P. Olivera Ravasi: "Era absolutamente necesario un Chartres español y se logró con jóvenes aguerridos"

El P. Javier Olivera Ravasi, SE no necesita presentación, pues es uno de los comunicadores católicos más influyentes del mundo hispano con su web https://quenotelacuenten.org y su canal https://www.youtube.com/c/qntlcque les invitamos a seguir a los que aún no le conozcan, cosa difícil y más en este portal de InfoCatólica donde tenemos el honor de contar con él en su magnífico blog del mismo nombre: https://www.infocatolica.com/blog/notelacuenten.php

Es un gran entusiasta de las peregrinaciones Nuestra Señora de la Cristiandad y ha participado en varias de ellas para venerar a la Virgen de Luján, Argentina. Aprovechamos la ocasión para entrevistarle y comentar con él el hecho de que este año España se ha sumado a las peregrinaciones tradicionales.

¿Cómo valora la primera peregrinación tradicional a Covadonga que ha
habido en España y qué ecos le han llegado?

Cuando hace más o menos un año me enteré de que una serie de jóvenes aguerridos y entusiastas españoles comenzaron a pensar en la posibilidad de emular esta excelente iniciativa francesa, pensé para mis adentros, recordando al viejo Ásterix: “los romanos están majaretas…” ("pero los españoles también” – me dije).

Es que hace ya algunos años que vengo haciendo los fatigosos cien kilómetros en esta, mi patria natal, la Argentina, donde comenzaron 10 amigos y hoy suman ya más de 1000 peregrinos que, contra viento y marea, siguen siendo verdaderos custodios de la tradición.

Sabía que España no podía quedarse atrás; es nuestra madre y ha hecho cosas mil veces más grandes que estas. Porque España sigue viva; sigue viva en estas almas que mantienen en alto el pendón del imperio donde no se ponía el sol.

Usted es un gran entusiasta de todas las peregrinaciones de Nuestra Señora de
la Cristiandad. ¿Qué le ha aportado participar varios años en la peregrinación a la Virgen de Luján?

Sin lugar a dudas que, año tras año, uno ha venido viendo cómo esta experiencia completamente laical (en el excelente y legítimo sentido de la palabra) ha logrado lo que algunos creían imposible: que durante un fin de semana completo y un día más (la peregrinación dura tres días, casi) se dejen comodidades del mundo burgués, se desconecte uno de las pantallas y vaya cantando y marchando, cara al Sol, hasta los pies de Nuestra Señora, viviendo algo de aquella triple renuncia que hicimos en nuestro santo Bautismo: contra satanás, el mundo y la carne. Y todo, en un espíritu de excelente camaradería, alegría y compañerismo.

Hay quienes han descubierto allí su propia vocación católica, quienes han tenido su camino de Damasco, quienes han visto claro su llamado al sacerdocio o a la vida consagrada y, por último, quienes han encontrado la “víctima” ideal para pasar el resto de sus años en matrimonio. ¡Je! Porque ¡es un excelente lugar para encontrar, católicamente hablando, “un buen candidato", como decía mi abuela.

¿Era necesario un Chartres a la española en el país que llevó la fe a
América?

Sí; absolutamente. Es más: no entendía, años atrás, cómo aún no se había formado allí, en la tierra del Cid, de Cervantes, de los enormes misioneros, santos, conquistadores y mártires, algo tan loco y osado como esto. Es que es como decía el gran Pemán: “cuando se trata de consumar la maravilla / de una nueva hazaña,/ los ángeles que están junto a Su Silla,/ miran a Dios y piensan en España…” .

Quizás ustedes, los españoles, no se dan cuenta de esto; quizás deban despertar de ese sueño dogmático en el que tantos años de leyenda negra los ha sumergido: pero España ha sido la nación elegida por Dios, es un pueblo de grandiosos y sufridos labriegos que no tiene parangón en la historia de la Iglesia. Y no lo tiene sólo por haber sido elegida por San Pablo, Santiago y tantos otros apóstoles, sino porque la mismísima Madre de Dios quiso misionar allí para quedarse férreamente en la rudeza de un pilar. Al igual que con México, non fecit talliter omni natione (Ps 147).

