InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: .... 2) Enlaces de la Semana

24.10.09

Consejos eficaces de un exorcista a los que se creen poseídos por el demonio

S. Antonio María de Claret (1807-1870), el fundador de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María, fue también Misionero Apostólico de Cataluña Apóstol de las Islas Canarias, Arzobispo de Santiago de Cuba y confesor de la reina Isabel II. Diría de él el Papa Pío XII al canonizarle:

“San Antonio María Claret fue un alma grande, nacida como para ensamblar contrastes: pudo ser humilde de origen y glorioso a los ojos del mundo. Pequeño de cuerpo, pero de espíritu gigante. De apariencia modesta, pero capacísimo de imponer respeto incluso a los grandes de la tierra. Fuerte de carácter, pero con la suave dulzura de quien conoce el freno de la austeridad y de la penitencia. Siempre en la presencia de Dios, aún en medio de su prodigiosa actividad exterior. Calumniado y admirado, festejado y perseguido. Y, entre tantas maravillas, como una luz suave que todo lo ilumina, su devoción a la Madre de Dios".

El santo explica que desde los cinco años tuvo un gran celo por la salvación de las almas, al pensar en la eternidad del infierno que espera a los que cometían pecado mortal y no se arrepentían, al igual que la gran ofensa a su amado Dios Padre que suponía cada pecado mortal.

En este fragmento de su “Autobiografía” (.pdf) da consejos a las muchas personas que le pedían un exorcismo por pensarse poseídos por el demonio y revela algunos de los engaños que descubrió:

Leer más... »

21.10.09

Cómo eliminar el resentimiento de nuestras vidas

Los ambiciosos apóstoles Juan y Santiago, tras pedir puestos de honor en el Reino de Dios, oyeron del Señor que beberían de Su Cáliz y serían bautizados con el mismo bautismo que Él y según el Evangelio del XXIX Domingo de Tiempo Ordinario: “los otros diez, al oír aquello, se indignaron contra Santiago y Juan” (Mc. 10, 41). Pero, el Señor les indica que los que quieren ser mayores deben servir a los demás.

Esa escena recuerda la parábola del hijo pródigo, en la cual el hijo mayor se indigna por la generosidad de su padre hacia su hermano menor. Como explica Henry Nouwen en “El regreso del hijo pródigo” [de donde son las demás citas del post]: “Ésta no es una historia que separe a los hermanos en bueno y malo. Sólo es bueno el padre. El quiere a los dos hijos, corre al encuentro de los dos. Quiere que los dos se sienten a su mesa y participen de su alegría.” Así trata el Señor a los apóstoles cuando muestran rivalidad entre sí.

Los siguientes fragmentos del libro citado de Henry Nowen muestran cómo es posible “el regreso desde mi yo que se queja, se compara y siente rencor, a mi verdadero yo que es libre para dar y recibir amor. […] para amar más allá de mi necesidad de agradar o de encontrar aprobación.”

Leer más... »

5.10.09

¿Qué se gana obedeciendo al confesor?

En el Evangelio del XXVII Domingo de Tiempo Ordinario una vez en privado con el Señor: “los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo” (Mc. 10, 10) que los fariseos plantearon en público sobre el matrimonio. ¡A cuántos nos encantaría poder consultar directamente con el Señor!

Sta. Faustina Kowalska (1905-1938), llamada Apóstol de la Divina Misericordia, fue un alma privilegiada por las frecuentes visitas que recibió del Señor. Estas palabras de Jesús a ella, conservadas en su diario [descargable en .zip – fuente del resto de las citas del post], son para nosotros también: “Tú sabes lo que mas Me agrada y si tienes alguna duda sobre Mis palabras, sabes a quién debes preguntar.” (895) Se refiere al confesor. Revela la santa:

“Durante muchos años me educó Él Mismo, hasta el momento en que me dio un director espiritual. Antes Él Mismo me daba a conocer lo que no entendia, y ahora me hace preguntar [por] todo al confesor y a menudo me dice asi: ‘Y Yo te contestaré por su boca, quédate tranquila’.”

—————————————

“Y deseo nuevamente decir tres palabras al alma que desea decididamente tender hacia la santidad y obtener frutos, es decir, provechos de la confesión.

Leer más... »

27.09.09

"Escándalos" que no lo son

En el Evangelio del XXVI Domingo de Tiempo Ordinario, el Señor tiene palabras muy fuertes para: “El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen” (Mc. 9, 42). El que era “piedra de tropiezo y roca de escándalo” (1 Ped. 2, 8) para los no creyentes no se refería a todo escándalo, sino que condena el que hace daño espiritual a los que sí creen, a nuestros hermanos en Cristo. Así llegaría a decir S. Pablo:

“Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni hacer nada en que tu hermano tropiece, o se escandalice, o flaquee. La convicción que tú tienes, guárdala para ti y para Dios. Dichoso el que a sí mismo no tenga que reprocharse lo que siente.” (Rom. 14, 21-22)

Por eso, en una cita compartida por el lector Luis en “‘Hay rumores de que no sé quién es no sé que’”, señala S. Gregorio Magno: “Cuando alguien se escandaliza de la verdad, mejor es consentir el escándalo que ocultar la verdad”. Siempre habrá personas que considerarán un escándalo el bien hecho por otros como hacían los fariseos con el Señor.

Leer más... »

16.09.09

¿Por qué hacemos la Señal de la Cruz de izquierda a derecha al santiguarnos?

El blogger Miguel Vinuesa comentó al anterior post “¿Cuándo y cómo se hace la Señal de la Cruz al asistir a la Santa Misa?”:

“La verdad es que, respecto de la Señal de la Cruz tengo una duda que me quita el sueño desde hace un tiempo. Un amigo, que conoce bien tradiciones ortodoxas, hace la señal de la cruz como la hacen ellos, esto es: Juntando el pulgar con los dos dedos siguientes.

Empiezan desde arriba a abajo, pero siguen de derecha a izquierda en vez de como hacemos los católicos, de izquierda a derecha. Me parece muy interesante, además como lo justifican, y es que dicen que nosotros empezamos a hacer la señal de la Cruz “al revés” desde el siglo XV y XVI…”

El Papa Benedicto XVI lo hace como otros católicos romanos de izquierda a derecha, como se ve en el minuto 11:28 en este vídeo:

¿Por qué se hace de esta forma?

Leer más... »