22.04.21

Impactante testimonio de la Hermana que cuidó a Monseñor Guerra Campos

La obediencia, me envió como enfermera, a cumplir con esta honrosa misión de cuidar al que fue Obispo de Cuenca, D. José Guerra Campos.

Llegué a Madrid desde Sentmenat con el P. Turú el 4 de Mayo. Oí por primera vez su bien timbrada voz a través del portero automático: “Sííí", así contestaba siempre al descolgar el teléfono, al oír el timbre o golpes en su puerta. Se abrió la del 6º D y apareció el Sr. Obispo sonriente, bajo su prominente nariz. Siempre con la prestancia de su sotana; ‘¡Ah, Antonio! ¿Qué tal hicieron el viaje?’. Su aspecto era enfermizo, ¿cansancio?, ¿sufrimiento?, las dos cosas. Alrededor de su esbelta figura, y alumbrado por una tenue luz, aparecían montones de papeles, libros, cajas, objetos de recuerdo … La humedad y el polvo habían hecho mella, también en las paredes y techos. Denotábase así la pobreza y el desprendimiento con que vivía, pues, siendo como era tan ordenado y pulcro en todo, se vió obligado a habitar el piso en esas condiciones por las prisas del traslado. Y ahora ni él, ni su prima Mª del Pilar que le acompañaba, podían hacer más.

A través del pasillo nos condujo a la habitación de Dª Mª del Pilar, pero antes de llegar abrió la puerta anterior a la suya y visitamos a Nuestro Señor. Sin dejar de sonreír hizo las presentaciones debidas y después, bajando los ojos, nos explicó la historia clínica de su prima y su estado actual, pausadamente y con todo detalle, como hacía siempre. D. Antonio se marchó al día siguiente y yo empecé mi misión. A las 21h terminé la primera jornada y concluí con un ‘diagnóstico’ claro de la situación. Mª del Pilar tenía una demencia senil galopante que estaba acabando con las fuerzas físicas y anímicas de D. José . Primero fue su marcha de Cuenca en Junio, rápida e inesperada porque así le obligaron a hacerlo, después su dolencia cardiaca, que se alivió con la implantación de un marcapasos en el mes de Abril, pero de cuya intervención no pudo recuperarse debidamente por verse obligado a atender a su prima. Se volcó en ella, abandonándose a sí mismo por completo. Dª Mª del Pilar se puso al servicio de D. José cuando éste ejercía sus ministerios en Santiago, luego le siguió a Madrid, Cuenca y ahora… otra vez aquí; a su misión se entregó en cuerpo y alma, compartía y luchaba a su lado en todo y por todo.

Los días pasaban y la situación se hacía insostenible. Ella extremadamente inquieta, hablando sin cesar de día y de noche y él soportando alegre y mansamente esta inestabilidad. Yo estaba las doce horas del día junto a la cama de Mª del Pilar, que no podía andar, y si me ausentaba en algún momento por alguna razón de necesidad inmediatamente me llamaba (con otros nombres), hasta que acudía. Rezábamos Laudes, Vísperas, el Rosario, le leía a Sta. Teresita … Algunos días me seguía, incluso a veces eso le tranquilizaba y se dormía, pero sólo algunos días … D. José solía estar en su despacho y en cuanto ella le llamaba: D.José, acudía pacientemente, le hacía algunas reflexiones o le hablaba de sus cosas en Cuenca, como ignorando su desequilibrio mental, le escuchaba al principio pero luego seguía su ritmo otra vez … Muy a menudo se sentaba encima de su cama (porque nunca consintió que yo le cediera mi hamaca de playa, el único asiento que había en la habitación) y hablábamos; aunque él me preguntaba cosas, era yo la que normalmente le escuchaba y en ocasiones se me encogía el alma mientras le oía, con la emoción , al ver que vivía en una pobre habitación de un piso también pobre de Madrid. Estas idas y venidas de su despacho a la habitación eran frecuentes en un día. Nunca dejó de acudir a la llamada de Mª del Pilar.

