La mayor fuente de vocaciones sacerdotales en los EE.UU.


La voz de Dios Padre se oye en el Evangelio del II Domingo de Cuaresma declarando sobre Nuestro Señor Jesucristo: “Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle” (Lc. 9, 35). Los más de 500 capellanes (en 2008) de la Archidiócesis Castrense de los EE.UU. dan vivo testimonio de que en plena guerra se puede también oír la voz del Señor.

Según la página de la Archidiócesis (en inglés), “más vocaciones sacerdotales en los EE.UU. vienen de las fuerzas armadas que de cualquier otra fuente de vocaciones. Casi un 10% de los sacerdotes han servido en las fuerzas armadas, y otros 10% crecieron en hogares castrenses.” ¿Qué tiene de especial la Archidiócesis Castrense de los EE.UU.?

La Archidiócesis ofrece una semana de discernimiento vocacional para miembros de las fuerzas armadas al menos 4 veces al año. La Archidiócesis también patrocina vocaciones con un programa que paga la mitad del precio de los estudios en el seminario. Una vez ordenados, servirán 3 años en su Diócesis antes de servir como capellanes militares. En 2008, 7 formaron parte del programa y a aumentado a 23 en septiembre del 2009, a los cuales se unirán de 10 a 15 este año. La Archidiócesis depende de la generosidad de los Obispos diocesanos, que son los que “prestan” sacerdotes a la Archidiócesis Castrense.

Las fuerzas armadas de los EE.UU. cuentan actualmente con 300.000 católicos activos en ellas, pero si se añade a ellos a sus familias y a los veteranos de guerra, la Archidiócesis Castrense de los EE.UU. sirve a unos 1,5 millones de católicos. Los capellanes describen así a los jóvenes: “sinceros, leales a su patria, y llenos de preguntas sobre su religión”. No sorprende entonces que la Archidiócesis tenga aprox. 2,5 millones de archivos de Sacramentos recibidos en bases militares.

Esta Cuaresma, la Archidiócesis ofrece por Twitter lecturas y meditaciones para cada día como éstas (traducciones mías):

“Las fuerzas militares están llamadas al servicio. ¿Cómo sirvo tanto en uniforme como fuera de él? Mi liderazgo, ¿se centra en mí o en otros?”

“En el Antiguo Testamento, Dios le llama a Jonás una segunda vez. ¿Reconozco a Dios llamándome? ¿Tomo el tiempo para escuchar?”

“El tiempo desplegados, en el desierto, puede pasar tanto deprisa como lentamente. ¿Cómo afecta el tiempo lejos del hogar la manera en que respondo a Dios?

——————————————————-

Éste es un vídeo en inglés producido por la Archidiócesis Castrense de los EE.UU. sobre la labor de los capellanes castrenses: “Nunca lejos de casa”

Traducción mía del vídeo

“Soy…. y soy un sacerdote católico.”

Es una forma única de vivir el sacerdocio. Es único porque para poder ser ministros para esta parte de la Iglesia, los soldados del aire o del mar, lo que sea, tienes que convertirte en uno de ellos para poder servirles.”

“Las fuerzas armadas tienen trabajadores sociales. Las fuerzas armadas tienen psicólogos, doctores, y muchísimos comandantes. El capellán es el que se acerca al soldado desde un punto de vista espiritual y es capaz de traer a Dios a la ecuación.”

“Debido a las diversas misiones en que estamos involucrados en las fuerzas armadas por todo el mundo, eso suele significar que están lejos de su hogar durante largos períodos de tiempo.”

“Aquí en las fuerzas armadas tenemos muchos infantes de marina solteros, muchos de ellos y muchas veces ésta es la primera vez que están lejos de su hogar. O sea que ¿qué les traen los capellanes? Les traen un poco de estabilidad, un poco de lo que estaban acostumbrados en su patria y más importante aún él nos ayuda a llegar a las metas del combate, en el sentido de edificar el carácter moral de nuestros infantes de marina. O sea que el capellán es básicamente mi hombre de confianza.”

