Ciencia e historiografía tibetanas

          El mundo civilizado y en particular el mundo científico, tienen una concepción racional de la historia y, por tanto, busca llevar una cronología precisa, aspira a identificar pruebas a la hora de afirmar la veracidad de un hecho histórico y a evitar toda contradicción interna a la hora de relatar un hecho pasado.

La historiografía budista es todo lo contrario: es mitológica, no presta atención alguna a la cronología, está llena de palmarias contradicciones internas y no tiene ningún reparo en violentar abiertamente la razón, la evidencia o el sentido común, como se ve en el hecho de que no hay acuerdo ni siquiera sobre los trazos elementales de la vida del “Segundo Buda”, Gurú Rinpoché, cuya vida conoce diversas versiones: la versión “clásica” y otras dos muy diferentes: la versión Tibetana-Bön y un relato basado en crónicas indias y tibetanas tempranas, como admite H. Thompson, el devoto biógrafo del Gurú. A estos relatos, se debe sumar las inverosímiles y contradictorias (entre ellas) biografías del Gurú Rinpoché llamadas “tesoros” que, según la superstición budista, fueron inspiradas o dictadas por el mismo Gurú biografiado –lo cual se funda en que el Gurú dijo que él le daría un texto-tesoro  autobiográfico a cada generación-, las cuales son tan disparatadas que el mismo H. Thompson reconoce que no necesariamente son fieles a los hechos históricos e, incluso, advierte que los intentos de leer los “tesoros” como si fueran documentos históricos llevan por mal camino. Lo cierto es que el caos historiográfico es tan visceral que el Prof. F.A. Bischoff halla poca justificación para afirmar que Gurú Rinpoché haya alguna vez existido.

          Ante semejante alud de contradicciones internas, Jamgon Kontrul, cuyo sentido de la Historia –como admite Thompson- puede parecer caótico, pretende resolver pragmáticamente el problema, presentando los diversos relatos sobre el Segundo Buda dejando librado todo al gusto de cada lector. Todo es tan confuso que, como admite Thompson, la historiografía tibetana presenta al Gurú Rinpoché como estudiante de todos los máximos maestros, incluido Ananda, el primo de Buda.

          El budista H. Thompson, que trata de historiar la vida de G. Rimpoché, admite que los relatos más tradicionales del pasado tienen solo débiles huellas de lo que esperamos de las historias –una presentación objetiva, imparcial y verificable de los hechos. Estas carencias historiográficas del budismo son tan graves que H. Thompson admite que parecería que entre todos los grupos que se reúnen a los pies de Buda, el grupo de los historiadores será frecuentemente el que se vaya con las manos más vacías. Thompson confiesa que todo esto puede ser fuente de serias perplejidades para los modernos lectores. El tema es tan serio que, como reconoce Thompson, el budismo mahayana y el budismo tántrico jamás produjo siquiera un solo historiador o reportero entre sus grandes escolásticos o maestros de meditación. Thompson, candidateándose al manicomio, propone una solución a este problema: la conciencia budista está más allá de los confines de la historia humana, por ende es irracional esperar que el budismo se ocupe, más allá de un nivel elemental, de una verdad relativa, material e histórica.

          Pero, el nivel de irracionalismo anti-científico del budismo no se limita al campo de la historia, sino que se extiende a otras áreas, como la geografía y la cosmología, a tal punto que, según el budismo, hay incontables universos y muchas cosas absurdas más, como ser islas de ogros y dioses subterráneos. Hoy, los budistas quieren defenderse con frases como esta: «El Buda no vino al mundo a enseñar geografía». De todos modos, el mismo Thompson, budista convencido, admite que nadie cree en ninguna de las versiones de la cosmología budista, mas Thompson, ideologizado, no ceja de atribuirle al Buda «una elaborada versión del universo».

 

        El budismo es una mentira.

        ¡Que Dios nos libre del budismo!

 

Bibliografía:

 

Zangpo, N. (H. L. Thompson), Guru Rinpoché. His Life and Times, Snow Lion, New York 2002.

 

Bischoff, FA (1978). Ligeti, Louis, éd. “Padmasambhava is-il un personnage historique?". Colloque Csoma de Körös Memorial . Budapest: Akadémiai Kiadó: 27-33

 

3 comentarios

  
Juan Rodríguez
«El Buda no vino al mundo a enseñar geografía».
Eso mismo dicen muchos católicos (los que creen en la Revelación, el que no cree dice que es un cuentito y basta) de la geografía, cronología y cosmología bíblica. Incluso de la doctrina aristotélica dicen que toman su metafísica, pero no así su física.

---


La Bibia carece de errores. A mayor abundamiento lo remitimos a los comentarios de Mons Straubinger al texto del Génesis (en particular a los pasajes sobre el sexto día). Trataremos de hacer un resumen si tenemos tiempo.



PF
29/03/20 12:33 PM
  
No tienes ni idea
👿👿👿👿👿👿👿👿👿👿👿te vigilo
30/03/20 1:53 PM
  
Anónimo
Padre gracias por enseñarnos sobre esa falsa religión. Qué la Sangre Preciosa de Jesús lo sellé y proteja de todo mal. Amén.
07/04/20 10:01 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.