Pérez Galicia afirma que la leyenda negra contra España refleja el atraso de los países que la crearon

Hablamos con Guillermo Pérez Galicia sobre su nuevo libro España: esencia y origen, un nuevo acierto de la editorial SND. Al final de la entrevista pueden ver la biografía del autor.

¿Por qué un libro sobre la esencia y origen de España?

Principalmente porque no se puede amar lo desconocido. Y para conocer lo que es algo, necesitas saber de dónde viene y observar cómo se comporta.

¿Saben los españoles cuál es nuestra esencia y origen?

Creo que en general lo desconocen. Como mucho, saben cuatro logros militares y literarios de los siglos XVI y XVII. No saben que la monarquía hispánica fue la única que intentó acabar con la esclavitud, ni que las bases de la llamada Revolución Científica son españolas, ni cuál es nuestra verdadera constitución histórica, ni tantas otras cosas…

Usa un estilo original pues hablando de historia va dando un mensaje potente entre líneas…

Y no sólo de historia, sino de cierta cantidad de hechos muy importantes para cualquier hispano, que nos afectan cada día, publicados ya en revistas académicas en múltiples áreas. Pero, debido quizá, entre otras cosas, a la falta de actualización de los libros de texto y a la ultraespecialización de la gente, no son conocidos. Se nos presenta una imagen totalmente falsificada, de una España siempre pobre, atrasada científicamente y débil. Lo cual es rotundamente falso. Por eso el libro compara los hechos y realidad de las demás naciones frente al mundo hispánico y demuestra con datos la falsedad de la aparición del Estado de derecho, de democracia o libertades con la Revolución francesa, pues más bien con ella empieza la mayor tiranía de la historia de la humanidad.

¿Cuál es el mensaje principal del libro?

Que el mundo hispánico no saldrá de su estado de decadencia, crisis y corrupción mientras no empiece a tomarse en serio a sí mismo y a tomar conciencia de lo que es capaz. Es absurdo salir a buscar joyas donde no las hay, mientras tienes los mejores tesoros olvidados en un baúl del desván.

Lo divide en 10 capítulos a modo de decálogo…y en dos bloques…

Dos bloques para dos enfoques: la esencia de España en el segundo y el origen en el primero. ¿Por qué al revés que en el título? Es una estructura poética de quiasmo, es decir en forma de X, como la bandera que representa a todos los pueblos hispánicos. Es necesario ir primero al origen y al desarrollo de España, pues en todas las cosas lo primero es observar hechos. Y así el bloque I parte de lo que nos es cotidiano y luego explica de dónde sale, hasta la raíz de España, desde nuestra tradición política hasta los mismos edificios o el lenguaje que utilizamos, pasando por todo lo demás. Y el bloque II analiza los hechos observados y los pone en comparación con la distorsión perpetrada por las ideologías, dando al lector las herramientas necesarias para que se defienda. Aunque sea un texto divulgativo, en toda actividad humana primero hay que ver los hechos objetivos (Bloque I) y luego razonar y sacar conclusiones para tomar la decisión más apropiada (Bloque II)

¿Por qué empieza con Roma? ¿Hay vida antes de Roma?

Porque Roma engendra a España, al darle por primera vez una unidad política, cuando el emperador pagano Diocleciano crea la diocesis Hispaniarum y pone un vicario al frente. En efecto, hay vida antes de Roma y por eso se pasa revista rápida a los elementos anteriores a Roma, usados por ella para construir la entidad unitaria llamada Hispania en latín. Con Roma puede decirse que tenemos ya el embrión de lo que va a ser España.

La conversión de Recaredo y el III Concilio de Toledo son muy importante en la fundación de España…

Exactamente. No es que sean muy importantes, sino que se puede decir a todos los efectos que España surge como nación en el año 589, bajo el III Concilio de Toledo y con el rey Recaredo como rey de todos sus habitantes. Aun así, la gente olvida una etapa preciosa y riquísima como la visigoda.

