La tasa de reemplazo sacerdotal

Día del SeminarioHace unas semanas hablaba de la crisis demográfica que afecta a España, incluso más intensamente que a otros países occidentales. En las ciencias sociales se habla de la «tasa de reemplazo generacional», que es la cantidad de hijos por mujer de media que se requieren para que la población se mantenga estable, equilibrándose los fallecimientos y los nacimientos. En general se considera que dicha tasa sería de 2,1 hijos por mujer, aunque otros estiman tasas más altas, hasta 2,5. En una situación en la que se mantenga durante un largo tiempo una tasa mucho más baja, como sucede en España desde hace décadas, se estima que no sólo se producirá un decrecimiento de la población, sino una gran cantidad de problemas sociales derivados de la gran desproporción entre ancianos y jóvenes.

Es evidente que una crisis semejante afectaría también a una sociedad como es la Iglesia y, en particular, al clero. Recordar que esa es la situación es la que se vive en la Iglesia española desde hace décadas, cuando nos aproximamos al Día del Seminario, puede parecer mala uva, pero los datos que nos ofrece la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades son los que son. Como se puede observar, en muchas diócesis el seminario es meramente anecdótico, y las ordenaciones sacerdotales inexistentes.

Hace un año comenté aquí el discurso del presidente de la Conferencia Episcopal Española al inicio de la 111ª la Asamblea Plenaria, en el que reconocía que «desde hace mucho tiempo venimos padeciendo una penuria seria de vocaciones para el ministerio presbiteral». En ese artículo, por el que he tenido que pagar un alto precio personal, yo insistía en que si se pretendiera resolver el problema de la escasez de vocaciones «bastaría con observar qué diócesis tienen abundancia de vocaciones y examinar cuáles son las diferencias con aquellas que tienen escasez». No creo que se pretenda en absoluto hacer ese análisis, así que parece que habrá que seguir diseccionando la crisis que vivimos.

Para empezar, quisiera plantear, a modo de aproximación, lo que podría llamarse «tasa de reemplazo sacerdotal». Es decir, habría que preguntarse: ¿cuántos seminaristas debe tener un seminario para, al menos, mantener los sacerdotes que tiene la diócesis? Porque en las diócesis que esa tasa no se dé y que estén experimentando ahora mismo problemas para atender a los fieles, no se debe esperar que la situación vaya a mejorar.

Las matemáticas se me dieron bien en el colegio, pero ahora soy un desastre total. Voy a hacer unas cuentas sin tener ni idea de estadística ni nada semejante, pero confío en que los amables lectores señalarán sin piedad mis errores para bien de todos. Voy a poner como ejemplo una diócesis cualquiera de 300 sacerdotes en activo. Supongamos que estos sacerdotes están repartidos entre 25 y 75 años, siendo la primera la edad más temprana para la ordenación (salvo excepciones) y la segunda la fecha oficial de «jubilación» del sacerdote. Es verdad que hay excepciones en todo, pero discúlpenme que no las tenga en cuenta. La cosa es que debería haber un aproximado de 6 sacerdotes en cada edad. Esto haría que para que se mantuviera la «población» sacerdotal deberían ordenarse al menos 6 sacerdotes al año. El número de ordenaciones, según las estadísticas, es de media un 11% del total de seminaristas. Esto daría que el seminario debería tener aproximadamente 55 seminaristas. Además, la tasa de abandono anual ronda el 10% según los datos, por lo que dicho seminario debería ser, en realidad, de aproximadamente 60 seminaristas. Si la diócesis tiene 300 sacerdotes, eso equivale a un seminarista cada cinco sacerdotes en activo en cualquier momento.

Para hacer un cálculo semejante a la tasa de reemplazo generacional, haría falta calcular cuántas vocaciones sacerdotales debería suscitar un sacerdote durante toda su vida pastoral. Pero este cálculo, además de superar mis escasas habilidades matemáticas, resultaría inútil, porque los sacerdotes suelen deber su vocación a distintos sacerdotes (y otras personas) que les han ayudado e influido. Habría que tener en cuenta los abandonos sacerdotales por motivos distintos a la edad, por lo que la tasa de un seminarista cada cinco sacerdotes debería ser mayor. Por último, nos estamos refiriendo a los sacerdotes diocesanos, sin tener en cuenta los religiosos. Pero como la crisis de la vida religiosa es quizá peor que la de la vida sacerdotal diocesana, no entraré en ese detalle.