Afortunadamente están proliferando este tipo de peregrinaciones por todo el mundo. Hace poco nos llegaban noticias de otra en Suecia. ¿A qué cree que se debe este auge de amor por la liturgia tradicional?

El auge de la liturgia tradicional posee un secuaz, un cómplice invisible y galopante que, gracias a Dios, no ha sido descubierto aún por la progresía canallesca y estéril que prolifera en buena parte de la Iglesia. Y no es otro que el modernismo (como lo llamó San Pío X), un veneno que hace más de un siglo se encuentra sus venas; pero es un veneno visible, un veneno que, a diferencia de las flores de loto, no atonta, sino que causa rechazo en las almas viriles, en las almas de quienes buscan con violencia el reino de los cielos.

La liturgia tradicional, la misa tridentina, es el verdadero opus Dei, obra de Dios que, a la vez, es culmen de una cultura; porque toda cultura engendra un culto y todo culto depende de ella. De allí que, para restaurar la verdadera cosmovisión católica, no quede otra opción que buscar sus fuentes y sus cúspides y, en este sentido, son muchos los que hoy, al conocerla, dejan todo, compran el campo y llaman a sus amigos porque han descubierto un tesoro (cfr. Mt 13,44).

¿Esperaba la grandísima aceptación que está teniendo su buena labor en los
medios de comunicación católicos en la tan necesaria tarea de evangelización de la cultura?

Mire: si Dios pudo hacer que Sansón, con sólo una quijada de burro matase a mil filisteos, ¡imagínese lo que puede hacer con un burro entero!

No, en serio, la verdad -y esto no es frase hecha- que nunca lo pensé; siempre he sido, desde pequeño y por una cuestión familiar, un obstinado defensor de las “causas perdidas". Porque el catolicismo se trata de eso: de una causa perdida, pero de un rey vencedor. Dux vitae mortuus regnat vivus, dice la secuencia de Pascua: “muerto el Jefe de la vida, reina vivo".

Cuando hace ya unos siete años comencé con la publicación de mis “Que no te la cuenten", pensé que esos libritos que trataban sólo de ciertas leyendas negras, podrían hacer algún bien. Pero luego, cuando de los libros pasamos al blog (aún casi contra mi voluntad y a insistencia de un gran amigo sacerdote), de algún modo entreví no lo que sucedería, sino cómo yo lo tomaría a partir de esa fiebre de actividad que tenemos los coléricos (soy de los que no dejan para mañana lo que deben hacer hoy, sino de los que hacen hoy lo que deberían hacer mañana…). Pero Dios bendijo al parecer. Porque todo es su culpa.

¿Qué es lo que trata de aportar su canal y web Que no te la cuenten al
mundo de la apologética histórica y la Contra-Revolución Cultural?

Uf… ¡qué pregunta! Muchas veces me la he hecho a mí mismo.

En primer lugar, humildemente, intenta “posicionar” una expresión que me encanta: “apologética histórica". Porque soy un convencido de que no es necesario que se nos ataque en la Fe para perderla poco a poco; podemos perderla, además, si se nos van minando aquellos preambula Fidei, los preámbulos de la Fe, como son la filosofía del sentido común, la historia, etc.

Por eso, con todas nuestras limitaciones, lo que intentamos aportar es un modo de pensar y en consecuencia vivir, católicamente, poniendo la inteligencia al servicio de la Verdad, cualquiera que sea ésta, comunicándola con parresía, caridad y prudencia.

¿Por qué es importante que los católicos demos la batalla cultural, bien fundamentados y sin ningún tipo de miedo?

Porque es ese el gran campo de batalla en el que nos encontramos hoy en día. Es allí a donde nos ha llevado el enemigo a pelear y, por ende, no podemos desertar.

Uno de los primeros que lo ha podido ver, a mi juicio, fue ese potente analista de la sociedad, Antonio Gramsci: desde su cárcel y con apenas algunos libros y cuadernos, sabía que el marxismo no lograría penetrar en la sociedad a fuerza de bayonetas revolucionarias, checas republicanas y gulags soviéticos. Era necesario tomar la cultura; apoderarse de lo que él llamaba el “sentido común” a través del aparato de la cultura. Es por ello que, sin prisa pero sin pausa, el liber-progresismo se volcó hacia allí y, por ende, es donde debemos -también- estar para dar el buen combate paulino; no haciendo una revolución contraria, sino lo contrario a la revolución. A eso llamo una verdadera contra-revolución cultural.