Igualmente fue muy importante el esplendor de la España medieval…

Y sin embargo se suele presentar a los reinos cristianos medievales hispanos como estados feudales pobres y atrasados, siempre en guerra entre ellos y sin conciencia alguna de ser españoles, sin continuidad constitucional alguna con la España visigoda. Por eso el capítulo tercero expone que fue todo lo contrario, mientras el Estado Islámico que ocupó gran parte de la Península durante siete siglos nada tiene de paraíso de ciencia y poesía, idílico, romántico que algunos se sacan de la manga.

Tras el apogeo de los Reyes católicos y la conquista y evangelización de América vendría la leyenda negra contra el Imperio español.

Efectivamente, las naciones esclavistas y genocidas crearon toda una leyenda contra España acusando a España de hacer lo que ellos mismos defendían y España combatía. La Leyenda Negra es el espejo de las naciones atrasadas ultrapirenaicas que la inventaron. Por eso el libro les da a éstas el justo repaso, cosa en la que muchos autores no son tan exhaustivos (me parecen a veces extremadamente indulgentes y moderados en el trato dado a esas naciones).

Háblenos de la importancia de la Santa Inquisición y del Siglo de Oro español…

Muy difícil resumir toda la importancia del llamado Siglo de Oro y la Santa Inquisición. Por eso tuve que dedicar un capítulo entero (el quinto y último del bloque I) a nuestros logros científicos, técnicos y en menor medida a los artísticos. Y otro al resto de logros, incluyendo la Santa Inquisición, demostrando su importancia para el respeto a la libertad de las personas, el derecho a la sanidad universal o las garantías procesales, en el capítulo cuarto (con diferencia el más largo).

¿Por qué dedica un apartado tan amplio a la Escuela de Salamanca y su impacto universal?

Porque, si la ciencia española fue vanguardia del progreso científico y tecnológico, Salamanca estaba a la cabeza. Y, a excepción de dos, inspiró todas las demás universidades de Hispanoamérica. Salamanca, llamada «Atenas hispánica», era el centro intelectual de la Cristiandad.

Usted define que España es un crisol de tres culturas: la cristiana, la goda y la romana….¿Por qué quieren incluir hoy a judíos y musulmanes?

Nunca me había planteado esta pregunta. Me había limitado a constatar la falsedad de la supuesta convivencia pacífica de moros, cristianos y judíos. Quizá sean más indicados para responderla los políticos, obsesionados con construir una versión de España que sólo existe en su cabeza, cada uno adaptándola a diferentes sectas ideológicas y a quienes les financien sus campañas o les den votos. Curiosamente, dependiendo de la secta ideológica, aplican una doble vara de medir si se trata del colectivo islámico o del judío, fomentando a unos y atacando a los otros, en vez de adoptar un enfoque ecuánime y español.

Es muy importante la distinción que hace entre Estado y Nación.

Y me parece esencial. La nación tiene dos sentidos, uno como sinónimo de pueblo y el otro de nación política, colectivo humano sujeto de derecho. España aglutina ya ambos sentidos en la España visigoda, aunque su pleno desarrollo lo alcance a partir de los Reyes Católicos. En cambio, el Estado en su sentido moderno (Estado-nación) es una aberración construida contra el derecho, ilegítimamente; y me atrevo a sostener que también ilegalmente. Mediante esa herramienta engañosa, las ideologías ultrapirenaicas, además, quieren confundir el Estado con la nación, lo cual pone a individuos y sociedades en manos de un globalismo financiero tiránico o de caciques políticos.

