La pitonisa, mujer objeto

“Sucedió que al ir nosotros al lugar de oración, nos vino al encuentro una muchacha esclava poseída de un espíritu adivino, que pronunciando oráculos producía mucho dinero a sus amos.
Nos seguía a Pablo y a nosotros gritando: «Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, que os anuncian un camino de salvación.»
Venía haciendo esto durante muchos días. Cansado Pablo, se volvió y dijo al espíritu: «En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella.» Y en el mismo instante salió.
Al ver sus amos que se les había ido su esperanza de ganancia, prendieron a Pablo y a Silas y los arrastraron hasta el ágora, ante los magistrados; los presentaron a los pretores y dijeron: «Estos hombres alborotan nuestra ciudad; son judíos y predican unas costumbres que nosotros, por ser romanos, no podemos aceptar ni practicar.»
La gente se amotinó contra ellos; los pretores les hicieron arrancar los vestidos y mandaron azotarles con varas. Después de haberles dado muchos azotes, los echaron a la cárcel y mandaron al carcelero que los guardase con todo cuidado”. (Hechos 16,16-23)

Es una delicia observar en este texto como San Pablo pone en evidencia la superioridad del poder de Jesucristo ante esta plaga de adivinos, magos, médium, espiritistas, etc. dominada por la fuerza del demonio, que entonces, como ocurre hoy en día, tiene un gran numero de seguidores.

Pero, hay algo más. El apóstol San Lucas aprovecha el episodio de la pitonisa no solo para manifestar la superioridad del mensaje de Jesucristo ante el poder maligno de la superstición, sino para demostrar al pueblo de Filipos su comprensión ante esta joven esclava, se supone que al servicio de los sacerdotes paganos, exorcizándola y jugándose la vida en defensa de su dignidad explotada.

Si leemos con atención estas palabras, resulta de tremenda actualidad la defensa de la dignidad de esta esclava; ya que podemos suponer que dadas sus cualidades adivinas, se habría pagado por ella un alto precio, y sus amos se lucraban económicamente gracias a ella, convirtiéndola en lo que en pleno siglo XXI se considera una mujer objeto.

“Al ver sus amos que se les había ido su esperanza de ganancia” la reacción es inevitable. Son capaces de denunciar al apóstol públicamente, con doblez engañosa, aludiendo a falsas injurias salidas de la boca del apóstol para no rebelar su verdadera intención: Vale la pena difundir mentiras contra el bien que perder los privilegios. Si para evitar que las arcas mengüen hay que dejar por el camino el respeto que la mujer se merece convirtiéndola en mujer objeto, no hay problema alguno.

Como ya pasaba en la época del apóstol, hoy 2.000 años después, el complejo de superioridad que muchos hombres tienen hacia la mujer, tiende a colocarla en un segundo plano, y a tratarla como mujer-objeto que pertenece al hombre y que tiene que acatar con una sumisión mal entendida su voluntad sin condiciones.

Pues bien, como nos muestra este pasaje de los Hechos de los Apóstoles, San Pablo, cansado ya de esta situación, nos habla de respeto, de igualdad y de dignidad. La repulsa que siente hacia todo tipo de violencia contra la mujer utilizándola como reclamo no le permite dejar pasar la ocasión y “dijo al espíritu: En nombre de Jesucristo te mando que salgas de ella “, para que vuelvan a brillar en la mujer endemoniada su valor intrínseco, sus cualidades, valores, cultura, feminidad, ternura, intuición, esfuerzo… que nunca nadie tendría que haber violado.

Y al igual que entonces, hoy es Benedicto XVI el que afirma: ” Hay lugares y culturas en los que la mujer es discriminada y minusvalorada sólo por el hecho de ser mujer, en los que se recurre incluso a argumentos religiosos y a presiones familiares, sociales y culturales para defender la disparidad de los sexos, en los que se perpetran actos de violencia contra la mujer, haciendo de ella objeto de malos tratos o de abusos en la publicidad y en la industria del consumo y de la diversión. Ante fenómenos tan graves y persistentes parece más urgente todavía el compromiso de los cristianos para que se conviertan por doquier en promotores de una cultura que reconozca a la mujer la dignidad que le compete, en el derecho y en la realidad concreta. (Discurso a los participantes del Congreso Internacional «Mujer y varón, la totalidad del humanum» el 10 febrero 2008)

10 comentarios

  
RNA
"....la mujer es discriminada y minusvalorada sólo por el hecho de ser mujer.........se recurre incluso a argumentos religiosos...."

