28.05.13

¿Cómo te vas a tomar en serio a alguien así?


Ya lo ven. Este señor aparece en un video a favor del aborto libre y gratuito. Pero fíjense que lleva una camiseta en la que pide respeto para los pobres galgos.

He tenido la curiosidad de entrar en la web que sostiene la campaña en favor del galgo y en ella leo cosas como estas:

“Miles de galgos son maltratados, abandonados y cruelmente asesinados todos los años en nuestro país. Creemos que es necesaria una implicación más directa en el problema de los galgos, ya que la acción de la Administración Pública es más limitada de lo que todos desearíamos. Los organismos oficiales no prestan atención a la resolución del problema, sino que desarrolla medidas, bajo nuestro punto de vista, insuficientes.

Nuestra misión es promover un cambio en la sociedad con respecto a la visión del galgo como un animal de compañía, frente a la idea actual de muchos que consideran al galgo como “un elemento de usar y tirar”.

Los niños evidentemente que son otra cosa. ¿Qué haría la asociación si a una pobre galga alguien la hiciera abortar?

¿Alguien en contra del maltrato al galgo y a la vez a favor del aborto libre y gratuito de un ser humano? Pues sí. Aunque parezca absurdo. Paradojas de la vida.

27.05.13

Adoración perpetua. Noticias y urgencias por si alguien puede ayudar


Tres meses y medio desde que la parroquia abrió la capilla para la adoración eucarística perpetua. Gente hay que me pregunta cómo van las cosas, si se mantiene, si hay dificultades, si se producen frutos.

Frutos, muchos. Confesiones impactantes. Gente que va y viene. Un trasiego constante de adoradores prácticamente durante todo el día. Quizá el fruto más grande sea el de la generosidad que se ha despertado en los adoradores, tanto los que tienen turno fijo como los que acuden esporádicamente, de forma que las horas que van quedando libres se puedan cubrir sin demasiadas dificultades.

Leer más... »

26.05.13

¿Quién falta al respeto a los demás?

Nuestro Señor Jesucristo tenía poco de diplomático especialmente en lo que a engañar al personal se refería. Todo lo que tenía de misericordioso ante el pecador arrepentido, lo tenía de dureza ante embaucadores y manipuladores de los demás. Seguro que recordamos cómo se refería a los fariseos como sepulcros blanqueados y raza de víboras, porque si hay algo que repugna a Dios es que se escandalice a los sencillos y se echen sobre los demás cargas insoportables.

Hay gente experta en el rasgado de vestiduras, aunque no acabo de comprender sí propias o ajenas. Son esos que en cuanto leen cualquier descalificación de alguien claman al cielo por la supuesta falta de caridad de quien lo hace y se escandalizan de que al cura Pepe, la hermana Juana o el teólogo García alguien les diga que están resolviendo sus imperativos físicos fuera de tiesto.

Leer más... »

25.05.13

¡Que vienen las primeras comuniones!

Me encuentro en estos días gente disgustada con las primeras comuniones a las que les toca asistir. Algunos me dicen que incluso se han salido de alguna celebración porque no aguantaban ni la misma celebración ni la actitud de la gente: hablar prácticamente a gritos, moverse por todo el templo, fotos, carreras. Todo menos una celebración de la Eucaristía. Me preguntan que si no es posible hacer nada.

También hay compañeros sacerdotes que lo pasan mal. Dos o tres años trabajando con los niños y al final tienes la sensación de que no sirve de nada. Mala cosa que las primeras comuniones nos pongan a todos de los nervios.

Lo que tengo más que observado es que si las cosas no van bien una parte importante de la responsabilidad la tenemos los sacerdotes, que quizá muy cansados de problemas acabamos por tirar la toalla y pasar el trago como buenamente podemos.

Leer más... »

24.05.13

Pagolitos y forcaditas

Me gustaron tanto estas dos palabrejas como lo que un amable comentarista ayer me dejaba en el blog: “pretenden hacer creer que los católicos de a pie somos pagolitos y forcaditas que estamos en contra de lo que dicen los obispos.”

Hay muchas maneras de pretender neutralizar lo que dice la Iglesia. La clásica es identificar a la Iglesia con la jerarquía, a la que se sigue mostrando alejada del pueblo, oscurantista y retrógrada. Viejísimo. Ya saben, la iglesia inquisitorial, represora, tardo franquista, anclada en Trento –fantástico concilio, por cierto-, preocupada por medrar y que solo disfruta haciendo la pascua al prójimo.

Frente a ella se encontrarían los cristianos de base, altura, hipotenusa y cotangente, buenos, evangélicos, liberales, amantes de los pobres, y que sufren en silencio las irritaciones de la jerarquía como si de unas molestas hemorroides se tratara.

Leer más... »