El cielo

Ayer, solemnidad de la Ascensión, ya ven por dónde se me ocurrió hablar del cielo. Cosas mías.

No voy a meterme ni con los políticos, los jóvenes, la sociedad de consumo, la agenda 2030, el globalismo mundial, la masonería o el comunismo. Bastante tenemos con lo nuestro. ¿Y qué es lo nuestro?

Lo nuestro me parece que es un catolicismo rastrero, una fe que se arrastra por el barro, una vida cristiana incapaz de despegar de sus miserias, sus limitaciones, su miedo y su vergüenza. 

¿De qué hablamos en nuestros consejos, reuniones de curas y laicos, revisiones de vida, programaciones, documentos, subsidios, reflexiones y lluvias de ideas? De cosas, en definitiva, que apenas son capaces de levantarse mínimamente del barro. Podemos poner todos mil ejemplos: la edad de la comunión, el festival de Navidad, la tómbola solidaria, el grupo de Biblia, el campamento de los niños y el campo de trabajo de los jóvenes, cine forum, mercadilo solidario, horario de despacho, las cuentas que nunca acaban de salir. 

Me van a permitir que hable ahora de la misa. Más de lo mismo: horario más conveniente, qué cantos elegimos, necesitamos dos guitarras, a ver si consegimos buenos lectores, Menganito que haga las moniciones, homilía larga o corta, si la misa dura mucho o poco, campanilla sí o no, y si ponemos un reclinatorio para comulgar. Seguimos sin elevarnos. Somos como esa avioneta que da vueltas por el aeropuerto pero que no acaba de despegar. Evidentemente, los viajeros se apean.  

Se nos olvida la gloria, el cielo, la vida eterna,el gozo que nos aguarda.

La misa. Cristo en el calvario ofreciendose por nosotros. Los ángeles, los santos adorando a su Señor. Cristo que se hace realmente presente en el altar. La misa es como el cielo que baja a cada parroquia para que toquemos, aunque sea con la punta de los dedos, la gloria que un día se nos descubrirá. 

Tenemos un gran mensaje que vivir y transmitir:Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado". Se nos ha quedado el mandato del Señor en el horario de catequesis, la fiesta parroquial, la excursión fin de curso y un horario de misas celebradas medio decentemente. 

¿Y Dios? ¿Y Cristo? ¿La vida eterna, la gloria, el cielo? 

Quizá en toda reunión, toda asamblea, todo consejo bastase una pregunta: ¿Cómo llegar al cielo? ¿Cómo presentar el cielo? Y el resto… mejor no hablar del resto. 

42 comentarios

  
enri
El cielo es aquel estado en el que los pesares jamás osan entrar.

Para ello debemos crecer en Sabiduría y Amor . Amando mucho a Dios y a los demás.

¡¡Qué gran día el día de la Ascensión!!
🙏🙏🙏
22/05/23 10:26 AM
  
Cordá Lac
Y se me ocurre que se podría hacer algo más de énfasis en la comunión de los santos (que no es que no esté en el artículo) para contrastarlo con la absoluta soledad de los que están en el infierno. Porque todos hemos oído lo de lo divertido que serán los del infierno frente a lo sólitos que serán los del cielo.
22/05/23 10:33 AM
  
Urbel
"La misa. Cristo en el calvario ofreciéndose por nosotros. Los ángeles, los santos adorando a su Señor. Cristo que se hace realmente presente en el altar. La misa es como el cielo que baja a cada parroquia para que toquemos, aunque sea con la punta de los dedos, la gloria que un día se nos descubrirá", escribe el autor en esta hermosa columna.

"Ve a la iglesia como si fueses al Calvario, y permanece en presencia de los altares como si estuvieses delante del trono de Dios y acompañado de los santos ángeles.

Considera ahora cuáles deben ser tu modestia, tu atención y respeto, si quieres recoger de los misterios divinos los frutos y beneficios que Dios se digna conceder a los que asisten a ellos con un exterior devoto y sentimientos religiosos.

... Si tanta era la veneración con que se celebraban los sacrificios del Antiguo Testamento que, al fin, no eran más que una sombra y simple figura del nuestro ¿con qué respeto, con qué devoción y religioso silencio no debemos asistir a la celebración de la Santa Misa, en que el Cordero sin mancha, el Verbo Divino se inmola por nosotros?"

San Leonardo de Puerto Mauricio (1676-1751), "El tesoro escondido de la Santa Misa", ed. APC, México, 2009, pp. 55 y 56.
22/05/23 10:34 AM
  
Urbel
“A las 6 en punto, el Padre Pío entró en la capilla por una puerta lateral, con la cabeza cubierta por la capucha de capuchino. Ayudado por dos monaguillos, se abrió paso dificultosamente.

