31.08.22

Mons. Ricardo Coronado analiza la persecución a la Iglesia en Nicaragua y sus antecedentes

Mons. Ricardo Coronado Arrascue, J.C.D. actualmente es Vicario Judicial del Tribunal Interdiocesano para las Diócesis de Cajamarca y Chachapoyas y la Prelatura de Chota en Perú. Ha ejercido la docencia en tanto en seminarios de Perú como Estados Unidos. En USA se desempeñó por 17 anos como Vicario Judicial y Canciller de la Diócesis de Colorado Springs. Hizo sus estudios eclesiásticos en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Hizo estudios de derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Obtuvo la Licencia en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de México y el Doctorado en la Universidad Pontificia de Salamanca, España.

Como perfecto conocedor de las dictaduras marxistas en América analiza brevemente la situación actual de Nicaragua.

Mons. Ricardo Coronado Arrascue, J.C.D

¿Qué valoración hace de la persecución a la Iglesia en Nicaragua?

Los últimos eventos ocurridos en Nicaragua han despertado una alarma que parecía ya silenciada desde décadas atrás. El interés que esto despierta se vincula directamente con los derechos originarios del ser humano, los cuales han sido, sino negados, si conculcados por los regímenes totalitarios que han amenazado a la convivencia pacífica de las sociedades a las cuales les niegan la oportunidad de su desarrollo cívico. Para quienes, por diversas razones, les interese el derecho eclesiástico del estado, las violaciones ocurridas en Nicaragua no pueden sino ser ocasión del mayor repudio y condena.

La detención arbitraria e ilegal del obispo de Matagalpa Mons. Rolando José Álvarez Lagos y sus colaboradores es el resultado de un itinerario sinuoso del marxismo en Iberoamérica y su relación con la Iglesia católica.

¿Cuáles son los antecedentes de esta persecución?

En el primer gobierno (1985-1990) de Daniel Ortega tuvo como entusiastas participantes a los sacerdotes Miguel D’Escoto Brockmann, quien fue canciller del régimen, a Fernando Cardenal, quien fuera entonces ministro de educación, así como a los colaboradores como el sacerdote y guerrillero Gaspar García Laviana y el poeta Ernesto Cardenal, entre otros. No era infrecuente que en recintos de la Iglesia se traficaran armas y se gestaran acciones armadas. El génesis de todo este movimiento se veía justificado al parecer de sus gestores por la lucha contra la dictadura de Anastasio Somoza y sus constantes violaciones de los derechos fundamentales. Muchos católicos y clérigos consideraban justa y laudable la lucha armada y se unieron al Frente Sandinista de Liberación Nacional. Esta afiliación consistió también en hacer propio el análisis marxista y la ideología promovida por el partido. Esto se hizo aun más posible gracias a la popularidad que había hallado en el campo teológico y académico la llamada Teología de la Liberación.

En este contexto los sandinistas y en particular los regímenes liderados por Daniel Ortega solo conciben como legítima la acción de la Iglesia cuando apoya a sus intereses y a su ideología.

Leer más... »

30.08.22

Beatriz Silva McNamara analiza su libro El Camino: 12 lecciones para nuestro peregrinaje espiritual

Beatriz Silva McNamara nació en Madrid en 1.958 donde creció e hizo sus estudios de Derecho y Master en Derecho Comunitario, en el Centro de Estudios Universitarios San Pablo (C.E.U.). Desde 1.985 vive en EEUU y ella y su marido tienen seis hijos.

Asistente administrativa en la Agregaduría de Defensa en Washington D.C., profesora de español y además con una activa participación en distintos voluntariados: colaboradora en la Asociación de San Vicente de Paúl de asistencia a los más necesitados, consejera en el Centro de ayuda a mujeres embarazadas (AIM Women´s Center) y tutora y miembro del grupo para evangelización de jóvenes en la Universidad Franciscana de Steubenville en Ohio. Además, durante los últimos veinte años, ella y su marido, han participado en el programa de preparación para el Sacramento del matrimonio en su parroquia.

En esta ocasión le entrevistamos sobre su libro “El Camino: 12 lecciones para nuestro peregrinaje espiritual” (Libro bilingüe inglés/español).

¿Por qué decidió escribir un libro sobre el Camino de Santiago?

En el verano del 2017 mi marido Ron, yo y tres de nuestros seis hijos, finalmente conseguimos hacer realidad uno de nuestros sueños y andar en diez días 280 km. del Camino Francés, desde Astorga a Santiago de Compostela.

Esta experiencia compartida con familia y tantos peregrinos que nos encontramos en nuestro caminar hacia nuestro destino final, Santiago de Compostela, estuvo tan llena de lecciones útiles y necesarias para nuestro peregrinar en la vida que, tras volver a casa, me sentí llamada a compartir mis vivencias.

