa a esta regla sino que es paradigmático: una “foto fija” o mejor todo un icono, ya que estamos en temas de religión. Porque en el luteranismo, de hecho, no ha quedado “títere con cabeza” (Miguel de Cervantes, cap 26 de su “Retablo de Maese Pedro", en su segundo libro sobre don Quijote).

Allí, caso de que hubiese habido algo en los comienzos, como pasó también en su día con los anglicanos -y las dos familias han llegado a lo mismo a día de hoy- no ha quedado ni el recuerdo: ni Sacerdocio, ni Eucaristía, ni Pentencia ni nada de nada; o sea, no han quedado ninguna de las señas de identidad de lo que es la Iglesia: si la Iglesia vive de la Eucaristía -y de Ella vive-, donde no la hay, solo habrá -y en el mejor de los casos- una iglesia “muerta". De pura inanición: consumida y cocida en su propio jugo.

Es lo que les ha pasado y les pasa, tanto a los luteranos como a los anglicanos.. De ahí que el pretendido “ecumenismo” con ellas no tiene más que estos dos caminos posibles: el camino malo, el de “pelillos a la mar", aquí todos guais, y besitos y abrazos, comunión a gogó; o el camino bueno, el que “denunció” Benedicto XVI afirmando que el “ecumenismo” es un tema que está solo en las manos de Dios.

Sin ir más lejos -es más: yendo a lo cercano de la noticia. o mejor: “notición” en campo sueco- la “ordenación” de [email protected] y [email protected] homosexs es el poso tóxico pero real de a dónde han llegado y en qué se han convertido. Algo que nunca debió suceder; pero…, ha sucedido; y como por sus frutos los conoceréis (Mt 7, 20), se han retratado; y el selfy, al no pasarlo por el fotoshop, les ha salido como les ha salido: con lo que hay, con la obispa y los besitos. Por cierto, no sé si será.verdad, pero circulan por ahí unas palabritas de la obispa en las que declara que fue Francisco el que se invitó; y que si quería ir como uno más, pues que fuese, pero que ellos opinaban lo que opinaban del Papa y de la Iglesia.

Bueno, a lo que iba. He leído la Declaración Conjunta (DC, en adelante) en la que “a bombo y platillo", y a falta de otras piezas más jugosas que echarse a la boca -porque no las había: “las uvas aún están verdes"…, “y lo que te rondaré morena"-, han puesto todo el acento en “seguir juntos en el servicio” -¡en castellano, y dicho así, qué expresión más desafortunada!-, “defendiendo los derechos humanos y la dignidad", “trabajando por la justicia y rechazando toda forma de violencia".

“Hoy…, elevamos nuestras voces para que termine la violencia y el radicalismo". “Instamos a trabajar conjuntamente para acoger al extranjero, para socorrer las necesidades de los que son forzados a huir a causa de la guerra y la persecucion, y para defender los derechos de los refugiados y de los que buscan asilo". “Hoy más que nunca, comprendemos que nuestro servicio conjunto en este mundo debe extenderse a la creación (sic) de Dios, que sufre explotación y los efectos de la codicia insaciable". “Rogamos por un cambio de corazón y mente que conduzca a una actitud amorosa y responsable en el cuidado de la creación” (sic).

“¡¡¡Apaga y vámonos"!!! ¡Sé católico para esto! ¡Hazte cura para esto!

Vamos a ver: ¿que un católico puede firmar esto? Por supuesto. ¿Y un luterano? También. Y un budista, y un moro, y el portero del Madrid, y la pescatera de Santurce, y un intelectual, y un obrero de la construcción, y la misma Doñores; y no digamos la Cifuentes y el Osoro… Pero pretender que la Iglesia Católica está para esto, y además como el primero de sus objetivos…, pues como que no: ¡qué quieren que les diga!

