¿Está ya escrita la historia de la Iglesia Católica?

Me da que sí, dicho sea con la prudencia que venga al caso, por socorrida y necesaria. Y lo está, en mi opinión, hasta el más mínimo detalle. Y me explico.

¿Dónde? En la misma Historia, desgraciada y trágica, del Pueblo Judío: una historia de TRAICIÓN a Dios, su Padre y Señor. La misma Traición que, de la mano de un buen montón de miembros de la Jerarquía Católica -por activa o pasiva, pero de su mano-, se está produciendo en el mundo occidental y en el mundo de la Iglesia Católica en América del Centro y Sur de ese grandísimo Continente.

Mundos antes católicos, como su mejor seña de identidad y su mayor timbre de gloria: también humanamente. Y, en el caso de España, como puente y forjador del catolicismo universal. O sea: ecuménico, en su sentido más genuino. La Iglesia se hace realmente Católica, con y desde España.

Porque, volviendo al Antiguo Testamento, se repite la historia, en todo su recorrido, en un paralelismo que nos debería “poner los pelos de punta”. O aplicarnos aquello de: “cuando veas las barbas del vecino pelar, pon las tuyas a remojar”.

Porque de la Historia hay que aprender: por eso la borran y la tergiversan todos los que están contra Dios y contra el hombre, por lo civil y por lo eclesial.

Claro que, si a estas alturas y en la Iglesia, no solo no nos hemos dado cuenta de esto, sino que da la impresión de que estamos tan contentos “con la que está cayendo”, por el mero hecho de que lo hemos provocado nosotros mismos: ¡Por fin la Iglesia Católica SOMOS NOSOTROS, HECHURA de nuestras manos…y, como va de suyo, de nuestros PECADOS!… 

Estamos ante el triunfo de la rebeldía y de la soberbia, desbordas y enfermizas: ¡Ya era hora! ¡Ya somos adultos y emancipados hasta de Dios: los auténticos reyes del mambo! Es que hemos aceptado esa TRAICIÓN, como el modus eclesial de estar en este mundo…, y de ser en la propia Iglesia.

Temporalmente, desde el Concilio Vaticano II, la historia de la Iglesia es la Historia de su perseguido  y logrado DESMANTELAMIENTO, hasta su total DEMOLICIÓN; que, paso a paso se está  ejecutando: ahí está la desertización de medio mundoen lo católico. ¡Si hasta Biden se llama católico!

Por supuesto: con los Avisos Divinos correspondientes -ahí están san Juan Pablo II y Benedicto XVI, como Profetas del Altísimo, a los que nadie quiso escuchar en su propia Iglesia-; porque el Señor Jesús no nos deja nunca solos, ni a solas: es nuestro Padre, y nos quiere con locura de Padre, que “nunca tira la toalla”.

Parece que siempre espera: Déjala un año más… y, si eso, ya la cortarás. Pero su espera tiene siempre un límite: Él, sí es Eterno, su espera NO, porque no puede serlo: sería la risión de todos los malos y la “depre” de todos sus hijos, por total y absoluta incomprensión.

Y, hoy y ahora, se está agotando… si no se ha agotado ya. Porque no cabe mucha más espera en Dios: Llegará un momento en que, de todo esto que veis, no quedará piedra sobre piedra.

Y se cumplió. Al pie de la letra: Jerusalén fue arrasada; y el pueblo judío dispersado y condenado a errar. Y así está. Lo de los cuarenta años por el desierto han quedado, son, una pálida imagen de lo que les sobrevino después de Cristo.

No les valió ni que Jesús fuese uno de ellos, ni la Presencia Real de Jesucristo en medio de ellos, durante años, hablando, haciendo los prodigios que solo Dios puede hacer. Y ¿de qué les sirvió? Engreídos hasta el paroxismo, pretendieron que es mejor que muera un solo hombre que no que todo el pueblo perezca.

Y “el tiro les salió por la culata”: porque, como muy bien dice la sabiduría popular: “¡las carga el Diablo!“. Y quienes perecieron fueron ellos. Arrasados. Aniquilados.

