InfoCatólica / Tal vez el mundo es Corinto / Categoría: Meditaciones

28.01.16

También nuestra ira necesita ser purificada

Es comprensible que ante algunos escándalos o enseñanzas confusas que se abren paso en nuestra Iglesia Católica se sienta dolor e indignación. Tales sentimientos son la lógica consecuencia del amor que todo hijo debe tener por su madre, y puesto que nuestra madre es la Iglesia, nos duele con amargura ver que su hermosura es profanada miserablemente. Cristo mismo se llenó de cólera al ver al templo de Jerusalén reducido a un lugar de mercado. ¡Cuánto mayor ha de ser nuestro enojo si de verdad entendemos que la Iglesia supera a ese venerable templo cuanto la realidad supera a sus bocetos y figuras!

Pero también la ira necesita ser purificada. Bien enseña Santo Tomás que las pasiones no son, en sí mismas, ni buenas ni malas. Su calificación moral la reciben de razones externas que, en este caso, nos obligan a hacernos preguntas como qué nos disgusta exactamente, y contra quién va nuestro enojo.

Dicho de manera muy simple: permitir en nosotros una ira mal dirigida o mal alimentada es dar al demonio un regalo muy deleitable. Estimo que, después de la soberbia, nada ha ayudado tanto a crear divisiones en la Iglesia que esa clase de ira. En particular, el cisma entre Oriente y Occidente, en el siglo XI y el cisma de la Reforma, en el siglo XVI, estuvieron bien precedidos, acompañados y seguidos de explosiones de ira, por todas partes, también desde el lado católico.

La indignación mal dirigida puede arruinar incluso una motivación que de suyo era correcta. Un ejemplo elemental pero completamente válido es el del papá que, ardiendo de ira, porque la hija ha tenido pésimos resultados en los estudios, la golpea salvajemente hasta dejarle cicatrices permanentes. Había un motivo justo pero el resultado de esa ira incontrolada, y en esto estaremos todos de acuerdo, lejos de alcanzar su objetivo, ha causado un daño monstruoso e indeleble.

Además del ejemplo dado sobre el exceso de ira hay otras circunstancias en que una persona indignada puede hacer y hacerse más daño que bien. La actitud ofensivo-defensiva propia de esta pasión nos lleva a maximizar los errores o defectos de quien nos resulta detestable mientras minimizamos los nuestros. Tal deformación de la mirada prepara algo más serio: la pérdida del sentido de la verdad, y con ello, el oscurecimiento de la capacidad de percibir las proporciones, y de acceder a la prudencia. Todo esto es tan bien conocido que, en muchos países, el derecho penal reconoce como atenuante “ira e intenso dolor,” con lo cual la sabiduría popular admite que una persona en tales condiciones no suele pensar bien.

Pasa también que no todas las formas de ira son iguales. Hay amarguras, calentadas a fuego lento durante años, que degeneran en resentimiento y en un lenguaje de permanente desprecio y descalificación. El racismo, la xenofobia o las disputas étnicas y tribales dan abundantes muestras de este hecho. En la escala menor de tantas barbaries hay algo que también nos llega a todos, por lo menos como tentación: el prejuicio. Y no cabe duda de que ver a través de los lentes del prejuicio es a veces peor que no ver nada porque el ignorante está dispuesto a recibir y aprender mientras que el que está seguro de su visión sesgada solamente acepta lo que le confirme su propia perspectiva. Sobre ello nos enseña Cristo en Juan 9. Además, escoltando al prejuicio van la sorna, el sarcasmo, la burla cruel, la difamación, y otras enfermedades del alma, que empiezan por la lengua pero que no se detienen hasta envenenar el corazón.

Siempre me llamó la atención aquel versículo de advertencia en que nuestro Señor dice: “viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que así rinde un servicio a Dios” (Juan 16,2). Para mí en esto hay un aviso sobre cuánto puede la mente humana confundir lo más sublime con lo más sórdido. Y sería soberbia pura creer que uno, simplemente por ser quien es, jamás podría caer en ese pecado.

No pidamos a Dios que nos quite la indignación pero supliquémosle con toda el alma que otorgue pureza a nuestra intención y amor limpio para servirlo a Él y a su Santa Iglesia.

18.12.15

Una poesía de Adviento

De lo primero que voy a hacer


De lo primero que voy a hacer
si Dios me regala el Cielo,
es postrarme y agradecer
que me permitió conocer
amor marcado por su Sello.

De lo primero que voy a hacer
al verme en sus ojos bellos
es besar sus hermosos pies
que a bien tuvieron recorrer
esta tierra y este suelo.

De lo primero que voy a hacer
al ver a mi Señor y Dueño
es decirle, una y otra vez,
que por su gracia y su poder
hoy vivo aunque estuve muerto.

De lo primero que voy a hacer
el día del gozo inmenso
es cantar a Jerusalén,
y proclamar “Ciudad del Rey”
mi corazón, mi alma y mi cuerpo.