“Les hacemos practicar una serie de pre-instrucciones, refrescando en su memoria todas las abilidades que necesitarán ese día en particular.”

“Cuando tu compañero está herido o alguien está herido, la parte física es fácil. Hasta los que son gordos pueden correr muy deprisa en combate, pero es lo que pasa en los efectos emocionales y psicológicos en esa situación… allí es donde es más importante el capellán.”

[Bautizo de bebé]

“La oportunidad que he tenido aquí para conocer muy bien personalmente al capellán ha sido maravillosa. En particular, el P. Marty me ha dado la oportunidad de buscar consejo espiritual de él y de llegar a conocerle a él y él bautizó a mi novia en la fe católica en la última Pascua y [ella y yo] nos hemos estado preparando para casarnos y [el P. Marty] ha estado llevando a cabo el asesoramiento y oficiará la boda este verano, o sea que estamos muy entusiasmados por eso.”

“La vida en la marina siempre es muy apasionante. Nunca sabes de un momento a otro lo que te pasará. Te despiertas en una nave y quizás en un cerrar y abrir de ojos estás en un helicóptero despegando de esa nave y celebrando la Misa con otro grupo de marineros que no tienen acceso a un sacerdote. Los marineros andan solos y la mera presencia de un sacerdote saca de ellos un deseo de hablar, un deseo de hablar con alguien en quien confían, un deseo a veces de celebrar el Sacramento de la Reconciliación o simplemente decir: “Hola, Padre, ¿cómo está?”. Y nosotros representamos de alguna forma el hogar para ellos porque a veces la fe es lo único que tienen que se parece a lo que tenían en su patria.

“‘Permítenos pasar por esta operación seguros, para que podamos vivir otro día para servir, para edificar Tu Reino y para alabar y glorificar Tu Nombre. Lo pedimos en Tu Santo Nombre. Amén.’ Que tengan un buen salto.”

El capellán tiene todo un arsenal de armas a su disposición también. Y muchas veces es una sonrisa, una oración, y un simple: ‘Buen trabajo’. Siempre estamos rezando por nuestros soldados desplegados, nuestros marineros desplegados, pero se nos parece olvidar que nosotros también estamos desplegados.”

“No le veo sólo como un capellán, sino también como un amigo, alguien con quien puedo contar, con quien hablar. Confío mucho en él.”

“En la Misa de esta tarde les pido que se acuerdan en su mente, en su corazón, de sus propios parientes y amigos que hayan conocido a lo largo de tu vida que quizás ya han fallecido, para que la fe que tuvieron en Cristo les lleve la consolación del mensaje que Cristo vino a salvarnos a todos y a llevarnos al Reino del Padre.”

“Nos ponemos nuestros paracaídas, y entonces vamos a la rampa, llenamos el avión para un vuelo a la zona de salto sobre Fort Grant.”

[cantado] “Como la estrella que conduce al cansado viajero por el camino, y nos ayuda a encontrar el camino cuando debemos vagar, estamos guiados por una fuerza que nos lleva deprisa hacia delante, asegurándonos de que no estamos nunca lejos de casa.”

“La nueva generación tiene hambre de Dios. No es una cosa de blancos, de negros, ni de asiáticos. La gente se esfuerza, tiene hambre de algo. Y no se dan cuenta hasta que compartes un poco de tiempo con ellos que tienen hambre de algo importante. Y creo que están buscando a Dios. Un buen capellán muestra a Dios. Un buen capellán irradia a Dios. A veces no es lo que decimos sino dónde estamos.”