Como se elevó un clamor entre la asistencia, se volvió para imponer silencio, subió los escalones del altar, se descubrió. Empezaba la celebración.

Lo digo porque es verdad, nunca en mi vida había asistido a una Misa tan conmovedora. Y sin embargo tan sencilla.

El Padre Pío actuaba siguiendo los ritos tradicionales. Pero recitaba los textos litúrgicos con tal nitidez, con tal convicción, se desprendía tal intensidad de sus invocaciones, sus gestos, aunque muy sobrios, eran de tal grandeza que la Misa adquiría no sé qué proporciones y se convertía en un acto absolutamente sobrenatural, lo que en realidad es y lo que precisamente hemos olvidado con frecuencia que es.

… En medio de aquella multitud, sólo se oía el murmullo de su oración. Era de verdad el intermediario de los hombres ante Dios, la extrema punta de la criatura finita ante el infinito.”

Testimonio de una Misa del santo Padre Pío por Wladimir d´Ormesson, que fue embajador de Francia ante la Santa Sede, en Yves Chiron, “El Padre Pío”, ed. Palabra, 1999, pp. 228 y 229.
22/05/23 10:38 AM
  
Oscar Alejandro Campillay Paz
Si, estimado padre Jorge.
Ese es el camino a tomar!

Adelante y bendiciones!
22/05/23 10:57 AM
  
Pedro de Torrejón
A uno de los astronautas que llegaron por primera vez a la luna ,le preguntaron en su iglesia local lo siguiente :" cómo ha sido tu experiencia en el espacio cómo cristiano y creyente en Dios Creador de del Universo. ?" . Y él contestó:" cuándo estaba en el espacio ,sentía una soledad abismal ,y un silencio sepulcral . Rezaba ,y era cómo si nadie me escuchara ,ni tan siquiera hablando conmigo mismo sentía absolutamente nada . Me sentía absolutamente sólo y desamparado ; sin alma y sespíritu . Era cómo un robot , y un cuerpo flotando en ausencia de gravedad !!!

Llegué a la conclusión de que si Dios existe ; no está en el espacio ; sino a muy poca distancia de la superficie de la tierra .!!!

El Señor Jesucristo no ascendió al espacio para distanciarse de nosotros a un distancia de años luz ; sino para quedarse con nosotros eternamente y para siempre. Él estaba en el cielo cuándo predicaba en Israel . Y ascendió a los cielos de la fe del pueblo de Dios ; dónde está Yave Dios sentado cómo Juez de vivos y muertos. Y se quedó con nosotros Sacramentalmente en su Iglesia por medio del Espíritu Santo.

Sí ; tenía razón el astronauta : el cielo no está en el espacio del cosmos ; sino muy cerca de la superficie de la tierra !!!
22/05/23 11:04 AM
  
Cordá Lac
Bueno está claro que se coló un error en el anterior comentario. No era «sólitos los del cielo», sino «sositos los del cielo». Esto es lo que achacan a los del cielo.
22/05/23 12:19 PM
  
Marta de Jesús
Me ha recordado usted a Chesterton y por qué están pisando la sal. Sencillamente porque está sosa. En vez de transmitir el fuego, estamos en muchos casos adorando las cenizas.

Lo de las reuniones que comenta, es un posible ejemplo del todo lo demás que se nos daría por añadidura. Deberíamos ir al meollo, efectivamente, lo otro iría cuadrando. Pero cuando la Fe no es tanta, pues solo queda organizar mil historias para estar ocupados. Señor, aumenta mi Fe. Señor, aumenta nuestra Fe.

Nuestra meta, el Cielo.

Su Ave María, padre.
22/05/23 12:35 PM
  
Teresa
ayer el sacerdote que celebró, y era con buena intención, lo que nos dijo fue que la Misa es un recuerdo de lo que pasó, pero que lo importante es los demas.
Se entiende lo que quiso decir, pero al fin lo que recuerda la gente es que la misa solo es un re cuerdo de algo
22/05/23 12:36 PM
  
sofía
De acuerdo con el blogger. La homilía que yo escuché ayer, también trataba sobre el cielo.
La Santa Misa siempre es un adelanto de cielo en la tierra.
Cuidado con el teclado que es traicionero: lo del toner y el mercadilo no me llamó mucho la atención, pero lo del horario de despecho es un poco chocante.
Ave María
22/05/23 12:45 PM
  
Urbel
"Ayer el sacerdote que celebró, y era con buena intención, lo que nos dijo fue que la Misa es un recuerdo de lo que pasó, pero que lo importante es los demás. Se entiende lo que quiso decir."