De lo primero que voy a hacer
al ver llegar a mi Maestro
es dejar que me enseñe Él,
con su Palabra y con su ser,
qué es amar con amor eterno.

Amén.

* * *

[Conoce cómo colaborar con Infocatólica,
o suscríbete a su boletín.]

19.07.15

Súplica Extrema

Muchos no entenderán de dónde brotan estas peticiones. Pero otros muchos sí lo comprenderán, y algunos incluso harán conmigo estas súplicas ante tanto dolor, tanta incoherencia y tan poca acción de parte de quienes deberían seguramente intervenir.

  • Que les arda la boca cuando digan otra mentira.
  • Que en sueños reales vean los cadáveres de los fetos que mandaron despedazar.
  • Que les fatigue su ocio vacío e irresponsable.
  • Que la sensación de absurdo por fin se haga evidente a sus almas hasta hacerles recapacitar.
  • Que se les peguen los labios con la próxima promesa falsa.
  • Que empiecen a sentir pánico de su horrendo rostro en el espejo, por tantas traiciones.
  • Que se despierten con algo muy amargo en la boca y se pregunten por el hedor de sus torpezas.
  • Que les canse en extremo otro pecado más y por fin levanten sus ojos al cielo.
  • Que en medio de sus discursos vanos y tramposos se les confunda la mente y un día recapaciten.
  • Que la ternura les dé aquella sorpresa que la crueldad jamás pudo darles.
  • Que se sientan ridículos por tantos engaños y que un niño pequeño se lo haga sentir.
  • Que tú hagas, Señor, lo que tengas que hacer pero que tus enemigos te busquen y al fin, con libertad y amor, te encuentren.

Publicado primero en mi cuenta de Twitter.

22.06.15

El descanso de Dios

Saludos, padre. ¿Qué significa el descanso de Dios (Génesis)? ¿Es lo mismo del descanso de Jesús en la barca? - E.R.M.

* * *

El descanso de Dios en el Génesis (capítulo 1) es en sí mismo una fuente de preguntas porque el Dios que todo lo puede no se supone que quede agotado, ni siquiera por el hecho de haber creado una obra magnífica como es el universo. Así que un punto de partida en el caso del Génesis es que este descanso no es un “reponer fuerzas” como si Dios pudiera estar necesitado de recuperarse.

Un clave interesante es observar que en la Biblia el trabajo siempre tiene carácter de “medio,” es decir: se trabaja para algo o para alguien. Trabajar no es un fin en sí mismo. por contraste, la palabra “descanso” nos invita, y casi obliga, a mirar cuáles son los “fines,” cuál es el “para qué” de nuestros esfuerzos, y aun de nosotros mismos, y del universo. En este sentido sí resulta razonable hablar de que Dios “descansa,” porque la contemplación de la belleza y bondad propias de la creación es un acto propio de Dios, propio de su conocimiento y de su amor. Por supuesto, eso le da también el sentido a nuestro propio descanso semanal, que en el caso de los cristianos corresponde al domingo, día de la Resurrección: santificar el domingo es no dejarnos encadenar por el “producir-consumir-entretenerse” que nos propone e impone el mundo.

¿Qué decir del descanso de Cristo en la barca? Claramente en este otro caso hablamos del cansancio con el que todos estamos familiarizados, es decir, el agotamiento de fuerzas propio de una labor dura. ¡Y pocas labores tan duras y exigentes como la que Cristo se impuso por amor a nosotros! En ese sentido, su reposo en la barca es una expresión viva de todo lo que ha entregado este buen pastor buscándonos a nosotros sus ovejas extraviadas y caprichosas. Por supuesto, es ese cansancio suyo lo que a nosotros nos conduce al verdadero “descanso,” es decir, a la comunión de amor con Dios, como fin y término último de toda nuestra vida. En este sentido hay una relación, aunque muy lejana, con el texto del Génesis.

29.04.15

Decálogo de Santa Catalina de Siena

01 No existe paz fuera de la verdad.


02 La vida cristiana empieza su camino en serio a partir del conocimiento de sí mismo a la luz de Dios.


03 O escogemos el Puente, que es Cristo, o nos devora el río, que es el torrente de las promesas falsas y amenazas falsas del mundo.


04 El que no arde de amor por la Iglesia que no piense que ama mucho a Cristo.


05 Todos han de tener inmenso aprecio por la celebración cotidiana, digna y fervorosa, de la Eucaristía.


06 Aprendemos a orar como aprendimos a hablar: oyendo a otros y repitiendo con sabiduría y amor.


07 Rechazar el camino de la obediencia es elegir el camino del capricho, y de ahí lo que sigue es muerte.


08 La vida de los consagrados es como el avance de un bote; quienes no tienen comunidad nadan solos.


09 Nuestra voluntad es tan débil como la distancia que nos separa de la voluntad de Dios: a mayor distancia, mayor debilidad.


10 La santidad es el fruto propio del bautismo, y por consiguiente, la meta natural de todo bautizado.

[Primero publicado en mi cuenta de Twitter.]