Modo de pronunciar la Plegaria euc. los sacerdotes, y de los fieles asistir

 sta teresa     Desgraciadamente vemos, padecemos, sufrimos, que la plegaria eucarística, casi siempre es la II, por ser la más breve tras una larga y enojosa y vacía homilía. Se recita la plegaria a la carrera, con un mínimo parón ritual para la consagración, pero corriendo en los demás textos como si no tuvieran importancia, ni valor, ni sentido para los fieles. “Es que se aburren”, decía uno que iba de pastoralista por la vida. Tal vez se aburrirían menos si se les hubiera explicado la Plegaria en catequesis y se celebrase ritualmente bien.

      La Plegaria eucarística entera, no sólo el momento santísimo de la consagración, merece todo honor y solemnidad en su recitación, canto, inclinaciones, etc.

       Para ello hace falta un convencimiento profundo: “En este momento comienza el centro y la cumbre de toda la celebración, esto es, la Plegaria Eucarística, que ciertamente es una oración de acción de gracias y de santificación” (IGMR 78). El centro y cumbre: no, no era la homilía pesada ni las moniciones; centro y cumbre es la Plegaria eucarística. Repitamos una vez más, con palabras de Benedicto XVI:

“La Plegaria eucarística es « el centro y la cumbre de toda la celebración ».[145] Su importancia merece ser subrayada adecuadamente” (Exh. Sacramentum caritatis, n. 48).

       Con ese convencimiento profundo, es fundamental pronunciar bien la Plegaria eucarística, con respeto, claridad, devoción, sin prisas, a un ritmo solemne y claro. A muchos sacerdotes hay que exigirles que el tono cálido y claro de sus homilías, o de cuando quieren dar interminables avisos, ese tono es el que deben emplear para recitar orando la gran Plegaria eucarística, y no ejecutarla mal en un par de minutos, como si fuera un estorbo para sí, para su creatividad personal frente a los fieles, y hubiese que despacharla como in-significante, carente de valor para los fieles y para el propio sacerdote. ¡Qué desperdicio! En cierto sentido, sería casi un sacrilegio esa recitación apresurada, irreverente, de la gran Plegaria eucarística.

     En la Misa, los sacerdotes -¡y Obispos, claro!- deben esforzarse por pronunciar bien, recitar orando, la Plegaria eucarística:

    “Como es obvio, para aprender a pronunciar bien, antes es preciso haber entendido el texto en su dramatismo, en su presente. Así también el Prefacio. Y la Plegaria eucarística. Para los fieles es difícil seguir un texto tan largo como el de nuestra Plegaria eucarística. Por eso, se han “inventado” siempre plegarias nuevas. Pero con Plegarias eucarísticas nuevas no se responde al problema, dado que el problema es que vivimos un tiempo que invita también a los demás al silencio con Dios y a orar con Dios. Por tanto, las cosas sólo podrán mejorar si la Plegaria eucarística se pronuncia bien, incluso con los debidos momentos de silencio, si se pronuncia con interioridad pero también con el arte de hablar.

     De ahí se sigue que el rezo de la Plegaria eucarística requiere un momento de atención particular para pronunciarla de un modo que implique a los demás” (Benedicto XVI, Encuentro con los sacerdotes de la diócesis de Albano, 31-agosto-2006).

      La gran Plegaria, centro y corazón de la Misa, debe ser proclamada, con voz alta y clara dicción, a la vez que con sentido espiritual y oración: el sacerdote se está dirigiendo a Dios mismo con la Plegaria, no es una monición para los fieles. Proclamar con espíritu orante, voz alta y clara, pausas y silencio, reverencia y unción espiritual:

     “Recuérdese que durante la plegaria eucarística no se deben recitar oraciones o ejecutar cantos. Al proclamar la plegaria eucarística, el sacerdote pronuncie claramente el texto, de manera que facilite a los fieles la compresión y favorezca la formación de una verdadera asamblea, compenetrada toda ella en la celebración del memorial del Señor” (Instr. Inaestimabile donum, n. 6).

