Cortar los abusos en la liturgia

Desde hace años la secularización ha tomado un rostro visible en la celebración de la liturgia. En la liturgia, cada cual hace lo que quiere, se inventan cosas, se modifican textos de la liturgia, los cantos (de ínfima calidad musical) son ritmos de fiesta y distracción y además la letra no refleja la fe de la Iglesia sino sentimentalismos, siempre con la excusa de la “pastoral” que parece justificar cualquier cosa. Se ha desacralizado, ya no parece en tantos sitios que sea lugar de encuentro con Dios.

Pablo VI, ¡qué gran Papa, qué desconocido, qué rechazado!, lo avisó y lo denunció públicamente, pero no fue escuchado. Recordar sus palabras nos puede orientar para corregir la forma de celebrar la liturgia tan mundana y vivirla con espíritu religioso, obsequioso, de amor y adoración a Dios.

“Dolor y preocupación son los episodios de indisciplina que se difunden en las diversas regiones con motivo de las celebraciones comunitarias… con grave perturbación para los buenos fieles y con inadmisibles motivaciones, peligrosas para la paz y el orden de la misma Iglesia…

Nos urge más expresar nuestra confianza en que el episcopado sabrá vigilar estos episodios y tutelar la armonía propia del culto católico en el campo litúrgico y religioso, objeto en este momento posconciliar de los más asiduos y delicados cuidados; también extendemos nuestra exhortación a las familias religiosas, de las cuales la Iglesia espera hoy como nunca una contribución de fidelidad y ejemplo; y luego la dirigimos al clero y a todos los fieles para que no se dejen embaucar por la veleidad de caprichosas experiencias, sino que sobre todo traten de dar perfección y plenitud a los ritos prescritos por la Iglesia…

Pero mayor aflicción nos proporciona la difusión de una tendencia a desacralizar, como se osa decir, la liturgia (si es que todavía merece este nombre) y con ella, fatalmente, al cristianismo. La nueva mentalidad, cuyas turbias fuentes no sería difícil descubrir, pretendida base de esta demolición del auténtico culto católico, implica tales revoluciones doctrinales, disciplinares y pastorales que no dudamos en considerarla aberrante, y lo decimos con pena, no sólo por el espíritu anticanónico y radical que gratuitamente profesa, sino más bien por la desintegración religiosa que fatalmente lleva consigo…

La plegaria auténtica de la Iglesia vuelve a florecer en nuestras comunidades populares; y esto es lo más y bello y lo más prometedor que ofrece a la mirada de cualquiera que ame a Cristo nuestro tiempo, tan enigmático, tan inquieto y tan lleno de terrena vitalidad”. (Pablo VI, Alocución al Consilium ad exsequendam constitutionem de sacra liturgia, 19-abril-1967).

Hemos de recordar una afirmación taxativa, lapidaria, rotunda, del mismo Concilio Vaticano II, ignorada por todos los que hablan según ese “etéreo espíritu” del Vaticano II que parece permitirlo todo:

“nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia” (SC 22).

¿Cómo cortar los abusos en la liturgia, sean los pequeños y cotidianos abusos, sean grandes abusos?

  1. Haya vigilancia por parte del episcopado, interés del obispo, que corte y erradique los abusos, y, con amabilidad y caridad pastoral, recuerde cómo se deben hacer las cosas santas de la liturgia.
  2. Una formación teológica rigurosa en materia de liturgia durante la etapa de estudios en el Seminario, así como una “enseñanza práctica", que enseñe a celebrar bien para el futuro.
  3. Imprescindible siempre, y yo diría que para todos, acercarse a leer detenidamente y repasar cada cierto tiempo la Ordenación General del Misal romano.
  4. Se exige un cambio de mentalidad: pensar en ajustarnos a la liturgia de la Iglesia con absoluta fidelidad y no que la liturgia se ajuste a mis peculiares gustos o creatividades, pensando que lo que yo hago, pienso, invento, es “pastoral".
  5. Aquí cabría un largo etc. de posibilidades que a cada uno se nos ocurriría para atajar estos abusos.