Sí, se entiende muy bien lo que quiso decir: que la Misa es recordar algo que pasó y que ese recuerdo o memorial es menos importante que "los demás" (el amor fraterno o solidaridad, hay que suponer).

Una herejía de cabo a rabo.

Doctrina del Concilio de Trento sobre el sacrificio de la Misa (Dz 940):

"Y porque en este divino sacrificio, que en la Misa se realiza, se contiene e incruentamente se inmola aquel mismo Cristo que una sola vez se ofreció Él mismo cruentamente en el altar de la cruz (He 9,27); enseña el santo Concilio que este sacrificio es verdaderamente propiciatorio, y que por él se cumple que, si con corazón verdadero y recta fe, con temor y reverencia, contritos y penitentes nos acercamos a Dios, conseguimos misericordia y hallamos gracia en el auxilio oportuno (He 4,16).

Pues aplacado el Señor por la oblación de este sacrificio, concediendo la gracia y el don de la penitencia, perdona los crímenes y pecados, por grandes que sean.

Una sola y la misma es, en efecto, la víctima, y el que ahora se ofrece por el ministerio de los sacerdotes, es el mismo que entonces se ofreció a sí mismo en la cruz, siendo sólo distinta la manera de ofrecerse."
22/05/23 1:27 PM
  
Fernando Cavanillas
Falta fe y conversión. Sin eso no hay nada. Han sido muchas décadas de desmoralización, infiltración, demolición y traición, y el panorama es desolador.

Sin embargo no percibo un ambiente de derrota, sino de victoria de Cristo, por supuesto... porque el resto fiel empieza a despertar. La prueba ha habido que pasarla, como tuvo que hacer el Santo Job, y oportunidades de combate y de tomar bandos no han faltado.

Por supuesto después de esta etapa de infiltración y demolición (ya dijo el padre Pío que satanas manejaría una falsa iglesia en paralelo a la verdadera) llegará de nuevo la primavera, como pasó con la guerra civil española, que después de varios años de genocidio anticristiano cruel y sádico vinieron unos años de una fe muy intensa y bonita, y con muchos frutos, que habían sido regados con la sangre de los mártires.

Sigamos resistiendo, y siendo cada día que pasa más y más católicos, más católicos que nunca... con Fe (de la católica, la revelada por Dios, la única verdadera), Esperanza (en que venceremos y en que nos espera el Cielo si resistimos junto a Él) y Caridad (de la buena, con mayúsculas, no pseudo amor humano ni laxitud y desobediencia disfrazados de falsa misericordia).

Así que a seguir la lucha, padre, siguiendo el mismo camino que el padre Pío, San Juan María Vianney (el santo cura de Ars) y el mismo San Pablo, ellos son nuestro ejemplo mejor, ellos y todos los grandes santos que han seguido a nuestro Señor Jesucristo, con el Espíritu Santo para Gloria de Dios Padre, amén.
22/05/23 1:33 PM
  
Francisco de Argentina
Estimado Padre Jorge,

Yo prefiero el Paraíso !! https://www.youtube.com/watch?v=vJfL8Qckeh4

Ave Maria

22/05/23 3:52 PM
  
Martinna
Leo en este blog que titula El Cielo…
*Lo nuestro me parece que es un catolicismo rastrero, una fe que se arrastra por el barro, una vida cristiana incapaz de despegar de sus miserias, sus limitaciones, su miedo y su vergüenza.*
Se me han puesto los pelos de punta…
Una cosa es compartir preocupaciones y otra repartir desánimo…
Pero es que tenemos mucho de todo, estamos sobrecargados…
Tenemos que ir constantemente a que el Señor nos alivie, pedirle que haga por nosotros lo que nos parece que no somos capaces de hacer y aprovechar Su ayuda.
Tenemos que estar muy atentos en nuestra relación con el Señor para evitar las acusaciones y mentiras del maligno que aprovecha hasta lo bueno para engañarnos.
Muchas cosas que no nos gustan, o que nos impiden ser cristianos felices, son mentiras y enredos del “padre de la mentira” que no cesa de fastidiarnos para quitarnos la paz.
La cotidianeidad a veces es cargante pero tenemos que sobrellevarla, saber poner las cosas en su sitio y no dejarnos confundir.

No estoy dando consejillos de marisabidilla, son muchos años de lidiar con el día a día y es experiencia de las zancadillas y añagazas que emplea el demonio para salirse con la suya, lo usa todo, hasta lo bueno, lo intento hasta con Cristo porque no puede evitar ser malo de por sí en todo momento y lugar.
Así que cuando algo en nuestra vida cristiana no nos vaya bien, hay que llevarlo a los pies de Nuestro Señor, para que libre la batalla por nosotros, y nos devuelva la alegría de sentirnos bien haciendo cada día lo nuestro.