     Juan Pablo II explicaba a los sacerdotes muy especialmente el valor de esta Plegaria eucarística, dignamente recitada, despacio y bien, como culto eucarístico y realización del sacrificio del altar:

    “Debemos también recordar que estos cambios exige una nueva conciencia y madurez espiritual, tanto por parte del celebrante –sobre todo hoy, que celebra “de cara al pueblo”- como por parte de los fieles. El culto eucarístico madura y crece cuando las palabras de la plegaria eucarística, y especialmente, las de la consagración, son pronunciadas con gran humildad y sencillez, de manera comprensible, correcta y digna, como corresponde a su santidad; cuando este acto esencial de la liturgia eucarística es realizado sin prisas; cuando nos compromete a un recogimiento tal y a una devoción tal, que los participantes advierten la grandeza del misterio que se realiza y lo manifiestan con su comportamiento” (Cta. Dominicae Cenae, n. 9).

     Ya se avisó, recién promulgadas las Plegarias eucarísticas en el Ordo del Misal de Pablo VI, la necesidad de pronunciarlas bien, orando:

    “Al recitar las oraciones, y sobre todo la plegaria eucarística, el sacerdote debe evitar, por una parte, un modo de leer árido y carente de variedad, y, por otra, un modo excesivamente subjetivo y patético de decir y de hacer” (Cta. Eucharistiae participationem, n. 17).

    El sacerdote orando, pronunciando bien la Plegaria eucarística, despacio, saboreando, consciente de lo que dice a Dios, estando delante de Dios.catedral

    Si se hace cantando mejor aún. Hay partes propias para que puedan ser cantadas y los domingos y solemnidades deberían entonarse: el Prefacio y el Sanctus, la aclamación memorial, el Por Cristo con su Amén solemne. Pero también hay otras partes musicalizadas para que el sacerdote -¡y el obispo!- canten en días solemnes: palabras de la consagración, el memorial, etc., que se encuentra musicalizado en apéndice del Misal e incluso en un CD para aprendérselo bien de memoria. La gran Plegaria eucarística no puede entrar en una cultura del descarte, marginándola. Hay que hacer todo lo posible por solemnizarla, incluso con el canto.

     ¿Y los fieles?

     Los fieles oran interiorizando lo que escuchan al sacerdote pronunciar, porque es la gran Oración de la Iglesia, que pertenece a todos pronunciada por los labios del sacerdote. Pero no es una actitud pasiva, sino profundamente activa: es silencio de adoración ante lo que se realiza en el altar. No son necesarias –están prohibidas- moniciones dentro de la Plegaria como tampoco cantos añadidos a la mostración del Cuerpo y Sangre del Señor ni fondos musicales sentimentaloides. Es adorar en silencio uniéndose contemplativamente:

     “La plegaria eucarística es el centro y el culmen de toda la celebración, por eso es escuchada con reverencia y en silencio, sin fondos musicales, debiendo el celebrante, por su parte, evitar cualquier precipitación.

    Los fieles toman parte en ella por medio de las aclamaciones previstas en el mismo rito. Desde el punto de vista pastoral, es aconsejable alternar todas las plegarias eucarísticas autorizadas, no recurriendo siempre a la plegaria eucarística II por razones de brevedad” (Directorio litúrgico, “Las misas de radio y televisión”, n. 30).

     ¿Eso no es ser mudos y pasivos espectadores? No. Al revés. Es participar interiormente uniéndose al rito eucarístico en su momento sublime, y participar orando, adorando, en silencio contemplativo, porque participar no es hacer cosas exteriores.

    “La asamblea, sin embargo, no permanece pasiva e inerte; se une al sacerdote con la fe y el silencio, y manifiesta su adhesión a través de las diversas intervenciones previstas en el desarrollo de la plegaria eucarística: las respuestas al diálogo del prefacio, el sanctus, la aclamación después de la consagración y el “Amén” final, después del Per ipsum, que también está reservado al sacerdote. Este “Amén” en particular ha de resaltarse con el canto, dado que es el “Amén” más importante de toda la misa” (Instr. Inaestimabile donum, n. 4)

      La gran Plegaria eucarística es pronunciada solemnemente, con claridad; todos los demás se unen en un silencio interior, místico podría decirse, sin que nada lo interrumpa, ni cantos ni órgano sonando como si éste tuviera que rellenar o entretener: “Solamente ella [la plegaria eucarística] debe resonar, mientras que la asamblea, reunida para la celebración litúrgica, mantiene un silencio religioso” (Cta. Eucharistiae participationem, n. 8).