Lo que es evidente es que la liturgia no puede consistir en el capricho de cada cual. La secularización ha invadido la liturgia, vaciándola de su sentido sagrado y orante. Es de locos que cada cual haga y deshaga a su arbitrio… maltratando en el fondo la liturgia y creando confusión en el pueblo santo de Dios, porque de una parroquia a otra las diferencias son abismales.

30 comentarios

  
josep
lo esencial no debe cambiar nunca.

****

JAVIER:

Lo esencial no debe cambiar nunca. Y, para lo que no es esencial, seguir también los libros litúrgicos.
16/01/17 10:47 AM
  
Diácono
Mire, a mí este tema me saca de quicio. Y no sólo llevo mal el que muchos presbíteros con los que celebro hagan lo que les da la gana, sino que encima yo, que quiero ser fiel a lo mandado, tenga que aguantar como mínimo comentarios del tipo: "¡esta rúbrica no es importante!" (como si ellos y no la Iglesia fueran los que determinasen qué es lo importante y qué no) o "lo importante es amarnos, los pobres y no la liturgia" (como si fueran cosas incompatibles). Total, que estoy harto y aquí no hace nadie nada.

****

JAVIER:

También yo estoy harto... De ahí mucho de los post de este blog, intentando sembrar...
16/01/17 11:07 AM
  
JAHC
Yo, más que harto, estoy francamente apenado viendo donde está cayendo la Liturgia de la Iglesia. Si en la Liturgia celebramos la Fe de la Iglesia, viendo esta liturgia que hoy se dan en un gran número de parroquias solo se puede exclamar ¡qué pena de Iglesia!
Desde 1967, la reforma de la Liturgia de Pablo VI, confirmando lo que él mismo denunciaba sin tomar ninguna medida para acabar con ello, ha facilitado una protestantización de la Liturgia Eucarística.
Como muestra un par de ejemplos:

1.- "Desde 1523, Lutero editó en Wittenberg una serie de libritos litúrgicos. También en 1523, apareció la Formula Missae et Communionis, que recoge la liturgia católica de la Misa, con la omisión de las oraciones del ofertorio, y la introducción de la comunión bajo ambas especies. En 1526, Lutero puso en circulación tina «Misa y Orden del Servicio Divino en Alemán», donde modifica otras partes: sustituye con cantos métricos el Introito, Gradual y Agnus Dei; omite el Gloria in Excelsis; reemplaza el Credo Niceno con el «de los Apóstoles»; sigue el sermón y después una Intercesión y una exhortación a los que van a comulgar; luego, sin confesión, y omitiendo el Sursum Corda, se recitan las palabras de la institución tomadas de 1 Cor 11, con el Padrenuestro, Comunión, y Acción de gracias. Ritos de este tipo se adoptaron en general en todos los territorios donde los príncipes alemanes apoyaron el luteranismo."
Todo esto, además de la exclusiva utilización de las lenguas vernáculas en contra de la letra y el espíritu tanto del Concilio Vaticano II, a día de hoy vemos que se produce en gran número de parroquias dizque Católicas.

2.- "Aun en las comuniones protestantes que tienen la tradición de una liturgia fija, su uso es casi siempre facultativo, y que en último término todo depende del criterio del ministro. Hay, en efecto, un amplio sector del mundo protestante donde no se usa liturgia alguna."
Esta situación, que legalmente no se da en la Iglesia Católica, ¿acaso no es una realidad de facto?
Durante los años que, por motivos laborales, me vi obligado a vivir en Madrid, en una Parroquia modélica en todos los aspectos y por lo tanto con una Liturgia viva, me "malacostumbraron" hasta el punto que cuando regresé a mi tierra (País Vasco) me vi obligado a buscar domingo tras domingo una Parroquia donde se celebrara la Liturgia de la Iglesia íntegramente, y en más de una ocasión me marché de la celebración (o lo que fuera) con la sensación paradójica que, queriendo celebrar la Eucaristía, no solamente no la había celebrado sino que además salúia con la sensación de tener que confesarme de nuevo.
Es un problema peliagudo que no veo que los obispos puedan, me temo que ni sepan, atajar a corto plazo.
16/01/17 1:03 PM
  