[Palabras de consagración]

[Arzobispo Edwin F. O’Brien, Arzobispo Castrense de los EE.UU. cuando se produjo el vídeo]: “Es mi privilegio trabajar cada día con los jóvenes sacerdotes que acaban de ver. Creo que pueden comprender por qué estoy tan orgulloso de ellos. Representan a más de 500 sacerdotes sirviendo a nuestra nación y a nuestro Dios por todo el mundo a pesar de la distancia, a pesar del peligro, a pesar de las dificultades. Necesitamos más sacerdotes como ellos. También tenemos que apoyarles con mayor generosidad en el trabajo pastoral que desempeñan. Como Arzobispo para nuestras fuerzas armadas, estoy muy entusiasmado sobre nuestro futuro.”

“Oremos. Padre Celestial, al acercarse la tarde, tomamos una pausa para ofrecerte nuestro agradecimiento. Concede a nuestras familias que están en casa Tus mejores bendiciones y protégenos, Señor, mientras estamos despiertos y vela sobre nosotros mientras dormimos para que despiertos podamos velar contigo y dormidos podamos descansar en Tu Paz. Amén.”

[cantado]: “Nuestro Pastor nos guía suavemente con su confianza y nos ayuda a saber que nunca estamos lejos de casa.”

——————————————————–

Si desean apoyar la labor de los capellanes castrenses con una donación
(además de sus oraciones)

No reciben fondos del gobierno, o sea que dependen de la generosidad de los fieles. Si alguien desea mandar una donación a los capellanes, lo mejor es hacerlo por Internet por sitios en que los mismos capellanes piden lo que necesitan. “CatholicMil.org” es un sitio en inglés dedicado a católicos en las fuerzas armadas de los EE.UU., que manda un paquete con DVD, CD, libros sobre la fe católica (incluyendo la Biblia), Rosarios, estampas, etc. a los soldados y capellanes católicos que lo piden por ese sitio. Aceptan donaciones aquí.

En “Aquinas & More.com” se puede ver las cosas religiosas que piden los capellanes y seleccionar lo que uno quiera donar. La compañía envía todo lo que se compra sin cobrar gasto de envío. Aquí se puede ver esa lista, que incluye Biblias, Rosarios, medallas religiosas, hasta estampas del Arcángel S. Miguel, patrono de las fuerzas armadas en los EE.UU.

Oración al Arcángel S. Miguel

Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales.

Humildemente te rogamos, te digne librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor; que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad. Amén.


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Cómo es la Archidiócesis Castrense en su país? ¿Conoce a algún capellán castrense? ¿Qué le impresiona de la labor sacerdotal de esos capellanes?

Siguiente post – cumplimiento de mandamientos – “a ver si da fruto” (Lc. 13, 9)

29 comentarios

  
rojobilbao
No conozco la situación española, pero sí a un sacerdote que jubilado del ejercito ahora colabora con mi diócesis y ¡ya pudieran ser así todos los sacerdotes diocesanos! La liturgia la celebra con total propiedad y es un sacerdote de pies a cabeza.
06/03/10 3:13 PM
  
María Lourdes
Rojobilbao, me alegro mucho de que esté haciendo tanto bien ese sacerdote que conoce. La verdad es que desconocía que hubiera Arzobispados Castrenses hasta que me sugirió el tema el Páter Antonio Sánchez, Vicario Episcopal Castrense de Cartagena.

Ésta es una noticia del pasado septiembre que muestra la importante labor de los capellanes castrenses: “Cristo Ancor Cabello fue bautizado por deseo propio antes de morir en el hospital de Herat”.