En cuanto al miedo: no sé de qué me habla. Miedo se le tiene sólo a Dios me enseñó mi padre.

También en la Orden de San Elías practican ustedes la apologética preventiva,
muy necesaria en aquellos países donde aún no ha actuado la ingeniería
social anticristiana…

Bueno; es un modo de llamarle; sí. Pero más que una apologética, es, simplemente, una plantatio Ecclesiae, un plantar la Iglesia allí donde algún obispo permita que ciertos misioneros, laicos y sacerdotes, vayan a misionar con pocos medios humanos, a lugares donde nadie quiera ir, haciendo lo que un misionero debe hacer: predicar primero el Reino de Dios, que el resto vendrá por añadidura (cfr. Mt 6,33).

La OSE busca, entonces, en dos frentes distintos, la misión “ad gentes” y la contra revolución cultural, para que Dios sea máximamente glorificado, predicándolo con auténtica parresía, que no es locura, sino franqueza en el hablar.

¿Cómo compagina su ingente labor periodística con su vida misionera y
sacerdotal?

Como puedo. Soy, primero que nada, sacerdote. Y, por ende, esto es lo principal en mi vida: mi ministerio, la Santa Misa, lo más importante que puedo hacer en el día; luego, mi oración, mi breviario y, después, las clases, la atención pastoral, las entrevistas, los cursos, las lecturas, etc., etc. Y así se me pasan los días… y la vida; pero debería hacer mucho más.

Todo surge de la Santa Misa: es de allí de donde saco fuerzas a diario para poder navegar entre las tempestades del mundo y los consuelos de Dios. Y es allí a donde ruego al Señor que mande más trabajadores para la mies, de modo tal que la cadena no se rompa y podamos seguir cumpliendo el mandato paulino: resistite fortes in fide, “resistid firmes en la Fe” (Ef 6,13).

Recomiendo que sigan al P. Javier Olivera Ravasi, SE en sus plataformas evangelizadoras:

https://quenotelacuenten.org

https://www.youtube.com/c/qntlc

https://www.patreon.com/pjavieroliveraravasi

Por Javier Navascués

13 comentarios

  
veritas liberabit
La Leyenda Negra contra España, forjada por malévolos paises del área protestante, ha llegado a calar en la propia España: nos hacen avergonzarnos de nuestras raices católicas, de nuestra historia y nuestro pasado. Y se olvida algo importante: desafortunadamente todas las naciones han cometido tropelías y abusos pero, de ellas, la que menos España. Por eso es una buena noticia esta peregrinación que alienta y anima la fe y, especialmente, de los más jóvenes.
Aunque pudiera ser un tanto pretencioso, pongo aquí lo que en la festividad de Santiago, de forma prudente y discreta nos decía un sacerdote en la homilía: de los tres apóstoles especialmente escogidos por el Señor en los grandes momentos(hoy día de la Transfiguración) a cada uno le encargó un "tesoro" por El especialmente querido. A San Pedro le entregó la Iglesia, a San Juan a su Santísima Madre y a Santiago, España. Pero España está siendo especialmente atacada en sus raices, y su fidelidad zarandeada y hecha jirones. Dios quiera que Santiago, ante el grito fiel de los que luchan, vuelva a "cerrar" España en la fe y en la unidad.
06/08/21 11:11 AM
  
Ecclesiam
Eso de "contrarevolución cultural" no termina de cerrar. Es una completa novedad que no encuentro en la Sagrada Tradición, Escritura y Magisterio.

Además, tampoco es necesaria. Los cristianos hacen cultura cristiana, los paganos pagana, los ateos atea. ¿Quieres cultura cristiana? Haz cristianos. El obrar sigue al ser. La cultura es efecto de una causa, esto es, en el caso de la cultura cristiana, de cristianos.

Otra cosa es la apologética, que se diversifica en filosófica, histórica, etcétera. Pero esto se viene haciendo desde el siglo I y consta en la Escritura, Tradición y Magisterio.