Por cierto y perdón por el inciso: esta DC me ha traído a la memoria otras bienintencionadas “platajuntas” postconciliares, y sus “declaradas” posteriores; de esas “platajuntas” no quedan más que 6 o 7 [email protected], y que no han logrado absolutamente nada: nada positivo o bueno, se entiende…, porque contribuir activamente en descristianizar el país y empobrecer a la Iglesia española…, ese granito sí lo han puesto. Y ha dado sus “frutos” con la colaboración necesaria por imprescindible, y viceversa, de una parte notable de los jerarcas que, aplaudieron hasta con las orejas unos y callaron, arrinconados, otros. y una parte de los superiores de todos esos [email protected] que participaron en el tinglado. Pero daño hicieron todo el que quisieron: porque les dejaron decir y hacer todo y de todo.

Luego, en esa DC, se han lanzado también algunos fuegos artificiales -todo apariencia, pero tienen un punto de arte notable, nada despreciable-, que mientras los ves, deslumbran y encandilan; pero son instantáneos; y han ardido también algunos fuegos fatuos (por inflamación de fosforo o metano, principalmente, y suelen oler fatal); hombre, queda uno muy bien al decirlo, pero son meros brindis al sol; para más inri, al sol sueco que comparado con el hispano… pues está todo muy descompensado, porque no hay ni comparación.

La pregunta clave, a mi entender es la siguiente: ¿cómo se ha podido llegar en la Iglesia Católica -y de hecho se ha llegado- del “Yo soy la vid, y vosotros los sarmientos; el que permanece en Mí, y Yo en él, ese da mucho fruto, porque sin Mí no podéis hacer nada. El que en Mí no permanece será echado fuera y se secará, y lo recogerán y lo echarán al fuego, y arderán […] Permaneced en mi Amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi Amor, como Yo he guardado los mandamientos d mi Padre y permanezco en su Amor (Jn 15, 5-6.10); al “Rogamos [los dos, anglicanos y católicos] por un cambio de corazón y mente que conduzca a una actitud amorosa y responsable en el cuidado de la creación (sic)"?

El bajonazo, como se dice en términos taurinos, es impresionante: vamos, de mandarles a la Guardia Civil y que los metan en el cuartelillo a dormirla.

¿Va a ser este el itinerario ecuménico que desde el Vaticano se pretende imponer -por no usar otros términos, que podría- a toda la Iglesia?

Hombre, si se piensa y se declara que el proselitismo es el mayor pecado en estos temas, que es lo peor que puede pasar y que puede hacer la Iglesia Catñolica y sus hijos en este horizonte…, siempre quedarán los besitos y los abrazos y el rogar y el pedir bien juntitos -¡tots junts!, se gritaba por las cataluñas, a caballo entre los 60 y los 70- por la creación (sic)

27 comentarios

  
Miguel Antonio Barriola
De verdad que es desolador el panorama, porque hasta personajes que uno creía baluartes de la recta doctrina, van aflojando en este "diálogo" de pura modosidad, sin hincar el diente en asuntos nucleares y más bien evitándolos (no sea que caigamos en el "veneno del proselitismo").
Porque el Card. Koch, había expresado hace pocos años, que "nada hay que celebrar" en este centenario de la Reforma. Pero, anduvo últimamente ofreciendo leves distinciones entre "conmemorar y celebrar".
Lo mismo dígase del Card. Müller, hasta ahora tan valiente en lo relativo a la "Amoris laetitia", pero que aparece ahora como uno de los firmantes de esta más que vaporosa DC.
10/11/16 12:16 AM
  
Cesar miravete
Por lo que leo en su blogg, me parece que usted debería ser más respetuoso con el Santo Padre. Y también con los Obispos y Arzobispos de España. Usted mea fuera de tiesto y es agresivo, algo así como un Trump a lo eclesiástico. Trate con respeto los apellidos de las personas que no piensan como usted. ¿O le gustaría que dijeran, por ejemplo, el Echevarría o el Escrivá? ¿Cómo se puede referir Usted al Arzobispo de Madrid como el Osoro? ¿Donde está en su vida sacerdotal el nihil sine Episcopo? Sea más educado y moderese. Tranquilo. Cuide las formas. Sea más templado. Y consulte todo lo que escriba a sus superiores. Pero me parece que Usted ha renunciado a la paciencia y a la mansedumbre y así, amigo, no se consigue nada. No sea un Trump de la vida.