Por cierto, que cuenta una “tradición” -no sé qué credibilidad pueda tener, la verdad-, que, una vez cerrado el cerco de Jerusalén por los romanos, se salvaron todos los cristianos, avisados por un Ángel: que salieran de la ciudad en tal momento. Y salieron todos, y se salvaron todos.

Señal inequívoca de que tal “conseja” venía del mismo Satanás: llevaba su marca y, por tanto, no podía tener otra autoría. Marca, que los judíos no solo no quisieron reconocer como contraria a las Promesas de La Alianza, sino que se la estamparon en su corazón, como propia. Y así les fue.

Hoy está pasando lo mismo, recogiendo la siembra abundante del Concilio; que puso todas las condiciones para que todo esto pasara. Y está pasando, claro, bien tozuda y empecinadamente dirigida por sus autores: hasta el corvejón.

Incluso estos últimos días hemos tenido que escuchar, venidas de Roma, unas palabras muy parecidas a estas: “lo que está pasando en la Iglesia es porque no se está aplicando el Concilio”. Que ya tiene mérito. “Al revés te lo digo, chaval, para que me entiendas”.

¡Ojalá no se hubiese aceptado desde el mismo día de su clausura, este Concilio, acabado por derribo y a todo correr!, porque no terminaba nunca: “Otro gallo nos cantaría“. Y para que nadie se despistase, con la consigna neta y machacona de: “¡Concilio, Concilio, Concilio!”.

Consigna que, si bien tuvo pase al principio, a la vuelta de una semana ya no tenía ni medio pase, por decirlo de alguna manera. Y, a día de hoy, con la desertización que ha engendrado y cosechado, imposible de ignorar y, mucho menos, obviar como si nada de lo que ha venido después dependiese, directa y/o indirectamente de sus propuestas y aplicaciones, es una “vendida” en toda regla.

Se ha cumplido, tal cual y al pie de la letra, aquella denuncia del mismo Jesucristo: Habéis anulado la Palabra de Dios por vuestra tradición. Y así estamos.

Por si a alguien le parece exagerado, señalaré lo que está saliendo en TODOS los Sínodos “católicos", del mundo mundial: abolición del Celibato Sacerdotal y ordenación de señoras y/o señoritas; que siempre pondrán un punto de color a todo el tinglado. ¡Qué duda cabe…!

Se repite la historia y el modus del mundo civil y político. Lo mismo que todos los países del primer mundo han asumido, como buenos parvulillos y mejores cobradores, las mismas ¿leyes? cruelmente inhumanas, contra la persona y contra la Iglesia -Católica, por supuesto-, y no ha sido casualidad, sino una compra por parte del NOM -la cara visible de la masonería-, a la que se han apuntado TODOS los políticos de ese mismo mundo…

Igualmente, en la Iglesia Católica, por mor de una minoría que cobra de dos nóminas -la masonería eclesial, casi invisible-; más una inmensa mayoría que ni sabe qué significa como tal, ni para qué está; más una minoría mucho más “selecta” que la primera -la que tiene “mando en plaza”: en el Vaticano y fuera de él-, y que tiene la obligacion, por Oficio y en conciencia, de oponerse públicamente a todos estos desmanes…, entre las tres han asumido los mismos mantras, y han dejado que se manifestasen públicamente, y los han consentido públicamente en todos los países. 

Esto, tampoco es casualidad, porque no puede serlo: se sale de toda lógica. El que piense que sí, debe ir al médico de urgencias, ¡ya! Y “hacérselo mirar”, naturalmente.

Todos, con el mismo griterío: ¡Crucifícale, crucifícale! Porque la Historia se repite, indefectiblemente.

De este modo, se soborna a quien haga falta, para que mienta como convenga: como hicieron con los soldados que custodiaban LA Tumba, por ejemplo.

Está todo escrito, Y bien escrito: de la mano de Dios.

Claro que, como pasa tantísimas veces en la Biblia, Yahweh-Dios no se corta para rectificar sus anuncios de desgracias y de castigo, al ver la respuesta, piadosa y sufridora de sus hijos, arrepentidos. Y cambia el rumbo de sus vaticinios.

