InfoCatólica / De profesión, cura / Categoría: Señora Rafaela

24.10.14

Hay que respetar... me. No hay que juzgar... me.

Jamás me ha fallado la apreciación. En cuanto alguien me habla de no juzgar y respetar, en realidad lo que quiere decir es que yo no puedo juzgar a nadie, pero que él, o ella, están en su perfecto derecho de llamarme absolutamente de todo menos bonito.

Hace unos días recibo un correo que venía a decir más o menos esto: “a ver si aprendes a respetar, a no juzgar a los demás, a ser un poco más tolerante con los otros. ¿Quién eres tú para juzgar a nadie? Eres un fascista, un mal sacerdote, un escándalo, un parásito, un sin alma. Conviértete”. Agradezco lo del conviértete, pero no me negarán que el resto no tiene su miga.

Algo así me sucedió con sor Lucía Caram, seguro que recuerdan. Si se dan una vuelta por sus escritos, entrevistas, twitter, su idea estrella pasa siempre por el respeto y la tolerancia. Hasta que se sienten rozados. Mucha tolerancia, mucho no juzgar, mucho hay que respetar, pero lo más bonito que me dijo fueron cosas tan amables y caritativas, tan comprensivas y tolerantes como que “es un pobre hombre, un amargado, su deporte favorito la falta de caridad”.

Leer más... »

22.09.14

Rafaela: huelga de escobas caídas

No había visto D. Jesús en los días de su vida de cura una iglesita más limpia y organizada que la de su pequeño pueblo. Rafaela, Joaquina, María y las demás serían a veces un tanto incordiantes, pero la verdad es que el templo parroquial era una envidia de aseo y ornato. Ya saben cómo son estas mujeres cuando se lo proponen: manteles impecables, ni una mota de polvo, las flores justas y perfectas…

Por eso le extrañó a D. Jesús encontrarse un día con unas flores medio chuchurrías en un florero. Bah, pensó, algún despiste. Más le hizo empezar a cavilar cuando vio que se amontonaban los purificadores sin lavar y planchar, los manteles no se cambiaban a pesar de alguna marcha de cera y las vinajeras se quedaban pegadas en el platillo.

Leer más... »

11.07.14

Rafaela y la censura de don Jesús

Decidió don Jesús aprovechar el verano para ofrecer a los fieles de su pequeña parroquia unas sencillas charlas de formación. Decía el buen cura que en cuaresma había cuatro en el pueblo, pero que ahora, con la cosa de los veraneantes, siempre se llegaba a más gente. Así que lo tenía como costumbre.

El caso es que el reverendo tenía buenos amigos sacerdotes que acudían a la parroquia sin demasiadas dificultades y aprovechaban para pasar un día en el campo y comer productos de la tierra.

El primer día acudió D. Francisco, aunque les dijo que le llamaran mejor Paco, por lo visto teólogo de campanillas y profesor de una prestigiosa universidad católica con sede en Madrid. Qué bien hablaba el profesor. Les explicó lo que era la Iglesia y cómo entenderla dese el Vaticano II. Una Iglesia de todos, donde todos fueran escuchados, nada de seguir dependiendo de los clérigos, abierta, participativa, donde fuera posible la libertad de expresión y de pensamiento, con un clarísimo protagonismo de los laicos y opción preferencial por los pobres.

Leer más... »

12.06.14

Rafaela se confirmó con ocho años

Se anunciaban confirmaciones para la próxima semana. Por eso, aprovechando su reunión periódica con aquellas buenas mujeres, don Jesús les quiso hablar de este acontecimiento. No estaba nada mal que en pueblo que no llegaba a los mil habitantes hubiera ocho confirmandos.

Fue explicando muy ilusionado cómo había sido la preparación: casi tres años de catequesis con Paco y Rocío, una pareja que llevan saliendo tiempo y que se casarán en unos meses. Como es natural, don Jesús les fue contando el cambio tan positivo que había dado el sacramento: chicos de diecisiete, dieciocho años, tres años de catequesis… nada que ver con lo que se hacía antes de llegar el obispo a un pueblo y hale, a confirmar a destajo.

¿Cuántos años lleva usted en el pueblo, don Jesús? Creo que cinco, Rafaela… Ya. Y en esos cinco años, ¿cuántos niños han hecho la primera comunión y cuántos se han confirmado? La comunión, a una media de ocho, pues cuarenta. Confirmados los cuatro de hace tres años y ahora estos, o sea, doce.

Leer más... »

7.06.14

Rafaela se da de baja de Cáritas y Manos Unidas

Esta mujer es que ya ni duerme. Antes de las nueve el teléfono. Desayunando me ha pillado.

Pero bueno, ¿qué pasa? ¿Te has caído de la cama?
A las seis me levanto cada día, ya lo sabes. Una pregunta facilita.
Dime.
¿Foessa tiene que ver con Cáritas o me lo parece a mí?
Tiene que ver.
Perfecto. Pues entonces, lo tengo claro.
¡Ay, Señor! ¿Qué es lo que tienes claro?

Leer más... »