Atentamente
10/11/16 12:43 AM
  
Néstor
Para encuadrar, Padre, muchas gracias.

Saludos cordiales.


De Aberasturi: Gracias a tí, Néstor, por tus apoyos.
10/11/16 5:16 AM
  
Luis Fernando
La esterilidad del postconcilio, que nunca como ahora había alcanzado tanto poder eclesial para no lograr nada, tiene en estos momentos una característica añadida: huele a naftalina, a agua pasada, a sesentayochismo de manual, a temas de los Beatles en la liturgia.

El ecumenismo es hoy una especie de zombie andante en el que obispas lesbianas comparten escenario, aplausos y vítores del mundo con el Obispo de Roma. Todo ad maiorem gloriam del modernismo buenista que Pablo VI describió como humo de Satanás.

Más es necesario que la copa rebose. Todavía no hemos llegado a eso. Llegaremos.
10/11/16 11:58 AM
  
Denisovic
Lo subscribo; de arriba abajo.
10/11/16 12:14 PM
  
Echenique
Si el ecumenismo, que hasta la fecha sólo ha provocado alejamientos doctrinales y sobre todo morales entre las partes, sólo sirve para prohibir el proselitismo, pues entonces creo que habrá que acabar con el ecumenismo, o, cuando menos, con este ecumenismo descabezado que estamos viviendo con estupor, pues no tiene ni pies ni cabeza.
10/11/16 1:20 PM
  
Alberto Talayero
Increible. Estos nuevos reformistas nos quieren quitar la FE. Rogemos al Señor por todas esas almas que nos qieren llevar a la perdición.
10/11/16 2:03 PM
  
Sancho
Para mí, lo peor de esa declaración es que Francisco haya suscrito que "Aunque estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que Luteranos y Católicos hayamos dañado la unidad visible de la Iglesia". Eso es pura demagogia ecuménica, sacrificar la verdad en busca de la unidad, porque lo que empezó como unas proposiciones de reforma de algunas corruptelas eclesiales (95 tesis), ha acabado, debido a la falta de obediencia debida y confianza en Dios, en Escrituras tergiversadas, aberraciones doctrinales, odio a los católicos, violencia y una infinidad de sectas. También lo es porque quienes han dañado la unidad visible de la Iglesia han sido quienes, como Lutero, han renegado de la Iglesia Católica, fundada por Jesucristo, para fundar su propia iglesia, pretendidamente cristiana. En una entrevista donde habló del sentido de su viaje a Suecia, además de "RELIGIONES VERDADERAS", dijo que "no se puede ser católico y sectario"; pero, añado yo, tampoco demagogo.
10/11/16 2:16 PM
  
Denisovic
LF,
afirmas: "Más es necesario que la copa rebose. Todavía no hemos llegado a eso. Llegaremos".

No te quepa ninguna duda.
10/11/16 3:36 PM
  
José Luis Aberasturi
Para César miravete, con todo respeto y consideración:

He publicado tu comentario, insultos incluidos, aunque estuve tentado de no hacerlo: pero no por los insultos que me traen sin cuidado, porque "insulta el que puede, no el que quiere", si no recuerdo mal el dicho.
Mira César: la época de callar ha pasado a la historia, porque a día de hoy están en juego el presente y el futuro de la Iglesia; o, si lo prefieres, uno no puede consentir que una vez más, como en época de Jesucristo se pretenda convertir "la casa de mi Padre en una cueva de ladrones".
Ya que citas a Escrivá, te contestaré con él, aunque las palabras no van a ser literales porque no las tengo delante; sí va a ser fiel la idea. Ahí va: un hombre comprensivo, temperado, amable, ecuánime, tolerante, etc., (puedes escoger, o añadir palabras en esa misma línea) "volvería a crucificar a Cristo": Está en Camino, por si tienes curiosidad.
En esto, en el fondo, no hago más que obedecer al Papa, que animó al personal a "hacer lío", sin miedo, con libertad: "con la libertad que Cristo nos ganó", y nadie más.
Y un último punto: mi conciencia, la que Dios me ha dado, es mía: no es de ningún Papa, ni de ningún jerarca. Y así la ejerzo. Newman te lo explica muy bien.
Un cordial saludo.
10/11/16 3:52 PM
  
Jacinto Gutiérrez
Muy sencillito el artículo, señor Aberásturi. Y además se nota a la legua que está usted cabreado. Poco tiempo ha debido usted ejercer como profesor. No está bien que diga que es capellán de Fomento porque parece que sus opiiones son las de esa institución educativa. Les hace daño. Y también daña -sin citarlo- al Papa Francisco: está usted cayendo en lo mismo que critica, pues recuerde que también Lutero se escandalizaba del Papa y de la Iglesia de su tiempo.