Poco a poco fui descubriendo su exquisita sensibilidad por las cosas de Dios, que se traducía en una gran caridad con el prójimo. Nada más abrirme la puerta por la mañana me preguntaba si había descansado y cenado bien y si había hecho bien el viaje hasta allí, pues tenía que andar un trozo desde la parada del autobús y eso no le gustaba. Cada día, sin excepción, me lo preguntaba. Una tarde estaba yo planchando, aprovechando media hora que Mª del Pilar se quedó dormida, en una habitación donde estaban los muebles del comedor … y más cosas, entre ellas una montaña de ropa para planchar; la planchadora estaba colocada de manera que yo quedaba de espaldas a la puerta, con la persiana entreabierta se veía a media luz. De repente se encendió la lámpara, me giré y me encontré con el Sr. Obispo: “Aquí hay muy poca luz", dijo, dio media vuelta y volvió a su despacho, que estaba situado en el otro extremo del pasillo. Otro día estaba en la cocina lavando los platos, con agua fría, e inesperadamente apareció su mano por delante de mi y abrió el grifo de la caliente. Me quedé tan gratamente sorprendida que cuando quise darle las gracias ya había desaparecido. Pensaba luego cómo se habría dado cuenta, miré hacia arriba…¡claro!, el calentador estaba apagado. Cada minuto pasado a su lado ha sido un ejemplo de vida. Mª del Pilar y yo oíamos su Misa desde la habitación. El levantaba la voz y salía al pasillo para leer las lecturas. Luego venía a darnos la paz y la Comunión (a ella sólo cuando estaba en condiciones). El primer día le dije que no comulgaría porque ya lo había hecho por la mañana. Sin embargo me ofreció la Sagrada Forma mojada en la Sangre Divina, diciéndome: “Está Vd ejerciendo un servicio especial". Y así todos los días. Vivía pobremente, no porque no pudiera hacerlo mejor, sino porque era verdadero discípulo de Cristo que nació, vivió y murió pobre. Lo único que le importaba, como me dijo un día, era buscar el Reino de Dios y su Justicia, enseñándome que ésta no es otra cosa que la verdadera caridad con el prójimo.

Leer más... »

20.04.21

Juan Manuel Cotelo busca financiar su nueva película sobre la familia, un proyecto alegre y estimulante

INFINITO + 1 ha logrado producir cada una de sus películas gracias a personas que se han sumado a esta misión con generosidad y confianza. En esta ocasión buscan producir una película sobre la familia, en donde se cuentan historias estimulantes, positivas, preciosas, divertidas y emocionantes.

En una semana, han logrado recaudar el 25% del objetivo. Aún queda el 75% para que puedan iniciar el rodaje. Cualquiera que desee ayudarles a producir esta película, puede hacerlo a través de este enlace: www.infinitomasuno.org/familia¡INFINITAS GRACIAS!

Una película muy oportuna, primero por ser el año de la Familia y también por ser una célula básica de la sociedad, hoy tan atacada…¿Infinito +1 tenía que estar en esa trinchera?

No me convence la metáfora de la trinchera, porque implica esconderse, protegerse y disparar. Nosotros somos más de campo abierto, sin camuflaje, a la vista de todo el mundo y sin ninguna agresividad. Ni atacamos, ni nos defendemos. Sencillamente, contamos historias estimulantes, positivas, preciosas, divertidas, emocionantes, a quien quiera escucharlas y verlas. La familia está ciertamente atacada, desde la política y los medios de comunicación. Nos contaminan con mensajes que son muy perjudiciales. Con la boca, los políticos y los medios dicen maravillas sobre la familia… pero en la práctica, promueven políticas y mensajes de entretenimiento que fomentan la ruptura familiar. Por ejemplo, se nos ha vendido que la infidelidad, la promiscuidad, es una maravilla, una diversión estupenda. Pero en la realidad, generan un sufrimiento terrible a las personas, a las familias. Podemos hacer chistes sobre estos temas… pero cuando el chiste se traduce en una situación real de infidelidad, deja de tener gracia.

¿Mostrar la belleza familiar es la mejor manera de ayudar a aquellas familias que estén atravesando una crisis?

No sé si es la mejor forma, pero sin duda es estimulante mostrar que el amor fiel es posible y merece la pena. Nos han contagiado el pesimismo en las familias, hasta hacernos creer que amarse toda la vida es un imposible o una cuestión de suerte, para algunos afortunados. Pero no es cierto. Amar es servir. Amar es sacrificarse. Amar es darse. El problema surge cuando se identifica amar con un sentimiento placentero incompatible con el sufrimiento. La medida del verdadero amor a alguien es la capacidad de sacrificio por esa persona. Si sólo amamos cuando es fácil… poco amaremos. Nosotros queremos mostrar la belleza y la alegría del amor sacrificado, generoso, fiel, capaz de superar cualquier dificultad. El amor por el que merece la pena vivir y morir. Todos los amores fáciles, tienen fecha de caducidad.

