Sigue el acoso a quienes atienden a los pobres en la calle

Barcelona responde a las críticas por las amenazas a los Jóvenes de San José anunciando inspecciones de sanidad

Àngel Miret, gerente del área de calidad de vida del consistorio barcelonés, ha anunciado que, con la llegada del verano y las altas temperaturas, el Ayuntamiento de Barcelona va a controlar los productos que las entidades sociales sirven semanalmente en las calles de Barcelona para comprobar su estado, sobre todo los derivados del huevo, las salsas y los productos frescos. La medida llega después de que los Jóvenes de San José denunciaran que el ayuntamiento les prohibía dar asistencia social a los pobres en las calles.

(David Palacios/La Vanguardia) Àngel Miret, gerente del área de calidad de vida del consistorio barcelonés ha afirmado que «estas acciones suponen un riesgo para la salud de las personas» y que algunas asociaciones que sirven comida en la calle reparten de forma usual tazas de sopa o comidas preparadas, que no pasan ningún control de calidad ni por ninguna cadena de frío y que pueden convertirse en un foco de intoxicación.

En el caso que se detecte alguna anomalía, se impedirá que se sirva el alimento y se informará a la Agencia de Salud Pública de la ciudad. «No vamos a obligar a nadie a que no pueda dar de comer en la calle, pero no vamos a permitir que haya alimentos que estén en malas condiciones y en riesgo de intoxicación», sentencia Miret.

El Ayuntamiento de Barcelona ha expuesto la voluntad de controlar el trabajo que realizan las más de 230 entidades que facilitan alimentos a las personas con falta de recursos de la ciudad. A parte de la elaboración de una única lista de distribución de alimentos –los necesitados van a un supermercado donde se centralizan los productos qua aportan la mayoría de entidades– el consistorio tiene el foco puesto en la decena de asociaciones que existen en la ciudad que se dedican a repartir comida a pie de calle, la mayoría de ellas nacidas durante los últimos tiempos en los que el número de personas sin techo ha aumentado de forma considerable.

El Ayuntamiento convocó recentemente una reunión con todas estas asociaciones con el fin de exponerles soluciones alternativas al reparto de comida al aire libre. «Respetamos estas iniciativas solidarias pero se produce una distribución de alimentos de forma arbitraria», destaca Miret, que califica estas iniciativas como fruto del «impulso repentino». Algunas de las asociaciones presentes en la reunión han destacado que la actitud inicial del Ayuntamiento fue la de advertirles del futuro de sus actividades. «Nos dieron a entender que deberíamos dejar de atender a los indigentes en la calle y que si esta labor continuaba tomarían medidas al respeto», afirma Marcos Vera, presidente de Jóvenes de San José, una asociación que reparte dos veces al mes comida en la Plaza de Catalunya . «Al principio tenían un tono amenazante», explica José, coordinador del Movimiento Seglar Pacianista. Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han negado esta actitud y han mostrado su interés en cooperar con ellos y encontrar soluciones.

Durante más de dos horas, los responsables de los servicios sociales municipales propusieron a las entidades alternativas como la cesión de locales municipales para llevar a cabo su actividad o la colaboración e integración de sus voluntarios en comedores sociales de entidades como Cáritas, Arrels o del propio ayuntamiento, y así «dignificar» la entrega de alimentos en lugares alejados de la calle. «El lugar en el que se de la comida no lo hace indigno. Nos da igual repartir alimentos en una plaza o en un salón de actos, y hemos de hacerlo en el sitio donde los más necesitados estén cómodos», afirman desde el Santuario de Santa Gema, que todos los jueves ofrecen bocadillos a un centenar de personas en la vía pública. «Mientras haya alguien en la calle, encuentro digno que los ayudemos», añade Meritxell Pellez, de la Comunidad de San Egidio.