    El Misal es sumamente claro: “La Plegaria Eucarística exige que todos la escuchen con reverencia y con silencio” (IGMR 78).

      Los fieles se unen a la plegaria eucarística:

-con las respuestas y cantos previstos: diálogo del prefacio, canto del Sanctus, aclamación y el gran “Amén” final;

-en silencio religioso;

-estando de pie y con atención, y de rodillas para la consagración;

-ofreciéndose con Cristo al Padre por manos del sacerdote.

 

11 comentarios

  
Fulgencio
Padre, ¿es correcto tocar el himno nacional u otro canto en la consagración o inmediatamente al terminar la consagración? Gracias.

*++++++++

JAVIER:

La costumbre en todo caso es tocar el himno al mostrar el Cuerpo y la Sangre del Señor, reconociéndole como Rey de Reyes y Señor de Señores.

Pero, en absoluto, un canto al mostrar las Sagradas Especies o al terminar la consagración.
07/07/20 11:20 AM
  
Raúl de Argentina
Padre, más de una vez he presenciado que a la elevación del Cuerpo y de la Sangre, el sacerdote dice "Señor mío y Dios mío", respondiendo lo mismo la Asamblea. Entiendo que esto es incorrecto y que en todo caso debe ser una expresión íntima del sacerdote y/o de los fieles. ¿Correcto ?

*********************+

JAVIER:

Correctísimo. Es una expresión íntima, una jaculatoria del corazón, no de los labios y en voz alta.
07/07/20 3:59 PM
  
Karina
Adoración, postración, silencio reverente, entrega a Dios, por la oración sacerdotal...contemplación... el misterio de la Santa Misa en su centro, la plegaria eucarística. Que podamos vivirla con plenitud, oración y adoración intensa y fervorosa.. que cada misa sea un anticipo del cielo en la tierra, y que cada sacerdote con su vida de oración y el pueblo de Dios todo así lo viva.

*************************

JAVIER:

¡¡Así es!! Así sea siempre
07/07/20 4:28 PM
  
maru
Así es , P. Javier: pronunciar bien, para que todos los presentes se enteren bien de las palabras que recita el sacerdote y, efectivamente, cuando no se entiende algo, resulta aburrido. Y, como.vd.bien dice, el silencio es muy importante y una forma de intervenir, aunque para muchos, intervenir, es subir al ambón.

*****************

JAVIER.

¡¡Eso es!! Subir al ambón y, como todo el mundo sabe, multiplicar es leer una monición de lo que sea y para lo que sea, o llevar una ofrenda "simbólica" .... ¡¡Ay Señor!!
07/07/20 5:04 PM
  
Pedro 1
Padre Javier: En mi diócesis hay un sacerdote que comienza la Misa diciendo "celebramos esta Santa Misa por Manuel y Juliana, que han partido a la Casa del Padre. ¿No le parece una exhibición inoportuna de sus artes adivinatorias o espiritistas? La celebra en la Santa Iglesia Catedral.
Esta misma persona cuando pronuncia la consagración habla con la voz muy ronca, muy bajito y dejando transcurrir no menos de un segundo entre palabra y palabra, y cada una de ellas muy lentamente. Dura como unas tres o cuatro veces más que en un sacerdote vulgar. Que Dios me perdone, pero a mí me parece que hace el ridículo. Es como la interpretación de un pésimo actor que sobreactúa por la parte dramática.
Supongo que lo hace con la mejor intención del mundo y por impresionar a los "espectadores".
¿No deberían los otros sacerdotes mostrarse compasivos y darle alguna lección al respecto? Claro que este señor debe saber que es el rarito de las consagraciones raras.
Lógicamente, sólo he ido a sus celebraciones unas tres veces. Ahora lo evito por mi bien.