Lo primero que habría que constatar es que posiblemente ninguna diócesis española cumple con la tasa que he propuesto. Madrid, con 112 seminaristas (según las estadísticas), debería tener únicamente 560 sacerdotes diocesanos. Pero su tasa de abandono es mucho mayor que la media, por lo que en realidad se queda todavía más corto. Mi diócesis, Toledo, que destaca por la ratio de seminaristas/población, garantizaría mantener un número de 335 sacerdotes en la diócesis, que actualmente es mucho mayor. No digamos nada de diócesis enormes como Barcelona, Zaragoza o el mismo Valencia que, teniendo mejor situación, no podría mantener en modo alguno sus cerca de más de 700 sacerdotes diocesanos.

Es cierto que muchos minimizan la profundidad de la crisis presente diciendo que también está bajando el número de fieles y de necesidades pastorales, debido a la descristianización más que a la crisis demográfica. Pero esto habría que preguntárselo a los sacerdotes que tienen que atender cada vez más cantidad de parroquias rurales en las que hay menos gente, sí, pero que necesitan del sacerdote igualmente.

Una diócesis que quiera aumentar su número de sacerdotes debería tener, por tanto, una tasa de sacerdotes / seminaristas superior a la indicada. ¿Es esto imposible? Yo sigo insistiendo en que no lo es. Vuelvo a citar el imprescindible escrito del P. Iraburu, Causas de la escasez de vocaciones, como herramienta indispensable para caminar en la senda correcta.

¿A dónde nos dirigimos con esta crisis? Sería interesante tratar de predecir qué va a suceder cuando haya diócesis que no puedan ya atender ni mínimamente sus parroquias, sobre todo ahora que parece que por fin los obispos se van dando cuenta de que la solución no consiste en importar sacerdotes de otros países (que, por otro lado, también suelen tener necesidad). Es claro que algunos confían en el imposible del sacerdocio femenino o en que se destruya la tradición del celibato sacerdotal. Ambas soluciones suicidas se han probado absolutamente estériles en las sectas protestantes o en el cisma anglicano.

¿Qué les parece que va a pasar?

31 comentarios

  
Fuenteovejuna
Pues lo que va a pasar es lo que ya estamos viendo, hay iglesias que se venden y destinan a otros fines como recitales de rock, salas de exposiciones o cosas por el estilo, cualquier cosa menos para la Casa de Dios. Y todo eso porque no hay sacerdotes, los viejos se mueren y los jóvenes no tienen vocaciones. ¿Acaso será el fin de la Iglesia? No, para nada, esto no seguirá así por mucho tiempo, porque si la promesa de Cristo fue que El estará con nosotros hasta el fin del mundo, cuando la cosa no dé para más -como ya ocurrió otras veces- habrá una intervención espectacular de Dios en la historia que el hombre no olvidará jamás. Y estamos tan cerca que si lo pensáramos dos veces caeríamos al suelo de rodillas implorando perdón, porque de Dios no se burla nadie.
12/03/19 2:32 AM
  
Juan Argento
El dato necesario es el número de años de estudio ("grados") del seminario. Con eso y la tasa de abandono anual, se puede calcular la cantidad total de seminaristas como un caso de serie geométrica.

Primero calculamos la razón entre la cantidad de seminaristas que cursan un grado y la de los que cursan el grado siguiente a partir de la tasa de abandono. Por ej., si la tasa de abandono es 10%, la cantidad de seminaristas que cursan un grado es 100/90 = 1,11 la cantidad de los que cursan el grado siguiente. Llamando r este ratio, n el número de grados y S.i la cantidad de seminaristas en el grado i, tenemos:

grado: cantidad de seminaristas en ese grado
n: S.n
n-1: S.n x r
n-2: S.n x r^2
...
1 = n - (n-1): S.n x r^(n-1)

La cantidad total de seminaristas, que llamaré ST, es la suma de los n términos de esta serie geométrica, la cual es:

ST = S.n (r^n - 1) / (r - 1)


---

FJD: Si es que no hay cosa como saber. El número de cursos en el Seminario no es fijo. Actualmente oscila entre 6 y 8.
12/03/19 3:39 AM
  
maru
Ya ni me atrevo a decir lo qué va a pasar!, siempre se dice que el Señor proveerá, pero también hay lo de ''ayúdate que YO te ayudaré'', por lo tanto, no sé que decir, pero el futuro , sinceramente, no lo veo halagüeño.
12/03/19 8:19 AM
  
Adrián Ferreira
Lo que pasará o debería pasar es que el diacono se encargará de llevar la celebración de la misa distribuyendo la eucaristía ya consagrada y los funerales y bautizos. Eso quitara tiempo a los sacerdotes que si se ponen las pilas podrían confesar más haciendo llamado de atención a los fieles para que sean breves y otra cosa muy importante no perder.tanto tiempo en adornar la iglesia para semana santa o pintarla de eso que se encarguen los laicos. Tenemos que hacer como las hormigas y los sacerdotes que sean como las reinas únicamente a lo suyo que es administrar los sacramentos cosa que no pueden hacer los laicos. Una mejor gestión del tiempo es la clave. Utilizar mejor los recursos
12/03/19 8:23 AM
  
Oscar
Creo que leí a san Juan Bosco que en realidad Dios suscita el 30% de vocaciones en las familias, digamos serían 2 consagrados por familia de 6 hijos, pero la falta de ambiente de piedad las frustra. Y ahora casi sin hijos, pues no salen sacerdotes: Aborto y contracepción.
Sólo observando: Cuando voy a manifestaciones heavies contra el aborto, por qué será que de los poquísimos curas que participan, la mayoría van de sotana? Este sábado estuve en una vigilia que se organiza cada quince días, comienza con una misa, Santisimo, y procesión con carteles y altavoz rezando el rosario hasta las puertas de un abortorio: por qué será que bastantes de la veintena de participantes, son de misa Tradicional? Quizá sea otro dato a tener en cuenta. SIn acritud.
12/03/19 9:00 AM
  
Marina
Aunque parezca "una especie rara" me arrodillo todos los días, y pido por los sacerdotes, para que los santifique y los multiplique. Rezo, espero y confio.
12/03/19 9:25 AM
  
Miguel
La idea y los números del artículo en general están bien, pero con el párrafo "Es cierto que muchos minimizan la profundidad de la crisis presente diciendo que también está bajando el número de fieles y de necesidades pastorales," te has -o se están- pegado un tiro en el pie.

Si está bajando el número de fieles, el número y proporción de sacerdotes necesario es aún mayor; porque es cuando es aún más necesario lo de 'Ir y anunciar el Evangelio'. Cuando hay pocos fieles, se cuenta con menos presencia de seglares para dar testimonio y la parte más visible -los sacerdotes- necesita convertirse en más activa. Si no fuera así, bastaría con decir que deje de haber fieles y así no hay escasez de sacerdotes porque no se necesita ninguno (equilibrio perfecto de oferta y demanda, nótese la ironía).
12/03/19 9:30 AM
  
juvenal
Con el añadido de que los sacerdotes no están uniformemente distribuidos por edad. En las edades más altas hay bastante más que en las bajas. La edad media de los sacerdotes en España es de 65,5 años, lo que hace que no sea descabellado intuir que más del 60% supera los 60 años, es decir, más de la mitad de los datos que usted indica les quedan unos 15 años de vida activa, por lo que la estimación de necesidades de sustitución sea posiblemente el doble de la que usted indica.

---

FJD: Efectivamente, pasa como en la demografía general, que la crisis ha durado tanto tiempo que la tasa de reemplazo no basta en absoluto.
12/03/19 9:40 AM
  
Josafat
El problema es que si todo el mundo imitará las estrategias vocacionales conservadoras y tradicionalistas se estaría quitando a los jovenes catolicos de tendencia progresista la posibilidad de seguir a Dios.

Los progresistas tienen tanto derecho como los conservadores y tradicionalistas a ser llamados por Dios.