Trabajo social

Miret destaca que el reparto de comida «ha de ir ligado a un acompañamiento social», aspecto que en estos casos no se suele producir, y reconoce que «la prestación de servicios que hacen estas entidades no es necesaria, ya que tienen poca incidencia y los servicios sociales municipales tienen capacidad para atender a todas las personas». Jordi Roglà, presidente de Caritas Barcelona, valora positivamente estas iniciativas aunque recuerda que no es bueno «que se formen colas para ir a buscar comida, sino que es mejor tener una hora asignada como ya se hace en los comedores sociales. Roglà incide también en que «el reparto de comida entre los más necesitados ha de ir acompañado de un plan de trabajo». Muchas de las personas que acuden a los comedores sociales improvisados en la calle padecen enfermedades que pueden ser tratadas gracias a la acción de los servicios sociales. Según el consistorio barcelonés, un 40% de los sin techo padece patologías mentales o adictivas que podrían solucionarse a través de la mediación de un asistente social.

Las asociaciones, por su parte, defienden su labor. «Hay gente de la calle que necesita mucho más que un bocadillo o una taza de café», relata Meritxell Pellez, que todos los jueves reparte comida a los más necesitados con la Comunidad de San Egidio. «No sólo se dan alimentos, sino que también les ofrecemos una dosis de afecto y acercamiento», destaca José del Santuario Santa Gema. «Necesitan de nuestro afecto, y nosotros se lo damos», afirma también Marcos Vera de los Jóvenes de San José. «En un comedor social la persona come y se va, sin ser escuchada», afirman desde la asociación Vida Abundant.

Además, estas entidades alertan que los comedores sociales están masificados y que muchos sin techo no quieren pasar por los trámites y las entrevistas que realizan los servicios sociales para determinar la ayuda que necesitan. «Prefieren estar con nosotros porque no nos perciben como trabajadores institucionales», señalan. «Una de las cosas que no quieren es control, buscan libertad y anonimato», recuerda José del Santuario Santa Gema.

Algunas entidades creen que el hecho de querer unificar el reparto de comida fuera de la calle se debe a la imagen que puede provocar en los turistas las colas de personas esperando su turno en los comedores improvisados en los principales puntos turísticos de la ciudad; una consideración que el Ayuntamiento desmiente. «Esta acción es solidaria y no queda feo», destaca Meritxell Pellez de la Comunidad de San Egidio. «Los turistas se quedan sorprendidos de nuestra labor y se interesan por ello», concluye.

De la calle al comedor

De las asociaciones consultadas, tan sólo una ha barajado de momento la opción de colaborar en un comedor social situado en el centro de la ciudad y que hace dos semanas ha inaugurado un turno de cenas diarias. Los responsables del Santuario de Santa Gema visitarán en los próximos días este comedor para dar el visto bueno e iniciar su actividad allí, aunque por el momento no eliminarán el reparto de comida en la calle que llevan haciendo todos los jueves en Plaça de Catalunya desde hace más de 35 años. «Cuando veamos el comedor, propondremos a los indigentes que atendemos que vayan allí y veremos cuál es su repuesta», destaca José, coordinador del Movimiento Seglar Pacianista.

Otras asociaciones están pendientes de que el Ayuntamiento les cite a una segunda reunión para proponerles una solución. «Estamos abiertos a propuestas, aunque antes de tomar ninguna decisión tenemos que estudiarlas», destaca Emmanuel Cerradura, presidente de Vida Abundant. Todas las entidades coinciden en que los propios usuarios del servicio son los que tienen la última palabra y la mayoría de ellas consultarán un posible cambio de ubicación con los sin techo. «Entendemos que el consistorio quiera reorganizar la distribución de comida» afirman desde el Movimiento Seglar Pacianista. «Tanto el Ayuntamiento como las asociaciones que damos de comer a los más necesitados queremos el bien de estas personas», destaca el presidente de Vida Abundant. Otras entidades, como los jóvenes de San José, se han mostrado más críticos y defienden el futuro del reparto de la comida en la calle: «Tenemos nuestra propia identidad, nuestra forma de ser, no estamos cometiendo ningún delito», afirma Marcos Vera.