******************

JAVIER:

La rúbrica dice que "las palabras del Señor han de pronunciarse claramente y con precisión, como lo requiere la naturaleza de las mismas palabras", por tanto con solemnidad y vocalizando bien pero sin caer en ese exceso de patetismo de dejar pasar segundos entre una palabra y otra, esa excesiva lentitud... y luego se suple -como he visto en algunos- en aligerar recitando el resto de la Plegaria.
07/07/20 8:35 PM
  
Javier Sánchez Martínez
En respuesta a Pedro1:

¡Se me había pasado contestarle esto en su momento! Las artes adivinatorias de los sacerdotes son como las de un gato de escayola. Nadie sabe si están ya o no en la casa del Padre; la Iglesia ora y encomienda a los difuntos. Celebrar la Misa por "X que ya está en la casa del Padre" es ridículo e inútil. No digo nada encima de aquellos que dicen "ha vuelto (retornado) a la casa del Padre": ¿acaso estuvo allí antes o fue creado de la nada? ¿No era el Hijo el que estaba en el seno del Padre y retornó por su santa resurrección?
08/07/20 1:18 PM
  
claudio
Te pregunto Padre, por qué no se usa normalmente el Canon Romano ?

****************************

JAVIER:

Veo principalmente dos razones:

-comodidad: usar siempre la II porque es más breve y rápida. Estos señores curas prefieren sus homilías largas, pero el Rito eucarístico rapidito

-ignorancia: desconocen que las rúbricas lo aconsejan para Solemnidades y Fiestas del Señor y de la Virgen y de los santos que se nombran en el Canon
08/07/20 6:35 PM
  
Ángel
Gracias por su artículo, padre Javier. Como siempre, muy enriquecedor.
En el último apartado, sobre cómo participan los fieles, ¿podría añadirse este punto?:
-ofreciendo a Cristo en su corazón al Padre como sacrificio perfecto, en favor de la Iglesia y la humanidad entera, para obtener la reconciliación con Dios y el don del Espíritu.

***************************

JAVIER:

Sí, sin duda. Para ello expliqué y glosé durante más de 15 artículos la plegaria eucarística, sus frases, incidiendo en ofrecernos junto con Cristo
08/07/20 10:08 PM
  
Ezequiel Silva
Padre, acá en Brasil, desde la segunda edición del Misal, se utilizan aclamaciones en la plegaria eucarística para los fieles. Creo que es un caso único en el mundo. La verdad es que se rompe el ritmo de la plegaria y se pierde un poco el sentido del sacerdocio ministerial, como si fuera una parte más de la misa en la que todos deben contestar. Esperemos que la tercera edición, que aún no ha sido publicada en Brasil, no tenga esas aclamaciones. Un ejemplo en la Plegaria II:

"Celebrando, pois, a memória da morte e ressurreição do vosso Filho, nós vos oferecemos, ó Pai, o pão da vida e o cálice da salvação; e vos agradecemos porque nos tornastes dignos de estar aqui na vossa presença e vos servir.
T: Recebei, ó Senhor, a nossa oferta!

E nós vos suplicamos que, participando do Corpo e Sangue de Cristo, sejamos reunidos pelo Espírito Santo num só corpo.
T: Fazei de nós um só corpo e um só espírito!

Lembrai-vos, ó Pai, da vossa Igreja que se faz presente pelo mundo inteiro: que ela cresça na caridade, com o Papa (N.), com o nosso Bispo (N.), e todos os ministros do vosso povo.
T: Lembrai-vos, ó Pai, da vossa Igreja!"

Su bendición.

*++++++++++++++++++++

JAVIER:

HOrrible. La gran oración sacerdotal se convierte en un diálogo constante de aclamaciones... Desfigura su naturaleza. ¡Qué cosa más fea!
09/07/20 2:11 AM
  
claudio
Estimado Padre, la comodidad en el uso de la Plegaria II es mala consejera pero la ignorancia es gravísima y demuestra la falta de control del Liturgo del lugar que es mucho más grave.
Es que a la Liturgia o se la ama profundamente en razón de Cristo o pasa a ser un mero libreto de un espectáculo.
11/07/20 5:10 PM
  
francisco
Padre Javier ¿ esta bien hacer interiormente essta oracion o reflexion al terminar la consagracion ? Padre eterno te ofrezco esta Viztima propiciatoria , agradable a tu presencia, que es Cristo Jesus y con El aceptanos a todos nosotros pecadores con nuestra pobrezas y miserias.
Que Dios le bendiga.

*************

JAVIER:

En privado, podrá decir y rezar lo que le parezca. Pero, si se fija, esa jaculatoria es una anticipación del resto de la plegara eucarística, de lo que va a rezar el sacerdote. ¿Por qué no esperar mejor a unirse a la gran Oración que va a seguir pronunciando el sacerdote tras la consagración?
13/07/20 7:16 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.