22/05/23 4:43 PM
  
África Marteache
En español Cielo y Paraíso son sinónimos, pero en el uso corriente la palabra Cielo es mucho más frecuente. Ambas se entienden.
22/05/23 6:35 PM
  
claudio
Estimado Padre.
La centralidad de la misa «¡Tiemble el hombre entero, que se estremezca el mundo entero, y que el cielo exulte, cuando sobre el altar, en las manos del sacerdote, está Cristo, el Hijo del Dios vivo! ¡Oh admirable celsitud y asombrosa condescendencia! ¡Oh humildad sublime! ¡Oh sublimidad humilde, pues el Señor del universo, Dios e Hijo de Dios, de tal manera se humilla, que por nuestra salvación se esconde bajo una pequeña forma de pan! Ved, hermanos, la humildad de Dios y derramad ante él vuestros corazones (Sal 61,9); humillaos también vosotros para que seáis ensalzados por él» (CtaO 26-28)". San Francisco.
22/05/23 7:05 PM
  
Fraileví
Pues que pena, ¿No?
¡Lástima de jornales!

"¿De qué hablamos en nuestros consejos, reuniones de curas y laicos, revisiones de vida, programaciones, documentos, subsidios, reflexiones la edad de la comunión, el festival de Navidad, la tómbola solidaria, el grupo de Biblia, el campamento de los niños y el campo de trabajo de los jóvenes, cine forum, mercadilo solidario, horario de despacho, las cuentas que nunca acaban de salir...
horario más conveniente, qué cantos elegimos, necesitamos dos guitarras, a ver si consegimos buenos lectores, Menganito que haga las moniciones, homilía larga o corta, si la misa dura mucho o poco, campanilla sí o no, y si ponemos un reclinatorio para comulgar."

Y eso que omite, Ud.sabrá por qué, yo me lo imagino, la Comunión en la boca o en la mano; y ahora no nos queremos fijar en como la tomaron en la Última Cena, aunque para otras cosas bien que recurrimos a ello. O si la casulla corta que la llamamos "la de antes" o si la larga que la llamamos moderna, cuando es la vieja, la que se utilizaba en tiempos de Constantino, y a medida que se la ponían adornos aumentaba el peso y hubo que ir recortandola , que cuando de pie y cuando de rodillas, olvidando lo de en espíritu y en verdad en el brocal del pozo en Siquem.

Pues será posible que jugando al mus, a veces, hablemos de cosas más trascendentes mis compañeros "ateos?" (no van a misa) y yo.

Mi preocupación al respecto es otra.
Un compañero se ha quedado viudo y está hundido, dice que qué hace el aquí que se quiere ir con su hija que murió hace 15 años.
Entonces cuando su hija, se quejaba a Dios (algo más que quejarse) y me atacaba porque yo era creyente y me pedía las explicaciones que pedía al "Dios cruel que se había llevado a su hija" en el que no creia.
Menudo galimatías.
Si le decía algo, malo, si me callaba también. Mi esposa y yo hicimos lo que pudimos, más que nada acompañarles y aguantar los chaparrones, granizadas y algun pedrisco.
Hace unos días nos encontramos con él haciendo la compra, no podía ni hablar pero yo entendí o creo que entendí algo.
Estamos tratando de que salga y que empiece a jugar al mus, creo que me espera una buena granizada, aguantarla es fácil, hablarle es otra cosa, confió en el Espíritu, pero conozco mi debilidad.

Hace unos años le hable al P. Jorge de dos amigos que vivían juntos, tanto el como ella separados con una historia de aupa, los dos enfermaron de cáncer y murieron jóvenes en muy poco tiempo.
Como para andarse con si casulla larga o corta.

Yo creo que ustedes, queridos sacerdotes, si oliesen más a oveja y tuvieran menos tiempo de esas reuniones que cuenta...
Quizás no pudieran hacer esas celebraciones concelebradas por dos docenas de sacerdotes y media de obispos... Pero... ustedes mismos...
Perdone me he embalado, pero ya no borro, que caramba.
Caiganse del guindo. Dejen de pescar en la pecera
Para que no me vuelva a decir África que soy bueno y misericordioso.
Perdón África, comprendeme.
22/05/23 8:43 PM
  
Miguel José
El hombre es cuerpo y alma. Ni sólo cuerpo ni sólo alma. No somos animales, ni somos ángeles. Somos una mezcla de las dos cosas. Unión sustancial de cuerpo y alma. Por eso Dios nos regaló los sacramentos. Necesitamos tocar las cosas.