Vladimir
Lamentablemente (y corríjanme los que saben), el Papa Pablo VI, fue quien abrió la puerta al manoseo de la Liturgia.
Debió ser inflexible y frenar la reforma litúrgica que se propuso en el Concilio Vat. II.
16/01/17 2:57 PM
  
Álex
No existe ningún interés en controlar ni en enseñar. Porque por encima de la liturgia flota una especia de 'espíritu pastoral', inconcreto por definición, que faculta para destripar cualquier instrucción.

Tengo una duda: ¿existe algún tipo de danza litúrgica? Si la hay, ¿cómo es?

Gracias. Dios le bendiga.
16/01/17 4:22 PM
  
SR.
Las misas "de niños" son la excusa perfecta. Hay sacerdotes que convierten esas Misas en auténticos circos. El otro domingo fui a una parroquia, a "misa de catequesis". El sacerdote no paraba de explicar todo, y repetir las cosas mil veces (como si los niños fueran tontos). Se saltó el acto de contricción inicial, con el que pedimos perdón por nuestros pecados al comienzo, y nadie se dignó a levantarse hasta el momento de comulgar.
16/01/17 4:46 PM
  
El kiku
Pues vayámonos preparando, porque según cuenta Sandro Magister :"Dirigida por el secretario de la Congregación, el arzobispo inglés Arthur Roche, se instituyó por voluntad de Francisco una comisión cuyo objetivo no es la corrección de las degeneraciones de la reforma litúrgica postconciliar – es decir, la "reforma de la reforma" que es el sueño del cardenal Sarah – sino precisamente lo contrario: la demolición de uno de los muros de resistencia a los excesos de los liturgistas postconciliares, la instrucción "Liturgiam authenticam" promulgada en el 2001, la cual fija los criterios para las traducciones de los textos litúrgicos del latín a los idiomas modernos."
16/01/17 4:58 PM
  
Frayescobabcn
¿Pablo VI qué gran papa?
16/01/17 5:03 PM
  
Pedro L. Llera
Este es el efecto de la posverdad en la liturgia: ya no hay verdades ni rúbricas que seguir... Cada uno hace su liturgia a su gusto y según su voluntad.
Gran artículo y muy necesario.
16/01/17 5:38 PM
  
El kiku
Frayescobabcn "¿Pablo VI qué gran papa? ". No claro, es usted mas grande y mas santo, por eso hace ese comentario.
16/01/17 9:44 PM
  
Pensador
Es dificil tener el concepto de Pablo VI como un gran papa en materia liturgica cuando fue justamente durante su pontificado que ocurrio la imposicion de la reforma. Pablo VI debio estar al tanto de la quema de imagenes y libros liturgicos, la destruccion de altares y retablos, las reformas estructurales "reformadas" que se convirtieron en el culto a la fealdad.
El cambio en la vestimenta liturgica, el abandono de la lengua latina y el cambio en el canto liturgico.

Me parece poco probable que Pablo VI haya permanecido inconciente de todo esto. Y como muestra el articulo, hay una gran ingenuidad en dejar todo a manos de los episcopados que muchas veces promovian estas mismas cosas.