---

FJD: Mire, como mal menor estaría dispuesto a darle la razón. Resulta que todos los seminarios de España son hoy más o menos progresistas. Tradicionales, ninguno. Si al menos hubiera ambas posibilidades...
12/03/19 9:45 AM
  
maru
No sé qué decir... Siempre se recurre a decir que ''Dios proveerá'', pero también está el dicho de ''ayúdate que YO te ayudaré'' De lo que no hay duda es que la situación no es halagüeña. Hace tiempo que la evangelización, estrictamente dicha, ha brillado por su ausencia, aunque siempre hay excepciones. Esta, puede ser una de las causas perocreo que los que siempre tuvieron en sus manos la dirección de la Iglesia, por llamarlo de akguna manera, no hicieron nada por disminuir la deriva hacia abajo, que lleva la Iglesia Católica,sobre todo, desde hace.unos años. Esto es lo que yo creo y que me duele.
12/03/19 9:47 AM
  
Oscar
Muchisimo mejor nos hubiera ido si los progresistas no hubieran pisado los seminarios por no ser seminarios progresistas, y los tradicionales no hubieran dejado de pisarlos por ser seminarios progresistas. No existe el derecho al error, no se trata de cubrir plazas a toda costa.
12/03/19 10:14 AM
  
José Díaz
La solución pasa por abandonar el progresismo eclesial, el modernismo y todos los ismos heréticos que en el mundo son, permanecer fieles a la Tradición católica y a la Sagrada Escritura, volver al tomismo, predicar sobre los novísimos, el reinado social de Cristo y la ley natural, no conformarse a este mundo y anunciar la belleza de la virginidad y el celibato por el reino de los cielos. Si hacemos esto, confiados y entregados a Aquél sin cuya gracia nada podemos, los seminarios volverán a llenarse, los monasterios también y afluirán masas de hombres y mujeres sedientos y hambrientos de Dios. Un saludo y que el Señor y Santa María Inmaculada le bendigan
12/03/19 11:20 AM
  
Melencio de París
Es tan fácil saber lo que va a pasar...
Primero se permitirá el acceso de mujeres al sacerdocio.
Pero eso no resolverá el problema. no hay tantas que lo deseen.
Y luego, por fin, se eliminará el celibato; aunque solo retrasará un poco el fin definitivo.
El fin definitivo será algo que debería la Iglesia haber hecho hace años: Reinventará el presbiterado, haciéndolo más cercano a lo que vivieron los primeros apóstoles y confiando esa misión (y otras) en los fieles laicos y laicas.
Y ahí se acabará el problema.
Tendremos los presbíteros que tengamos que tener.
Serán distintos a ustedes (gracias a Dios) y también la Iglesia será distinta, pero eso es lo de menos.
A fin de cuentas la Iglesia no ha dejado de cambiar en los últimos 1000 años.
Aunque ustedes se empeñen en decir que no.
Es, obviamente, un deseo más que una profecía. Pero tengo mis esperanzas de que los números al final, serán lo que obligue al cambio.
Dios proveerá.
Si quisiera que la Iglesia se quedara como está, suscitaría más vocaciones y no lo hace.
12/03/19 11:27 AM
  
Cordá Lac
...Y a mí que me parece que son precisamente las "tendencias progresistas" las que se han "cargado" la Iglesia (entiéndase correctamente. Que no me refiero a la Iglesia como cuerpo místico de Cristo. Es una manera de hablar).
En sentido más amplio, es la misma causa la de la crisis demográfica y la de las vocaciones sacerdotales: la "materialización" del pensamiento en la sociedad.
12/03/19 11:47 AM
  
Manoletina
He de confesar, padre, que si un hijo mio me dijera que quiere ser sacerdote diocesano, no me gustaria nada.
No me desagradaria, incluso me gustaria, aunque tambien implique una renuncia para mi, que quisiera ser monje, sacerdote en la Cartuja, incluso misionerobsi no es una orden de las hippieprogres. Pero cura de parroquia......no ...