Pienso que, cuando ingenuamente intentamos despojarnos de todos los rituales para poder quedarnos sólo con la sustancia (con el meollo, con lo que importa) precisamente lo que conseguimos es lo contrario. A base de quitar los rituales, quitamos también la sustancia y al final nos quedamos con la nada. Pienso que la Misa hay que cuidarla al máximo, con todos sus detalles, y Dios nos llenará de Fe, de Esperanza y de Caridad de modo que podamos vivir cristianamente.
22/05/23 10:33 PM
  
Martinna
Recordemos este soneto que todos sabemos: No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido, muéveme ver tu cuerpo tan herido, muévenme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera. ————————————————- Solamente Dios nos tiene un amor incondicional. Necesitamos menos hablar y más orar, como los santos, para dejarnos guiar por El, para que las reuniones y actividades fueran con él y no solo entre nosotros a nuestro entender.
23/05/23 12:30 AM
  
Liliana
Totalmente de acuedo con el diagnóstico que ha hecho de nuestra Iglesia padre Jorge.
A muchas reuniones o encuentros pastorales, he asistido, en las que se hablaba de todo lo que una persona sin fe puede hacer. Sobre la fe, el cielo, la Santísima Trinidad casi nada, si alguien compartía algo sobre lo espiritual era rechazado, porque no se cree en la fuerza sobrenatural para experimentar las maravillas del Señor, de Quien puedo dar testimonio. Me ha sacado de la timidez o miedo y tambien de caer al precipicio, siempre he visto a personas o circunstancias que se interpusieron en los momentos peligrosos.
Hablemos más del cielo de la eternidad, del Espiritu Santo, de Iglesia, de pecado, para que se convierta el catolicismo rastrero.
Un saludo cordial.

23/05/23 12:53 AM
  
MARCELO
Estimado P.Jorge: No se puede amar ,ni desear,aquello que no se vé ,ni se imagina,La Sagrada Escritura,los Santos Padres,las visiones, experiencias, y escritos de de los Santos, acerca de lo que llamamos CIELO,forman parte de una literatura vastísima de la cual hay que predicar,por parte de los sacerdotes y difundir ,por parte de los laicos ilustrados, a sus hermanos en la FE.No solo en Fiestas Litúrgicas apropiadas,sino en todo momento.
Con este formidable recurso que es internet,se podría llegar a muchísimas almas que no conocen su Destino y encender en todas ellas y en todos nosotros,el deseo ardiente de llegar al CIELO.
Que Jesús y Su Santísima Madre lo protejan siempre.
23/05/23 1:35 AM
  
Santi Casanova
Por desgracia, la cosa no sólo no está limitada a temas intrascendentes que podrían tratarse en cualquier asociación de jubilados y amas de casa. Al contrario, utilizan las parroquias para profanar los sacramentos y lugares santos, sin miramientos y con la autorización velada de los obispos.

infovaticana.com/2023/05/23/celebrada-la-vigilia-lgtb-en-la-parroquia-san-jacinto-de-sevilla/

En la parroquia de San Jacinto de Sevilla se ha celebrado una vigilia blasfema, con la bandera del arcoíris, prédicas contrarias al Sexto Mandamiento y todo un cúmulo de despropósitos. No han metido las carrozas porque no caben por la puerta.
23/05/23 9:38 AM
  
sofía
Muy buena la cita de Claudio -bueno, de San Francisco.
23/05/23 10:48 AM
  
maru
Qué razob tie
23/05/23 10:55 AM
  
maru
Qué razón tiene D. Jorge!!! Y después de lo que dice Santi Casanova......, pero es que, lamentablemente, la iglesia no es ya la Iglesia ; es más, muchos, refiriéndose a sacerdotes que siguen el catecismo, los llaman retrógrados, a que punto hemos caído. Estos días leí el artículo del P. Federico en el que decía que , la Iglesia se ha acercado al mundo , cuando los enemigos de la Iglesia son: el demonio, el mundo y la carne. Más claro, imposible.
23/05/23 11:00 AM
  
Fraileví
¿Que es el cielo?
Ni el ojo vio ni el oído oyó ni la inteligencia humana puede comprender...

Y el Papa como es humano pues eso...
Pero sí puede imaginar y el domingo imagino y compartió:

"¿qué hace Jesús en el cielo? Él está por nosotros delante del Padre, le muestra continuamente nuestra humanidad, muestra las llagas. A mí me gusta pensar que Jesús, delante del Padre, reza así, enseñándole las llagas. “Esto es lo que he sufrido por los hombres: ¡haz algo!”. Le enseña el precio de la redención, y el Padre se conmueve. Esto es algo que me gusta pensar. Así reza Jesús."