Espero publicar más posts sobre el Arzobispado Castrense de los EE.UU. en el futuro, Dios mediante. Un saludo.
06/03/10 3:27 PM
  
anarico
María, en España hubo una vez un capellán al que los soldados le pusieron el sobrenombre de "Padre Victoria". Una persona singular y excepcional donde la haya: excepcional y excelente en todo. [...] Y, ni de lejos lejísimos, tenemos en toda la nación española un Baltasar Gracián. Por otra parte, creo, que las padres de la Patria Norteamericana tuvieron en mucha estima sus doctrina, y sin duda alguna para mí: aquí está el origen de la mayor parte de la grandeza de Estados Unidos. Nuestro Gracián era excepcional en todo.
06/03/10 4:23 PM
  
Silveri Garrell
Fué Jose Antonio Primo de Rivera (Historia de España) quien dijo la frase tajante: "el sacerdocio y la milicia son las dos maneras más heroicas de hipotecar la vida". Da mucho que pensar (política española aparte) que el militar y el sacerdote se parecen bastante, no en todo pero si en entrega de servicio a la comunidad donde pertenecen.
06/03/10 4:55 PM
  
Esperanza
Ah, María Lourdes, mi comentario podría ser idéntico al de rojobilbao por lo menos en lo que respecta a que yo tampoco sé nada sobre la situación castrense en España.

Pero me gustaría comentar el título ("la mayor fuente de vocaciones sacerdotales de EEUU"). Esperaba que el post iría de la diócesis de Boston, o alguna de ese tenor, pero cuando vi que era sobre el ejército y lo leí hasta el final, pienso que ahora entiendo un poco por qué la diócesis castrense la mayor fuente de vocaciones sacerdotales de EEUU. Es un ambiente donde seguro que valoran grandes ideales como por ejemplo el servicio a su patria, el sacrificio personal hasta dar la vida, algunos habrán visto cómo matan o hieren a algún amigo o compañero, todos están lejos de las comodidades y el consumismo ...todo eso unido a la gracia de Dios y a que los encargados de la pastoral parece que hacen un buen trabajo de acompañamiento(según se lee en el post)... resultado, la mayor fuente de vocaciones.

Es lo que se me ha ocurrido, así, de pronto.

Por cierto, me encantan los cambios nos das en el blog, porque de un día para otro pasamos de las tiernas florecillas a los aguerridos militares jejeje
Saludos!
06/03/10 5:26 PM
  
PorcoRosso
Siempre me he preguntado como puede haber un sacerdote, seguidor de jesucristo, en un ejercito cuya labor es la de matar gente, jamás he comprendido esto. Si alguien fuera tan amable de explicarmelo.
06/03/10 5:41 PM
  
María Lourdes
Anarico, no sabía que los "Founding Fathers" de los EE.UU. le leyeran al P. Baltasar Gracián, de quien sé muy poco. Aprendo algo nuevo todos los días. Hay quienes piensan que las "Reglas de enfrentamiento" (ROE "Rules of engagement") de los EE.UU. están basados en lo que escriben S. Agustín y Sto. Tomás Moro sobre la guerra justa. Un saludo.
07/03/10 4:57 AM
  
Esteban
Siempre me he preguntado como puede haber un sacerdote, seguidor de jesucristo, en un ejercito cuya labor es la de matar gente, jamás he comprendido esto. Si alguien fuera tan amable de explicarmelo.

Si Jesús comía con prostitutas y con publicanos, pues que mejor ocasión de un sacerdote para hacer testigo del Evangelio y mas bien para sensibilizar a los militares.

Esperemos que su labor se centre en eso, no me extraña que salgan muchas vocaciones de ahí, después de ver la tragedia de la guerra, la injusticia, no hay duda que algo debe pasar en las entrañas de estos jovenes que los hace como San Francisco o como San Ignacio cambiar su vida militar, por el servicio a los hermanos
07/03/10 5:43 AM
  
María Lourdes
Silveri Garrell, no conocía esa cita. El sitio web del Arzobispado Castrense de los EE.UU. enumera estos atributos de las personas que se unen a las fuerzas armadas: tienen un fuerte sentido de propósito, sacrificio, servicio desinteresado y valentía. Señalan que también se busca eso en el sacerdocio. Me alegro de leerle de nuevo.
07/03/10 5:53 AM
  
María Lourdes
Esperanza, tampoco sé mucho sobre el Arzobispado Castrense en España. Hace un par de semanas hubo un encuentro en Madrid (mi ciudad natal) de jefes de capellanes militares.