Para Jacinto:
No sé de qué me conoces para afirmar que estoy cabreado; pero es tu problema, y ahí no puedo hacer nada. Quizá nos conozcamos, pero no lo recuerdo ahora.
He trabajado como profesor en Fomento, en el curso 1971-1972; y antes y después también en la enseñanza pública, y en otras instituciones privadas. Desde los 19 años estoy en contacto con la enseñanza, por si te interesa mi currículum; desde 1979 ya como capellán, también en diversos sitios e instituciones, todas privadas.
Hay que ser bastante cretino -no lo digo por tí, hablo en general- para pensar que cuando escribo en un sitio con mi nombre y apellidos, lo hago en nombre de todo Fomento.
Padecería la misma cretinez si uno pensase que cuando escribo lo hago en nombre de todos los habitantes de Ciudadela-Menorca, porque nací allí; o en nombre de todos los curas de España, porque soy cura y estoy en España; o en nombre de la Universidad de Zaragoza, porque estudié allí; o en nombre de todos los madrileños, porque ahora vivo en Madrid.
¿Puede haber gente así? Puede haberla, que duda cabe. Pero no es mi problema. Primero, porque no está en mi mano arreglarlo; segundo porque el llamado "escándalo farisaico" -que, por cierto, no supone ninguna carga moral en la persona que supuestamente lo provoca- ya lo resolvió la Iglesia Católica hace muchos siglos, afirmando que solo afecta a la conciencia de los que se escandalizan. Y también vale para las instituciones.
Sobre el Papa Francisco le comentaré que, en cuanto llegó al Vaticano nos animó a todos a "hacer lío" con total libertad; que me vengas ahora con que -en tu opinión- lo armo, cuéntaselo al Papa.
Que me compares con Lutero..., sin comentario. Pero me he reído hasta que me ha dolido el costadillo. De verdad y sin acritud: sin comentario. Por cierto: eso grava tu conciencia.
Y por último: que sepas que mi conciencia, como la tuya, solo nos pertenece a cada uno: ni es del Papa, ni de ningún jerarca. Esto Newman te lo explica muy bien. Por eso damos cuenta personalmente, y no institucionalmente; y la damos ante Dios.
Sin otro particular, un abrazo de este tu "lutero".
10/11/16 3:57 PM
  
maria teresa Caridad Moragon
totalmente de acuerdo con usted padre ,que lastima que no todos hablen tan claro,usando terminos taurinos cobardean en tablas
10/11/16 4:09 PM
  
Juan Andrés
Admiro estimado padre su habilidad para mostrar con retórica de cierto humor hechos de gravedad inusitada. La Iglesia ha sido instituida en este mundo para trabajar por la vida eterna no para esta vida. Y es probable que si no se vuelve a ese objetivo, muchos de los que trabajen para "acoger al extranjero, para socorrer las necesidades de los que son forzados a huir a causa de la guerra y la persecución, y para defender los derechos de los refugiados y de los que buscan asilo", etc. resulten quizás también condenados. Habrá que recordarles a los que se centran en esto aquello respecto a que muchas prostitutas y los publicanos les van a preceder en el Reino de Dios porque el primer mandamiento trae todo lo demás por añadidura, en tanto se haga por amor a Dios.
10/11/16 4:31 PM
  