Los nacionalismo se prestan a mitos…

Por eso dedico el capítulo octavo a desenmascarar mitos nacionalistas, tanto nacionalismos surgidos en el mundo hispánico como otros externos a él. La defensa de la nación bebe de la tradición y del derecho: las naciones son tradiciones. En cambio, la defensa del nacionalismo y del Estado-nación bebe del mito, de la falsificación cultural y la fantasía histórica, sin tradiciones ni realidades sobre las que sustentarse, como le ocurre a cualquier secta. Y al igual que las sectas, también los nacionalismos son excluyentes, aplican etiquetas a quien no acepta sus dogmas, así como técnicas de lavado de cerebro; y hacen uso del crimen para imponerse. Es muy divertido compararlos a todos ellos -como hago en ese capítulo- y observar tal cantidad de coincidencias entre sí (por mucho que vivan del fraude del llamado hecho diferencial), que no parece casualidad…

Y acaban en totalitarismos xenófobos.

Las ideologías acaban en totalitarismos, porque buscan que no se les escape nada de un artificio moderno llamado «Estado» al que las personas deben someterse, quieran o no, bajo un partido único o bajo una tiranía multipartido. Y en el caso de las ideologías nacionalistas, su apellido es xenófobo, porque quien se les escapa de la totalidad tiránica que pretenden construir de la nada, es aquel que es considerado extranjero: No encaja en la distorsión de la realidad nacional que el nacionalista pretende construir y a la que llama «nación» sin ser nación.

Sobre el autor

Guillermo Carlos Pérez Galicia (Salamanca, 1984), creció a caballo entre su ciudad natal y las comarcas de Arévalo y Medina del Campo, lo que le familiarizó con el cultivo directo de la tierra, el amor por la naturaleza y el apego a las tierras de Isabel la Católica, las de su abuelo materno, general honorífico de aviación. Iniciado por éste en el estudio de los clásicos desde su infancia, se licenció en Filología Clásica por la Universidad de Salamanca a los 21 años. Aficionado al tiro y a deportes de fuerza y de combate, es desde hace 8 años reservista voluntario de aviación.

Obtuvo su Doctorado cum laude a los 27 años, por las Universidades de Salamanca y Valladolid, con una tesis doctoral sobre helenismo y retórica epistolar, defendida en francés y español, refrendado Doctor Internacional por las Universidades Federico II de Nápoles, Von Humboldt de Berlín y Paul Valéry de Montpellier. Familiarizado con el mundo empresarial por la dedicación de su padre y abuelo paterno (del sector vitivinícola y alimentario) e iniciado en la afición genealógica por su padre (descendiente directo de Hernán Cortés y Fernando el Católico) habla y ha enseñado varios idiomas y pronunciado conferencias y ponencias en varios congresos y seminarios.

 

Por Javier Navascués

17 comentarios

  
Scintilla
Vamos a ver: lo de crisol de culturas no es una tontería. Otra cosa es que se use para lo que se usa. Pero el desarrollo de la huerta murciana o la valenciana no existiría tal y como hoy están (y la hemos destrozado nosotros). El único tribunal especial que reconoce la constitución es el de aguas valenciano. ¿Origen todo romano? Puede. Pero que los árabes lo llevaron a la virtud es innegable. La alhambra y el generalife son dos maravillas de cuento de hadas. Y no se explica la mística española del XVI sin los conversos del judaísmo. Y que sería de nuestra ciencia bíblica sin ellos. NADA. Y defendieron a Cristo, a su santa MAdre y a ESpaña como no siempre hicieron los cristianos viejos. Y ahí están los discursos de Basilea del hijo Salomón Ha-Leví, PAblo de Santa María, don Alonso de Cartagena, para los siglos en pundonor patrio, conocimiento de la ciencia jurídica (de los dos derechos). Así que haríamos tan bien en no ir quitando del árbol de las Españas las ramas que la historia nos dio.
16/02/21 2:42 PM
  
Nicodemo
No soy de España pero quiero el libro, lo buscaré.

abajo la leyenda negra

¡Arriba Cristo Rey!
16/02/21 4:37 PM
  
Hermenegildo
Scintilla: los intercambios culturales con el Islam fueron muy escasos para ocho siglos de cohabitación en la península. La Alhambra es un resto arqueológico muy valioso y exótico, pero nada más. Y, en cuanto a los místicos con antecedentes conversos del judaísmo, ellos eran solamente de cultura cristiana.
16/02/21 7:02 PM
  