Comprendo la falta de sacerdotes, pero viendo como funcionan la mayoria de parroquias en la actualidad, me resultaria realmenre extraño que sintiera atraccion hacia este modo de vida: bodas, bautizos, comuniones, funerales, carequistas marujas de niños, grupos aleluyados de oracion que se cogen las manos, matrimonios matriarcales, mucha vieja por todas partes, niños que molestan a los viejunos, cofradias, procesiones etc, etc. Es decir, no entiendo como alguien se puede sentir atraido a llevar una parroquia.
Se sentira atraido hacia la esencia del sacerdocio, eso lo entiendo, pero lo otro....

Disculpe, pero se lo digo con total sinceridad.

---

FJD: Tiene usted toda la razón en el sentido de que la vida de parroquia supone hoy una de las peores formas de martirio continuado para un sacerdote. Sin duda la vida monástica tiene muchos más atractivos. Quizá esa abundancia de formas de sacrificio, humillación y olvido de uno mismo es lo que sigue haciendo que, a pesar de todo, merezca la pena ser sacerdote diocesano.
12/03/19 12:33 PM
  
José Miguel
Debería hacerle llegar este articulo a los obispos especialmente a los catalanes porque según mi opinión es algo que no les preocupa en lo Mas mínimo y optan por la vía de la importación y aceptación de gente con las mínimas aptitudes para el sacerdocio sino más bien para resolver su vida al cobijo de la Iglesia.

---

FJD: Muchos nos leen. Otra cosa es que nos escuchen.
12/03/19 12:40 PM
  
Hinojosa
Para que halla vocaciones es necesario 4 pilares.

1. Llevar a los jòvenes a la oraciòn. Porque la oraciòn es dialogo y encuentro con Dios y como se puede amar a quien no se conoce. Aunque hay que reconocer lo que nos cuesta a veces rezar. Ayudanos Señor a orar.

2. Eucaristìa. Dios se hace presente en la eucaristìa. Debemos dejar espacios para pedir perdòn, reflexionar y dar gracias. Se celebra la santa misa deprisa y corriendo. Un ejemplo es la oraciòn del Padre Nuestro. Que Si fuesemos capaces de meditar cada palabra de esta oraciòn podrìamos estar horas y horas y no nos cansariamos.

3. Confesiòn y dirrecciòn espìritual. ¿Porque cuesta tanto confesar, escuchar al joven y guiarle?.

4. Santidad. Los que atraia a los dìscipulos de Jesùs era su ejemplo y su forma de vida.

Ahora bien mi experiencia como joven que intenta vivir la fe, voy a la santa misa todos los dìas, rezo todos los dìas 30 minutos antes de que comience la eucaristìa, me confieso regularmente, leo la palabra de Dios es la siguiente: sacerdotes super ocupados y falta de comunidad. Uno va a misa y al terminar cada uno se va a su casa sin màs. Ya se que la Iglesia no es un club social pero los jòvenes necesitamos alguien con quien hablar, que nos ayude a crecer en la fe etcètera.

Ayer por ejemplo fuì a mi parroquìa por suerte hay dos sacerdotes ya que la llevan los Salesianos asì que mientras un sacerdote estaba dando catequesis pude hablar con el otro y confesarme.

Pues hubo algo que me llamo la atenciòn los catequistas al terminar a las 18.45 se fueron a su casa. Cuando a las siete de la tarde comenzaba la misa. Lo mismo de gente que andaba rondando pero no se quedarin a la santa misa ¿porque nose les invito?.

Eramos 6 personas en misa. Yo el ùnico joven.

Los domingos que se celebra la misa de las familias curioso la Iglesia no estaba llena.

Celebramos la misa 4 personas porque la mayoria de los padres no respondian. Hubo un momento en la celebraciòn en que los fieles suelen responden bendito seas por siempre Señor. Se hizo un silencio. Nadie lo dijo. Yo lo pense pero mi miedo a equivocarme no respondi.

Apenas vi jòvenes en la misa. Sòlo nińos que se estaban preparando en catequesis. Curioso que se de esto en los Salesianos que se dedican a los jòvenes

Por mi parte intentado contactar con los Hermanos Obreros de Marìa. En Granada aunque no he recibido respuesta. Ya que siento que el Señor me pide algo màs y me atrae su carisma. Pero nose. Saber buscar y esperar es la sabiduria del corazòn.
12/03/19 1:57 PM
  
Juan Mariner
El problema son los términos que ustedes muy bien emplean de "progresista" y "conservador" (o tradicionalista), que son de la política, no de la iglesia, que se ha convertido en campo de batalla político-social desde hace dos siglos pero que ahora ya no aguanta más.