Aumenta un 50% las quejas relacionadas con servicios sociales

La Síndica de Greuges de Barcelona ha recibido 160 quejas sobre aspectos sociales en los primeros meses del año 2013, el mismo número que se registró en todo el año pasado, por lo que se prevé batir un récord en este tipo de reclamaciones. La mayoría de ellas, según destaca la síndica Maria Assumpció Vilà, denuncian «la lentitud de los servicios sociales y la no resolución de los problemas de los más necesitados». También se han producido denuncias «por el protocolo de los permisos de alimentación en comedores sociales que dan los servicios sociales». La mayoría de los denunciantes lamentan que el permiso solo dure 3 meses y que la renovación se retrase en ocasiones.

Colaborar con los Jóvenes de San José

Para colaborar con la Asociación de Jóvenes San José, se pueden enviar donativos a la siguiente cuenta de La Caixa:

2100 0718 59 01 00860562

IBAN: ES67 2100 0718 5901 0086 0562

16 comentarios

Armando Cuenfuegos
Supongo que para ellos es mejor que los indigentes mueran de hambre, sería conveniente que realizarán una inspección de calidad cada día a la "inexistencia de alimentos " si se les niega lo que hoy reciben, seguro pasara el control. Hay gente que sistemáticamente se oponen al bien, a la caridad, supongo que es por la bofetada continua que reciben a su conciencia --si es que la tienen-- y ver el bien que otros hacen, que ellos deberían hacer y no hacen les molesta, les reclama, les interpela y ... !es mejor quitarlos!
13/06/13 4:24 PM
DavidQ
Toda la intención es controlar, demostrar poder.