Trieste
Totalmente de acuerdo con Vd. Padre y también con su respuesta a Cesar Miravete.
Dios le guarde
10/11/16 4:40 PM
  
rmartinhe
Sí padre, la situación que vivimos da para enfadarse y más, como enfadado debía estar Nuestro Señor Jesucristo cuando expulsó con el látigo y no con palabras amables, a los mercaderes del templo. No obstante es bueno guardar las formas siempre que sea posible.
Por lo demás estoy de acuerdo con usted, contra lo que se oye por ahí creo que con los luteranos es más lo que nos separa que lo que nos une, y los Sacramentos son un ejemplo. Y no es que no haya que buscar la comunión, pero tal vez fuera mejor empezar de otras maneras, por ejemplo orando insistentemente a Dios, y esperando a que Dios mismo vaya abriendo caminos. En estos días pensaba en las poquísimas veces que nos ponemos de rodillas para rezar, -hablo de mi entorno-, de tal manera que cuando ves así a alguien casi hasta te sorprende, como en el caso de aquellas monjitas y otras personas, orando de rodillas en aquella plaza de Nursia tras el terremoto. Y me preguntaba si es necesario que sucedan cosas como esa para que nos arrodillemos delante de Dios. Me preguntaba si verdaderamente podemos decir "el celo de tu casa me devora" o por el contrario, en muchos de nosotros, todo es poco más que apariencia, fachada, como lo que quedó de la basílica de san Benito de esa misma ciudad de Nursia.
Una vez más, pido a la Virgen María, "que arda nuestro corazón amando a Cristo, para que así le agrademos." Un saludo.



10/11/16 5:22 PM
  
Abaya
Tengo la sensación de que cada artículo suyo me gusta más que el anterior. Muchas gracias.
10/11/16 6:13 PM
  
Roberto Ibarra Videla
«¡Oh, Timoteo!, guarda el depósito, evitando las palabrerías vanas y las objeciones de la falsa ciencia que algunos profesan, extraviándose de la fe». (1Tim 6, 20).
10/11/16 6:39 PM
  
clara
¡Olé, Don José Luis!
Con la libertad de los hijos de Dios y sentido del humor.
10/11/16 8:21 PM
  
Rexjhs
Como siempre, de acuerdo con el padre Aberasturi. Es época de hablar y defender la Verdad a tiempo y a destiempo, no de callar cobardemente, porque la lámpara no se pone debajo del celemín sino sobre la mesa, para que alumbre. ¿O es que Cristo callaba ante los fariseos? No, los fustigaba y denunciaba su hipocresía.
Recordad que los fariseos eran los tibios, liberales y modernistas de su época, que excusaban el adulterio y el repudio por cualquier causa, justo igual que hoy los que abogan por dar la comunión a los adúlteros impenitentes o, como ahora con esta falsa paz y comunión con Lutero, los que rebajan la Verdad y la fe de siempre adulterándola con los Baales, Aserá o Dagón.
O con Cristo o contra Cristo. No hay término medio. Adelante, Padre, que Dios le pagará su celo en el Cielo. Somos muchos los que le seguimos.
10/11/16 9:04 PM
  
Martinna
P. Aberasturi,
Siempre le leo porque me parece muy sabio y bueno lo que escribe. Hay que decir las cosas tan limpiamente como lo hace sin disfrazarlas de buenísimo y buena apariencia para quedar bien con todos.
Quiero comentar que cuando hay hermanos separados cerca y les oyes es muy triste y sería deseable que dialogando y orando juntos pudieran borrarse las diferencias. Pero también sé que no es posible por ahora, no quieren nada de los católicos, están encantados con lo suyo y solo nos miran para insultarnos y sacarnos todas las faltas que ven y todas las que se inventan. Si como catolico intentas un acercamiento caritativo, pensando que tienes delante cristianos buenos e inteligentes, acabas desalentado, porque son buenos e inteligentes, pero no quieren nada de nada con los católicos, ni doctrina, ni fraternidad, nada, si acaso convencer a los católicos que puedan para que dejen de serlo. Esa es la verdad.
No obstante, entiendo que lo intenten los cabezas de las iglesias porque es una vergüenza ante el mundo tanta enemistad y tanta doctrina diferente entre cristianos. Intentarlo con la ayuda de Dios y orando mucho, sabiendo que siempre tendremos las de perder, que una y otra vez nos darán en una y otra mejilla, pero que se lo debemos al Señor, es un mandato estar unidos en su nombre perdonando, padeciendo y recibiendo humillaciones e incomprensiones... En el pasado se probó con defender el depósito de la fe sin transigir con los errores y ahora toca probar con paciencia, bondad, generosidad y aguante, esperando que el Señor nos abra camino y guíe a la unidad.
10/11/16 9:16 PM
  