---

FJD: Son términos que tienen uso político, pero no exclusivo. Son términos ideológicos que se pueden aplicar a muchos ámbitos, entre ellos el de la religión.
12/03/19 2:02 PM
  
Desde Madrid Capital
La situación en Madrid es buena en lo que a números se refiere. El clero diocesano no es lo suficientemente numeroso pero hay muchos templos que lleva el clero regular. El problema está en que las órdenes están aun peor, y no sabría decir hasta cuándo esa situación sería estable. Porque Madrid sigue creciendo, al contrario que el resto de España.

Podría resultar de ayuda el enorme descenso de población general que acusan algunas diócesis rurales: la provincia de Ciudad Real, que coincide prácticamente con la diócesis de dicho nombre, perdió un 1% de su población en 2017. Lugares como Mondoñedo-Ferrol, o Burgos están sometidos a una gran presión, pues su escaso clero tiene que llegar a centenares de parroquias en pueblos con apenas personas viviendo. En aquellos sitios donde los bancos, la escuela o Correos cierran, la parroquia sigue en funcionamiento. ¿Pero cuál será la situación cuando se venga el invierno demográfico? ¿Qué pasará cuando muchas diócesis solo consten de la capital provincial y alguna capital de comarca? Puede que incluso las diócesis rurales puedan permitirse prestar clero a las diócesis urbanizadas.

---

FJD: El problema es que la sangría de vocaciones ha sido mucho mayor que el descenso de natalidad en España. Y en las diócesis rurales (salvo excepciones como la mía) no sobra el clero.
12/03/19 4:29 PM
  
Juan Mariner
FJD: con todo respeto, se pueden emplear estos términos, desde luego, pero no deberían. A mí me interesa sentarme en los mismos bancos de la iglesia que gente de derecha, de izquierda, apolítica, extremistas... Estas "capillitas" de progres y conservadores sólo sirven para imponer consignas político-sociales y dividir en la Iglesia, que ya tiene las suyas propias y no necesita las ajenas. Para hacer política, los partidos, los sindicatos, las patronales y las asociaciones. Esto es un lastre que ha durado de más de 200 años y que va a acabar con todo porque la sociedad ya no es la de hace 50 años.

---

FJD: Pues usted me dirá como llamamos a los sacerdotes que quieren dar la comunión a adúlteros impenitentes, a los que bendicen uniones homosexuales, a los que se saltan a la torera las normas litúrgicas, a los que quieren el sacerdocio femenino o los que enseñan yoga, mindfulness o eneagrama mientras prohíben el Rosario. ¿Infieles, herejes, heterodoxos? Yo creo que progres es igualmente descriptivo.
12/03/19 5:47 PM
  
Josafat
Bueno pues que se monten seminarios tradicionales, ya ve usted que problema.

Además que haya diversidad es bueno se evita el apoltronamiento, se aumenta la oferta, el producto mejora a través de la competencia....y el mercado se encargará de decidir que seminarios han de sobrevivir.

No conozco mucho el asunto, pero quizás el problema sea un excesivo intervencionismo centralizado, hay que dar más libertad a los seminarios y exigir resultados.

---

FJD: En esto último ha dado usted en la clave totalmente, y es lo que tengo pensado para el próximo artículo.
12/03/19 6:17 PM
  
Juan Carlos
El Concilio Vaticano II decía que hay que cuidar la calidad (espiritual), no la cantidad. Pienso que la solución está ahí. Fomentar la santidad y vida devota en las familias, en los seminarios, en las parroquias y en las esferas vaticanas.

