26.04.18

San Isidoro, la Iglesia y el poder civil

San IsidoroHoy, fiesta de San Isidoro de Sevilla, quiero rescatar un artículo escrito hace un par de años, cuando todavía no había iniciado la andadura de este blog. Lo republico con algunas modificaciones.

San Isidoro de Sevilla, doctor de la Iglesia, fue proclamado en 2001 «patrón de Internet» por San Juan Pablo II. El motivo para esta consideración es que este santo obispo español compuso, en el siglo VII, la que podría considerarse como la primera enciclopedia: los XX libros de las Etimologías. En esta ambiciosa obra recogía desde la etimología de las palabras una descripción general del saber de la época en casi todos los ámbitos del conocimiento humano.

Leer más... »

22.04.18

Unos vídeos sobre Lutero

LuteroEn octubre del año pasado, 2017, las Siervas del Hogar de la Madre me pidieron una pequeña colaboración para los recursos de formación que tienen en su web EUK Mamie, que recomiendo. En concreto me pidieron que hablara sobre Lutero y la Reforma (que yo suelo llamar deformación) protestante. No soy un experto en el tema, y en nuestra web hay expertos, como el P. Javier Olivera, el cual ha escrito un estupendo libro sobre el tema, que podrían decir mucho más y mejor que yo.

Leer más... »

16.04.18

Las vocaciones, una crisis que no se quiere resolver

Obispos CEEEstos días los obispos españoles se encuentran reunidos en la 111ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española. En el discurso de apertura, el Card. Ricardo Blázquez se ha referido al urgente problema de la escasez vocaciones sacerdotales que, por ser prolongada en el tiempo, es ahora escasez de sacerdotes. Algunas de sus afirmaciones son constataciones de la realidad como: «Desde hace mucho tiempo venimos padeciendo una penuria seria de vocaciones para el ministerio presbiteral». O bien: «A lo largo del tiempo transcurrido hemos intentado reiteradamente descubrir las causas y las circunstancias de la crisis actual. La palabra crisis significa aquí una mutación grande que exige un discernimiento profundo. Procede de una encrucijada nueva que pone en cuestión el curso habitual. Exige un examen del pasado y es una oportunidad para adoptar las decisiones convenientes, que por aproximaciones y tanteos vamos encontrando». Indica que «la causa de las vocaciones sacerdotales concierne a toda la Iglesia presidida por los obispos». Y, por último, que: «la Iglesia en España necesita vocaciones para el ministerio sacerdotal».

Leer más... »

9.04.18

«Hay que practicar esto, sin descuidar aquello»

El Concilio Vaticano II con la tradición de la Iglesia reconoce la presencia de «semillas del Verbo» en las culturas antiguas anteriores a Cristo. Son verdades, sobre todo pertenecientes al ámbito de la razón natural, que de alguna manera sirven de preparación al Evangelio. Son semillas del Verbo por ser verdaderas y, en una de las frases preferidas de Santo Tomás, tomada del Ambrosiaster, «la verdad, la diga quién la diga, viene del Espíritu Santo».

Leer más... »

8.03.18

Rocco Buttiglione: «No he escuchado respuestas a mi libro»

Rocco ButtiglioneAyer, 7 de marzo, se celebraba en la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino en Roma «Angelicum» la fiesta de su patrón, el Doctor Angélico. Por tradición se celebra en este día, el de su muerte en la abadía de Fossanova, no sólo porque así constara en el antiguo calendario litúrgico, sino porque el 28 de enero suele caer dentro del periodo de exámenes.

El programa del día incluía una conferencia del profesor Rocco Buttiglione cuyo título dejaba bastante claro el tema que pretendía abordar: «De singularibus non est scientia: Santo Tomás y una reciente polémica en la teología moral». A muchos nos había resultado chocante que siendo Santo Tomás el traicionado en esa reciente polémica, por haber sido utilizado su nombre para defender tesis diametralmente opuestas a su propia teología, Buttiglione, uno de los más acérrimos defensores de la lectura heterodoxa (y canonizada) de la Amoris Laetitia, viniera al Angelicum, donde el Aquinate reside «tamquam in domo sua», a echar algo más de sal a la herida.

Leer más... »