Tengamos la fiesta en paz. ¿A qué tipo de fiesta se refiere?

A la fiesta de sentirse deseado, amado, escuchado, comprendido, guiado, perdonado. A la fiesta del amor, tal como lo describe San Pablo: un amor que no juzga, que no lleva cuenta de las faltas, que es paciente, pacífico…

¿Quiénes son los principales aguafiestas de la familia?

Cualquiera de nosotros podemos estropear la fiesta familiar, de muchas formas. Quejándonos constantemente cuando algo nos disgusta, por ejemplo. O exigiendo a nuestros familiares una perfección inalcanzable, que estropea la convivencia. Siendo vagos, estando más pendientes de ser servidos, que de servir. Hablando mucho y escuchando poco. Trabajando a todas horas en casa, sin dar importancia al tiempo de juego, de descanso, de distracción. Todas estas actitudes estropean la fiesta familiar. Todo eso es previo a grandes problemas posteriores como la indiferencia, la infidelidad o la violencia. Si ponemos la medida del amor en aspectos sencillos y cotidianos, lo normal es que nunca nos enfrentemos a los graves problemas. Y si descuidamos esos pequeños gestos, será normal que un día nos encontremos con algún problemón.

Leer más... »

16.04.21

El P. Gonzalo Raymundo fue mi compañero de clase. Una vida muy edificante y santa. Pidamos por su alma

El pasado miércoles amanecía con la triste noticia del fallecimiento del P. Gonzalo Raymundo, sacerdote de los Heraldos del Evangelio, una persona muy querida para mí, pues fue mi compañero de COU en el Instituto Miguel Servet de Zaragoza y un buen amigo. Por aquella época un servidor estaba alejado de la fe y Gonzalo con su celo apostólico, ejemplo y sus buenos consejos me fue acercando al buen camino con mano de hierro y guante de seda.

Recuerdo perfectamente que providencialmente me tocó compartir pupitre con él en una esquina de la clase en la última fila. Despertó mi curiosidad el hecho de que leía libros en portugués y que le gustaba mucho la heráldica y las partituras de música. Gonzalo era muy alto y delgado. Me llamaba la atención que siempre llevaba un bocadillo muy grande, pues me decía que el guerrero debe coger fuerzas para la batalla, que él no era calvinista.

Yo le preguntaba por sus aficiones y él siempre me decía que eran los grandes ideales que le habían inculcado en el club católico a donde iba, algo que fue despertando mi deseo de frecuentar ese club.

La sede de la entonces Tradición Familia Propiedad (TFP) estaba muy cerca del instituto, un sencillo chalet en la calle Maestro Estremiana de Zaragoza. Gracias a Gonzalo no tardé mucho tiempo en frecuentar la sede y quedé fascinado por la espiritualidad de la TFP y su fundador Plinio Corrêa de Oliveira. Gonzalo me enseñó a amar a la Iglesia y a la cristiandad, cuyo apogeo se produjo en la Edad Media, que yo hasta entonces creía un época oscura.

Gonzalo me animaba a ser miembro del grupo, aunque en aquella época no estaba dispuesto a dejarlo todo para ser miembro de la TFP. A pesar de mi inconstancia, frecuenté la sede durante varios años e hice varios viajes y campamentos con Gonzalo. Fue una época maravillosa con él de la que guardo un gratísimo recuerdo y me marcó de por vida para bien.

Gonzalo fue clave en esta época de mi vida y me presentó a muy buenos amigos, entre ellos a Gustavo Villarrubia, con el que conservo una buena amistad. El propio Gustavo me informó de la enfermedad y muerte de Gonzalo. En enero me animó a escribirle unas líneas de apoyo en las que le decía que rezaría por él, cosa que el Padre Gonzalo agradeció mucho.

Tras esta introducción necesaria para explicar mi fuerte vínculo de amistad con él, quiero hablar de cómo era Gonzalo para edificación de los que lean estas líneas. Quiero escribir cosas muy bonitas y florituras, pero no puedo…pareciera que Gonzalo me inspira a ser sencillo y directo como era él.

