Ekklesia, Iglesia y las puertas del infierno

Todo católico que se precie de tal debería conocer la famosa promesa de NSJC a San Pedro:

Mt 16, 18Y yo te digo: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la Muerte no prevalecerá contra ella.

Y entendemos que Jesús compara a Pedro con una de las piedras que sirven de cimiento a nuestras las iglesias, y que Él construirá sobre él el magnífico edificio de la Iglesia, de modo que será firme y permanente, y sus enemigos no lograrán derribarla. Al menos para mí, este es el sentido primario de las palabras de NSJC, impregnada de comparaciones arquitectónicas, que se refuerzan aún más cuando recordamos que otras traducciones hablan de que serán las “Puertas del Infierno” las que no prevalecerán contra la Iglesia.

Pero ¿Qué pueden haber entendido lo apóstoles cuando Jesús dirigió estas palabras a San Pedro?

Sabemos que “iglesia” proviene de la voz griega compuesta que se translitera como “ekklesia“, que significa “los convocados", y que originalmente designaba a la asamblea que en las ciudades griegas reunía a los varones adultos, órgano político que fue introducido durante las reformas de Solón, en el S. VI antes de Cristo. Esta nota etimológica ha llevado a algunos a sostener que las palabras de Cristo acerca de la Iglesia nunca habrían sido realmente pronunciadas por Él, sobre todo en el evangelio de San Mateo, sino que corresponden a interpolaciones posteriores, producto de la penetración del mensaje cristiano en una cultura helenizada.

Contra esta interpretación, el Dr. Brant Pitre sostiene –en su conferencia Jesus and the Mystery of the Kingdom–, que la referencia a una asamblea popular sí forma parte de la tradición hebrea, y que ekkelsia sería una traducción la palabra “Qahal”, que encontramos cerca de 100 veces en el Antiguo Testamento, en pasajes tan importantes como Éxodo 12,6 (donde se describe la forma de sacrificar el cordero pascual) y Deuteronomio 9,10 (donde se menciona como “el día de la asamblea"), y que hacen referencia a la reunión del pueblo de Dios, en un ámbito litúrgico. Así, lejos de ser una innovación de los cristianos, plantea el profesor Pitre que es perfectamente coherente con la cultura judaica del S. I el dotar a la comunidad de creyentes de una relevancia religiosa y de una estructura, representada por el apóstol Pedro y los once, en referencia a los doce patriarcas del pueblo de Israel.

Más allá de esta cuestión, vemos que hay una discrepancia fundamental en el significado literal que un cristiano (principalmente yo) podría atribuir a las palabras de Cristo en este pasaje, y la forma en que los apóstoles debieron haberlas recibido. En efecto, ellos no conocían ninguna iglesia/ecclesia/qahal fabricada con piedras, sino que para ellos el único significado posible era el de una reunión de personas ¿Qué podría querer decir el Maestro al hablar de Simón como la piedra basal de sus discípulos? Si Jesús estuviera comparando a sus seguidores con los ladrillos o piedras que forman una construcción, lo esperable sería que dijera “edificaré mi Templo", que era el edificio dedicado a Dios en la cultura de la época, o “sobre esta piedra edificaré mi sinagoga", pero no “sobre esta piedra construiré mi asamblea".

Por otro lado, no menos extraño es escuchar que “las puertas del infierno” no prevalecerá contra la Iglesia, pues una puerta no suele prevalecer contra nada, simplemente se queda ahí, abierta o cerrada. Podemos forzar aún más la analogía, e imaginarnos a la Iglesia como una fortaleza que está siendo bombardeada con puertas, una tras otra, todas muy infernales ellas, las cuales sin embargo se destrozan contra sus muros gracias a la protección de Cristo, pero eso resulta todavía más peculiar.

Todos estos problemas nos llevan a dar una interpretación simbólica a esa expresión, que luego se traspasa a la traducción y terminamos leyendo que “el poder de la Muerte” será el que no prevalecerá contra la comunidad que permanezca, unida a San Pedro y a su sucesor. Desde luego, esto es absolutamente cierto, pero creo que al asumir directamente esta interpretación, perdemos una dimensión importante de la misión de la Iglesia.

Porque si nos enfocamos en lo que los apóstoles entendieron al escuchar estas palabras –una gran reunión de cristianos asentada sobre una gran piedra–, entonces ya no somos un edificio que soporta pasivamente lo que le arrojan, sino que empezamos a parecernos a un pueblo o ciudad, construido sobre una montaña, imagen que NSJC ya usó en el sermón del monte:

Mt 5,14 Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña.

¿Y las puertas del infierno? Si pensamos que esta asamblea/ciudad está en oposición al poder de la muerte, resulta natural recordar que las puertas juegan un papel importante en la forma como se entendía la guerra en la época, pero como parte de las estructuras defensivas de una ciudad amurallada. Entonces, lo que nos proponen las palabras que Jesús dirige a San Pedro, es que la ciudad edificada sobre la roca la que está a la ofensiva, con su ejército presionando contra la ciudad cuyas defensas son las Puertas del Hades.

En conclusión, parece que la imagen que intenta establecer NSJC en este verso es más bélica que arquitectónica, y eso debería ser un llamado a la actitud que debemos tener hacia nuestra fe, activa y a la ofensiva, al menos para todo católico que se precie de tal.

InfoCatólica necesita vuestra ayuda

Haz click aquí

12 comentarios

  
DavidQ
No soy experto en idiomas bíblicos, pero me parece que no hay que darle tantas vueltas al asunto para entender a Pedro como piedra fundamental de la Iglesia, entendida tanto como pueblo y como casa de Dios.