Algo curioso que leí es que las diócesis de Obispos que han sido muy generosos concediendo permiso a sus sacerdotes a servir al Arzobispado Castrense han visto un aumento de vocaciones dirigidas a sus propias diócesis de las fuerzas armadas (Archidiócesis de Newark, NJ, por ejemplo).

Como comenta Silveri Garrell, hay bastante semejanza en la generosidad de servicio entre los que están en las fuerzas armadas y en el sacerdocio. Es el Señor el que concede vocaciones, pero creo que ayuda mucho a escuchar esa voz que alguien conozca a un sacerdote dedicado al Señor que se haya ganado su confianza y que le puede dirigir bien para discernir su vocación. Esa relación personal con un capellán puede animar a alguien a responder "sí" a su vocación.

Me alegro que no le importe esa diversidad en el blog. No me di cuenta del gran contraste entre los dos posts. :) Un saludo.
07/03/10 6:11 AM
  
María Lourdes
PorcoRosso, los capellanes viajan con los soldados a quienes atienden espiritualmente. No hay suficientes para atender a todas las familias católicas en las fuerzas armadas. No están allí para matar, pero supongo que entrenan a los que no tienen experiencia en las fuerzas armadas para poder defenderse en el campo de batalla o para que sepan qué hacer en el caso de que sean capturados. Muchos pasaron por las fuerzas armadas antes de entrar en el seminario.

También hay algunos en los EE.UU. que han sido condecorados por su valentía en combate, lo cual quiere decir que arriesgaron sus vidas para salvar a otras personas. Hay un capellán de los EE.UU. cuyo proceso de beatificación está abierto. Se sacrifican, como señala el comentarista Esteban, y el Señor dijo que no había mayor amor que el dar la vida por otros. Un saludo.

07/03/10 6:26 AM
  
María Lourdes
Esteban, añado a su comentario que el franciscano S. Juan Capistrano es el patrono de los capellanes castrenses. En Catholicmil.org hay una larga lista de santos que tuvieron alguna asociación con fuerzas armadas en su vida (como S. Francisco de Asís) y también una de beatos. Es un placer seguir leyéndole en el blog. Un saludo.
07/03/10 6:33 AM
  
odet
En mi diocesis era obispo D.Juan del rio,hasta que hace poco más de un año fue nombrado arzobispo castrense,aquí hizo una buena labor y era muy querido,sentimos que se marchara,seguro que hará una gran labor tambien en este nuevo cargo.porcorosso no entiendes nada porque no eres católico como dijiste en otro blog.
07/03/10 2:07 PM
  
María Lourdes
Odet, gracias por la información sobre el Arzobispo Castrense, que me imagino habrá estado viajando mucho. Sé que el Arzobispo Castrense de los EE.UU. ha viajado a Iraq, por ejemplo. Un saludo.
07/03/10 2:22 PM
  
odet
M.Lourdes yo rezé por Cristo ancor,cuando me enteré de lo ocurrido,me llama la atencion que su madre lo llamara Cristo y no lo bautizara,por lo tanto tampoco pudo hacer la Primera Comunión,hay muchos padres así hoy en España que piensan que cuando sus hijos sean mayores ya decidiran,espero que sea una moda y cambien de opinión.
07/03/10 8:58 PM
  
anarico
María, creo que a P. Baltasar Gracián jamás se le ocurriría ninguna expresión que contuviera las palabras "guerras justas", pues él pensaba que "las guerras son tan intrínsecamente malas que los más truhanes son los que mejor las hacen". El P. Gracián, como te digo, es que era singular y genial en todo.