Gonzalo era un hombre de Dios, una persona recta, íntegra, un perfecto caballero cristiano. Una persona que creo que siempre fue casta y valoraba como un gran tesoro la santa pureza y así lo transmitía. Un católico coherente y cabal, muy recto, muy enamorado de Dios y de la Iglesia, detestaba, con santa ira, el pecado, el error y toda herejía, aunque era muy dulce y caritativo en su apostolado. Era un gran apóstol, muy humilde y cercano y con gran sentido del humor. Atesoraba muchas virtudes, una gran devoción a la Virgen y a la Eucaristía. Tenía, como he dicho, verdadero horror al pecado y una gran gravedad y peso sus palabras y su vida.

Recuerdo que una vez enfrente de la Basílica del Pilar me preguntó que haría si se me caía una estatua encima y estuviese agonizando y le contesté que llamar a un médico. Me respondió que estaba fuera de la pista, pues era más importante llamar a un sacerdote. Así era él, un hombre que tenía muy claro que el alma valía más que el cuerpo y que la vida era muy seria, pues en ella se dirimía nuestro destino eterno, algo que siempre me repetía.

Perdí el contacto con él durante varios años, especialmente cuando nuestros destinos geográficos se separaron, aunque siempre me quedó su recuerdo y su buen ejemplo como el mejor de los legados. Acabo de ver emocionado el vídeo de homenaje que les ofrezco a continuación. Así era él, grave y profundo, pero muy sencillo y cercano, un gran apóstol e intuyo que un santo, con una vida ejemplar y una aceptación heroica de su enfermedad. Sólo me queda pedir oraciones por su eterno descanso, pues así nos lo enseña la Iglesia por más que creamos que era un santo varón.

Por Javier Navascués

Breve semblanza

El P. Gonzalo nacía en la ciudad de San Sebastián en 1971; posteriormente cursó sus estudios en Zaragoza, São Paulo y en Roma; siendo ordenado diácono por el Cardenal Arzobispo de São Paulo, D. Odilo Pedro Scherer y sacerdote el 30 de septiembre de 2010.

D. Gonzalo residió durante muchos años en Camarenilla y allí además de dirigir el coro y la banda de música de los Heraldos del Evangelio, fue superior de la Casa. Organizó diversas Misiones Marianas en parroquias de la Archidiócesis, así como conciertos catequéticos en varios pueblos. También, como sacerdote, fue invitado a presidir la Eucaristía en fiestas patronales de algunas parroquias. “Era muy conocido y querido en nuestra archidiócesis de Toledo” subraya José Alberto Rugeles, Heraldo del Evangelio residente en Camarenilla.

Extraordinariamente dotado para la música, hizo de ella una herramienta de evangelización. En Roma prestó sus servicios en la Casa de Procura y los últimos años ha trabajado en Centroamérica como misionero en varios países. Allí, su fallecimiento ha producido una gran consternación.

Enfrentó la enfermedad con resignación y gallardía, dando a quienes le cuidaron en sus últimos meses, ejemplo de fe, de entereza y de preocupación mayor por quienes le atendían que por sí mismo. Ofreció su vida por las necesidades de la Santa Iglesia, y en las manos maternales de María Santísima, a quien había consagrado su vida y su sacerdocio”. Así explica Rugeles los momentos de su enfermedad.

15.04.21

Juan Carlos Corvera reflexiona sobre el XI Congreso de la Familia y Docentes Católicos, evento organizado por la Fundación Educatio Servanda

Juan Carlos Corvera a sus 51 años está casado y es padre de 4 hijos. Emprendedor empresarial y social. En su etapa profesional en el mundo de la empresa puso en marcha y gestionó varias compañías en diversos sectores, recibiendo varios premios como directivo. Desde 2007 hasta hoy iniciador y presidente de la Fundación Educatio Servanda, a la que se dedica por completo desde el año 2013 promoviendo nuevos centros educativos y relanzando los ya existentes de otras instituciones católicas. Educatio Servanda tiene obras educativas en las diócesis de Madrid, Getafe, Toledo, Almería y Cádiz.

Pueden inscribirse en el Congreso a través de la web: www.educatioservanda.org

¿Qué supone la organización del XI Congreso de la Familia y Docentes Católicos y qué importancia tiene su consolidación?