qué barbaridad, cómo es posible, no me lo puedo creer
29/08/08 11:51 AM
  
S
Y España, en tanto que entidad política tendrá que dar cuenta del apoyo que mediante la "alianza de civilizaciones" da a la mayor fuerza discriminadora de la mujer de los últimos 2000 años: el islamismo.
29/08/08 7:12 PM
  
ciudadano
No hay peor ciego que el que no quiere ver.
Ese tipo de discriminación no necesariamente de orden religioso, aunque tambien, sigue existiendo en nuesro pais, aunque no queramos verlo.
Vayan por cualquier barrio en donde vivan gitanos y podran verlo sin necesidad de entrar en su intimidad.
Hablen con cualquiera de nuestro hermanos musulmanes, incluso los más integrados en nuestra cultura siguen teniendo un concepto de la mujer que hace siglos occidente superó.
Podriamos seguir con otros grupos y etnias, ya que no son estos los únicos, pero para ejemplo creo que es suficiente.
Naturalmente en vez de asumir el "to er mundo es güeno", y despues asombrarnos cuando ocurre alguna agresión grave deberiamos de observar y corregir los pequeños hechos cotidianos, esos que aparentemente no tienen importancia.
Solo como ejemplo, ¿han observado que en la España del siglo XXI las mujeres árabes no caminan junto a sus maridos, sino varios pasos por detrás?
30/08/08 11:35 AM
  
ana
Estoy de acuerdo con S
31/08/08 12:07 AM
  
Eva María
Coincido con otro lector en evitar pseudoerudiciones y leer, como él dice, por ejemplo:

"Pablo, perfil psicológico de un apóstol", de Darío Gutiérrez Martín. Acercamiento a la personalidad de san Pablo a través de sus Cartas y del relato de los Hechos de los Apóstoles. El libro expone, en primer lugar, los datos que tenemos sobre san Pablo y las ideas madre de su pensamiento. A continuación, se centra en las características más sobresalientes de su psicología: su fuerza de voluntad, su actividad misionera, su solicitud por todas las personas. Los últimos dos capítulos abordan los temas de la armonía e integración de su personalidad y de la universalidad que empapa todo su ser y su pensar. (BAC, Madrid, 1999).

Y,

"San Pablo, heraldo de Cristo" de Josef Holzner,
Donde, dentro de las limitaciones lógicas de un libro escrito hace 70 años, se conjugan hábilmente exégesis, teología y filosofía, historia, geografía y arqueología. (Herder, Barcelona, 2007, 16ª imp., 560 págs.)

Adiós amigas y amigos,
Eva María
31/08/08 5:58 PM
  
Eva María
Sra. Falaguera:

También le quería decir que gracias por sus aportaciones en este blog. Son chispa y acicate para formarnos mejor. Le sugiero un tema muy de actualidad, de especial sensibilidad para muchas familias:
John McCain elige a Sarah Palin, madre de familia numerosa, con un hijo Síndrome de Down, como posible vicepresidenta de los USA. Lo encuentro genial!!!
Cordialmente,
Eva María
31/08/08 6:09 PM
  
RNA
Eva María, ¿qué son pseudoerudiciones? ¿qué las caracteriza? , por ejemplo ¿qué sería pseudoerudición?
31/08/08 10:36 PM
  
Miguel Serrano Cabeza
Hace tiempo que leí el Holzner. Me gustó mucho.
05/09/08 8:13 PM
  
Reme
Perdonar que no haya contestado a vuestros comentarios estos dias.La reentré está siendo más dificil de lo que creia.
Estoy de acuerdo con los que comentais que el libro de de Josef Holzner es una joya de recomendable lec tura en este año paulino.

En mi comentario a este texto del Evangelio digo que "San Pablo, cansado ya de esta situación, habla de respeto, de igualdad y de dignidad" ¡No quiero ni pensar en que estado de indignación se pondría si viera lo que está ocurriendo estos dias en nuestro pais con la nueva ley de los "nacidos para matar"!
07/09/08 8:49 PM
  
anna
***--
para tomar como ejemplo del abuso de un amujer está bien usar este pasaje de la biblia pero en el campo de la teología habla de otro hecho, en todo caso en ese tiempo , el hombre que busca lucrar económicamente pues tomará tanto al hombre o la mujer para su cometido viendo los "poderes" que tiene.
02/03/13 6:39 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.