¿Seremos capaces de hacerle rectificar? Fácil no lo tenemos, pues nos hemos acostumbrado a ser hijos de Dios trampeando todo lo posible y más. Y, por supuesto: hemos dejado la oración, la petición de perdón, la penitencia, el sacrificio…

Pero está en nuestras manos que la Historia no se repita…

Aunque, de momento, tenemos a nuestra disposición la repetición de las mejores jugadas… Por si queremos aprender y “escarmentar en cabeza ajena”.

Porque la Historia de los judíos acaba fatal, no nos engañemos. ¿Seremos capaces de darle la vuelta a la nuestra, la de la Iglesia Católica? Solo necesitamos, lo que siempre nos ha pedido el Señor y, con Él, la Iglesia: CONVERSIÓN. Profunda, muy profunda.

En caso contrario estamos perdidos miserablemente.

14 comentarios

  
Antonio Mª

https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c2a7_sp.html


La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el "misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

676 Esta impostura del Anticristo aparece esbozada ya en el mundo cada vez que se pretende llevar a cabo la esperanza mesiánica en la historia, lo cual no puede alcanzarse sino más allá del tiempo histórico a través del juicio escatológico: incluso en su forma mitigada, la Iglesia ha rechazado esta falsificación del Reino futuro con el nombre de milenarismo (cf. DS 3839), sobre todo bajo la forma política de un mesianismo secularizado, "intrínsecamente perverso" (cf. Pío XI, carta enc. Divini Redemptoris, condenando "los errores presentados bajo un falso sentido místico" "de esta especie de falseada redención de los más humildes"; GS 20-21).

677 La Iglesia sólo entrará en la gloria del Reino a través de esta última Pascua en la que seguirá a su Señor en su muerte y su Resurrección (cf. Ap 19, 1-9). El Reino no se realizará, por tanto, mediante un triunfo histórico de la Iglesia (cf. Ap 13, 8) en forma de un proceso creciente, sino por una victoria de Dios sobre el último desencadenamiento del mal (cf. Ap 20, 7-10) que hará descender desde el cielo a su Esposa (cf. Ap 21, 2-4). El triunfo de Dios sobre la rebelión del mal tomará la forma de Juicio final (cf. Ap 20, 12) después de la última sacudida cósmica de este mundo que pasa (cf. 2 P 3, 12-13).


...El juego es encontrar las correspondencias entre estos numerales del CIC y las realidades mundanas y espirituales que estamos viviendo a diario, para que Jesucristo no nos tenga que tachar de hipócritas por no saber leer los signos de los tiempos... Me temo que en este asunto concreto, hay muchos más que no quieren ver que ciegos de verdad...

18/06/22 7:57 PM
  
Manuel Rodríguez Blanco
Gracias por sus escritos, presentan una realidad que da pena.
Que Dios nos ayude y que aceptemos esa ayuda.
19/06/22 9:38 AM
  
Javidaba
Como Ud. dice, D. José Luis, todo está escrito.
- Los doctores del Templo que informaron a Herodes de dónde y cuando naceria el Mesías, no se dieron el paseíto de 6 kms. que hay de Jerusalén a Belén: ¿qué menos que lo que "sabían" por el estudio de las Escrituras, lo "saborearan" por la Presencia? Herodes tenía más "fe operativa".
¿Será providencial que las posturas que adopta el mal, tienen la "virtud" de enseñarnos "del enemigo el consejo"?
- Cada vez que Dios realiza una acción salvífica, Satanás se pone "en marcha" también, con el lema "¡a por las almas!" (más o menos).
- En el Paraíso... ¡seréis como dioses!...
- Tras el paso del mar Rojo: Un becerro de oro.
- En el libro de los Jueces, la última frase es todo un resumen: "Cada uno hacía lo que le parecía bien", que viene a decir que "hacían lo que les daba la gana"
- Así les fue, que en el siguiente libro, en tiempos del Sumo Sacerdote Elí y sus hijos, el Arca de la Alianza acabó en casa de los filisteos...
Y así, una tras otra. Dios actuando salvíficamente y Satanás sin "aggiornarse" ni un instante, tenaz y constante en su divisa: "¡a por las almas!",
Y Dios envía a su Hijo, y los del Templo, con la "libre interpretación" de "sola scriptura", decretan al Hijo de Dios, blasfemo y reo de muerte.
Y Satanás sin inmutarse (aparentemente) continúa infiltrándose con gnósticos etc. en la Iglesia, y la mayoría de los obispos de las Iglesias a las que escribe el Espíritu por mano de San Juan en el Apocalipsis, ya "flojeaban" condescendientes... (porque las cartas a las Iglesias, van dirigidas a los Obispos de esas Iglesias, digo yo, ¿no?)
Y con Arrio el Imperio se acostó católico y despertó arriano...
Y..... Y.... Y....
Y eso, cada vez que el Espíritu Santo centra a la Iglesia tras cada "devaneo" o tempestad, Satanás, no se "aggiorna" ni un pelo, pero sí acaba "aggiornando" a la Iglesia... Y no acabamos de aprender de la Historia y la Historia de la Salvación.
Menos mal que "Las puertas del infierno no prevalecerán", y "mi Corazón Inmaculado triunfará", y en el cielo se celebrarán las Bodas del Cordero.
Maranatá.
Ven, Señor Jesús.
19/06/22 10:18 AM
  