---

FJD: No voy a entrar a criticar lo de la oposición entre cantidad y calidad. Me limitaré a pedirle la cita, no porque dude de su palabra, sino porque no me acuerdo de haber leído semejante cosa.
12/03/19 8:32 PM
  
vicente
SANTIDAD
12/03/19 9:12 PM
  
Guillermo PF
Pues a lo mejor es que algún día tenía que llegar la hora de replantearse las reglas del juego y la sobrevaloración del sacerdocio. A lo mejor vamos hacia otro modelo, sin que por ello se hunda el cielo ni la tierra.

(Por cierto, desde que he conocido el mindfulness no deja de sorprenderme qué será lo que le ven de malo concretamente; yo no me he hecho budista, al contrario, soy casi mejor cristiano).

---

FJD: Efectivamente, usted piensa como no pocos prelados cuya única intención es poner en crisis la Iglesia para que venga una pretendida revolución. Muchos de ellos también hacen mindfulness.
12/03/19 9:33 PM
  
JOSE MANUEL ZUBICOA BAYON
Falta de vocaciones... ¿Y si hiciésemos lo que Jesús dice?
"Rogad al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies" (Mt 9,38).

Es penoso que incluso el día en que se lee en la misa este evangelio se oigan recomendaciones y exhortaciones a hacer una serie de cosas muy buenas en todo menos en que no dan resultado. A participar en planificaciones formidables, pero que fallan estrepitosamente. Siendo así que es el mismo Jesús el que dice lo que hay que hacer ante el hecho que Él plantea de que la mies es mucha y los obreros, pocos.

Los nuevos Estatutos del Apostolado de la Oración de 2018 insisten en el apostolado de los seglares, como lo hace el sagrado Concilio Vaticano II. Pío XI incluía a los profesores católicos entre los obreros que hay que pedir que envíe a Su mies el Dueño de la mies.

Pero lo prioritario es pedirle a Dios más sacerdotes y rezar con insistencia por los sacerdotes y obispos que ya ha enviado. Ofrecer por ellos nuestras oraciones acompañadas de ayunos y otras mortificaciones, no sea que seamos nosotros los que pequemos de omisión y disociemos el predicar del dar trigo.

Suplico a todos los pastores que promuevan con urgencia una movilización general de oración y sacrificio pidiéndole al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
12/03/19 9:57 PM
  
JOSE MANUEL ZUBICOA BAYON
Para pedir al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies y para que afiance a los ya enviados, suplico una campaña de oración permanente de oración y sacrificio.

Santa Teresa del Niño Jesús dice y enseña como doctora de la Iglesia que es:

"Comprendí que sólo el amor podía hacer actuar a los miembros de la Iglesia; que si el amor llegaba a apagarse, los apóstoles ya no anunciarían el Evangelio y los mártires se negarían a derramar su sangre..." (Historia de un Alma, Manuscrito B, 3vº).

Este amor imprescindible para que haya sacerdotes y para que los sacerdotes sean buenos sacerdotes incluye la ofrenda del sufrimiento:

"No tengo otra forma de demostrarte mi amor que arrojando flores, es decir, no dejando escapar ningún pequeño sacrificio... Quiero sufrir por amor, y hasta gozar por amor. Así arrojaré flores delante de tu trono... Y además, al arrojar mis flores, cantaré ... , cantaré aun cuando tenga que coger las flores entre las espinas, y tanto más melodioso será mi canto, cuanto más largas y punzantes sean las espinas". (Historia de un Alma, Manuscrito B, 4rº-4vº).

La ofrenda del deseo de todos los sufrimientos:

"Como tú, adorado Esposo mío, quisiera ser flagelada y crucificada... Quisiera morir desollada, como san Bartolomé... Quisiera ser sumergida, como san Juan, en aceite hirviendo... Quisiera sufrir todos los suplicios infligidos a los mártires... Con santa Inés y santa Cecilia, quisiera presentar mi cuello a la espada, y como Juana de Arco, mi hermana querida, quisiera susurrar tu nombre en la hoguera, Jesús... Al pensar en los tormentos que serán el lote de los cristianos en tiempos del anticristo, siento que mi corazón se estremece de alegría y quisiera que esos tormentos estuviesen reservados para mí..." (Historia de un Alma, Manuscrito B, 3vº).