Curro Estévez
Completamente de acuerdo con Vd., padre Aberasturi.
Sus comentarios siempre me animan y consuelan en este tiempo de zozobras y traiciones dentro de nuestra Madre la Iglesia.
Por cierto, algunos arremeten contra Vd. porque se escandalizan de que sus palabras sean tan claras. Me pregunto cómo reaccionarían ante la santa indignación que mostró el Señor con los mercaderes del templo.
Seguro que ellos, animados de respeto humano, se comportarían mejor con los mercachifles que lo hizo nuestro propio Señor.
10/11/16 9:19 PM
  
José L
Don José Luis. Gracias por sus palabras acerca de la conciencia; son esclarecedoras.
Creo que es momento para amar con más intensidad si cabe a la Iglesia y es necesario armarse de valor, de fe y esperanza. Al menos con el mismo amor con que amaron a la Iglesia San Atanasio, San Jerónimo, Santo Domingo de Guzmán o Santa Catalina de Siena y tantos otros gigantes de la fe. Esos armaron el lío de verdad y a muchos como ellos debemos nuestra fe, oponiéndose frecuentemente a sus superiores...Sólo se debían a Cristo y siendo del clero, no temieron por su destino.
Les debemos mucho así como a tantos mártires que regaron con su sangre las plazas de Roma y no claudicaron de su fe. A mí sí me gustan los zapatos rojos del sucesor de Pedro.
10/11/16 10:40 PM
  
Joel
Es la cosecha conciliarista vaticano segunda que se ha acelerado con el papa-obispo Bergoglio. Hay que ir preparando la sinodalidad que supondrá el establecimiento de las iglesias patrióticas al estilo del anglicanismo o del luteranismo autocéfalos en cada Estado-nación-
Estos actos de celebración-conmemoración, a parte la motivación concreta de mostrar la inefectividad de las declaraciones de herejía, que dejan de existir en la práctica, están perfectamente calculadas para mostrar al Sumo Pontífice de la Religión Católica como un obispo más al que se le da una preferencia de honor, pero no más.
Es un proceso abierto que conduce a la desacralización con la desaparición del ministerio sacerdotal recibido en el Sacramento del Orden Sagrado y su vaciamiento en pastores de la pastoral como pueda ser un rabino en sus comunidades en una dinámica talmúdica de interpretaciones personalistas.
Que se declare la dogmática católica como retórica a consensuar por los teólogos enredados en disquisiciones, a no ser que se pliegue de rodillas ante las querencias profanas del laicismo por más sano que se pretenda, implica la máxima gravedad para el Sensus Fidei de la Revelación del Señor.
Quedan sin aplicación práctica los Concilios Ecuménicos Dogmáticos y solo resta el Concilio Vaticano II de la Interconfesionalidad-Interreligiosidad en la que todas las religiones son igualmente dignas en frase de Tauran.
Si expresar estos hechos con sus consecuencias que experimentamos día tras día se entiende como falta de respeto a los docentes que soportamos, que además ellos mismos confiesan que ignoran si dicen herejía o es simple inconsciencia, ya nos dirán dónde queda la racionalidad y la lógica.
El Rvdo Aberásturi tiene la santa libertad y el valor católico para expresar verdades como puños aunque guarde las formas de clérigo.
Es para estarle eternamente agradecidos, aunque otros se vean en evidencia sin culpa del Rvd Aberásturi que no debe callar. Que tampoco haría falta que pongan la cara para que sus prelados se la partan, pues bastaría con que en sus ministerio se mantuvieran católicos fieles a nuestro Credo, a la FE que nos entregaron los Apóstoles, fedatarios y albaceas del Señor. Una actitud consecuente y noble al contrario de lo que han venido haciendo en labor de zapa anticatóloca los progretas del inmanentismo.
10/11/16 11:24 PM
  
