Lañas II. El día a día con Dios (Carmen Álvarez Alonso y Juan Pedro Ortuño Morente)

Lañas II. El día a día con Dios


Título: Lañas II. El día a día con Dios
Autores: Carmen Álvarez Alonso y Juan Pedro Ortuño Morente
Editorial: Mater Dei
Páginas: 220
ISBN: 978-84-614-5154-8
Año edición: 2011

¿Nunca le ha pasado a usted, estimado lector, que al abrir la Biblia al azar sus ojos han ido a parar a un versículo que parece escrito para su situación personal en ese momento concreto de su vida? A mí sí. Y lo mismo a algunos de mis seres queridos y amigos. No es que nos dediquemos a usar la Escritura como si fuera una ruleta del casino, pero a vece el Señor se vale de hechos poco comunes para mostrarnos su voluntad o su cercanía y amor.

Y eso es precisamente lo que me ocurrió al abrir una página de «Lañas II», el libro escrito por el P. Juan Pedro Ortuño Morente, sacerdote de la archidiócesis de Madrid, de la que es su delegado de medios de comunicación, y por Carmen Álvarez Alonso, doctora en teología por la Universidad Salesiana de Roma y profesora en la Facultad de Teología de San Dámaso.

El título del libro indica que hubo una primera parte. De hecho, esta segunda empieza por la laña 201 y acaba en la 400. Eso me lleva a desear comprar la primera y a desear que vengan terceras, cuartas y sucesivas partes. Porque la verdad, este tipo de libros es de los que, sí o sí, hacen bien a quienes los leen.

La «técnica» del libro es fácil. Cada página –laña– contiene una breve reflexión sobre temas espirituales. Aunque las lañas están organizadas por temas, cada una de ellas puede ser leída independientemente de las demás. Eso hace que la obra sea ideal para ser leída en cualquier momento y circunstancia. Tanto viajando en el transporte público como en casa antes de dormir.

Pero de poco valdría esa característica facilitadora de su lectura si el contenido no tuviera sustancia. Y a fe que la tiene. Nadie espere encontrar altas y técnicas elucubraciones teológicas pero tampoco textos sin alma. Tras leerme las doscientas lañas, puedo decir que apenas ha habido alguna que me haya dejado «frío» y sí muchas que han reavivado el fuego del amor y la gratitud hacia Dios y hacia la Virgen María. Además, hay buenos consejos para el alma que busca la santificación. Y también lañas que exhortan al que las lee a replantearse aspectos de su vida en los que no había pensado antes. Al menos a mí me ha pasado eso.

Estamos pues ante un libro que sirve como catequesis espiritual. La doctrina es, como no podía ser de otra forma, conforme al Magisterio, cosa muy de agradecer en estos tiempos de secularización interna de la Iglesia. Corre por ahí la idea de que para ayudar a los fieles a crecer en la fe, para lograr la tan cacareada «fe adulta» hay que recorrer el camino de la especulación doctrinal, nadar por el arroyo de la moral errada y volar entre las nubes de la herejía. Este libro demuestra lo contrario. Si el alma del que lo lee está bien dispuesta, recibirá una buena porción de la gracia divina para dejar atrás la infancia espiritual de la que el autor de Hebreos nos habla (Heb 5,11-14).

Recomiendo el libro a todos los fieles, pero muy especialmente a los jóvenes que están preparándose para la Confirmación y los que acaban de confirmarse. Es el libro perfecto para regalar a aquel familiar o amigo que está empezando a demostrar una inquietud espiritual necesitada de una buena guía. Y también sirve como mecha que encienda dicha inquietud en quien no la tiene.

Y al P. Juan Pedro Ortuño y Carmen Álvarez les animo a seguir compartiendo con nosotros aquello que el Señor pone en sus corazones para edificación de la Iglesia.

7 comentarios

  
Francisco
Lo compraré. Y si me gusta tanto como a Luis Fernando, compraré más para regalarlo.
08/10/11 12:35 PM
  
Koko
Gracias por la recomendación.
09/10/11 10:50 PM
  
Supones
¿Dónde puedo conseguir el libro? He mirado en la casa del libro y no hay. Gracias
22/01/12 8:28 PM
  