Antonio Mª
Arturo Periodista Católico

https://www.youtube.com/post/Ugkx9v_5vxVDHKKVd7LDynytFYiQ1DztQJSW

HA OCURRIDO HOY DURANTE LA PROCESIÓN DEL CORPUS (nos lo cuenta la persona que lo ha vivido):

"Pues yo hoy he estado en la procesión "exprés" del Corpus de Málaga (en menos de una hora estaba ya entrando de nuevo en la catedral) y cuando pasaba delante mía la fila de sacerdotes, he sentido un impulso de repente y les he dicho:

- " ¡hablen, hablen y no callen más! ¡Hablen de lo que está pasando en la Iglesia!".

Y me miraban y se reían no sé con qué intención".
----------------------------------------------------
Alguien opina que a esta persona lo que le estaba inspirando el Espíritu Santo ya lo contó Ana Catalina Emmerick para estos tiempos: "Vosotros sacerdotes, que no os movéis! ¡Estáis dormidos y el redil arde por todos lados! ¡No hacéis nada! ¡Como llorareis por eso un día! ¡Si tan solo hubierais dicho un Pater! (…) ¡Veo tantos traidores! No soportan que se diga : «esto va mal». Todo está bien a sus ojos con tal de que puedan glorificarse con el mundo! (AA.III.184) «Vi las carencias y la decadencia del sacerdocio, así como sus causas. Vi los castigos que se preparan» (AA.II.334)"







Los Avisos están todos dados por parte del Señor.
19/06/22 6:45 PM
  
Antonio Mª
https://vidaesperanzayverdad.org/biblia/versiculos-para-meditar/salid-de-ella-pueblo-mio-para-que-no-seais-participes-de-sus-pecados/


“Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados”
por Mike Bennett

Apocalipsis 18:4

Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas.

La Babilonia de los tiempos del fin que se describe en Apocalipsis es la culminación de los intentos de la humanidad por quererse gobernar a sí misma alejada de Dios. La historia de Babilonia se remonta hasta la Torre de Babel (Génesis 11), pasando por el Imperio Babilónico de Nabucodonosor que conquistó a Juda, hasta la Babilonia de los tiempos del fin que Juan describe en Apocalipsis.

Esta Babilonia simbólica no está en el Medio Oriente, pero está ligada a Roma (con sus siete colinas —Apocalipsis 17:9) y a su imperio a lo largo de la historia, y también como una religión con un gran misterio (Apocalipsis 17:5).

Dios quiere que su pueblo escape de este sistema de maldad y del castigo que traerá consigo. Este llamado a salir de ese sistema se repite en unas advertencias proféticas hechas por Isaías (52:11) y Jeremías (51:45) anteriormente.

Pablo ahonda más en este tema para que se pueda aplicar a todos los cristianos a través de la historia: “Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré” (2 Corintios 6:17).

El pueblo de Dios no debe transigir con la tentación ni el pecado, aunque vivamos en “el mundo”. Así como Jesús oró antes de ser crucificado: “No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo” (Juan 17:15-16).