En Génesis 28,18 y subsiguientes, hay una descripción clara de la erección del primer "templo" sobre una piedra en la que Jacob se había quedado dormido, y también se mencionan las puertas del cielo.

Seguramente los israelitas no ignoraban este pasaje fundamental de la escritura y entendían que la piedra debía permanecer inalterable y que ese era el camino al cielo, no al infierno. Al traducirse al griego, Mateo -y toda la tradición cristiana- interpretó correctamente que esta Iglesia no estaría erigida sobre piedras naturales sino sobre piedras vivas, de las cuales Pedro fue la primera y fundamental (aunque luego vendrían otras, hasta el actual Francisco) y que esta "asamblea" o "congregación" de santos sería la puerta al cielo, nunca "prevalecería" la opción del infierno sobre ella.
29/04/13 7:02 AM
  
Horacio Castro
Pato Acevedo. De tu conclusión surgiría que los defensores de las Puertas del Hades son los fanatizados infieles que martirizan a tantos cristianos.
29/04/13 2:18 PM
  
Pato Acevedo
@ DavidQ: Es que no tengo los carismas y talentos de otros bloggers en infocatólica, así que si no me dejas darles vueltas a estos pequeños asuntos, poco me quedaría para escribir.

Un aspecto en que la imagen de la ciudad sobre la colina es superior a la del edificio, es que en una construcción cada ladrillo no está directamente unido al cimiento, sino que se asienta sobre otros ladrillos en una cadena hasta la base, mientras que en una ciudad, cada casa se construye y se asienta en la misma roca fundamental. Pero, eso es por darle vueltas al asunto.

@ Horacio Castro: Así como los miembros del ejército de Pedro son los ciudadanos de la ciudad de Cristo, los defensores de las puertas del Hades serían los habitantes de la ciudad inferior. También es interesante considerar el motivo de nuestra embestida. Yo me inclino por plantear que estamos en una misión de rescate, para liberar a los cautivos del pecado.
29/04/13 3:31 PM
  
Mi-Ka-El
No Pato, el tema está muy bien escogido y es uno, como tu mismo indicas, de los más controvertidos. Desde que Pedro de Betsaida nunca pisó la ciudad de Roma, que sólo en latín tiene sentido el juego de palabras Pedro-Piedra y la palabra Iglesia, el papel de Jacobo, hermano del Salvador, etc.. etc... Pero el tema es tan nuclear para la Iglesia Romana que es prácticamente un dogma y, por tanto, cierto de toda certidumbre.
Yo entiendo que el Servicio Petrino debería facilitar la unión de los cristianos y que la verdad es que el Patriarca de Occidente, Obispo de Roma, para conseguirlo y, por amor a la verdad, debería considerar el carácter colegial de la Iglesia y el papel de obispos y patriarcas.
30/04/13 3:23 PM
  
Pato Acevedo
@ Mi-Ka-El: Gracias por tu interés en el tema. La presencia de Pedro en Roma está ampliamente respaldada por la historia y la arqueología. El juego de palabras que mencionas no tiene sentido en latín sino en griego, y es aún más claro en el idioma original, arameo, donde roca es "Cefa", nombre por el cual es referido Pedro en el nuevo testamento.

Los últimos Papas han tenido muy presente la labor del sucesor de Pedro como símbolo de la unidad de los cristianos, y eso explica la lentitud que algunos católicos criticamos en tratar con herejías como la teología de la liberación o los sedevacantistas. Me gustaría saber qué quieres decir con carácter colegial de la Iglesia, pero no veo cómo podría el Papa ser más respetuoso con el papel de los obispos, sobre todo considerando que muchos de ellos han fracasado estrepitosamente en proteger a los fieles.
30/04/13 5:32 PM
  
DavidQ
Creo que a veces se nos escapa lo más evidente, que en este caso es el caracter inamovible de la piedra.

En la cultura actual, después de la invención de la dinamita, las piedras no nos parecen tan permanentes como habrán sido en aquéllos tiempos. Hoy quizás el apodo de Simón habría sido "titanio" -como un superhéroe de Marvel- para darnos una idea más cercana de la permanencia, inalterabilidad, resistencia e invulnerabilidad del fundamento de la Iglesia; y quizás la otra frase habría sido "los ácidos del mal no podrán atacarla".

Entendiendo a Simón-Pedro como Simón-Titán, cualquier niño aficionado a los comics podría interpretar fácilmente que ningún archienemigo puede contra nuestro héroe, ni aunque lo maten como ya hicieron varias veces con Superman.
30/04/13 8:32 PM
  
Horacio Castro
Pato Acevedo. Te entiendo: "no prevalecerán contra ella" porque "no podrán resistir...".

30/04/13 9:20 PM
  
Pato Acevedo
@ Horacio Castro: Exactamente mi punto.
30/04/13 9:34 PM
  
Horacio Castro
Pues, por artículos tuyos que he leído y te agradezco, merecerías tener tu lugar entre los docentes que integran la Pontificia Comisión Bíblica.
30/04/13 11:45 PM
  
Pato Acevedo
@ Horacio Castro: Gracias, pero preferiría una recomendación tuya a los editores de este sitio web, a ver si me dejan ingresar al Palacio de Verano de infocatólica.
01/05/13 2:05 PM
  
Mi-Ka-El
¡"Vade retro" falso Eskandar!
01/05/13 4:46 PM
  
Horacio Castro
Offtopic con permiso. Primera movida. A ver gente de infocatólica, decídanse a compartir el "PALACIO de VERANO" con todos sus blogueros.
01/05/13 4:50 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.