El Congreso anual de Educatio Servanda está muy consolidado. No sólo porque contamos ya con su undécima edición sino porque en estos años se ha constituido como uno de los Congresos de referencia en el mundo educativo y de la familia en España.

El Congreso supone para nosotros una oportunidad para reflexionar internamente sobre el tema de cada año y también una ventana de formación para aquellos que quieren participar de nuestras reflexiones.

Pareciera que cada año es más necesario que el anterior por los feroces ataques a la familia por parte de la ingeniería social anti cristiana…

Las leyes ideológicas que ya se han aprobado y las que se tramitan en este momento están conectadas entre sí. Responden a un único proyecto de ingeniería social que pretende cambiar la sociedad. Y para cambiar la sociedad la familia estorba. El ataque a la familia es el instrumento para conseguir ese fin.

Por eso todas estas leyes pretenden destruir a la familia embistiendo contra sus estructuras fundamentales, deconstruyendo los vínculos familiares entre padres, hijos, abuelos, nietos….

En primer lugar la llamada ley Celaá es un gran ataque a la ley natural y a la patria potestad. ¿Por qué es importante hacerle frente?

La Ley Celáa sobre todo es un ataque directo a la libertad de educación de los padres, un atropello del artículo 27.3 de la Constitución Española, porque excluye la elección de los padres de los criterios de asignación de colegio para nuestros hijos. Por eso fue tan necesaria la movilización de la plataforma MasPlurales en la que participamos desde el principio. Esa movilización ha herido de muerte a la octava ley educativa de nuestra democracia. Es muy mala noticia decir que habrá una novena ley, pero sería mucho peor que los efectos más dañinos de esta lleguen a tener grandes consecuencias.

Leer más... »

14.04.21

Resumen de las intervenciones de la VII Jornada de estudio, organizada por la Fundación Casa de Misericordia de Barcelona

Las intervenciones de la VII Jornada de estudio, organizada por la Fundación Casa de Misericordia de Barcelona (FCMB), estuvieron centradas en los retos y dificultades que ha afrontado el sistema educativo desde el inicio de la pandemia.

El salón de actos del edificio de Fomento del Trabajo de Barcelona ha acogido una serie de mesas redondas y ponencias con el tema central de la relación entre el Covid-19 y su repercusión en la educación de los más jóvenes.

Dentro de la jornada denominada El impacto del Covid en la infancia y la juventud, el Cardenal de Barcelona, Juan José Omella, llevó a cabo una introducción con un discurso basado en la fraternidad en estos momentos difíciles: “Como dice el Papa Francisco, solo saldremos de esta pandemia si sabemos caminar y remar juntos, y si sabemos ayudar solidariamente a los más necesitados”.

Y es que, para Omella, el papel de los jóvenes a la hora de afrontar el Covid-19 es fundamental porque “muchos dicen que los jóvenes son el futuro de la sociedad y de la Iglesia, pero como dice el Papa, los jóvenes son el presente de la Iglesia y de la sociedad”.

La primera mesa redonda de la jornada estuvo centrada en las repercusiones que ha tenido la pandemia sobre la educación en los últimos meses, donde muchos estudiantes se han quedado sin la posibilidad de seguir su ritmo de aprendizaje creando lo que muchos denominan “brecha digital”.

Pese al esfuerzo de los profesionales de la educación para adaptarse al medio, para María Calvo de la Real Academia Europea de Doctores, no fue suficiente para que todos los estudiantes siguiesen las enseñanzas de forma telemática, por lo que los menos favorecidos fueron víctimas de una desigualdad destacable a la hora de acceder a sus estudios.

Más de la mitad de los centros educativos españoles no estaban preparados para afrontar las clases de forma telemática.

Según los datos aportados, 1.600 millones de estudiantes se quedaron sin poder asistir a clase debido al Covid-19 y más de la mitad de centros educativos en España no estaban preparados para continuar con las clases de forma telemática: “La educación tiene el reto ético y técnico de tener en cuenta la diversidad y la complejidad. Debemos ser capaces de alcanzar niveles de calidad y conseguir detectar y favorecer el talento diferenciado”. Por todo ello, la pandemia “ha planteado un reto importante para seguir adelante. Hemos aprendido mucho este año”, afirmaba la Doctora Calvo.

Por su parte, José Ramón Calvo, también miembro de la Real Academia Europea de Doctores, aportó una visión diferente a la conversación añadiendo el factor del cambio climático, que según su intervención ayuda a la transmisión de virus y enfermedades, como por ejemplo el Covid-19.