Por otra parte, esto:
«La liturgia tradicional, la misa tridentina, es el verdadero opus Dei, obra de Dios que, a la vez, es culmen de una cultura; porque toda cultura engendra un culto y todo culto depende de ella. De allí que, para restaurar la verdadera cosmovisión católica, no quede otra opción que buscar sus fuentes y sus cúspides [¿La "Misa tridentina"?] y, en este sentido, son muchos los que hoy, al conocerla [¿"Misa tridentina"?], dejan todo, compran el campo y llaman a sus amigos porque han descubierto un tesoro (cfr. Mt 13,44).»

En otras palabras, no se puede tener una verdadera cosmovisión católica si no volvemos a la Misa tridentina. Y ¿qué se entiende por "cosmovisión católica"? Lo único que le veo sentido es tener una doctrina católica, y con ella, ver la realidad, el mundo (cosmos) bajo las verdades de la fe católica.

Luego sin Misa tridentina no se puede tener fe católica.

Pero esto, sin duda, no es católico. No sólo porque tenemos más de 20 ritos y existen culturas cristianas que se han forjado sin el rito romano (las Iglesias católicas orientales, por ejemplo), sino porque también el Novus Ordo es católico, y por ende, se puede tener la fe católica participando en el Novus Ordo.

¿O vamos a prohibir que la Iglesia pueda cambiar como mejor le parezca la liturgia y todos los otros sacramentos? Si es así, vamos contra el Sagrado Concilio de Trento:

«En la administración de los sacramentos, salvando siempre su esencia, la Iglesia siempre ha tenido potestad de establecer y cambiar cuanto ha considerado conveniente para la utilidad de aquellos que los reciben o para la veneración de estos sacramentos, según las distintas circunstancias, tiempos y lugares». (Sesión XXI, cap. 2, DzSch 1728)
06/08/21 9:08 PM
  
Tulkas
El problema, el único problema, es que la sesión XXI capítulo 2 NO habla del rito, sino de la administració de la Eucaristía en una o las dos especies.

Citar a Trento para afirmar que un Papa tiene potestad para anular del todo o modificar del todo un rito es o mentir o no saber lo que se lee, a una mezcla de smbas nos tiene acostumbrado Extra-Ecclesia.

Lo demás que dice este individuo es razonable, porque no se puede absolutizar la Misa Tradicional de la forma wn la que lo hace el padre Ravassi; o una boutade, porque ignora el significado de cultura, habiendo elementos de ls cultura que son imposibles de caracterizar como cristisnos: como si la verdad de la ciencia, el rigor de la razón, el orden del arte no fueran culturales o pudieran ser cristianos, ateos, musulmanes, budistas o mediopensionistas.
06/08/21 10:50 PM
  
África Marteache
Ecclesiam: Los Sacramentos no se pueden cambiar. ¿Qué barbaridad es esa? Decir "La liturgia y todos los otros sacramentos" es de una ignorancia tal que no merece comentario porque la liturgia no es un sacramento.
Establecer y cambiar lo que sea conveniente no quiere decir cambiar los sacramentos de manera que ahora son siete y mañana catorce, se refiere a los modos y no al sacramento en sí. Ya sabemos que el Sacramento de la Confesión es válido en un confesionario, caminando, en una sacristía o en el lugar que se estipule, pero el Sacramento en sí no varía. No hay Concilio en el mundo que pueda abolir un sacramento o la Iglesia toda se caería.
06/08/21 11:14 PM
  
Ecclesiam
Cuando me refiero a la "liturgia", me refiero, claro está, a la liturgia eucarística, que es el modo ordinario en que se administra el sacramento de la eucaristía. En ese sentido estamos hablando de que es un sacramento, pues recibir la eucaristía en la liturgia es un modo de recibir el sacramento, aunque existan otros.