Mucho se ha escrito sobre el Camino. ¿Qué es lo que tiene su libro de especial?

Naturalmente se han escrito volúmenes por expertos durante siglos acerca del Camino de Santiago, su historia, su transcendencia espiritual, las magníficas iglesias y capillas, pueblos y ciudades que forman parte hoy de las distintas rutas que llevan a Santiago.

Yo no soy una experta teóloga o historiadora, pero si soy hija, esposa, madre, hermana y amiga católica y como tal escribo con gran humildad con la esperanza de que todo aquello que yo experimenté y aprendí, pueda servir para animar al menos a uno de mis compañeros peregrinando en el camino de la vida, hacia nuestro destino final: ¡La Vida Eterna!

Es curioso que comparte con los lectores 12 lecciones, curiosamente el número de los apóstoles.

Sí, el número 12 es de gran relevancia en nuestra vida cristiana y en términos bíblicos significa “elección”.

Por eso se habla de las 12 tribus de Israel, esto quiere decir que eran tribus “elegidas”; también se agrupan en 12 los profetas menores del Antiguo Testamento. El Evangelio menciona 12 apóstoles de Jesús, “los elegidos” del Señor. El Apocalipsis habla de 12 estrellas que coronan a la Mujer (la Santísima Virgen), 12 puertas de Jerusalén, 12 ángeles, 12 frutos del árbol de la vida … y 12 fue el número de lecciones “elegidas o seleccionadas” por mí, que encontré en las pequeñas anotaciones de mi libreta tras finalizar el Camino.

¿De todas las lecciones cuál considera la más esencial de todas?

De todas las lecciones aprendidas, para mi sin lugar a dudas la más destacada, fue el darme cuenta de que lo más importante en la vida para continuar caminando, a pesar de las dificultades, es el saber con certitud “a donde vamos”.

En el Camino, todos los peregrinos no tienen duda, no existe necesidad de preguntar a donde nos dirigimos, todos vamos a Santiago y para llegar, nos hemos preparado y hemos invertido mucho tiempo, dinero etc. Y estamos dispuestos a poner todo el esfuerzo necesario para llegar allí.

Leer más... »

29.08.22

Raúl Posadas habla de la vida del P. Gago, llamado el santo de la radio, hoy en proceso de beatificación

Entrevistamos a Raúl Posadas, persona muy cercana al Padre José Luis Gago de Val O.P., que nos habla de sus cualidades humanas y virtudes, virtudes que vivió hasta el heroísmo con una vida de entrega, coronada con la edificante aceptación de su dolorosa enfermedad.

¿Cómo fue su relación con el Padre Gago y que legado espiritual le dejó?

Tuve la fortuna de disfrutar una relación muy estrecha con él, por el vínculo familiar que nos unía – era el hermano de mi madre –. Mantuvo siempre una presencia muy intensa en nuestras vidas. Yo diría que era el “alma mater” de la familia y lo sigue siendo, aunque no esté físicamente entre nosotros. Cada encuentro y conversación con él eran luz y guía en nuestras vidas. El legado que nos dejó fue un modelo de ser hombre en la tierra sembrando el Reino de Dios en cada minuto de su vida.

¿Qué anécdotas le marcaron más de su trato íntimo con él?

Yo diría que su exquisito sentido del humor. Siempre tenía en su boca una fina ironía, constantemente acogedora y nunca hiriente. Alegraba las fiestas familiares con pequeños chascarrillos al hilo de esta o aquella anécdota. Tras la cena de Nochevieja, abuelos, padres y nietos hacíamos una fiesta de disfraces, en la que él se disfrazaba con el mismo ahínco e ilusión como el primero de los niños. Su alegría era contagiosa.

¿Cómo surgió la iniciativa de iniciar su proceso de beatificación?

El Padre Gago no dejó impasible a ninguno de quienes se cruzaron con él en el camino. Su vida, sorprendente en cada detalle, se vio culminada con una larga enfermedad en la que dio un testimonio de fe que sorprendió a propios y extraños. A su funeral, celebrado el 24 de diciembre de 2012, acudieron cientos de personas venidas de todas las partes de España. Fueron varias las personas que se pusieron en contacto con la familia solicitando “…algún objeto que hubiera pertenecido al Padre Gago…”. Luis del Olmo lo definió como “…el santo de la radio…”. Antonio García Barbeito decía de él que “Fue la referencia más cercana que tuve de Dios en mi vida”. En otra ocasión diría que “…comprendí lo que era la encarnación del Amor de Dios al conocerle”. Desde el primer momento, existió un sentir general de que había partido al Padre un alma especialmente bendecida por la Gracia de Dios.