Miguel
Muchísimas gracias por hablar claro en estos tiempos de odio diabólico u de tibieza en la Iglesia. Creo que necesitamos mucha gente como usted para dar testimonio de Cristo y del Evangelio, defender a la Iglesia y su magisterio. Dios se lo pagarà.
10/11/16 11:51 PM
  
Martín
Padre Aberasturi:

Por su artículo, su respuesta al comentario y su cita a San José María

Qué ganas tengo de darle un fuerte abrazo!!!!!!!!!!!!!!!! Hasta con lágrimas en los ojos

Le pido, aunque sea a distancia, su bendición.

Un fuerte abrazo!!!

Viva Cristo Rey!!!!!!!

11/11/16 12:13 AM
  
MARIANA
«Estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma»
El papa Francisco ha firmado una «Declaración conjunta con ocasión de la Conmemoración conjunta Católico -Luterana de la Reforma», en la que, entre otras cosas, se dan las gracias por los «dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma»!!!! a la vez que se lamenta «ante Cristo que Luteranos y Católicos(???) hayamos dañado la unidad visible de la Iglesia»
LOS FRUTOS DE LA REFORMA FUERON: a) la division del Cuerpo místico de Cristo. b) El desgarro de la cristiandad. c) Miles de católicos asesinados. d) Violencia en toda Europa... LOS CATOLICOS NO TENEMOS NADA QUE AGRADECER. Por otro lado, FUE LUTERO QUIEN HIZO DAÑO A LA UNIDAD DE LA IGLESIA, arrogándose una autoridad que NO TENÍA, con una soberbia incalificable. Lutero era UN SIMPLE MONJE AGUSTINO, que se atrevió a cuestionar a los padres de la iglesia. Por supuesto, luego se arrepintió. "Este no quiere saber del bautismo, aquél niega el sacramento, otro pone al mundo entre éste y el último día; algunos enseñan que Cristo no es Dios, otros dicen esto y aquellos dicen lo otro. Existen tantas sectas y credos como cabezas. "Ningún patán es tan rudo como cuando sueña y fantasía que ha sido inspirado por el Espíritu Santo y debe ser profeta".
De Wette III, 61. dicho en O'Hare, LOS HECHOS DE LUTERO, 208
Hombres de alcurnia, ciudadanos, campesinos, todas las clases entienden el Evangelio mejor que yo o San Pablo; ahora son sabios y se piensan más educados que todos los ministros."
Walch XIV, 1360. dicho en O'Hare, Ibid, 209. UNA MARAVILLA LA REFORMA PROTESTANTE, DE HECHO, HOY, LAS IGLESIAS EVANGELICAS, SUMAN MAS DE TREINTA MIL, donde cada Pastor dice y hace lo que le da la gana y cree predicar la verdadera doctrina... UNOS FRUTOS GENIALES, BERGOGLIO, dignos de ser "agradecidos"
11/11/16 1:47 AM
  
Pax vobiscum
Esto me ha encantáo:

Por cierto y sine ‘animus criticandi’: ha pasado siempre -y no solo en el plano eclesial, también en el político o en el de la cultura- que todos los intentos de los hombres -bienintencionados, segurísimo- de "purificar y restablecer en sus orígenes” -tal como ellos lo ven, claro: pequeño detallito- acaban por “ensuciar” y “destrozar” lo que pretendían -bienintencionada y misericordiosamente-, corregir. Siempre.

Y aquí le ha faltado añadir dos palitos (II):

¿Va a ser este el itinerario ecuménico que desde el Vaticano II se pretende imponer -por no usar otros términos, que podría- a toda la Iglesia?

Un saludo cariñoso, don José Luis. Soy joven y me consuelo mucho con sus artículos: a veces se puede sentir uno mal por no cometer "la sandez de cerrar los ojos a la realidad", como decía San Josemaría, mientras para todos los demás celebran que todo vaya viento en popa (???).

"Y si aquellos días no fueran acortados, nadie se salvaría; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados" (Mt 24, 22)
11/11/16 12:47 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.