Debio estar al tanto tambien de quienes pedian volver atras con la reforma o los indultos para celebrar con el misal antiguo (que de hecho lo estuvo, ya que uno de ellos lo firmo su amiga Agatha Christie)

No le atribuyo toda la culpa, pero no veo ningún motivo para alabarlo ni para dejar de ver en sus palabras cierta ironia historica
16/01/17 9:55 PM
  
milton
Sabemos muy claramente que Francisco construye iglesia hacia afuera volcada sobre la necesidad de los pobres y desvalidos y por lo tanto no queda espacio para la iglesia de adentro que se derrumba a pasos enormes en materia doctrinal sacramental y litúrgica por la sencilla razón de que a Jesus no le preocuparon los ritos sino la caridad a los pobres.

17/01/17 2:55 AM
  
Francisco José Delgado
¿Y qué tal si los documentos litúrgicos fueran más claros y uniformes? Porque a veces para hacer las cosas correctamente hay que hacer un proceso de exégesis que resulta casi absurdo. Además, lleva a conclusiones diversas y a discusiones interminables. En la liturgia antigua estaba clarísimo lo mandado por las rúbricas y lo que eran costumbres particulares. Y había publicaciones abundantes que se hacían eco de los pronunciamientos de la Congregación de Ritos, que ahora son casi totalmente desconocidas.
17/01/17 9:15 AM
  
Juan
Si no escucharon a un Papa, pero bueno Padre siga adelante.......lo que me deja pensando es cuando se saca un documento en Roma y se finaliza el mismo diciendo" cada Conferencia bla,bla,bla....segun las costumbres del lugar" todo se va al mazo.
No hace mucho que salio un documento que decia, lo cito de memoria " el Celebrante no abandone el Altar para dar la paz a los feligreses" resulta que aqui en mi Diocesis el Obispo es el primero que se baja para dar la paz a medio templo.
Asi nos va......

Saludos
17/01/17 1:48 PM
  
Rafael
Problemas que empiezan en la época de Pablo VI, atraviesan el largo pontificado de Juan Pablo II, el más breve de Benedicto XVI, y lógicamente siguen en el actual del Papa Francisco.
18/01/17 10:33 PM
  
Ricardo de Argentina
El caos litúgico es sólo una parte del caos general que ha invadido a la Iglesia.
Y el caos general tiene por una de sus causas -quizás la principal- la dejación de autoridad de los papas a partir de Juan XXIII.
Ellos rechazaron aplicar las medidas disciplinarias conducentes a alentar la obediencia y castigar la disención, y el desastre no se hizo esperar: cada cual hace lo que le place. En sus pontificados "represión", "censura" y "castigo" pasaron a ser malas palabras.
19/01/17 12:15 AM
  
Jerónimo
Más bien:
Problemas que empiezan en el clericalismo del s.XVIII y XIX, efervescen con el Movimiento Litúrgico, ebullen con el Movimiento Ecuménico y revientan finalmente en la fatídica década del 60'.
Es de mi opinión que Juan XXIII fue relativamente "ingenuo" con los grupos de obispos y cardenales progresistas (que eran minoría) y que Pablo VI, si bien era bien intencionado, liberó el territorio por omisión y permitió y autorizó los desmanes que sirvieron
En mi opinión el Misal de 1965 nos hubiera salvado de esta debacle litúrgica. Pero el versum populum del Movimiento Ecuménico, la comunión en la mano del Luteranismo y otros elementos más ya estaban instalados en la práctica en muchos lugares, por lo menos dos década antes del Novus Ordo Missae de 1967, el cual que vino de cierta manera a legitimar o formalizar elementos tan contradictorios con los 1500 años de tradición litúrgica de la Iglesia latina.
No en vano Pablo VI habló del humo de Satanás filtrándose por la Iglesia, como si él hubiera sido un sencillo espectador.. Triste.
19/01/17 3:20 AM
  
Alvaro
Gracias don javier por rescatar a Pablo VI, sin duda un gran papa que me parece que no es suficientemente conocido en España y quizá por eso poco valorado.
19/01/17 7:49 PM
  
