23.04.10

¿Por qué es el pez un símbolo cristiano?

El Evangelio del III Domingo de Pascua muestra cómo Cristo Resucitado aparece a siete discípulos suyos junto el lago de Tiberíades con pan y pescado sobre brasas. Dirigiéndose a S. Pedro: “toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado.” (Jn. 21, 13). El pan y el pescado recuerdan la multiplicación milagrosa de panes y peces, prefiguración del Banquete de la Eucaristía.

Pero, según “Simbolismo del Ichthys” de la Enciclopedia Católica, la popularidad del símbolo entre los primeros cristianos no se debe a esa referencia bíblica:

Leer más... »

22.04.10

Superando los fracasos del amor humano


El Evangelio del III Domingo de Pascua muestra un encuentro inolvidable entre el amor humano de S. Pedro que: “se echó al agua” (Jn. 21, 7) para acercarse al Señor (a quien había negado tres veces durante Su Pasión) y el Amor Divino de Jesucristo esperándole en la playa con el desayuno preparado a pesar de esa triple negación.

No es difícil ver en la muestra tan sincera como impetuosa de amor de S. Pedro por el Señor el verdadero drama del amor humano imperfecto que desea amar, aunque no acierte siempre en la mejor forma de hacerlo. Y así S. Pedro dice que daría su vida por el Señor, pero le abandona en Getsemaní; le sigue hasta la casa de Caifás, pero le niega tres veces; lejos de Jerusalén le confiesa como “Cristo, el hijo de Dios vivo” (Mt. 16, 16), pero no se acerca a Cristo crucificado ni acude al sepulcro del Señor hasta que Sta. María Magdalena le anuncia que la tumba está vacía.

Lloramos con S. Pedro cuando nos damos cuenta de cómo desilusionamos a los que más amamos: prometiendo cambios sólo para encontrar motivos para no llevarlos a cabo; amando una idea de otros sin darnos cuenta de que no se ajusta a la realidad que se desarrolla ante nuestros ojos; expresando mil muestras de cariño a distancia sin molestarnos en buscar ninguna oportunidad para vernos o hablarnos en persona hasta que parece ser demasiado tarde.

Leer más... »

21.04.10

¿Por qué no se rompieron las redes en la segunda pesca milagrosa pero sí en la primera?

En la pesca milagrosa de Cristo Resucitado que narra el Evangelio del III Domingo de Pascua: “«las redes no se rompían» (Jn. 21, 7). S. Agustín resalta la diferencia entre las pescas milagrosas que obró el Señor con la cooperación de S. Pedro antes de que le llamara a seguirle y después de Su Resurrección cuando:

“las redes no se rompieron; fijándose sin duda, en este otro prodigio que refiere San Lucas, en el que se rompían las redes, por los muchos pescados que habían cogido.” (De cons Evang., 2, 9)

¿Por qué no se rompieron las redes en la segunda pesca?

Leer más... »

20.04.10

¿Cómo era el barco de pesca de S. Pedro?

El Señor le dijo a S. Pedro en el Evangelio del III Domingo de Pascua: ‘Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.’ (Jn. 21, 6) b> (Jn. 21, 7) . Así hizo S. Pedro y el Señor obró una pesca milagrosa. Después de la primera pesca milagrosa le había dicho a S. Pedro que le haría pescador de hombres, y tras esta pesca milagrosa después de la Resurrección, le confirmaría en su primado.

Los muchos milagros obrados por el Señor sobre el barco de S. Pedro muestran la importancia de este barco como imagen de la Iglesia fundada por el Señor. ¿Cómo era el barco de S. Pedro?

En 1986, dos hijos de otro pescador encontraron una barca de tiempos del Señor en el mismo Lago de Tiberíades, ahora conocido como Lago de Genesaret (Mar de Galilea), durante una sequía que había bajado el nivel del agua. Lo que ahora se conoce como “el barco de Jesús” (aunque no se sabe si fue usado alguna vez por el Señor), había sido preservada en el barro a 300 metros de Magdala.

Leer más... »

19.04.10

¿De verdad queremos vivir eternamente?

Al comienzo del Evangelio del III Domingo de Pascua, los apóstoles se encuentran junto al Lago de Tiberiades y “Simón Pedro les dice [a los demás]: - «Me voy a pescar.» (Jn. 21, 3). Ya habían visto a Cristo Resucitado dos veces en Jerusalén y fueron a Galilea para encontrarse con Él allí de nuevo.

No sabían qué hacer mientras esperaban, y S. Pedro decidió volver a practicar su antiguo oficio de pescador, a lo que se dedicaba antes de haber conocido al Señor. Es natural lo que hicieron los apóstoles, pescando cuando no sabían todavía qué esperar de la Vida.

El Papa Benedicto XVI ocupa la Sede de S. Pedro desde hace 5 años hoy, y en su segunda encíclica “Spe Salvi” medita sobre la reacción del hombre moderno a la gran noticia de que Cristo Resucitado nos ha abierto las puertas a la Vida Eterna.

Leer más... »