Porque obviamente el amor tiene que ser verdadero, es decir, amor con locura. Como el de Jesús por nosotros.
12/03/19 10:02 PM
  
Juan Antonio
Me va a perdonar pero una parte del problema radica en los sacerdotes diocesanos actuales (hablo por Madrid, que es lo que conozco...y parte de Avila). Veamos algunos puntos:

- Confesarse es misión imposible. En las iglesias no hay confesionarios, las horas de confesión son, por ejemplo, un cuarto de hora antes de comenzar la misa...si llega el cura.
- La atención parroquial está soportada por seglares con nula o precaria experiencia (en algunos casos, y hablo de primera mano, a favor del aborto por ejemplo) y están encargados de la catequesis o incluso dan la comunión.
- Las celebraciones eucarísticas, en muchos casos, pecan de falta de solemnidad y más de pachangueo entre amigos. En los sermones, la palabra amor y solidaridad inunda todos los días, pero temas de transcendencia y de obligación son realmente escasas.
- En muchos casos son ONG olvidando que Cristo dijo "id por todo el mundo A ANUNCIAR EL EVANGELIO". Es cierto que una CONSECUENCIA de ello es el amor y caridad...pero CONSECUENCIA...no la parte primordial.

Perdon si he molestado. Un saludo.

---

FJD: Tiene usted razón, pero la responsabilidad también es jerárquica, no sé si me entiende.
13/03/19 8:33 AM
  
José Luis
La vida es un Misterio. El bien y el mal que actúan en el mundo,algo difícil de comprender. El Reino de Dios, no está en este mundo. La iglesia comenzó con martirios y persecuciones. También ha pasado por etapas muy convulsas y de reformas, por disparates Teológicos. En estos tiempos, los cristianos son los más perseguidos del mundo, sobre todo por musulmanes. Los católicos, desde hace muchos años no reconocemos al hermano. Los obispos, son muy dialogantes y tolerantes. Si se descuida la formación de la conciencia, y una ética "civil", como sucede en el mundo, mal camino se lleva. Si a los colegios católicos se les impide dar la formación propia de sus ideales, y si los que salen de esos colegios, olvidan su formación, aunque sea pequeña,...Que el mundo viene aumentando sus problemas, desde la salida de Egipto, es algo evidente, por caminos diferentes. No podemos ser adivinos ni es nuestro cometido.las cosas van mal y ni criticamos lo suficiente, ni los católicos laicos, nos implicados en la vida pública.¡ Pasará lo que Dios ya conoce! Cada uno a su tarea con energía.
13/03/19 9:10 AM
  
José Luis
Permítanme una ampliación. Sabe alguien cómo afectará la hipotética Victoria de un gobierno, no laico, sino anticristiano, en la presencia de fieles católicos en España, en las vocaciones y en el mantenimiento del patrimonio eclesial? ¡¡¡Pues empezad a preocuparos!!! A mí, un obispo al que le pedí una entrevista hace meses, no me la ha concedido, quizás por la elevada ocupación que tenga. Menudo desastre!!!

---

FJD: Esa es la situación que habría que prever, y no se hace. Por ahí iré en el próximo artículo.
13/03/19 9:41 AM
  
Juan Mariner
FJD: "progre" es un subterfugio que permite campar a sus anchas a los descaradamente errados e infractores, es directamente "herejía" en muchos casos (la palabra connota hogueras de otras épocas nefastas de mucho miedo, miseria, inseguridad e ignorancia, pero es la que es); por menos, en un partido político o en un sindicato o en una patronal ("democráticos") se te expulsa (a uno díscolo en Madrid, bastante importante, le cambiaron el bombín de la cerrradura de su despacho). Acaso se tuvo mucha paciencia con los Lefevre y sus seguidores, con la Iglesia Patriótica China y otros casos.
13/03/19 8:40 PM
  
Jaume
En cualquier momento se podrían desatar muchas vocaciones después del hartazgo que producen las propuestas del mundo: autoayuda, yoga, zen, meditación, sexo, porno, deporte, culto al cuerpo, política de partidos, pseudoterapias... todo fracasa. Hay que predicar la devoción a la Virgen y el amor por la virginidad por encima de todo. Y los novísimos a diario.

---

FJD: Claro, todo es posible.
13/03/19 11:17 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.