Remarcando en negrita creo que respondo a los dos comentarios:

«En la administración de los sacramentos, salvando siempre su esencia, la Iglesia siempre ha tenido potestad de establecer y cambiar cuanto ha considerado conveniente para la utilidad de aquellos que los reciben o para la veneración de estos sacramentos, según las distintas circunstancias, tiempos y lugares». (Sesión XXI, cap. 2, DzSch 1728)

Se puede cambiar todo en los sacramentos, «salvando siempre su esencia». No sólo de la eucaristía ni sólo de una de las cosas de ésta, por eso dice al principio: «En la administración de los sacramentos».

Y se puede cambiar del sacramento, «cuanto ha considerado conveniente para la utilidad de aquellos que los reciben o para la veneración de estos sacramentos según las distintas circunstancias, tiempos y lugares».

Osea, la Iglesia puede cambiar todos los accidentes de los sacramentos que considere conveniente para «la utilidad de aquellos que los reciben o para la veneración de estos sacramentos según las distintas circunstancias, tiempos y lugares».

Por eso tenemos la reforma litúrgica de san Pío V, de san Pío X, etcétera. El misal de san Juan XXIII no es el mismo que el de san Pío V; en los accidentes, en lo esencial es el mismo, igual que todos los ritos aprobados por la Iglesia.
07/08/21 1:30 AM
  
Cristián Yáñez Durán
Ecclesiam.

La misa nueva es un artefacto litúrgico protestantizado. O sea, es inorgánica y ajena a la Tradición. Esto es público y notorio.
La Misa Tradicional se remonta prácticamente a San Gregorio Magno y en su médula, a los Apóstoles.
07/08/21 5:10 PM
  
Ecclesiam
Cristián Yáñez Durán;

Le recomiendo que lea el libro de Mons. Fernando Arêas llamado "Tradición y Magisterio vivo", este obispo es un ex-lefebvrista, así que conoce bien las doctrinas falsas del lefebvrismo, y allí en ese libro las refuta con suficiente contundencia; entre otras cosas, la falsa acusación de que el Novus Ordo está protestantizado y es ajena a la Sagrada Tradición.

Está en la página GratisDate, completamente gratis para leer o descargar.

Abandone las falsas doctrinas lefebvristas, que son contrarias al Magisterio, Sagrada Tradición y Sagrada Escritura; al igual que el modernismo, protestantismo y todo tipo de falsas doctrinas inventadas por Satanás, padre de la mentira, para llevar a la eterna perdición a las almas, fuera de la única y verdadera Iglesia fundada por Jesucristo, la santa Iglesia Católica Romana, fuera de la cual no hay salvación.
07/08/21 5:55 PM
  
Oscar
Tulkas: Veo una necesidad imperiosa incluso antes de acostarte esta noche de que empieces a leer los libros del padre Olivera Ravasi, y luego el dueno de este blog, Navascues, te deje rectificar el desatino de comentario que has hecho. Tambien sobre la misa tridentina, el padre Olivera aprecia otros ritos muy antiguos, pero en el latino, a dia de hoy, es evidente que hay dos comosvisiones catolicas bastante contrarias, dos lex credendis, la derivada de lla Misa eterna, y la de inspiracion calvinista Novus Ordo. Creo que eso lo entiendes, pues en esas andamos.
Lo de extra-ecclesiam, se lo ha debido perdir mas de uno por aqui, que intente usar un poco la razon que Dios le dio, leerlo puede ser un alucinogeno natural.
07/08/21 7:00 PM
  
Cristián Yáñez Durán
Ecclesiam
El lefebvrismo no existe.
Infórmese con fuentes serias.
07/08/21 9:09 PM
  
Ecclesiam
También es recomendable la serie de artículos del padre y doctor en teología José María Iraburu "Filo-lefebvrianos", aquí mismo en InfoCatólica. Allí refuta con contundencia esta falsa doctrina.

Y sí, el lefebvrismo existe, es la falsa doctrina que inventó Monseñor Lefebvre acerca del Sacrosanto Concilio Vaticano II y el Novus Ordo.

Oscar;

Los adjetivos calificativos son sólo sonidos, en el mejor de los casos. No son argumentos. Hace falta más que eso para refutar las proposiciones del otro.

