La peor pobreza del mundo se puede encontrar en países desarrollados

Parece que los fariseos tenían buenas razones al criticar que los discípulos del Señor no se lavaran las manos antes de comer. Después de todo, la falta de higiene es una causa de la propagación de terribles enfermedades. Pero, en el Evangelio del XXII Domingo de Tiempo Ordinario, el Señor les contesta: “Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro” (Mc. 7, 18), sino las maldades como los homicidios y las injusticias.

La Bta. Madre Teresa de Calcuta (1910-1997), pues, hizo bien en preocuparse más por el bienestar corporal y espiritual de los enfermos pobres que de contraer sus dolencias físicas, plantando cara además a la gran injusticia del aborto:

1) “Muchos se manifiestan preocupadísimos por los niños de la India o por los de África, donde tantos mueren, sea por desnutrición, hambre o lo que fuera. Pero hay millones deliberadamente eliminados por el aborto.”
2) “Por eso, pienso que aquellas naciones que destruyen la vida legalizando el aborto son las más pobres, porque temen alimentar a un niño más y, por eso, agregan un cruel asesinato más a este mundo.”
3) “Todo país que acepta el aborto es porque su gente no ha aprendido a amar, sino que recurre a la violencia para obtener lo que quiere.”

——————————————————————–

En su discurso para el desayuno de la Jornada Nacional de Oración (3.2.1994) denuncia el aborto, el uso de contraceptivos y el abandono de los ancianos en la sociedad moderna ante el entonces Presidente Clinton y la Primera Dama, además del Vice-presidente Gore y su esposa y otras grandes figuras políticas que no estaban de acuerdo con ella.

Peggy Noonan comenta en “Still, Small Voice” (enlace en inglés) las reacciones inmediatas y la estupefacción del público que oyó ese discurso, que rompía todas las reglas (hasta por ser todo leído con calma y sin gestos). Muchos aplaudieron, pero los mencionados políticos no, mientras que una señora al lado de Peggy Noonan comenzó a escribir una lista de tareas para evadirse mentalmente de la situación.

La Beata Madre Teresa de Calcuta comienza la primera parte de un discurso parecido ante la Fundación Católica por la Vida Humana en New Brunswick, Canadá hablando sobre la Encarnación del Señor y de cómo S. Juan Bautista, sin haber nacido, salta de gozo en el seno de su madre como prueba de que Dios se hizo hombre en la Virgen María. En el fragmento del discurso que se oye en este vídeo (la segunda parte), denuncia el hambre, la desnudez y la indigencia más profundos de nuestros tiempos con anécdotas emotivas de su labor entre los pobres (en inglés, pero con traducción después del vídeo):

——————————————————–

Traducción del fragmento del discurso de la Bta. Madre Teresa de Calcuta que se oye en el vídeo

“¡Qué raro! Un pequeño niño no nacido salta de gozo en el seno. Dios eligió a ese pequeño para proclamar [la Encarnación]. No mandó a S. José ni a Zacarías ni a ninguno de esas personas grandes sino un pequeño niño no nacido. Y hoy, ese pequeño niño no nacido se ha convertido en el blanco del mal, de la matanza, del homicidio. Una madre mata ella misma a su propio hijo.

“Por eso digo con frecuencia que si una madre puede matar a su propio hijo, ¿qué queda para los demás para que no se maten? Por eso el aborto se ha convertido en el mayor destrozador de la paz, del amor, de la dignidad, del gozo… el mayor destrozador porque destroza el amor, porque el amor comienza en el seno… porque el amor comienza en el seno como comienza también en el hogar.

“Por lo tanto, ahora que estamos juntos, recemos para que nunca dejemos que ningún niño sea destruido, porque al destruir al niño destruimos la presencia de Dios, estamos destruyendo la imagen de Dios. Por lo tanto hoy, cuando estamos reunidos juntos, como una prueba, hagamos una resolución de que juntos (con el cimiento católico que Dios les ha dado), que juntos nunca dejaremos en este hermoso país (al que Dios ha concedido tantos bellos dones), que no dejaremos que ni un solo niño, ni un solo niño no nacido se sienta no deseado, no amado.

“Porque Jesús dijo: “Si recibís a un niño en mi nombre me recibís a mí”. Esta claro: “me recibís a mí”. Y si no recibimos a ese pequeño niño, no le recibimos a Él. Le rechazamos a Él. O sea que hoy hagamos una resolución. No tenemos una casa aquí. Pero vamos a tener una casa en Toronto [Canadá]. Pero cuando oigáis que alguien no quiere a un niño, yo quiero a ese niño. Mis hermanas y yo queremos a ese niño. Por favor, mande al niño a Toronto y le cuidaremos.

“Para dejar más claro cómo nos deberíamos de amar, Jesús dijo: ‘Lo que hagáis al menor de mis hermanos, me lo hacéis a mí. Si en mi nombre dais un vaso de agua, me lo dais a mí. Si en mi nombre recibís a un niño pequeño me recibís a mí. Si en mi nombre recibís a los que no son deseados, a los que no son amados, a los lisiados, a los cojos, los que no tienen hogar, a los adictos, a las prostitutas, me recibís a mí, me recibís a mí.’