Y sí, la verdadera élite de los fundadores y grandes personajes posteriores de Estados Unidos y también europeos, han tenido mucho aprecio por el "Criticón" del P. Gracián. En España se han olvidado de él y de sus enseñanzas. Y..."así no luce el pelo". Un asco.
Saludos
07/03/10 9:06 PM
  
susi
Hace poco leí el origen de la oración a San Miguel Arcángel que usted añade junto a su imagen como guerrero luchando contra el demonio:
aparece hacia la mitad de este página donde habla sobre el Papa León XIII. Es muy impactante lo que cuenta
http://www.corazones.org/santos/miguel_arcangel.htm
No podemos andarnos con tonterías: “Sed sobrios y velad porque vuestro adversario el diablo anda como león rugiente buscando a quién devorar” (1 Pedro 5:8)
y "Milicia es la vida del hombre sobre la tierra",(Job 7, 1)
He elegido estas citas, pues ambas hacen referencia a la milicia, aunque hay muchas más que hablan sobre cómo los cristianos somos soldados de Cristo y hemos de luchar por alcanzar la vida eterna. Con su gracia, claro, como nos explica muy bien el P. Iraburu en su blog Reforma o apostasía.
07/03/10 10:52 PM
  
María Lourdes
Odet, conozco a padres que dicen lo mismo y no bautizan a sus hijos ni les enseñan sobre su fe católica, lo cual va contra el mandamiento de la Iglesia de que los padres eduquen en la fe católica a sus hijos. Pero, aparte de eso, ¿no enseñan los padres a sus hijos su lengua materna? ¿Por qué no esperar a que sean mayores para elegir uno entre tantas en el mundo en vez de imponer una? ¿Es de menos importancia comprender a Ntra. Santa Madre Iglesia, que nos hace hijos de Dios?

Pero, doy gracias a Dios de que en Su Bondad nos concede sacerdotes que están dispuestos hasta a arriesgar sus vidas en campos de batalla para salvar a las almas que no recibieron la misma atención espiritual de sus padres, por la razón que sea. A veces las circunstancias de la vida no nos lo permite (fallece el padre creyente, por ejemplo).
07/03/10 11:12 PM
  
María Lourdes
Anarico, no dudo que pueda demostrar talento literario en esa obra, pero también he leído que para publicarla desobedeció a sus superiores, algo que no me parece tan admirable. Me parece más admirable que haya capellanes santos como S. Juan de Capistrano, patrono de capellanes castrenses. Un saludo
07/03/10 11:29 PM
  
María Lourdes
Susi, muchísimas gracias por esas citas. Sí, enfrentamos un combate espiritual en este mundo y para los que están desplegados por todo el mundo, lejos de sacerdotes y con dificultad de recibir los Sacramentos, es particularmente difícil orar y velar, como nos recomienda el Señor. Mientras tanto, los que podemos recibir los Sacramentos con mayor facilidad deberíamos de apreciarlo, agradecerlo, y recibirlos.

Aquí tiene la versión completa de la Oración al Arcángel S. Miguel: http://m.aciprensa.com/Oracion/angeles17.php
07/03/10 11:40 PM
  
anarico
María, me parece, que a veces el arcángel S. Miguel nos empuja con todo su poder para que rompamos todas las miserias del mundo, igorancia y envidia incluidas. Y aunque, sin duda la obediencia es una virtud muy útil, no debemos olvidar que la obediencia a nuestros superiores de este mundo, no tiene otro fin que ejercitarnos para otra obediencia mayor, a la voluntad de Dios. Y no se recomienda porque tenga un valor intrínseco en sí misma.