Fabio Serrats
Coincido con el comentario del hermano diacono, ya que lo soy tambien y me ha tocado asistir a sacerdotes que "matan" la misa de una y mil maneras, volando partes o metiendo cosas que no van. La uniformidad liturgica debe ser un hecho y no una intención no mas.
19/01/17 10:36 PM
  
Gilbert
He aquí un ensayo sobre el tema de la música usada en la liturgia, desde el punto de vista de un laico con conocimiento técnico de música.
Bien, ya que no se puede incluir un link: el ensayo se encuentra en el blog:
"Desde las almenas se oye un laúd" (no parece haber muchas cosas en la red con ese nombre, así que supongo lo encontraréis), una de las tres entradas de Diciembre de 2016: "Un asunto conflictivo"
Empieza un poco simple, advierto, pero no lo desestiméis tan fácilmente. No saldrán defraudados aquellos que inviertan tiempo en su lectura.
Muchas Gracias por vuestra atención.
20/01/17 5:48 AM
  
yo mismo
la verdadera liturgia se encuentra en el camino neocatecumenal donde se cantan los salmos,se parte la palabra ,se dan los ecos de la misma,y los fieles pueden pedir en la oración.y por ultimo se baila el canto de cierre a la eucaristía


*******

JAVIER:

¿La verdadera liturgia se encuentra en el camino neocatecumenal? ¡Supongo que es broma o ironía! Porque, entonces, ¿las demás liturgias son falsas y esa es la verdadera? ¿Qué hacemos con el rito romano en su forma ordinaria o extraordinaria, con el hispano-mozárabe y el ambrosiano? ¿Qué hacemos con los ritos bizantino, copto, siro-malabar.... etc...??????
20/01/17 9:45 AM
  
Miguel García Cinto
Gracias padre Javier:
Leo todos sus artículos con sumo placer, soy un seglar sufridor en mi parroquia, de tanta ignorancia litúrgica. Llevo muchos años en el grupo de formación litúrgica, donde me toca poner en práctica algunas obras de misericordia espirituales, sobre todo enseñar al que no sabe y sufrir con paciencia los defectos del prójimo que a pesar de los buenos consejos no hacen ni caso. Con todo no ceso en mi formación para seguir trabajando.
El Señor le bendiga y le guarde.
21/01/17 7:58 PM
  
Carmen
Estoy muy de acuerdo en todo lo que e leído agui también conozco algunos celebrantes que practican cosas ocultas; a mi esto no me separará d la iglesia y vivir el evangelio mi fe está sobre la roca pero y que con los que están apenas llegando acercándose al señor pongamosle atención a todo esto el enemigo camina y acompaña a los que no respetan lo que hacen se escudan detrás de la iglesia abramos los ojos acordemonos lo que dijo jesus los envío en medio de lobos rapases ( no tengo ahora mismo la frase correcta defendamos nuestra fe

22/01/17 11:31 PM
  
CECILIA
COMO APRENDE UNO LEYENDO A PERSONAS QUE "REALMENTE SABEN."GRacias a todos los que opinaron aqui a todos ;pues de todos extrae uno algo que sirve.
23/01/17 7:07 PM
  
Manuel Pérez
Llevo más de treinta años de Camino Neocatecumenal. Nunca se me ocurriría decir que nosotros tenemos"la verdadera liturgia". Al contrario; a mí, el CN me ha enseñado a descubrir el enorme tesoro de la liturgia y, por eso mismo, cada vez valoro más la riqueza que contiene toda celebración litúrgica de la Iglesia. Antes, no llegaba a entender el valor enorme de una misa, unas exequias o unas laudes. Ahora, disfruto y participo con unción cuando me reúno a celebrar con casi cualquier comunidad cristiana. Me encanta la misa solemne, el canto gregoriano, la música del órgano. Me arrodillo para comulgar cuando es la norma de la comunidad que me acoge.. Considero imprescindible el respeto y adoración a Jesús Sacramentado. Y todo esto ha partido de una experiencia previa de recibimiento del kerygma. Pero esa es otra historia.
31/01/17 8:42 PM
  
maria
Pues si, padre, confirmo sus ùltimas frases, ''lamentablemente cada pàrroco, sacerdote, hace lo que le da la gana con la liturgia'' y por ignorancia no creo que sea porque en la Ordenación General del Misal Romano, està todo muy claro.
16/02/17 11:04 PM
  
