Los sacerdotes australianos están dispuestos a ir a la cárcel antes de romper el sello del confesionario

Ante la nueva ley que pretende obligar a violar el secreto de confesión

Los sacerdotes australianos están dispuestos a ir a la cárcel antes de romper el sello del confesionario

Australia del Sur ha aprobado leyes que amplían la obligación de informar de parte de los sacerdotes notificados de acciones pedófilas, incluso si ello les obligaría a romper el secreto de confesión.

(Catholic Herald/InfoCatólica) Los sacerdotes australianos han dicho que prefieren ir a la cárcel antes que romper el secreto de confesión para denunciar el abuso infantil. 

Australia del Sur ha aprobado leyes que amplían la obligación de informar de parte de los sacerdotes notificados de acciones pedófilas, incluso si ello les obligaría a romper el secreto de confesión. Después de una recomendación de la Comisión Real, otros estados están considerando hacer cumplir la ley también. Sin embargo, muchos sacerdotes rechazan esta idea y afirman que no harán nada que viole sus creencias.

«El estado nos exigirá a nosotros como sacerdotes católicos que cometamos lo que consideramos como el delito más grave, y no estoy dispuesto a hacerlo», dijo el padre Michael Whelan, sacerdote de Church Hill en San Patricio, en Sydney.

El padre Whelan dijo que no cree que la Iglesia esté por encima de la ley, sino que pone su fe antes que cualquier otra cosa.

«Cuando el estado intente intervenir en nuestra libertad religiosa, socave la esencia de lo que significa ser católico, resistiremos», dijo el P. Whelan. 

El padre Whelan expresó su preocupación con respecto a cómo harían cumplir tal ley y cómo las autoridades sabrían si los sacerdotes están informando o no. El padre Whelan también propuso una alternativa, diciendo que en lugar de obligar a los sacerdotes a romper el secreto de confesión, si un abusador de menores confesaba, trataría de intervenir y «detenerlos de inmediato».

Otros estados, como el gobierno de Nueva Gales del Sur, responderán en el próximo mes si implementarán leyes similares.

«Espero que todas las jurisdicciones en Australia sigan esa recomendación, y espero que la Iglesia en todo momento simplemente no lo observe», dijo el padre Whelan.

4 comentarios

Generalife
Es lo que hay que hacer, antes esta su conciencia que las leyes humanas.Rezo por ellos y agradezco el testimonio de fidelidad al sacramento de la confesión
24/06/18 12:10 AM
luxose
Valiente postura de los sacerdotes australianos, es lo que corresponde a un fiel pastor de la Iglesia. El gobierno de Australia se está convirtiendo en una dictadura al atacar tan flagrántemente la libertad de culto, de conciencias y transformarse en un gobierno que pretende convertirse en un Gran Hermano que lo controla todo.
24/06/18 3:18 AM
maru
Oremos por estos sacerdotes y por los del mundo entero, porque necesitan mucho nuestras oraciones.
24/06/18 12:49 PM
Horacio Castro
La confesión no excluye ni releva de la responsabilidad penal. Pero el secreto tiene que proteger las conductas privadas del penitente y también cuando, por algún delito que haya cometido, puedan preverse penas contra su vida o integridad física. El secreto de confesión está establecido eclesialmente y corresponde a la aplicación del ‘sentido común’ en la razón de ser de la Iglesia. El punto en la Iglesia, es si el confesor tendría que demorar la absolución (que no corresponde a la ley penal) cuando exista alguna posibilidad de ‘reparación’. Así presentados estos proyectos de leyes y su promulgación, es evidente que se trata de mala intención enfatizando la cuestión de los abusos al cargar injustamente la tinta sobre sacerdotes católicos. Pero lo ridículo de la pretensión y aprobación legislativa, es que de inmediato surge para los medianamente informados, que no quedaría fundamento para liberar de la obligación de auxiliar al sistema judicial a algunos profesionales como abogados y psiquiatras, e incluso a organismos del Estado como son fuerzas policiales y servicios de inteligencia.
24/06/18 2:37 PM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.