La próxima vez van a ponerle medida al amor que tienen los jóvenes por los indigentes: que no sea mucho ni poco, sino sólo lo normado por la generalitat.
13/06/13 5:11 PM
Caesar Augustinus
De todo este vergonzoso asunto lo que más me escandaliza, aunque no me sorprende, es la actitud del cardenal de Barcelona Sistach. En lugar de poner el grito en el cielo y denunciar enérgicamente el proceder del ayuntamiento , preocupado únicamente de "la fachada" superficial de la ciudad (los indigentes o necesitados la afean), sin importarle una mierda sus ciudadanos necesitados, el cardenal se calla, y deja tirados a los jóvenes católicos que, cumpliendo con su deber, hacen lo que pueden por los demás. Supongo que Dios ya se lo demandará, pero él queda retratado con toda su miseria moral, que es más de lo que la gente se imagina. Es un pastor desnortado y sus ovejas a su cuidado van directamente, como no podía ser de otra manera, al precipicio.
13/06/13 5:23 PM
Treanquilos que ..¡No hay peligro!
Hablarán y hablarán pero no harán nada.. Aver ¿qué funcionario va a currar por las noches para controlar la comida que les dan a alos pobres? ¿Con qué dinero le van a pagar las horas extras y la nocturnidad? Si se lo han gastado todo en mamandurrias Es indignante que estos tíos tenga cargos públicos y los paguemos entre todos para que digan estas cosas. Mas valiera que se pusieran ellos también en sus tiempos libres a dar de comer a quien lo neceist.
13/06/13 5:57 PM
Eva Carreras
"Que el Señor nos conceda la gracia de tener cuidado con los comentarios que hacemos sobre los demás" Papa Francisco
13/06/13 5:59 PM
Luis Fernando
Manu, en Barcelona no gobiernan ni socialistas ni comunistas.
13/06/13 7:27 PM
Jokin Arteagabeitia Otandio
El Ilustrísimo Ayuntamiento de Barcelona no desea que los excluídos de la fiesta de la vida contraigan enfermedad por comer alimentos procedentes de aquellos que intentan mitigar su dolor, pero no tiene inconveniente en que se mueran de hambre o su dignidad este constantemente por los suelos. Y es que la burguesia catalana es así y seguramente será cosa de los españoles que los quieren inundar de miserables o del concierto vasco o navarro. Los pobres catalanes en un elevado porcentaje son concuencia directa del pésimo gobierno catalán al que ahora estorban los miserables que llenan las calles de Barcelona ya que son el vivo testimonio de su mala gobernanza.
En Bilbao es frecuente en invierno que grupos de jóvenes pertenecientes a los nuevos movimientos eclesiales repartan sacos de dormir y desayunos por las mañanas e incluso caldo en los días más fríos a los excluídos, lo que es del agrado de la ciudadanía en general.
El problema en Barcelona puede ser no que se repartan alimentos sino que no se repartan en Catalán.
13/06/13 8:47 PM
Treanquilos que ..¡No hay peligro!
Hablarán y hablarán pero no harán nada.. Aver ¿qué funcionario va a currar por las noches para controlar la comida que les dan a alos pobres? ¿Con qué dinero le van a pagar las horas extras y la nocturnidad? Si se lo han gastado todo en mamandurrias Es indignante que estos tíos tenga cargos públicos y los paguemos entre todos para que digan estas cosas. Mas valiera que se pusieran ellos también en sus tiempos libres a dar de comer a quien lo neceist.
13/06/13 9:46 PM
Karin
Jokin, no lo has podido expresar mejor ni con ironía más fina! Afortunadamente 13 TV que tiene unos telediarios formidables les está prestando altavoz y por ellos nos enteramos de la tribulaciones que tienen que pasar estas personas que, encima que hacen lo que los políticos tendrían que hacer, les pones palos en las ruedas porque los dejan en evidencia... No lo soportan, son seres viles y ruines que inmersos en su egocentrismo no saben ni pueden mejorar... Que Dios los juzgue!
13/06/13 10:17 PM
amauta
"Según el consistorio barcelonés, un 40% de los sin techo padece patologías mentales o adictivas que podrían solucionarse a través de la mediación de un asistente social."... ja, ja, ja, ja vaya la eficacia de esos servicios sociales que te remiten la gente a la parroquia y que tardan meses en atenderte... y ahora hacen milagros con el alcoholismo (¿Cuantas plazas tienen reservadas en los hospitales públicos o concertados para TODOS los que necesitan el periodo de desintoxicación? ¿Una vez desintoxicados, cuantas plazas hay de residencia para seguir el tratamiento? No sé, tirado en la calle y con la compañía que ahí encuentras veo un poco complicado un tratamiento de deshabituación... pues eso en la mayoría de las ciudades puede que haya un par de plazas para lo primero y ninguna para lo segundo... así que permitan que me siga riendo, por no llorar.
14/06/13 1:59 AM
HILDA
Me cuesta creer que las autoridades españolas sean tan insensibles y malas, siendo el pueblo español un pueblo de gente buena, compasiva, devota y solidaria.
Hasta en Estados Unidos -el país mas desarrollado y bueno del planeta- donde los controles sanitarios y reglas son muy estrictas, las autoridades permiten a la gente de buen corazón hacer sus obras de caridad sin molestar ni estorbar. En USA las autoridades además de cumplir la ley son gente práctica, que ayuda y no dificulta.
Tal vez haya una mala intención de algunas autoridades españolas. No sé si este alcalde será del PSOE, pero este partido se sadiquea en contra de la Iglesia Católica, es obvio.
14/06/13 2:11 AM
Pepe
puestos a investigar por el bien de los indigentes, pues analicen la acera a ver si reúne las condiciones de habitabilidad y si no denuncien al ayuntamiento, la ropa que lleva el indigentes, porque no está lo suficientemente limpia y a quién van a denunciar al fabricante? no mejor a Dios que como creador creó también a las bacterias ....Lo que se reirán las generaciones futuras de estas cosas, espero.
14/06/13 10:47 AM
Tibidabo
El ayto lo gobirna CiU, con la ayuda del P.P. Estos de CiU, son unos cristianos de campanarios, Montserrat, Sagrada Familia, pero mas falsos que un euro en tagalo.
14/06/13 6:47 PM
abc
¡ Jo, qué risa que me da este Señor. Osea que mirarán con lupa si un huevo tiene un defecto, aun mínimo, y dan muchos miles de euros para matar niños en el vientre de sus madres. Y esto para ellos son " cosas nimias". Esto es de locos.
15/06/13 5:06 PM
Primo
Pues es muy tirste, pero es lo que hay. Es lo que tiene votar a convergencia y muy católica unio.
15/06/13 7:38 PM
Javier
Sistach.....!!!!!! ¿Dónde estaaaaaaaássss?

.... todo es silencio.........,
16/06/13 8:25 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.