10.05.21

6.05.21

Jesucristo, nuestro único Dueño y Señor

¡Qué raro suena a los oidos modernos eso de que Cristo es mi Amo, mi Dueño y mi Señor! ¡Pero lo es! A los modernos, oír hablar de obediencia, sumisión, etc, les chirría. El hombre moderno quiere ser amo y señor y no quiere servir a nadie, porque los conceptos de la Revolución de libertad e igualdad chocan contra cualquier tipo de dependencia o desigualdad. Y, paradójicamente, solo quien tiene a Cristo como Dueño puede ser realmente libre. Y quienes se creen libres, despreciando a Cristo, en realidad son esclavos del Príncipe de este Mundo.

Como hemos señalado en artículos anteriores, aquí hay dos bandos, dos banderas, dos ciudades: hay trigo y hay cizaña.

El mundo moderno ha hecho suyo el pecado de nuestros primeros padres: quieren ser como Dios, quieren cumplir su propia voluntad, hacer lo que les dé la gana y no obedecer a Dios, a quien desprecian hasta odiarlo.

Y unos pocos queremos dejar claro que no queremos hacer nuestra voluntad, sino la de Dios (“hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”, rezamos cada día); que no queremos autodeterminarnos, sino cumplir los Mandamientos; que no queremos ser señores de nosotros mismos (“autoposeernos”, dicen los modernos), sino simples siervos de Dios. No es que ya seamos santos – somos pobres pecadores – pero queremos ser santos y rogamos al Señor que nos dé su gracia y nos cuente entre sus elegidos: como dice San Pablo, “estoy firmemente convencido de que, quien inició en vosotros la buena obra la irá consumando hasta el Día de Cristo Jesús.” (Filipenses 1, 6)

Leer más... »

21.04.21

Recen por Alejandro, se lo suplico

Tengo un niño en el Colegio a quien tienen que operar pasado mañana, viernes, y es una cuestión delicada. Tiene catorce años. Es uno de nuestros niños, a los que quiero más que a mi vida. 

Rezar por alguien es amarle. Y yo amo a ese niño, como amo a sus compañeros y a todos los niños que el Señor me ha encomendado para que los cuide y los eduque en el colegio que dirijo. Y los amo entrañablemente: sin postureos ni imposturas.

Por eso les ruego que, aunque ustedes no lo conozcan como lo conozco yo, por caridad, recen por Alejandro, para que este niño que está enfermo sane y se recupere pronto, si esa es la voluntad de Dios. Porque Dios siempre quiere lo mejor para sus hijos y se compadece y llora ante la enfermedad de los suyos. Supliquemos al Señor, que sabe dar cosas buenas a quien se las pide y que nos ha dicho que ni un solo pelo de la cabeza se perderá. Recemos con insistencia, a tiempo y a destiempo, para que, aunque sea por pesados e inoportunos, el Señor, que es justo y bueno, escuche nuestra súplica.

Y recemos también por sus padres y su hermano para que el Señor les dé fortaleza, fe y esperanza y sientan el amor de Dios y el nuestro en estos momentos de dificultad y sufrimiento.

Viernes, 23 de abril

Alejandro ha entrado en el quirófano a primera hora de la mañana. Dios quiera que todo vaya bien y que el Señor conceda su gracia a los cirujanos para que la operación sea un éxito.

Ya les iré comunicando.

La operación ha salido bien. Le han extirpado el tumor y parece ser que ha sido un éxito. Demos gracias a Dios.

Muchísimas gracias por sus oraciones. 

18.04.21

Sobre Judas Iscariote, L'Osservatore Romano y el Pecado Mortal

Dicen los evangelios que “de lo que rebosa el corazón, habla la boca". Así que es normal que el traidor justifique la traición y que quienes pretenden vender la Iglesia a los poderes de este mundo recomienden leer la obra de Robert Hugh Benson, Señor del Mundo. Así sabemos a qué atenernos.

No debe sorprendernos que quienes traicionan a Cristo elogien a quien lo traicionó: se identifican mucho con él. Por lo visto era el caso de don Primo Mazzolari, el párroco de Bozzolo, que al parecer en 1958 predicó una homilía en el Jueves Santo justificando a Judas Iscariote. Y todo ello no lo habríamos llegado a saber si L’Osservatore Romano no nos lo hubiera contado el pasado Jueves Santo.

«Pobre Judas —comenzó el sacerdote. Yo no sé qué le habrá pasado en el alma. Es uno de los personajes más misteriosos que encontramos en la Pasión del Señor. Tampoco trataré de explicarlo, me conformo con pedirles un poco de piedad por nuestro pobre hermano Judas. No se avergüencen de asumir esta fraternidad. Yo no me avergüenzo, porque sé cuántas veces he traicionado al Señor; y creo que ninguno de ustedes debería avergonzarse de él. Y al llamarlo hermano, nosotros usamos el lenguaje del señor. Cuando recibió el beso de la traición, en el Getsemaní, el Señor le respondió con esas palabras que no debemos olvidar: ‘¡Amigo, con un beso traicionada Hijo del hombre!’».

«¡Amigo! Esta palabra —continuó Mazzolari— nos indica la infinita ternura de la caridad del Señor, también nos hace comprender por qué yo en este momento lo he llamado hermano. Dijo en el Cenáculo, no les llamaré siervos, sino amigos. Los Apóstoles se convirtieron en los amigos del Señor: buenos o no, generosos o no, fieles o no, siempre serán los amigos. Nosotros podemos traicionar la amistad de Cristo, Cristo nunca nos traiciona, nunca traiciona a sus amigos; incluso cuando no lo merecemos, incluso cuando nos rebelamos contra Él, incluso cuando lo negamos, ante sus ojos y su corazón, nosotros seremos siempre amigos del Señor. Judas es un amigo del Señor incluso en el momento en el que, besándolo, consumaba la traición del Maestro».

Leer más... »

15.04.21

Los Derechos de Dios

“Ciertamente es justo y necesario afirmar y defender los derechos del hombre, pero antes es preciso reconocer y respetar los derechos de Dios. Descuidando los derechos de Dios se corre el riesgo, ante todo, de anular los del hombre. «Cuando, por el contrario, faltan ese fundamento divino y esa esperanza de la vida eterna ―sigue afirmando el Concilio―, la dignidad humana sufre lesiones gravísimas» (Gaudium et spes, 21).”

Juan Pablo II

 

Esto no es de recibo:

El jesuita Thomas Reese pide que se prohíba a los niños y jóvenes asistir a la Misa tridentina y menosprecia el dogma eucarístico

Ni esto:

Un obispo alemán invita a sus sacerdotes a bendecir uniones gays: no habrá consecuencias

Y esto menos aún:

Rebelión abierta en Alemania: sacerdotes anuncian que bendecirán parejas homosexuales el 10 de mayo

Leer más... »