“Y para estar seguro de que entendiéramos lo que quería decir, de nuevo y esto es a hora de la muerte, cuando volvamos a casa a Dios, nos juzgará por lo mismo: ‘Tuve hambre y me diste de comer.’ El hambre no es sólo de un pedazo de pan. El hambre es de amor, alguien que te desee, que se preocupe por ti. Eso es el tener hambre de ser deseado, de que alguien se preocupe por ti, de ser amado.

“La desnudez no es sólo por un pedazo de tela. La desnudez es la pérdida la dignidad humana, la pérdida de esa bella virtud, de ese bello don de la castidad, ese bello don de la virginidad… tan bella. Les decía a los jóvenes…les dije… Es muy bello que una joven ame a un joven y que un joven ame a una joven, muy bello amarse con un corazón puro. Y el mayor regalo que os podéis dar el día de vuestra boda, el día en que os consagráis ante Dios, cuando os unís para formar un cuerpo, el mejor regalo que os podéis dar es un corazón puro, un cuerpo virgen. Esto es algo tan bello para que recéis para ofrecerlo a Dios, para que nos lo dé, y Dios nos lo dará.

“La indigencia… la indigencia no sólo es que no se tenga una casa de ladrillos. La indigencia es ser rechazado, no deseado, sin lugar en la sociedad. Un día recogí a una mujer del basurero y ella estaba ardiendo de fiebre. Realmente se estaba muriendo, y la saqué del basurero y la llevé a casa. Tardé mucho tiempo en poder ayudarla porque decía todo el tiempo: “Mi hijo, mi hijo me hizo esto.” Estaba tan dolida. Era un dolor tan grande para ella que su propio hijo la dejó en el basurero para morir como un animal. Tardé mucho tiempo en ayudarle a decir: “Le perdono”. Gracias a Dios, antes de morir encontró la gracia para decir: “Perdono a mi hijo” y murió de una forma muy bella. ¿Ven? Esa es la verdadera indigencia: no ser deseado, no ser amado.

“Una noche,cerca de medianoche, un niño vino a nuestra puerta y me llamó a la puerta. Y bajé y allí estaba este niño llorando al tope de su voz. Le dije: ¿Qué pasa? Me dijo: “Fui a mi padre. Mi padre y mi madre están separados. Fui a mi padre y mi padre no me quería. Fui a mi madre y mi madre no me quería. Tú me quieres.” Le acogí. Ya ven ese terrible ese terrible sentimiento de no ser deseado.

Ese pequeño niño no nacido… ¿por qué vuelvo a él de nuevo? Porque tenemos este bello don de Dios de amar a los que no son deseados ni amados. Y ese pequeño niño no nacido es el más indeseado y tiene que morir porque la madre tiene miedo de tener que dar de comer a un niño más, de educar a un niño más…

[En la última parte del discurso recomienda que la gente pida la intercesión de la Santísima Virgen María, especialmente rezando el Rosario en familia, explicando que la oración une a la familia y que viendo la Cruz y la Eucaristía nos podemos dar cuenta de cómo nos ama Cristo para poder amar a otros sufriendo como hizo el Señor por nosotros.]

———————————————-

En Calcuta tratamos de combatir el aborto mediante la adopción. Me gustaría abrir muchos de estos centros para niños en los países que han aceptado el aborto. En los que tenemos por toda la India nunca tuvimos que rechazar a ningún niño, y todos están felices en sus nuevos hogares.”

“Cuando le dicen a la Madre Teresa que hay demasiadas criaturas en la India, ella responde: ‘¿Piensa usted que hay demasiadas flores en el campo? ¿Demasiadas estrellas en el cielo? Mire a esta niña, es portadora de la vida; ¿no es una maravilla? ¿Cómo no quererla?’”(Bta. Madre Teresa)

“El aborto empobrece a la gente desde el punto de vista espiritual; es la peor pobreza y la más difícil de superar.”(Bta. Madre Teresa)

[Fuente de citas de la beata y de imágenes: Aci Prensa]

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Cree que han tenido algún impacto las palabras de la Bta. Madre Teresa de Calcuta contra el aborto? ¿Por qué le era posible a la beata dar tales discursos no políticamente correctos sobre el aborto? ¿Qué podemos aprender de ella?

Mañana: S. Eleuterio – “Todo lo ha hecho bien” (Mc. 7, 37)

2 comentarios

  
odet
Es verdad,no me había dado cuenta pero es un niño que aún no ha nacido el que reconoce al Mesias,pienso que la madre Teresa sigue el ejemplo de Jesus,que es defender la vida,Él resucita tambien a la hija de Jairo y al chico de Naín,su cariño para con los niños es indiscutible.
07/09/09 2:28 PM
  
María Lourdes
Odet, sí, el Señor quiso que fuéramos como niños para poder entrar en el Reino de los Cielos. Él es el que impulsó a una mujer tan pequeña en estatura física pero tan grande por la sencillez de su vida. Es que ella defendía sobre todo la Vida, la vida espiritual, donde otros veían sólo obras de justicia social.

Recordemos que las Misioneras de la Caridad (que fundó la beata), se pasan 4 horas en oración al día, sin prescindir a pesar de toda su labor con los pobres de una hora de adoración diaria ante el Santísimo Sacramento.

Ellas reconocen, como hizo S. Juan Bautista, al Mesías Sacramentado en sus vidas, y por eso no se preocupan por miramientos humanos. Que el Señor nos conceda poder hacer lo mismo en nuestras vidas. Un saludo.
08/09/09 1:43 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.