InfoCatólica / De profesión, cura / Archivos para: Agosto 2019

23.08.19

De mi experiencia al tú qué sientes, pasando por es que yo creo

Esto es más viejo que hacerlo en pared, que dicen en mi pueblo. Es el modernismo de siempre, pero a la “pata la llana”, es decir, a lo corrientito. Ni estudiar, ni comprender, ni comparar, ni nada de nada. Aquí lo que vale es la experiencia personal, lo que motiva el sentimiento interior, y la tesis fundamental eso de yo creo que y a mí me parece que. Punto pelota que dicen los modernos.

Hemos canonizado a lo más falso del conocimiento y el raciocinio: la propia experiencia, convencidos de que solo la experiencia personal es válida como fuente de conocimiento, lo que nos llevaría al absurdo de suprimir ginecólogos varones y geriatras de menos de setenta años. La experiencia es siempre muy parcial y más falsa que billete de doce euros con cincuenta.

Leer más... »

21.08.19

Queremos nombres, P. Sosa

Nunca me ha gustado esa gente que habla a base de indirectas o de modo impersonal. Ya saben, esa forma de soltar cosas sin decir, pero diciendo: “aquí hay gente que se cree muy lista”, “hay personas que están deseando tal cosa”, “algún día quizá hable de algunas cosas gravísimas que me llegan”. Hablar así me parece simplemente de cobardes o matones.

El que es valiente, claro, quiere arreglar cosas y está dispuesto a arriesgarse por algo en lo que cree, se expresa y actúa de otra forma: da nombre y apellidos, lo suelta a la cara y, si la cosa lo requiere, se va al juzgado de guardia y pone la correspondiente denuncia.

Dicho esto, me ha decepcionado profundamente encontrarme con el prepósito general de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa, empleando esta forma de hablar en el Meeting de Rimini denunciando un complot de los sectores ultraconservadores contra Bergolio y lo que representa.

Leer más... »

19.08.19

Mas "tontás" del Sínodo Panamazónico

Dicen que los serranos somo brutotes y directos. La diplomacia no es lo nuestro, ni nos va, ni nos viene, ni mucho menos entendemos que nos conviene. Servidor ya tenía lo suyo por nacimiento, que serrano de cuna soy, y a mucha honra, aunque mi Miraflores del alma es ya pueblo medio grande y no tan alejado de Madrid.

Ahora, a ochenta kilómetros de Madrid, cura de pueblos pequeños, casi aldeas que les digo yo cariñosamente, lo de ser serrano como que se me va agudizando. Será eso que llaman de la inserción pastoral o vaya usted a saber. Quizá también sea la cosa de que a la medida en que uno va cumpliendo años va ganando en libertad de decir exactamente lo que le venga en gana.

Bien. Hecha la introducción, vamos al meollo de la cosa.

Leer más... »

16.08.19

Usted nos habló del purgatorio

Nos creemos que por no hablar de ciertas cosas dejan de existir. Los novísimos, ya saben (o se sabía antes) son cuatro: muerte, juicio, infierno y gloria. Mejor, eran cuatro, porque me apuesto un agua del Carmen y unos chocolates de las clarisas a que la inmensa mayoría de ms lectores hace meses o años o lustros, si me apuran, que no han oído predicar del juicio y del infierno. Ni tampoco, evidentemente, del purgatorio.

De la muerte sí, porque la gente tiene la curiosa manía de morirse, caprichos de la condición humana. Y de la muerte, derechitos al cielo. ¿Todos? Todos. ¿Incluso Hitler y el destripador de Boston? Hombre padre, tanto como Hitler… ¿Y Stalin? ¿Y Lenin? Porque, curiosamente, todos los partidarios del “infierno cero” se negan en rotundo a que Hitler vaya al cielo. Habida cuenta de que en el purgatorio no creen y en el limbo menos, a ver dónde mandan a ese señor. En fin, que nos liamos.

Leer más... »

13.08.19

El esclavo de D. Diego

No hay cosa más entretenida ni curiosa que un archivo parroquial. En Braojos se conserva íntegro desde el siglo XVI y es una gozada perderte entre libros viejos para toparte con las cosas más curiosas.

Transcribo literalmente una partida de defunción:

“En primero de octubre del año de mil seiscientos y noventa y ocho, de repente, en un pajar, se halló muerto a José de Mozambique, celibato (soltero), y esclavo de D. Diego de Vargas, vecino de esta de Braojos, siendo de edad poco más o menos de treinta años. Está sepultado en esta iglesia de dicho lugar en el estado y grada de doscientos y diez y ocho maravedíes que dio su señor a la fábrica de esta iglesia por el rompimiento de la sepultura. Hizosele su entierro con solemnidad: el poyal, vigilia, misa y responso que se acostumbran en esta iglesia. Y por ser verdad lo firma el licenciado D. Juan Guixarro, cura propio de esta iglesia”.

Leer más... »