Toni Segarra
Ayer vi el coloquio de "Lágrimas en la lluvia" y creo que lo complicáis cuando todo es muy sencillo, pues la vida consagrada es a toda la vida, ya sea que viva en una cueva, de portero de un edificio, de fraile o monja, de presentador o de lo que sea. Porque, la vida toda es sagrada y, por tanto, es algo que se tiene que atender con todas nuestras capacidades. Pensar, que un especialista -aunque sea el de hacer el bien por los demás- puede desarrollar más compasión que otro que no lo sea, es un error. Porque, ese especialista sólo abarca un fragmento de la totalidad. Te pregunto: ¿Puede un especialista tener amor? No lo puede porque su especialidad lo divide de los demás. Es lo que sucede en todos los ámbitos: el especialista en justicia, está preso por la burocracia jurídica; el político nacionalista por su nación -ya sea grande o pequeña-, el de izquierda como el de derecha o el centro por su idea que tiene de como ha de planificarse la sociedad; y al igual sucede con las religiones organizadas, enfrentadas unas a otras, etc. Y todo esto nos divide y nos genera conflicto. Y donde hay conflicto el amor, no puede florecer.
Te envío este texto por si te interesa y lo quieres leer. Si quieres comentar alguna cosa. de acuerdo.
Con afecto y con cariño
La no-violencia se ha pregonado una y otra vez en política, en religión y por diferentes líderes. La no-violencia no es un hecho, tan sólo es una idea, una teoría, un montón de palabras; el hecho real es que somos violentos, es un hecho, es ‘lo que es’. Pero no somos capaces de comprender ‘lo que es’ y por eso, inventamos esa tontería que llamamos la no-violencia, lo cual genera un conflicto entre ‘lo que es’ y ‘lo que debería ser’. Mientras persigamos la no-violencia estaremos sembrando la semilla de la violencia; es algo tan obvio. Así pues, ¿podemos mirar juntos ‘lo que es’ sin evadirnos, sin ningún ideal, sin reprimirlo o escapar de ‘lo que es’?
Existen diferentes formas de violencia. ¿Debemos investigar cada tipo de violencia o abarcar toda la estructura de la violencia? ¿Debemos mirar todo el campo de la violencia o sólo una parte de ella?... La fuente de la violencia es el ‘yo’, el ego, el mí que se expresa a sí mismo de muchas maneras: en la división, en el tratar de convertirnos o ser alguien más, lo cual en sí mismo es una división del ‘yo’ y el ‘no yo’, del consciente y el inconsciente; el ‘yo’ que se identifica con la familia o la no familia, con la comunidad o la no comunidad, etc. Es como una piedra que arrojamos en un lago, las ondas se extienden y extienden, y el centro es el ‘yo’. Mientras el ‘yo’ exista en cualquiera de sus formas, sutil o abiertamente, habrá violencia.La violencia no sólo es matar a otro.
Hay violencia cuando uno emplea una palabra agresiva, cuando hace un gesto de desprecio a una persona, cuando obedece porque tiene miedo. De modo que la violencia no es sólo la matanza organizada en nombre de Dios, en nombre de la sociedad o del país, la violencia en mucho más sutil, más profunda, y estamos investigando la profundidad de la violencia en sí misma. Cuando dice que es indio, musulmán, cristiano, europeo o cualquier otra cosa, está siendo violento. ¿Sabe por qué es violento? Porque se está separando del resto de la humanidad. Cuando se separa a sí mismo por creencia, por nacionalismo, por tradición, eso genera violencia. Así pues, un hombre que quiere comprender la violencia no pertenece a ningún país, a ninguna religión, a ningún partido político o sistema, sino que se interesa en comprender a la humanidad. JKOnline
La guerra, es la violencia es su máxima expresión. Donde la destrucción y la muerte, también es a su máximo nivel. Ahora, hoy, los hombres, llamados los más civilizados, lanzan miles y miles de toneladas de bombas sobre un país, Libia.
¿Por qué hacen esto? Lo hacen por envidia, celos, odio y miedo, por expandir sus intereses, es decir, por egoísmo. La guerra, es la acción del "yo" de una manera desenfrenada y casi demente, justamente cuando el hombre contiene su máxima energía destructiva. Sabemos justificarlo todo; y, la guerra también la justificamos. Toda justificación es infinita, pero toda negación también lo es. ¿Qué podemos hacer para que los asesinatos en masa, que es la guerra no sea? Se pueden hacer muchas cosas, pero la principal es erradicar, primero que nada, la guerra que hay dentro de nosotros. Sino, qué sentido tiene todo lo que hagamos. Sería como intentar apagar un fuego, pero a la vez darle más combustible. Por tanto, descubramos qué es lo que da vida a esa guerra, que es tan nuestra, que la llevamos todos los días para el al combate. No esperes que alguien te solucione esa guerra que hay dentro de ti, pues las bombas siguen cayendo, destruyendo las personas y toda la vida.
Para que cese la violencia y la guerra. Mientras no haya un cambio en la moralidad, siempre habrá guerra. ¿Qué diferencia hay entre Obama y Bush? No hay ninguna, porque los dos tienen la misma moralidad. No tienen la sensibilidad desarrollada, para darse cuenta que los problemas no se solucionan con violencia, lanzando millones de bombas, haciendo la guerra. Su sensibilidad es, la del egoísmo, no importa a quiénes tenga que asesinar y destruir, la cuestión es que tienen que seguir con su vida inmoral, derrochadora y despilfarradora. Y, mientras no cambie de paradigma, la moral, seguirán asesinando a seres humanos inocentes y vulnerables. T. Segarra.
http://tsegarsigmailcom.blogspot.com
Si tienes problemas con ese enlace para acceder a mi blog, puedes entrar a mi portal poniendo en el buscador "La verdad, es libertad".
Twitter: Mussol
30/01/12 11:21 AM
  
LUIS GUILLERMO LOPERA
Me han parecido muy profundos los temas de la profesora CARMEN ALVAEZ ALONSO.

Y NECESITO SU E-MAIL
16/11/15 7:12 AM
  
Sor Mª Inmaculada de Carrión
A/ A de Carmen alvarez Alonso.

Lañas, esde lo mejor que se puede tener a mano cada día para enfocar la jornada, solo tengo el primer tomo, pero es no lo dejo de la mano.
Buscando información en internet sobre Mater Cristi, me salio la sede de Mater Dei que teneis en la Ermita Virgen del Puerto.
Estoy en Madrid, necesito ponerme en contacto con contigo Este es mi correo .
gracias por vuestra incansable tarea en la Iglesia.
18/04/16 11:57 AM
  
ARYI
buena tard, Paz y Bien. estoy en colombia y deseo tener los libros: Lañas, momentos para dios autor CARMEN ALVAREZ ALONSO. JUAN PEDRO ORTUÑO MORENTE . como puedo lograrlo. Gracias . espero respuewsta
17/09/18 8:00 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.