Pero viene un tiempo en el que el pueblo de Dios literalmente va a ser llamado a salir de este sistema babilónico. Para más información acerca de estos acontecimientos de los tiempos del fin que preceden al regreso de Jesucristo, lo invitamos a leer el artículo “Profecía de los tiempos del fin”.

19/06/22 11:36 PM
  
Antonio J. Jiménez
Buenas tardes padre.

Sin intención de ser impertinente me gustaría que, por favor, me respondiese a la pregunta que paso a plantearle con todo respeto. Por favor, no está efectuada com mala intención.

¿Por qué no trae ya a colación en sus artículos el libro “La verdadera devoción al Corazón de Jesús” (Margarita de Llano)?.

Gracias





Sigo leyéndolos: voy por el 5° tomo. Y estoy tan abrumado por lo q Jesús, Señor Nuestro, nos comunica, q ya no puedo escoger entre unas cosas y otras: tendría q repetir todos los tomos.
Eso sí: estoy anotando muchas cosas q, Dios mediante, iré sacando.
Muchas gracias por tu indicación.
Reza x mí.
20/06/22 5:57 PM
  
Fuenteovejuna
Gracias, Padre, por tan esclarecedoras palabras. Comparto sus reflexiones y con su permiso me gustaría agregar algo más que ratifica plenamente sus dichos. Luego de anunciar la destrucción de Jerusalén -cosa que ocurrió en el año 70 a manos del General Tito, luego emperador- y que los judíos serían llevados cautivos a todas las naciones, en San Lucas 21,24 dice Jesús "...y Jerusalén será hollada por los gentiles hasta que se cumpla el tiempo de las naciones". Vale recordar que después de 2.000 años sin patria y sin bandera, en 1948 los judíos pudieron declarar la independenca del Estado de Israel y gracias a las Naciones Unidas lograron hacerse de la mitad de la ciudad santa dado que la otra mitad, Cisjordania, quedó en manos de Jordania. Pero en la Guerra de los Seis Días de 1967 los judíos recuperaron la otra mitad que tenía Jordania, con lo cual la profecía se cumplió plenamente; y al cumplirse la condición de que los judíos recuperarían la soberanía sobre toda la ciudad, según Jesús se cumplió también el "tiempo de las naciones". A mi modesto entender, lo que Jesús profetizó fue que al cumplirse el tiempo de las naciones también habría un juicio y un castigo por esta terrible rebelión del mundo contra Dios a la que asistimos perplejos. Y si por mucho menos Sodoma fue consumida por el fuego que bajó del cielo, ¿qué pasará entonces ahora con las naciones? Si bien desde 1967 ya pasaron 55 años, todo indica que la cosa maduró mucho y el castigo sería inminente porque no se puede estar peor. No en vano dice el Apocalipsis que Cristo regirá a las naciones con vara de hierro. Creo que habría que estar atentos a la deriva de esta guerra de Ucrania, porque cuando muchos creían que se acabaría en pocos días, cada vez se complica más y la OTAN hasta dice que durará años. Por tal motivo, mucho me temo que podría ampliarse a otros países de Europa y acabar en un aquelarre que la Iglesia tampoco podrá eludir, porque si bien el mundo insensato ha decidido desafiar a Dios, la traición y apostasía de buena parte de la Iglesia es mil veces peor. Sospecho que habrá que ajustarse bien los cinturones porque el aterrizaje será muy accidentado.
21/06/22 2:41 AM
  
Antonio J. Jiménez
Muchas gracias Padre.

Le doy gracias al Señor porque fue Ud. el instrumento que usó para darme a conocer ese libro.
La gente puede pensar que lo interesante son las predicciones (que para mi no dejan de ser avisos para que nos arrepintamos y nos convirtamos; creo que en eso consiste la historia de la Salvación, nada más que hay que leer la Bíblia, parece una historia cíclica), sin embargo, en él se nos recuerdan tantas cosas que el cristiano suele olvidar en su día a día, sobre todo lo que nos ama Dios y el que está siempre dispuesto a perdonarnos si acudimos a Él arrepentidos, con dolor de los pecados.
Gracias Padre. El Señor le bendiga. Ruego acuérdese de mi esposa, de mi hijo y de mi en cualquier momento de sus oraciones.

P.S.: Finalizando el tercer tomo estoy.