Tras una primera consulta al Cardenal Blázquez (arzobispo de Valladolid que conoció personalmente al Padre Gago), éste sugirió la conveniencia de que se recogieran testimonios que pudieran documentar su fama de santidad. Aquel proceso derivó en la recopilación de más de 60 pruebas documentales. En septiembre de 2019 un nutrido grupo de personas, en su mayoría procedentes del mundo de los medios de comunicación, decidieron establecerse como persona jurídica – la Asociación Padre Gago – para constituirse como parte actora y promover ante la diócesis de Valladolid la apertura de su causa. Tras los trámites pertinentes y la petición del «Nihil Obstat» ante la Santa Sede, el Cardenal Arzobispo de Valladolid, abrió la fase diocesana de la causa el 19 de junio de 2021.

Leer más... »

27.08.22

Laus Deo. La nueva revista que pretende recuperar el legado de la Iglesia Católica

Estamos de enhorabuena. En estos días se presenta la nueva revista digital católica, Laus Deo ( https://lausdeo.es) un proyecto editorial repleto de sentido que se pone en marcha con la ilusión de dar a conocer el legado y la doctrina de la Iglesia.

Después de tanto tiempo en el que se pretende vaciar de contenido y poner en duda las grandes aportaciones de la religión cristiana, fundamentales para comprender nuestra cultura y tradiciones, los editores de Laus Deo han dado un paso al frente en su deseo de hacer justicia y recuperar el recuerdo de los grandes pensadores católicos que, en contra de lo que pretenden transmitir desde distintos medios, anticiparon el nacimiento de los derechos humanos y el desarrollo científico. En dicha revista también se analizará el pensamiento de los padres de la Iglesia y los grandes teólogos que intentaron comprender la naturaleza de Dios por medio de la razón, el papel que tuvo la Iglesia a la hora de comprender el legado histórico y artístico de Occidente, la labor asistencial de la Iglesia y el recuerdo de muchas tradiciones que han pasado de padres a hijos desde tiempos inmemoriales.

Laus Deo, a cuyo frente encontramos a Juan Pablo Perabá y a Antonio J. Candado Aguado, continúa y complementa la labor iniciada con la revista hispanista Laus Hispaniae. En primer lugar, “porque (en palabras de Juan Pablo Perabá) estamos convencidos de que la idea de España va unida, desde el origen, al cristianismo, y más concretamente al catolicismo. En segundo lugar, porque esa leyenda negra antiespañola que siempre hemos querido combatir está íntimamente ligada con el odio a la Iglesia”.

Leer más... »

26.08.22

Rafael Ortega habla de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E)

Rafael Ortega, presidente de UCIP-E, es periodista y Catedrático Extraordinario de Medios de Comunicación de la Universidad Católica San Antonio de Murcia. Doctor en Ciencias de la Información por la UCM. Fue Director del Congreso y Jornadas Católicos y Vida Pública.

Háblenos de cómo nace la UCIP-E y con qué finalidad.

UCIP-E nace de la necesidad de encontrar una asociación que responda los valores del Evangelio, dentro del mundo de la comunicación. En 1982 nos reunimos varias decenas de profesionales católicos, convocados por don Antonio Montero para dar forma y vida a la Uníón Católica de Informadores y Periodistas de España, que en estos momentos esta unida a SIGNIS Internacional, que acaba de celebrar su 22 Congreso Mundial en Seúl.

Sin duda una gran iniciativa de Mons. Antonio Montero, que ha dado frutos…

Monseñor Montero fue un visionario y es y ha sido nuestro ejemplo y guía para todas nuestras actuaciones. Ahora, ya desde la Casa del Padre sigue con esa guía permanente y sus indicaciones de entonces continúan marcándonos el camino a seguir.

¿Cuál es el balance de la labor de la institución desde su fundación?

El balance es positivo, aunque el momento del asociacionismo en España está en sus momentos más bajos. El hecho, por ejemplo, es que con la decena de Universidades Católicas en España, con sus correspondientes Facultades de Comunicación, los alumnos no quieren entrar en asociaciones de uno u otro signo. Lo más doloroso para mí es que las propias Universidades pasan un poco del tema.

¿Qué supone presidir en la actualidad esta institución que ha tenido tantos prestigiosos miembros?

Presidir UCIP-E es un privilegio, sobre todo en los momentos actuales, donde hay tanto respeto a pertenecer a una asociación. Mis antecesores han sido y son eminentes periodistas españoles. Algunos han fallecido como Homero Valencia, Rafael González y Vicente Alejandro Guillamón, son los que nos acompañan desde la Casa del Padre, y otros como Laura Otón, José María Legorburu, Manuel Cruz, Eugenio Nasarre, Elsa González, etc son ayuda permanente.

Leer más... »