Scintilla
Los moros cultivaron la tierra hasta la expulsión de Felipe III. Dieron forma a nuestras tierras. Yo he regado con esas aguas, con esos azudes. Pues les doy gracias. Y seguro que tengo algo de sangre mora. Como judía. Y goda y hasta gitana. La escuela de traductores no tenían antecedentes, eran. Pablo de Santa María, Alonso de Cartagena, Jerónimo de Santa Fe y tantos otros eran cristianos, cristianísimos y judíos de nacimiento. Y sin todos ellos, sin la Escuela de Toledo, sin la Complutense y sus traductores... Escasos pero... Habrá algo de lo que deba de estar más orgullosa esta nación, con haber dado la fe a los americanos, que de haber convertido a tantos judíos... A mí eso me parece racanería y tacañería por no sé qué motivo. Me parece tan ridículo como lo que hace el resto de europeos con España: faltar a la verdad y no dar a cada uno lo suyo. Lo que hay que agradecer se agradece y se ensalza y da gracias a Dios por ello. No sé qué manía, qué baldón encuentran en todo esto como para quererlo meter debajo de la alfombra. HAbrá mejor palabra para dormir que almohada, mejor desayuno que el pan con aceite... cuántas ciudades no hay en España con nombre moro, nombres hermosísimos: Alicante, Murcia, Mallorca... Pues si lo quiere llamar arqueología, como nuestra lengua, allá usted.
A este paso, la Alhambra tan resto arqueológico como la catedral de Toledo. Y no le quita arte.
Sinceramente, tenía a los católicos por más magnánimos con los derrotados. Y así vamos, camino de la derrota. Unos por ignorantes y los otros por desdén.
16/02/21 9:42 PM
  
Scintilla
Ah, y que no se me olvide: habrá algo más hermoso que las etimologías hebreas inventadas del gran lexicógrafo y sacerdote Sebastián de Covarrubias (de origen converso) en su Tesoro de la Lengua.
16/02/21 9:46 PM
  
Hermenegildo
Scintilla: lamento decepcionarle, pero lo más probable es que usted no tenga ni una gota de sangre mora. Al Andalus no dejó rastro genético en España. Lo reconoce hasta "El País":

elpais.com/elpais/2019/06/04/ciencia/1559654994_049558.amp.html

Las palabras de nuestro idioma procedentes del árabe fueron importadas por los cristianos que huían del acoso y la persecución en Al Andalus, tal era el grado de convivencia entre las tres culturas.

Y, en fin la Catedral de Toledo no es un resto arqueológico. Es un templo vivo donde se da gloria a Dios mediante la celebración diaria del culto divino.
17/02/21 8:35 PM
  
Hermenegildo
En cuanto a las personas de origen conversos, eran de cultura y formación cristiana. ¿O acaso Santa Teresa tenía algo de hebrea?
17/02/21 11:50 PM
  
Scintilla
La ciencia dice de todo:
https://www.elmundo.es/elmundo/2008/12/04/ciencia/1228409780.html
Un 10%
Hasta hace dos días, con más horas de asistencia turística que de culto divino. Casi como la Alhambra.
¿Y dejan por eso de ser árabes ajonjolí, azofaifo, almocafre?
18/02/21 12:00 AM
  
Scintilla
La sangre. Como san Juan de Ávila, los dos fray luises, Lucena... Y nacieron judíos Cartagena, su padre, como Jerónimo de Santa Fe... De ahí los criminales estatutos de sangre, que tanto bochorno deberían de provocar entre nosotros, los católicos españoles. Aquí en Mallorca impedía ser sacerdote a un descendiente de conversos hasta hace días.
18/02/21 12:03 AM
  