Es un gozo y un consuelo leerlos. Nos habla Jesús a todos.
Cuenta con mis oraciones, especialmente en la Santa Misa.
21/06/22 11:26 AM
  
Antonio Mª

Escuchemos, acaso, a José Alberto Villasana...

https://www.youtube.com/watch?v=w62kG_uiMd0

sobre el papel de BXVI en la restauración de la Iglesia...

22/06/22 8:41 AM
  
hornero (Argentina)
“Pero está en nuestras manos que la Historia no se repita…” dice usted, Padre.

Creo que es así, pero si apelamos a la Virgen, que ha recibido la Misión de pisar la cabeza del demonio. Porque, como Ella nos dice, no debemos intentar nada por nosotros mismos. ¿O no está a la vista que el mal ha avanzado a pesar de los esfuerzos de tantos Papas santos y sabios, de mártires de nuestro tiempo, de tantos buenos cristianos que han sufrido al ver el desborde del misterio de iniquidad?

Dios dispuso desde el Génesis que “la Mujer te pisará la cabeza”, tal como lo anunció en Fátima la Virgen: “Al fin triunfará Mi Corazón Inmaculado en el mundo”. Llama la atención que cuando se habla en la Iglesia de los males gravísimos que la aquejan y también al mundo, se silencia la Misión extraordinaria y escatológica de María.

Es ostensible la prescindencia de la Madre de Cristo: “Quien rechaza a Mi Madre, a Mí Me rechaza” (Mens. de Jesús en San Nicolás – Argentina). No hay Cristo sin María, ni Iglesia sin María.

22/06/22 5:28 PM
  
Antonio Mª

Aquí se explica lo que está pasando con absoluta claridad, y sin palabras, claro...

(167007) ¡El Arz. Gänswein ROMPE EN LLANTO al mencionar la renuncia de Benedicto XVI y las consecuencias! - YouTube

26/06/22 11:58 PM
  
Alonso
Gracias D. José Luis, así están las cosas.
Toda esa gente se llena la boca con frases como "volver al evangelio", "por una Iglesia más evangélica" etc.
No se sabe, o sí, a qué evangelio se refieren; desde luego no es el Evangelio de Jesucristo , que es muy claro cuando se contemplan los cuatro evangelios.
Gracias por recordarnos que hay que ser fieles a Jesucristo y nos toca rezar más, porque es la única solución.
29/06/22 11:49 AM
  
Juana de Arco
Padre, usted me recuerda a aquel que dijo: “soy una voz que clama en el desierto”. Y le doy gracias a Dios por usted. Mi esposo me dice con una gran desilusión y rabia: “¿por qué nadie habla, nadie denuncia, los sacerdotes no dicen nada en las homilias…” Y yo no tengo respuesta. Me resisto a creer que la inmensa mayoría son traidores. Pero hay dos opciones más, o perdieron la Fe o son unos cobardes. Perdóneme la salida de tono. Pero nos sentimos huérfanos.
01/07/22 5:58 AM
  
Jorge Cantu
"Por cierto, que cuenta una “tradición” -no sé qué credibilidad pueda tener, la verdad-, que, una vez cerrado el cerco de Jerusalén por los romanos, se salvaron todos los cristianos, avisados por un Ángel: que salieran de la ciudad en tal momento. Y salieron todos, y se salvaron todos".

Don José Luis: ¿Será suficientemente creíble que dicha 'tradición' aparezca en boca del Redentor en los mismos Evangelios?:

"Pero cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su desolación está cerca. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes, y los que estén en medio de la ciudad, aléjense; y los que estén en los campos, no entren en ella; porque estos son días de venganza, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. ¡Ay de las que estén encinta y de las que estén criando en aquellos días! Porque habrá una gran calamidad sobre la tierra, e ira para este pueblo;" San Lucas 21,20-23

"Cuando se acercó, al ver la ciudad, lloró sobre ella, diciendo: ¡Si tú también hubieras sabido en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está oculto a tus ojos. Porque sobre ti vendrán días, cuando tus enemigos echarán terraplén delante de ti, te sitiarán y te acosarán por todas partes. Y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no conociste el tiempo de tu visitación". San Lucas 19,41-44
10/07/22 5:57 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.