En fin, estos comentarios hacen a uno sospechar de que, efectivamente, el Papa Francisco tenía razón con su reciente Motu Proprio.
07/08/21 10:11 PM
  
Cristián Yáñez Durán
Ecclesiam,

La doctrina de Monseñor Lefevbre es simplemente la doctrina católica de siempre.
Los artículos que usted cita no son más que opiniones particularísimas de autores que han inventado un fantasma, el "lefevbrismo".
Quienes atacan el "lefevbrismo", sólo atacan lo que la Iglesia ha enseñado siempre y lo hacen intentado la cuadratura del círculo de "la hermenéutica de la continuidad". Hasta ahora, absolutamente nadie la ha logrado.
Le recomiendo el último video de Monseñor Schneider al respecto.
https://youtu.be/67FBhACt1yM
07/08/21 11:20 PM
  
Cristián Yáñez Durán
Ecclesiam,

Por otra parte, usted cita un libro de un "ex lefebvrista", monseñor Rifan. Mejore sus fuentes.
Para su conocimiento, el nunca perteneció a la FSSPX, sino que siempre ha sido integrante de la Fraternidad San Juan María Vianney, de Campos, Brasil. Su fuerte es el arte, la música, etc., pero no la teología ni la filosofía.
07/08/21 11:26 PM
  
Ecclesiam
Pequeño lapsus, no fue miembro como tal, sino que Mons. Rifan fue miembro de la Unión Sacerdotal San Juan María Vianney, asociación que se unió al acto cismático de Mons. Lefebvre (Rifan fue monaguillo durante la consagración de los obispos), pero fueron recibidos plenamente en comunión con Roma en 2001, creándose en 2002 la Administración apostólica personal San Juan María Vianney.

Por lo cual, sí fueron lefebvristas en cuanto acogieron las falsas doctrinas del Obispo Lefebvre y se unieron al cisma.

No basta con decir que son "opiniones particularísimas", ni que el lefebvrismo es fantasma, cuando la misma Fraternidad se encuentra en conversaciones doctrinales con Roma, y así lo declara su misma página web (Tomada del artículo "La Fraternidad San Pío X y Roma" de FSSPX.org):

Desde el año 2000 y la peregrinación de la Fraternidad San Pío X a Roma, con motivo del jubileo, los contactos entre Roma y la Fraternidad se reanudan. Tienen lugar discusiones esencialmente doctrinales, pero también canónicas. Sin embargo, la nueva misa de Pablo VI y las reformas litúrgicas y teológicas del Vaticano II continúan siendo un obstáculo mayor
.

¿A qué viene las discusiones doctrinales si ellos no profesan una doctrina distinta de la católica? Claro, porque los lefebvristas dicen que, precisamente, Roma es la que se ha apartado de la doctrina católica. Falso, son ellos lo que se han apartado de la sana doctrina.

Por cierto, argumentar que "no son más que opiniones particularísimas de autores", o que "Hasta ahora, absolutamente nadie la ha logrado.", es burdo.

Refute, si puede, las tesis presentadas por Mons. Rifan o el padre José María Iraburu.

Pero es más, le pongo todavía más argumentos en contra del lefebvrismo, el artículo de Dante Urbina llamado "“La letra de los concilios está protegida por el Espíritu Santo”: Sobre el Vaticano II, Dignitatis Humanae y Nostra Aetate" que se puede leer aquí mismo en InfoCatólica. Ya son tres los autores de peso condenando esta falsa doctrina.

Los lefebvristas coinciden con los modernistas en su interpretación errónea del Sacrosanto Concilio Vaticano II y el Novus Ordo.

Recuerdo que la más firme Tradición Sagrada es sentir con la Iglesia para salvarse, quién no lo haga, perecerá en el fuego del infierno:

«No os llevéis a engaño, hermanos míos. Si alguno sigue a un cismático, no hereda el reino de Dios. El que camina en sentir ajeno a la Iglesia, ése no puede tener parte en la pasión del Señor».
San Ignacio de Antioquía, siglo I-II, (Carta a los filadelfios 3-3)

Los lefebvristas, si no vuelven a la unidad y se retractan de sus errores, perecerán en el fuego inextinguible; allí será el llanto y rechinar de dientes, cuando vean caer sobre ellos la misma condena que a los modernistas, herejes, apóstatas y todos los hombres impíos que se han negado a acatar la verdad.
09/08/21 1:58 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.