Crisis económica: cuando el dinero no basta (Mc. 13, 36)

Hablé con alguien hace poco que para ganar más dinero había cambiado de empleo. No hay nada de espectacular allí, especialmente en estos tiempos de crisis económica. Pero, lo hizo a pesar de que su antiguo empleo pagaba bien y a pesar de que tendría que dejar a su familia y a su novia y mudarse lejos de ellos para vivir solo. Además, me dijo que no estaba del todo contento porque pensaba que quizás podría haber negociado más dinero para su salario (cerca de $100.000 o 78.000 euros). Me contaba sus planes de seguir trabajando para alcanzar esa cifra y reconocía que eso no sería suficiente para sus ambiciones, que probablemente buscaría en el futuro otro empleo que le pagara más aún y que cuando tuviera más tiempo entonces sí podría volver a asistir a Misa los domingos, que su horario no se lo permitía. ¿Cuándo tendrá más tiempo? ¿Cuándo dejará de matarse por cifras que no llenan?

La Hermana Glenda
, (que ofrecerá un concierto en Madrid el 21 de diciembre) tiene las cosas bien claras cuando canta “Ven, Señor Jesús” en este vídeo:


Letra de “Ven, Señor Jesús” por la Hermana Glenda:

1) Ven, Señor Jesús, porque sin ti ya no hay paisaje.
Ven, Señor Jesús, porque sin ti no hay melodias.
Ven, Señor Jesús, porque sin ti no encuentro paz en nada.
Sin ti mis ojos no brillan. La vida es poca cosa sin ti.
Sin ti, sin ti, sin ti, la vida es poca cosa.

[Coro:] Ven, Señor Jesús, ven pronto a mi vida.
Ven pronto, Señor, ven pronto

2a) porque sin ti yo no quiero la vida, ya no canto con alma,
ya mis manos no sirven, ya no escucho latidos,
ya no abrazo con fuerza, mi corazon no se ensancha,
mi sonrisa no es plena y todo sin ti nada vale la pena,
porque sin ti ya no me llena nada.

2b)porque sin ti todo suena vacío, sin ti todo me deja tristeza,
porque sin ti yo no respiro hondo, porque sin ti todo me cansa,
porque sin ti me falta todo y me sobra todo, todo sin ti. (Coro)

3)porque sin ti no me importa mi hermano, no me importa el que sufre,
porque sin ti mi corazon es de piedra, a quien todo resbala,
acostumbrada a los pobres, acomodada a su casa,
sin jugarse la vida, sin gastarla por nada, sin gastarla por nada. (Coro)

—————————————————————————————————————————————————————————–

Nos advierte Jesús en el Evangelio del 1er domingo de Adviento que velemos, “no sea que venga inesperadamente” (Mc. 13, 36). Hagámoslo con un gran deseo de acogerle debidamente en nuestras vidas, reconociendo como hace la Hermana Glenda nuestra gran necesidad del Señor. Con el Señor (viviendo en gracia con Dios), como dice Sta. Teresa de Jesús:


Nada te turbe

Nada turbe,
Nada te espante,
todo se pasa,
Dios no se muda;
la paciencia
todo lo alcanza;
quien a Dios tiene
nada le falta:
Sólo Dios basta.

Eleva tu pensamiento,
al cielo sube,
por nada te acongojes,
nada te turbe.

A Jesucristo sigue
con pecho grande,
y, venga lo que venga,
nada te espante.

¿Ves la gloria del mundo?
Es gloria vana;
nada tiene de estable,
todo se pasa.

Aspira a lo celeste,
que siempre dura;
fiel y rico en promesas,
Dios no se muda.

Ámala cual merece
bondad inmensa;
pero no hay amor fino
sin la paciencia.

Confianza y fe viva
mantenga el alma,
que quien cree y espera
todo lo alcanza.

Del infierno acosado
aunque se viere,
burlará sus furores
quien a Dios tiene.

Vénganle desamparos,
cruces, desgracias;
siendo Dios tu tesoro
nada te falta.

Id, pues, bienes del mundo;
id dichas vanas;
aunque todo lo pierda,
sólo Dios basta.

———————————————–
Digamos con S. Agustín:
“Nos has hecho para ti, Señor,
y nuestro corazón estará insatisfecho
hasta que descanse en ti.” (Confesiones)

Mañana: San Nicolás de Bari, “y os encuentre dormidos” (Mc. 13, 36)

A los lectores: ¿Qué otras canciones o citas conocen que nos puedan ayudar a mantener una perspectiva espiritual este Adviento?

5 comentarios

  
María Lourdes
En la entrada del 03.12.08 en el blog "Espada de doble filo" ("Necesitamos rocío del cielo") se puede ver un vídeo del maravilloso himno de Adviento: "Rorate Coeli":
http://religionenlibertad.com/blog/index.php?blog=10

05/12/08 1:47 PM
  
Luis
Cuánta razón tienes. Pues sí, "cuando el dinero no basta"...

El hombre ansía ser feliz. Buscar ese objetivo sólo en el dinero es un error. Sólo en Dios se encuentra la felicidad duradera, auténtica, profunda, eterna.

Ganar mucho dinero no es malo, como creen los envidiosos. Lo malo es convertir el dinero en Dios. Que el dinero desplace a Dios, a la familia, a los amigos...

Excelente artículo Mª Lourdes!!!
05/12/08 2:05 PM
  
Bruno
Se puede escuchar una versión cantada de "Nada te turbe", interpretada por Mina Mazzini, en:

http://www.youtube.com/watch?v=djwIe4u4npk
05/12/08 2:37 PM
  
azahar
A mí me emociona especialmente el Ave María de Schubert. Cantado en diferentes estilos y por diferentes artistas no pierde en ningún momento su profundidad.

Muy bonitos los vídeos, el que se ha presentado con el artículo y el que recomienda Bruno.

05/12/08 3:15 PM
  
María Lourdes
Luis, estoy de acuerdo en que el tener dinero en sí no es malo sino el tenerlo como una prioridad en la vida sobre todo y todos.

Bruno, no sabía que había una versión cantada de "Nada te turbe"... ¡lo que me estaba perdiendo!

Azahar, desde luego que el Ave María de Schubert es conmovedora. Se oye en muchas bodas (en la mía también) y me recuerda mucho a mi madre que la pidió para su boda y claro que también a Nuestra Madre.

Es maravilloso que haya música que pueda inspirarnos a elevar nuestros pensamientos a lo que importa de verdad: Dios y nuestra relación con Él, nuestra vida espiritual.
06/12/08 11:43 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.