¿Y nosotros que haremos?
¿Que haran nuestros antepasados?
Digo yo que también le enseñarán sus arañazos, las cicatrices que les ha dejado la vida y dirán a la Trinudad ¡hacer algo!
Pues creo en la comunión de los santos.
O sea que debemos espabilarnos, pero tranquilos.
Nosotros a lo nuestro, que no es pescar en la bañera ni estar tranquilamente en el guindo, ni andarnos con tiquismiquis, discutiendo que si galgos o podencos.

Saber que no nos pagaran un jornal por lo que hacemos, pues somos herederos y como hijos, dejar que Dios sea Dios.
Y cada día su afán.
¿Y el Cielo? Pues más claro que lo dijo San Juan, imposible.
23/05/23 11:38 AM
  
Miguel Hinojosa
Cuando seamos capaces de comprender que nuestra meta es el cielo, sólo entonces cambiara nuestra manera de vivir.

Los Santos son ejemplos de ello.

Lc 12, 20-21.

20 Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?"

21 Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.».

Nosotros con nuestra pequeñez andamos ensimismados en mil cosas y anteponemos a Dios a tantas cosas...
23/05/23 11:39 AM
  
Juan Mariner
Para que el sacerdote no realice las funciones y tareas que le son propias, el mal jerarca le obliga a ser un activista cultural o político, un bibliotecario, un portero de salas de conferencias mundanas, un tertuliano, un organizador de comisiones y reuniones continuas, un administrativo, un contable, un asistente social, un repartidor de ayuda humanitaria, un organizador de campamentos juveniles....
23/05/23 11:51 AM
  
Seletotsira
Comiendo ruido,
el silencio espanta.

Él
es el Pan de Vida.

Sin silencio,
ruido.
23/05/23 12:17 PM
  
Maria M.
Quien quiera tocar el cielo, que vaya a misa, le prometo que quizá, casi seguro no sentirá nada de lo que espera....Pero eso no significa que no haya tocado el cielo. También mucha gente que cenó y escuchó a Jesús (hace 2000 años), a Dios hecho hombre, no sintieron nada estando con Él....de hecho, se burlaron y le crucificaron, lo que no significa que no fuera Dios....y lo volvió a demostrar cuando resucitó....Ave Maria!!!¡ SENTIR o No sentir.....no se deben hacer cosas sólo porque se disfruten....Ánimo P. Jorge!!! La santidad está en soportar!!!! en soportarnos a nosotros mismos y a los demás!!¡
23/05/23 1:53 PM
  
Sacerdote
Se nos olvida lo más importante............
23/05/23 3:13 PM
  
claudio
Estimado Jorge.
Para Sofía con afecto.
No es una cita es la esencia de la Fe.
El Cristo que tiene en sus manos el Sacerdote en la Consagración es el Resucitado.
Es en su bondad y amor a nosotros que lo hace, en esa inmensa humildad nos acompaña como alimento de Salvación.
El mundo no lo ve porque es ajeno al mundo.
Volvamos a la centralidad Cristocéntrica de la Misa y dejémonos de pavadas y cosas inútiles, aunque parezcan "ilustradas", que desdibujan la presencia real.
No nos engañemos, no nos dejemos engañar y de ninguna forma intentemos engañar al Señor es suicida.
23/05/23 5:09 PM
  
sofía
Excelente aclaración. Gracias
23/05/23 6:38 PM
  
Carlos Porras
Muy bien dicho, querido padre Jorge.

"No voy a meterme ni con los políticos, los jóvenes, la sociedad de consumo, la agenda 2030, el globalismo mundial, la masonería o el comunismo. Bastante tenemos con lo nuestro"

Así debe ser. A lo nuestro, que es seguir a Cristo con la esperanza de poder abrazarlo en la otra vida.

Lo temporales una distracción cuando la meta está en lo eterno.

San Pablo vivió en tiempos del Imperio Romano, San Francisco de Asís en tiempos del feudalismo y San Juan María Vianey en tiempos de la Revolución Francesa. ¿De qué hablaron? De Cristo y de la vida eterna.

Si San Pablo dijo algo sobre el imperio, San Francisco sobre el feudalismo o San Juan María sobre la revolución francesa, sus palabras hoy carecerían de importancia, puesto que tanto el imperio, como el feudalismo y la revolución francesa ya pasaron..

Hoy vivimos en tiempos de globalismo, consumismo e ideas políticas y sociales disparatadas que, eventualmente, también pasarán. ¿De qué debemos hablar? Pues de Cristo y la vida eterna, como lo hicieron San Pablo, San Francisco de Asís y San Juan María Vianey.

Rezo su Ave María, padre.
24/05/23 4:57 AM
  
África Marteache
Hoy es la festividad de María Auxiliadora, muy vinculada a los salesianos, pero, para mí, es el día en que murió mi madre hace diez años y también es la Patrona de China, la Virgen de Sheshan, así que he ido a misa esta mañana temprano porque tenía mucho por quién rezar. Espero que los santuarios marianos estén abiertos para que los católicos chinos puedan ir a honrar a su Santa Patrona. Regina Coeli, laetare, Aleluya!
24/05/23 12:19 PM
  
Bre
Novísimos.