El arcángel S. Miguel se merece mucha más atención de la que le damos la mayoría de los católicos de nuestro tiempo.[...]
08/03/10 12:06 AM
  
María Lourdes
Anarico, cuando uno toma voto de obediencia, allí encuentra la voluntad de Dios a no ser que el superior mande algo directamente en contra de los Mandamientos de Dios. Pero, volviendo al tema de los capellanes castrenses, los que prestan sus servicios al Arzobispado Castrense en los EE.UU. lo hacen con permiso de su Obispo o Superior, y después del Arzobispado Castrense. En general, los que están en las fuerzas armadas comprenden muy bien la importancia de cumplir órdenes. Un saludo.
08/03/10 12:28 AM
  
solodoctrina
Una reflexión: de los pocos elogios que prodigó el Señor en su vida terrena, uno fue dirigido a un militar y a su fe. Seguramente admirado por la claridad conceptual de este capitán romano sobre la jerarquías de las personas y -algo difícil de entender en este tiempo- la obediencia debida. Y también por el amor demostrado hacia un servidor suyo muy enfermo, por quien pidió el milagro.

Saludos.
08/03/10 2:05 PM
  
susi
Una consecuencia práctica de la Comunión de los Santos es, precisamente, rezar por los vivos y difuntos.
Rezar por los otros católicos les manda esa gracia de Dios que necesiten en su lucha contra el enemigo de las almas, el demonio. Es muy bueno recurrir al Príncipe de los Ángeles, el glorioso Arcángel San Miguel, para rezar por nuestros hermanos para que no caigan ni claudiquen. Lo mismo que unos militares se apoyan unos a otros, los soldados de Cristo debemos hacer de igual manera.
Dentro de un rato, si Dios quiere, iré a hacer la Hora Santa y encomendaré a todos nuestros hermanos al Señor y a su Madre. Y muy especialmente, a los que pasan por este blog y portal.
08/03/10 4:26 PM
  
Ana
Si vienen de las fuerzas armadas que bendición de capellanes tendrán. Los caminos de Dios son los caminos de Dios y uno que se mete en el ejército para hacer carrera militar y servir a su patria se encuentra llamado a la patria del cielo. Demos gracias a Dios
08/03/10 8:53 PM
  
María Lourdes
Solodoctrina, ¡qué buena es esa referencia al centurión! Me pregunto cuántos de los soldados que dicen sus palabras antes de comulgar se acuerdan del centurión, si ese contexto militar que viven y comprenden tan bien les conmueve más aún al recibir al Señor. Muchas gracias por su reflexión.
08/03/10 9:08 PM
  
María Lourdes
Susi, en muchas Misas en los EE.UU. se oyen en la oración general de los fieles peticiones por los soldados.

Siempre pido que el Señor les cuide tanto en cuerpo como en alma para que conserven la salud de ambos en las difíciles circunstancias que enfrentan, sea en combate o en misiones de paz, por ejemplo. Están muy lejos de sus familias, pero el Señor no se aleja de ellos. Los capellanes castrenses cuidan de lo más importante, de las almas.

Muchísimas gracias por sus oraciones.
08/03/10 9:16 PM
  
María Lourdes
Ana, hace poco leí que los capellanes castrenses son como médicos del alma que cuidan de los que están enfermos, sin importar la banda en que se encuentran. El Señor les manda a todos, hasta a preocuparse por el alma de sus enemigos. Ellos no toman parte en los combates, sino que van donde están las almas necesitadas de hombres que tienen muy poco contacto con sacerdotes donde están.

¡Qué misión más noble! ¡Qué bueno es el Señor que llama a los capellanes castrenses a su vocación! Que el Señor llame a muchos más de los que sirven en las fuerzas armadas, que mucha falta nos hace tener sacerdotes muy valientes hoy en día. Un saludo.
08/03/10 9:25 PM
  
María Lourdes
PorcoRosso, siento no publicar su último comentario, pero no quisiera desviar el post hacia el tema de si las guerras son justas o no. Los capellanes castrenses católicos son sacerdotes que no toman parte en los combates y están llamados a preocuparse por todas las almas, tanto las de los soldados que acompañan como las del otro bando. Por cierto, también hay capellanes castrenses judíos, protestantes, y de otras religiones. Un saludo.
10/03/10 10:13 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.