¿Cuánto tiempo dedica a dar gracias al Señor tras recibir la Comunión?

Para seguir su vocación jesuita, S. Estanislao Kostka (1550-1568) tuvo que huir de la residencia de un calvinista (donde le puso su padre) y el maltrato de su tutor y de su hermano mayor que no comprendía su devoción y le persiguió sin éxito desde Polonia hasta Roma. En sus nueve meses de noviciado dió ejemplo a todos de cómo hacer a la perfección las cosas más ordinarias, causando la admiración de S. Pedro Canisio y S. Francisco de Borja, respectivamente superior regional y superior general de los jesuitas en esos tiempos.

En el Evangelio del XIX Domingo de Tiempo Ordinario Jesús promete: “El que coma de este pan vivirá para siempre” (Jn. 6, 51), refiriéndose a Sí mismo, verdaderamente presente en la Eucaristía. S. Estanislao Kostka murió a los 18 años, pero lo hizo con la esperanza de vivir para siempre en el Señor. Tan devoto era de Cristo en la Eucaristía, su fuerza en las dificultades, que muchas veces se quedaba largo rato en éxtasis tras recibir la Comunión. ¿Cuánto tiempo dedicamos a dar gracias al Señor tras comulgar?

———————————————————–

El P. Antonio Royo Marín en “La teología de la perfección cristiana” indica la importancia de tener las debidas disposiciones para recibir la Comunión, pero también la importancia de expresar una fervorosa acción de graciás después de recibir al Señor. El siguiente fragmento de su libro [traducido de una versión en inglés] explica cómo debemos mostrar nuestro agradecimiento por el gran don de la Eucaristía.

“En cualquier caso, la acción de gracias después de la Comunión también es muy importante. Como Sta. Teresa dijo a sus monjas: “No pierdan una oportunidad tan buena para negociar como la hora después de recibir la Comunión”. (Cf. “Camino de perfección”, Cap. 34, 10) Cristo está presente en nosotros y no desea nada más que llenarnos de sus bendiciones. La mejor forma de dar gracias es identificarse por amor con el mismo Cristo y ofrecerle a Él al Padre con todas Sus riquezas infinitas como una dulce oblación para los cuatro propósitos del sacrificio: adoración, reparación, petición y agradecimiento.

Es necesario evitar a toda costa un espíritu de rutina, porque esto deja estéril la mayor parte de la acción de gracias después de la Comunión. Hay muchas almas devotas que hacen una acción de gracias que está compuesta de ciertas fórmulas u oraciones leídas de un libro, y no están satisfechas hasta que las han rezado mecánicamente. No hay un contácto íntimo con Cristo, ni conversación cordial con Él, ni fusión de corazones, ni petición humilde por las gracias que necesitamos hoy y que quizás podrían ser completamente diferentes dse las gracias que necesitábamos ayer o que necesitaremos mañana. “No sé qué decirle al Señor” es la respuesta de algunos que abandonan sus libros de oración e intentan entregarse a la conversación amorosa con Cristo. Por esa razón ellos ni intentan siquiera dejar su formalidad rutinaria. Si amaran de verdad a Cristo y si intentaran llevar con Él una conversación de amistad, muy pronto experimentarían una repugnancia por esas fórmulas que sólo habían leído del libro de oraciones y que habían sido escritas por otros. La voz de Cristo, dulce y tierna, resonaría en sus almas y les mostraría el camino al Cielo y establecería en ellos esa paz “sobre todo entendimiento” (Fil. 4, 7).

“Otra manera excelente de dar gracias es reproducir en la mente algunas de las escenas del Evangelio, imaginando que nosotros mismos estamos presentes ante Cristo, que está verdaderamente presente en nosotros en la Eucaristía. Entonces podríamos presentar nuestras peticiones como fueron presentados por otros cuando Cristo estaba en la Tierra: ‘Señor, el que amas está enfermo’ (Jn. 11, 3); ‘Señor, si puede limpiarme’ (Mt. 8, 2); ‘Rabboni, que pueda ver’ (Mc. 10, 51); ‘Señor, dáme ese agua’ (Jn. 4, 15); ‘Señor, aumenta nuestra fe’ (Lc. 17, 5); “Sí creo; ayuda mi incredulidad’ (Mc. 9, 23); ‘Señor, enséñanos a rezar’ (Lc. 11, 1); ‘Señor, muéstranos al Padre y eso será suficiente para nosotros’ (Jn. 14, 8); ‘Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes las palabras de vida eterna’ (Jn. 6, 68). Cómo se regocijaría nuestro Señor al ver la sencillez, la fe y la humildad de tales almas, que se acercan a Él con la misma confianza y amor que los que son recordados en el Evangelio. ¿Cómo sería posible que no contestara nuestras oraciones, si Él es el mismo ahora como entonces y si somos tan miserables, y hasta aún más, que muchos descritos en el Evangelio? No hay nada que conmueva tanto a Su divino corazón que un alma sedienta de Dios que se humillla reconociendo sus heridas y miserias e implora un remedio para ellas.