¡Ave María!
24/05/23 12:29 PM
  
Fraileví
Carlos Porras

Seleccionar lo que dice el P. Jorge:
"No voy a meterme ni con los políticos, los jóvenes, la sociedad de consumo, la agenda 2030, el globalismo mundial, la masonería o el comunismo. Bastante tenemos con lo nuestro"

Para asegurar:
"Lo temporal es una distracción cuando la meta está en lo eterno."

Y es verdad que la meta es el Cielo, pero lo temporal es el camino para alcanzar el Cielo.

Y por tanto es muy importante hacer que el camino sea lo más fácil posible y, en la medida que se pueda, que al caminar por él fraternalmente, no de cuakquier manera, vayamos disfrutando y compartiendo la esperanza.

Jesús, nuestro Maestro, pasó haciendo el bien, facilitando el camino, y dicuendo como teníamos que realizar la travesía, ayudándonos, haciendo que sea de lo más cómodo posible por medio de la caridad.

También reprochando a las autoridades, a los sacerdotes, que no trataban bien al pueblo. Es un Evangelio que se proclama en la misa una vez al año y me hace gracia-pena como, en su homilía los sacerdotes se escaquean y se van por los Cerros de Úbeda.

Por ello creo que lo que dice el P. Jorge de "no meterse", es por esta vez, no para siempre; porque otras veces bien que se mete, como debe ser.

El camino, creemos muchos, que se pondrá muy cuesta arriba, si no conseguimos evitar el ateísmo que pretenden los que quieren manejar el mundo, sin la traba que les supone la autoridad de un Dios Padre de Todos que ama la vida, y sólo Él tiene poder sobre la vida y la muerte.

Por eso nos preocupa la agenda 2030 y la combatimos, ya que por miedo de la inseguridad que tratan de crear con el caos social, les facilita imponer su Nuevo Orden Mundial.

Abortos, eutanasia, administración ineficaz, sanidad en decadencia, inseguridad del domilicio, miedo al cambio climático que es ha sido y será permanente, guerras creadas publicadas u olvidadas segun su conveniencia... todo como una agenda que por el miedo y la, distracción del hedonismo, nos lleve a aceptar el fin que pretenden.

Cuya única autoridad estará en unos pocos, que manejaran a los hombres sin las limitaciones que la Suprema autoridad de un Dios Padre les impone.

Por eso, Carlos, el camino no debemos tenerlo por una una distracción, sino el medio que nos lleva a la meta y tenemos que cuidar.
Es mi opinión.
24/05/23 1:53 PM
  
claudio
Estimado Jorge.
Han citado al Cura de Ars y cuenta la leyenda una anécdota del mismo: "Un campesino de Ars llevaba largo rato delante del Sagrario. Pasó más de una hora, y el reverendo Vianney se le acercó para preguntarle: ¿Qué haces aquí tanto tiempo? Y el buen hombre le contestó: Yo le miro, Él me mira. Nada más".
24/05/23 6:16 PM
  
Fraileví
P.Jorge, este tema del Cielo tiene menos comentarios que el de la Apostasía.
No tengo la formación necesaria para deducir la razón.

Pero no se por qué, creo que es que a los hombres, a esta sociedad, también a los que escribimos aquí, que somos más "hombres de nuestro tiempo" de lo que nos gustaría, nos interesa más comentar o criticar aquello que no nos incumbe que lo que está en nuestras manos y necesita nuestro personal esfuerzo, para conseguirlo.

Es decir nos gusta meternos donde no nos importa, donde creemos que no tenemos peligro de ir, y criticar desde la barrera.

De los que aquí escribimos, nadie tiene pensado Apostatar explícitamente, y por eso, como no nos afecta, como es cosa de otros, nos hemos metido en juzgarlos críticamente, tirando a condenarlo.
Luego nos fuimos por los Cerros de Úbeda pero nos valió como pretexto.
Y se ve que, aunque nos confesamos discípulos de Jesús, nos interesa mucho la ley y las formas, porque en el fondo, no es que seamos apóstatas "del to... pa siempre..." pero de algunas cosas, de las tradiciones que no nos gustan, hacemos dudar de ciertas apostasías, el incumplir ciertas promesas o juramentos implícitos, o incluso explícitos.

Otra cosa es el Cielo. Eso si es cosa de cada uno de nosotros y nos compromete.
En este caso deberíamos poner al servicio de los demás, comentar, como tratamos cada uno de nosotros para conseguir tan deseada meta. Y recurrir a los documentos y a las Escrituras para,comprobar si nuestros valores, los que practicamos, nos aseguran estar en el mejor camino.