Vivi
¡Viva el imperio hispánico! Muy bien lo que dice de la diferencia entre nación y estado-nacion (invento masón). El imperio siempre respetó las características , usos costumbres de cada reino que lo integró. Y cada uno formó parte de un todo .Eso era verdadero respeto. Y ni hablar de la Suprema labor evangelizadora, la mayor que se haya visto.
Si ellos batallan con el lenguaje, yo también. Cuando dicen "la época de la colonia", les digo :"¿cuál colonia?", Ya que nosotros nunca lo fuimos. Teníamos la dignidad de virreinato.
En cuanto a la Santa Inquisición, ¡cuánta falta nos hace! Ya basta de chamanes , Nueva era, ritos afrobrasileños y demás que tanto mal le ocasionan al alma.
Saludos desde en Virreinato del Río de la Plata.
18/02/21 2:35 AM
  
Hermenegildo
Scintilla: es prácticamente imposible que los españoles tengamos sangre andalusí por la sencilla razón de que, conforme avanzaba la reconquista, la población islámica iba siendo expulsada antes o después. Fueron poquísimos los musulmanes que se convirtieron al cristianismo sinceramente y se integraron en la sociedad cristiana. El estudio que yo he indicado, mucho más reciente y, por tanto, avanzado, que el que usted señala, así lo corrobora.

En cuanto a los nacidos judíos que se convirtieron al cristianismo y fueron cristianos sinceros, como Cartagena o Jerónimo de Santa Fe, al convertirse renegaban de su pasado; no había en ellos simbiosis alguna entre judaísmo y cristianismo.
18/02/21 7:59 PM
  
L.C.
¿...De donde sacaban mujeres los soldados Árabes ...?
18/02/21 11:31 PM
  
Fray Escoba BCN
Querer sacar las polillas del armario y hacernos creer que son luciérnagas es como decirnos que la Inquisición era la "Santa defensora de la libertad"

19/02/21 8:27 AM
  
Scintilla
En genealogías científicas no entraré. Me basta con la huella que dejaron en la lengua y en el cultivo de la tierra.
Eso es lo que decía también. Pero, además, que gracias a eso, tuvimos una escuela bíblica envidia de la Europa moderna: lea a Egidio de Viterbo (y todavía no había llegado la Biblia Regia, obra de otro gran hijo de conversos). Y no sólo los místicos: también la nobleza emparentó pronto familias judeoconversas de Fernando el Católico para abajo (Trastámaras, Mendozas, Rojas, Arellanos...)
Lo uno y lo otro me basta para no pensarme, como español, una especie de godo del sur. Mi historia les incluye. Como la historia de los pueblos americanos. O la de los sefardíes expulsos que siguen hablando mi lengua, con otro acento. Españas son también ellos, esa historia. Desgajarla, una falta de impiedad. Su desprecio merece el mío. Otra cosa es lo que podamos discutir en porcentajes.
19/02/21 9:42 AM
  
Scintilla
Y, por cierto, sin ese despreciable dato, el del judaísmo, aunque sea como negativo, no se entiende la España moderna: Inquisición, limpieza de sangre, ejecutorias, honra y honor... La mentalidad española, de la España moderna, es inescindible de esa parte de nuestro pasado. No hay exaltación gótica sin trasfondo judaico (piénsese en la oda del Tajo, que tanto me recuerda a aquel poema de Heine sobre Haleví). Nunca me fío de quien lo reduce a algo que puede ser olvidado como se olvidan unos donuts... señal o de ignorancia culpable o de malevolencia.
19/02/21 10:05 AM
  
Juan Pablo B.
Totalmente de acuerdo con Scintilla .

Hay que ser porfiado para negar lo evidente .

Y los 780 años de ocupación musulmana son parte de la historia de España ...

En la costa Atlántica , entre la desembocadura del Rio Loire , y el estuario de la Gironde , los habitantes son descendientes de soldados Arabes que se quedarón después de la derrota de Poitiers por Carlos Martel .
19/02/21 2:19 PM
  
Scintilla meno che una merda
Cuánto comentario absurdo. Acabo de terminar el libro para constatar los prejuicios de algunos necios que hay por aquí, que hablan de lo que no saben
31/03/21 3:46 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.