“Es una clase de irreverencia al divino huésped terminar demasiado pronto la visita que Él se ha condescendido a hacernos. Con las personas del mundo que se respetan todo respeto nunca actuaríamos de esta forma, sino que esperaríamos a que ellos concluyeran la visita. Jesús prolonga Su visita en nosotros en cuanto las especies sacramentales permanezcan substancialmente incambiados, y aunque uno no puede dar una regla fija respecto a esto, porque depende de la condición física de cada persona, podríamos decir que las especies sacramentales normalmente permanecen en una persona media hora. Deberíamos, por lo tanto, intentar permanecer durante todo este tiempo a los pies del Salvador, escuchando Su divina ensennanza y recibiendo Su influencia santificante. Sólo por razón de circunstancias unusual, como un deber o una necesidad urgente, deberíamos de acortar nuestra acción de gracias, y aún entonces deberíamos de pedirle al Señor que nos suministra con su bondad y misericordia el tiempo que no pudimos darle. [1]

“[1] – S. Felipe Neri en una ocasión mandó a dos monaguillos que acompañaran a una persona así con velas encendidas cuando salió inmediatamente después de recibir la Comunión. Si, por alguna circunstancia excepcional, estamos obligados a interrumpir nuestra acción de gracias, al menos deberíamos intentar preservar un espíritu de recogimiento y oración en medio de los inevitables deberes.”

——————————————————

Que la Ssma. Virgen María, S. Estanislao Kostka y los demás santos nos enseñen en compañía de los ángeles a apreciar mejor la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía, un “Milagro de amor”, como lo interpreta el Coro Betsaida en este vídeo:


Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]
: ¿Cuánto tiempo dedica a la acción de gracias después de recibir la Comunión? ¿Se quedan muchas personas en su parroquia después de la Misa para la acción de gracias? ¿Cómo hace su acción de gracias tras comulgar?

Mañana: S. Maximiliano Kolbe – “mi carne para la vida del mundo” (Jn. 6, 51)

6 comentarios

  
Ana
Suelo estar diez minutos
14/08/09 6:22 PM
  
Odet
Es la primera vez que leo sentir no es lo mismo que consentir,y me ha gustado,supongo que se refiere a que nos damos cuenta de las cosas pero no debemos aplicarlas,corrígeme por favor.Sí conocía a este santo,lastima que el Señor se lo llevó tan jovenpero sólo El sabe sus designios.Conozco otro santo devoto de la Eucaristia,pero ahora no me acuerdo del nombre,miraré las revistas de los Heraldos,cuando tenga oportunidad.Pues yo suelo permanecer arrodillada hasta que se disuelve la Sagrada Forma,luego el sacerdote nos despide"podeis ir en paz"nos dice y la gente se marcha pronto,es comprensible pues el calor es insoportable y no hay aire acondicionado.Feliz fiesta de la Asunción,felicidades Norberto y a todas las Asun.
14/08/09 6:44 PM
  
María Lourdes
Ana, conozco parroquias en que en diez minutos después de la Misa ya está cerrada la iglesia si es la última Misa del día (suele ser mediodía los domingos por donde vivo).

Hace dos años, cuando estuve en la Catedral de Toledo, también pedían a la gente salir poco después de la Misa. Comprendo que la situación es complicada, pero aprecio mucho cuando se deja a los fieles quedarse para rezar tras la Misa.

Hoy en día, por ser mis hijos muy pequeños, mi tiempo de acción de gracias en la iglesia es bastante limitada, pero mi familia suele acercarse al Sagrario tras la Misa para saludar allí al Señor un ratito, algo que les gusta a los niños. Un saludo.
14/08/09 7:09 PM
  
María Lourdes
Odet, esa frase creo que se refiere a que no hay pecado sin voluntad de pecar, que ciertos pensamientos son tentaciones pero no necesariamente pecado si no consentimos al pecado.

Podríamos pensar que es una lástima que se murió a los 18 años, pero sabemos que los santos hacen mucho bien también intercediendo ante el Señor en el Cielo.

En mi parroquia tampoco hay aire acondicionado, pero conozco otras en las que en verano ponen el aire acondicionado a tope para que la gente vista con mayor modestia. En unas y otras he notado que la gente se va enseguida, por las razones que sean, o si se quedan suele ser para socializar con otros feligreses. Un saludo también.
14/08/09 7:23 PM
  
Norberto
Gracias Odet,pediré por ti y por todos/as.
15/08/09 12:59 AM
  
María Lourdes
Norberto, muchas gracias por sus oraciones. Cuente con las mías. Un saludo.
15/08/09 6:44 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.