Daniel
Vaya, precisamente Pablo VI, culpable de cargarse la liturgia católica y protestantizarla en gran medida (no en esencia pero sí en las formas)...
Bueno, en verdad fue Bugnini quien se lo cargó todo y quien, con mentiras, convenció al papa para que aprobara las reformas (¿o era deformas?). Y Pablo VI fue demasiado bueno y no tuvo lo que hay que tener para imponerse. Se la colaron. Vio el error y que la había liado... Intentó minimizar las consecuencias... pero ya era tarde.
23/04/18 3:24 PM
  
Daniel
Por otro lado, estoy totalmente de acuerdo con todo...
Muy muy pocos sacerdotes siguen las rúbricas tal como son. No aguanto que cambien palabras, añadan moniciones cuando no está previsto, o incluso anuncien la hora de un funeral al mencionar al difunto en la plegaria eucarística. Y un largo etcétera de abusos CONSTANTES en la mayor parte de misas Novus Ordo. ¿Tan difícil es ceñirse al misal??? Aunque el Novus Ordo puede celebrarse dignamente, es raro verlo. Uno de los motivos por los que creo que es superior la misa tradicional (ojo: no estoy poniendo en duda la sacralidad o validez del Novus Ordo, solo que la misa tradicional se expresa de forma externa mejor) es que no deja margen alguno para la improvisación o creatividad del celebrante. Por tanto, se centra en Dios. Y punto. El celebrante solo habla por sí mismo en la homilía. Ojalá fuera así también el N.O.: por mí fuera todas las moniciones y fuera los avisos antes de la bendición. Cortan el hilo del rito, introduciendo las palabras de un hombre en medio de la liturgia divina.
23/04/18 3:31 PM
  
Teodoro Mora C.
Gracias Padre Javier, me encanta su página sobre la liturgia. Cuando no se siguen las rúbricas, menos las nuevas, pues las desconocen, me pasa lo que el hermano Miguel García C, sufro con las improvisaciones, En una oportunidad un sacerdote, dijo luego del evangelio: vamos a dejar el Credo
para lo último, y dió la bendición y la gente se quedo esperando el Credo y la rúbrica decia " se dice el Credo". Hay rúbricas que no son opcionales pero pareciera que las desconocen o se las saltan "" a la torera "" y disculpen la expresión. Sigo impartiendo la formación liturgica a los hermanos de mi Parroquia e inclusive de otras Parroquias que quieren mis servicios. Bien lo decía Benedicto XVI "" De la Liturgia de hoy depende la Iglesia del mañana. Duios les bendiga.
23/04/18 10:29 PM
  
Xinia
Interesante el tema, y oportuno en este momento para mí, ya que tengo una gran duda, sobre el uso de uniforme para los que proclamamos, pues es de uso obligatorio, llevar una polo del mismo color litúrgico que el sacerdote, las cuales cada quien se la debe comprar, debe ser identificada (bordada) con el nombre de la parroquia, y llevar pantalón negro. si algún/na feligres quiere servir y no se ajusta a este requerimiento externo, no se lo permiten, en mi caso no quiero usarlo, porque me parece que se pierde la importancia del altar, con tanto color. y la comisión diocesana de liturgia no lo exige, es mejor invertir tanta energía y dinero en ayudar al prójimo. y no prohibir a quien quiera servir? me pueden descomulgar por esta rebeldía? Dios les bendiga- saludos desde Costa Rica

************

JAVIER:

No la pueden excomulgar por eso. Pero mejor seguir siempre las indicaciones que se den para toda la diócesis.
27/09/18 5:29 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.