El cambio climático favorece a las pandemias porque crea condiciones ambientales favorables para los vectores de enfermedades”. Además de eso, el Doctor Calvo afirmó que “la pérdida de biodiversidad actúa como catalizador para la expansión del virus y las enfermedades infecciosas”.

La comunicación digital y la Iglesia

Miriam Díez, periodista de Aleteia, llevó a cabo una ponencia sobre la comunicación digital y los retos que afronta la Iglesia a la hora de adaptarse a la nueva realidad informativa que se plantea en nuestra sociedad. Una realidad telemática que se ha acelerado con la llegada de la pandemia del Covid-19.

Pese a la situación propuesta por la crisis epidemiológica, según Díez “no se trata de dividir a las personas y su realidad entre lo que es real y lo que es virtual, se trata de que esa persona esté informada por canales diversos”.

Para ello, la Iglesia afronta el desafío de entrar de lleno en el mundo digital: “La presencia de la iglesia en el mundo digital no es opcional, no es algo que se tenga que discutir si es necesario o no, porque la Iglesia no es una entidad que está jugando en otra liga, está jugando en este mundo”.

Ante esto, Díez apuntó que es muy importante que la Iglesia esté “cerca de las personas siempre”, y que sepa responder a las necesidades de las nuevas generaciones, más adaptadas a las nuevas tecnologías y que exigen un cambio de paradigma en la comunicación entre Iglesia y sociedad: “Los nativos digitales son muy exigentes con la iglesia. Quieren una Iglesia interactiva, dialogante, que no tenga una autoridad dictatorial”.

Pese a esta renovación que exigen los nuevos tiempos, para la periodista de Aleteia, la Iglesia no debe perder sus valores. Debe haber renovación, pero fiel a los principios originales, de la institución, “donde la misericordia sea la palabra de orden, donde el perdón sea lo que diferencie a los católicos del resto”.

Y en cuanto a cómo hacerlo, la periodista apuntó: “El mundo digital no es solo Internet”, y que el papel de la Iglesia es “estar siempre cerca de las personas”.

El impacto del Covid en la salud de los jóvenes

En la segunda mesa redonda de la jornada se realizó una mirada transversal a los efectos del Covid-19 en la salud de los jóvenes, tocando varios ámbitos en los que los niños y los adolescentes se han visto afectados por la pandemia.

Todo ello pese a que el efecto del virus ha sido inferior en las personas con menos edad. En cuanto a la causa que ha podido provocar que los niños hayan quedado prácticamente exentos del virus, la ponencia del Doctor Manuel Cruz, catedrático de pediatría, apuntó a la vacunación de la triple vírica como posible atenuante del Covid-19, lo que ayudaría a reforzar el calendario de vacunación como solución a posibles futuras situaciones parecidas.

En cuando al apartado de la salud mental, en comparación con anteriores pandemias, el aislamiento se ha convertido en más comunitario y menos duro, pero la mente y las emociones siguen siendo un punto a tener en cuenta a la hora de evaluar los daños de la pandemia en nuestra sociedad.

El impacto emocional del Covid no se puede medir”, apuntaba el Doctor Xavier Buqueras, médico psiquiatra, quien también destacaba que “hay que diferenciar entre los enfermos mentales antes del Covid y las patologías provocadas por el Covid”, puesto que ha habido enfermos mentales que han visto agravadas sus patologías y otros que las han desarrollado como fruto de la soledad y el alejamiento de la vida social provocadas por el Covid, con la soledad y la nostalgia como los dos elementos principales que han generado problemas mentales en los jóvenes durante la pandemia.

El médico pediatra Joaquín Callabed sacaba algunas conclusiones de lo que ha sido el Covid-19 para la sanidad en general. “La pandemia ha dejado al descubierto importantes déficits estructurales, asistenciales y de gestión en muchos casos. En el ámbito sanitario y económico los resultados han sido muy malos. Habrá que buscar soluciones nuevas”.

Y, ¿de cara al futuro? El Doctor Adalbert Marqués, presidente de Medicos Cristianos de Catalunya apunta a tres posibles escenarios: “optimista, intermedio y pesimista. Lo que va a definir cual es el que se dé es la implantación de medidas más eficientes, las vacunas y la aparición de fármacos”.