31.12.18

Cinco misas ayer y cuatro mañana

Eso sí, hoy solamente una.

Nunca me he preocupado de saber exactamente con el derecho canónico en la mano cuántas misas puede celebrar un sacerdote cada día. Mi costumbre es celebrar a diario, aunque alguna vez no tenga pueblo, y después las  veces que exija al bien pastoral de los fieles. Los domingos y festivos aplico las misas por cada parroquia encomendada y recibo únicamente un estipendio por día, aunque celebre varias veces. 

Ya digo que nunca me he preguntado cuántas misas puedo celebrar. Si tengo tres parroquias, los domingos son tres misas, como son tres misas,al menos, días como miércoles de ceniza o difuntos, por poner un ejemplo. Añadase a esto lo que pueda surgir. Ayer, por ejemplo, un compañero que me pide el favor de celebrar en una pequeña parroquia para que él pueda salir unos días para visitar a su familia. Sin problemas. Por la tarde suplí a otro por lo mismo. Cinco misas. Como si hubieran sido seis o siete. 

Leer más... »

28.12.18

Nosotros, ni cajero

Nochebuena y Navidad. Cenas solidarias, televisión, radio y prensa destacando el hecho. Decía el otro día el P. Ángel que “fue una cena para personas que si no, habrían dormido esa noche en un cajero".

No he podido por menos de esbozar una sonrisa tragicómica. Habrían dormido en un cajero. Hace algún tiempo me decía un compañero sacerdote que ver dormir a un indigente en un cajero o a un pobre rebuscando en los contenedores de cualquier centro comercial tendría que hacernos pensar mucho. Le respondí: ya quisiera yo que en cualquiera de mis pueblos hubiera un cajero o un lugar donde hacer la compra.

Leer más... »

24.12.18

La sorpresa que se llevaron y me llevé ayer en Braojos

Me gusta enredar y sorprender a mis feligreses. La parroquia necesita vida y una forma de conseguirla es lograr esa complicidad que te permite algunas sorpresas que ya se sabe son fruto del cariño y el deseo de animar y fortalcer la vida parroquial. 

Misa del cuarto domingo de adviento. Sobre una mesa, junto al altar, una cuantas imágenes del niño Jesús para ser bendecidas al acabar la celebración. En uno de los primeros bancos, dos matrimonios que han venido con sus familias a pasar la Navidad a un alojamiento rural de Braojos y que me pidieron celebrar hoy sus bodas de oro matrimoniales. ¡Por supuesto que sí! 

Comienza la eucaristía. Normalita. Las chicas (abuelas y bisabuelas algunas) entonan el canto de entrada. Saludo, encendido de la cuarta vela de la corona, acto penitencial y de repente el señor cura, osease, un servidor, decide, sin encomendarse a Dios ni al diablo, entonar los kiries de la misa de angelis. No se lo esperaban. Tampoco yo que me respondieran sin problema. Vamos, como si lo acabaran de ensayar. Al acabar la misa me dicen: ¡ay qué bonito!

En aras de una supesta sencillez y una hacer más “a la pata la llana” hemos ido despojando la liturgia de belleza y misterio. Lo curioso es que la gente, cuando se reencuentra con un incensario, el gregoriano o un detalle antiguo de solera, no solo no se molesta, con alguna estúpida excepción, sino que lo agradecen y se emocionan.

Hoy es la noche de la nochebuena. En Braojos celebraremos la misa del gallo con pastorela, cantos y bailes seculares, y con toda la solemnidad que se pueda, incluyendo bajar del museo una buena casulla que tiene siglos, el cáliz del XVIII, las vinajeras de plata y el incienso que no falte. Mi buen Cándido, el sacristán, me decía el año pasado: “ay que misa tan bonita, como si estuviñeramos en una catedral” . 

Misa del gallo en Braojos. Misas de Navidad en Braojos, Gascones y La Serna. Con toda solemnidad, la mejor casulla, el cáliz ese de plata que estaba guardado, misa cantada aunqe seamos los cuatro de siempre y en Gascones lo hagamos en la capillita pequeña por la cosa del frío. Pero es que ha nacido el Hijo de Dios y eso no se puede celebrar de cualquier manera.

Lo que es cierto es que esa respuesta unánime al canto de los kiries nos abre perspectivas. Ayer, al terminar la misa, ya andaban recordando el Agnus. Je. No saben dónde se están metiendo. 

Feliz Navidad. Desde Braojos, Gascones y La Serna. A todos los lectores, a los feligreses de San José de la Sierra, a todos los hombres de buena voluntad. Gloria a Dios, paz en la tierra. 

22.12.18

Mirar al presidente y al consejo de administración

Tengo un amigo que trabaja en una entidad bancaria y que está muy preocupado por la perdida de clientes. Es un buen tipo: trabajador, simpático, abnegado. Pero se le va la gente y no puede hacer nada. Yo puedo dejarme el pellejo, atender a la gente, visitarlos en sus casas, explicar las cosas, invitar a café, pero si desde “arriba” me obligan a cobrar comisiones, quitar servicios o endurecer la posibilidad de ofrecer créditos, pues no puedo hacer más. Me agradecen el trabajo, pero se marchan.

Algo de esto nos pasa en la Iglesia católica. Una parte de la responsabilidad en la marcha de cada parroquia está en el cura que la atiende, pero solo una parte. Si cada día las iglesias están más vacías y los conventos no aguantan, algo habrá que preguntar más arriba. Digo yo.

Leer más... »

20.12.18

Fracasos. De momento, dejamos la adoración nocturna

Cuento cosas de mis pueblos y de algunas iniciativas que se nos van ocurriendo. Qué quieren que les diga. Unas salen y otras no hay forma. Por ejemplo, vamos a tener que replantearnos lo de la adoración nocturna porque no hay manera. Tras unos meses, la gente es muy remisa a la hora de acudir y quizá porque la mayoría son mayores, o por lo que sea, el caso es que no cuaja. No pasa nada. Simplemente reconocer que de momento no está de Dios y punto. Ya veremos qué se hace. Tengo claro que la adoración ha de ocupar un lugar clave en la vida de estos pueblos, de hecho tenemos un rato de adoración todas las semanas en cada parroquia, otra cosa es cómo concretarlo.

Leer más... »