Porque no parece que la Apostasía sea cosa u objetivo nuestro, pero el Cielo si.

Y preferimos la crítica que el autoanálisis.
Digo yo si será por eso la diferencia de interés.
Diferencia que ya me había llamado la atención en otros temas.
Quizás haya doctores que lo explicarán mejor o de otra manera.

Ya me dirán.
25/05/23 2:14 PM
  
Néstor
Muy cierto, nos cuesta terriblemente hablar de lo trascendente y sobrenatural, en parte porque vivimos una vida muy naturalizada de horarios, compromisos, cuentas para pagar, y ese tipo de cosas.

En parte también por nuestra oligopistía, es decir, poca fe.

Encima tenemos el problema de los apóstatas a medio terminar o mejor dicho, desprolijos (es decir, esos que todavía no se han salido físicamente de la Iglesia) que nos quieren imponer una fe que no es cristiana ni católica.

Me imagino lo que sería oír a Santa Catalina de Siena en alguna reunión análoga.

Por eso se podría incluir en esas reuniones una meditación a cargo de algún presbítero que ayudase a hacer memoria de lo verdaderamente importante.

Digo, claro, no sobre el medio ambiente ni sobre los emigrantes y esas cosas, please.

¿La sinodalidad?

Está bien, retiro la propuesta.

Saludos cordiales.
26/05/23 3:30 AM
  
Fraileví
Visto lo visto, o porque ya era hora, el P. Jorge nos ha presentado otro escrito para comentar, y se supone que para refkesionar.
Pienso que el tema tendrá más comentarios, digo yo, que a lo peor me falla el olfato como a Bolaños (ya empezamos).

Pero yo creo que esto del Cielo tiene más recorrido que lo que indica el número de comentarios

Leo en "Internet": "Buenaventurado que goza de la felicidad plena que es concedida por Dios"

Más parecido al Cielo imposible.

O sea se, es concedida no ganada. Menos mal.

Pero sí es interesante saber a quien se lo concede Dios, y me voy lógicamente, no podía ser de otra manera, a las Bienaventuranzas. Capítulo 5 de Mateo y capítulo 6 de Lucas.

Bienaventurados serán los pobres en el Espíritu, los mansos, los que lloran, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los perseguidos por la causa de la justicia, cuando os persigan por mi causa...

Releo comentarios de escritos anteriores y me da la impresión que de algunos comentarios, se de deduce que no están, no estamos, por la labor.
Lo nuestro es defender, atacar?, no consentir...

Más bien nos preocupan, saber cuando en la misa debemos ponernos de pie o de rodillas, o de espaldas, ad orienten o cara al pueblo, si la casulla es más larga o más corta, si la comunión en la boca o en la mano y otras cosas que parecen más superficiales.

Y haciendo hincapié en cosas externas más que en sentimientos y disposiciones internas. Como si eso de que no es lo malo lo que entra por la boca sino lo que sale de ella,... Como que no...

No digamos sobre lo que sigue:
Sed sal de la tierra y luz del mundo, del que nos ha tocado vivir se supone.
Cumplir la ley no sólo es no matarás, también no insultarás. No solo no cometer adulterio ni tampoco desearlo.

A propósito, digo yo, la sexualidad entre personas del mismo género es mala, por supuesto y ¿es peor que la de tantos de distinto género, cuando vemos que de ella no surgen hijos, a lo sumo uno?. Porque se ha pasado de "los hijos que Dios nos de" a la "paternidad responsable", a la "sexualidad para mantener la unidad ?" ¿Y en este caso? Como siempre nos gusta más, hablar criticando lo que está lejos de nosotros y pasando por alto lo más cercano.
Lo de bendecir uniones homosexuales no, por supuesto y ¿Todas las otras? ¿Mejor hacer la vista gorda, que hay pocas bodas?
Aunque ni me crean, me atrevo a decirlo, en unas preparaciones matrimoniales que ayude a dar, un señor nos confesó que su principal motivo para casarse era tener mejir cuidado acá y perro, y le casaron.

Se entiende que lo del Cielo, lo de ser Bienaventurados, no ha tenido tanta aceptación entre nosotros, nos compromete personalmente.

Mejor hablamos de lo de otros ¡¡Que mal lo hacen, ellos.!!!



26/05/23 11:20 AM
  
claudio
Estimado Jorge.
Para Néstor, no hay mejor forma de "no retirar" la propuesta sobre el sínodo que "retirarla".
Eso sí con la sabiduría de dejar la puerta abierta para que cada uno haga una propuesta "también retirable"...
26/05/23 6:35 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.