Una corrección fraternal a los obispos de Flandes/Bélgica
Cardenal Gerhard Ludwig Müller, Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe © Francesco Pistilli / KNA

Una corrección fraternal a los obispos de Flandes/Bélgica

La declaración del episcopado flamenco y los esfuerzos similares en otras partes del mundo son una transgresión formal de la competencia con respecto a la Iglesia universal y una oposición herética a la verdad revelada de la bendición (beneplácito) específica del Creador sobre el matrimonio de un hombre y una mujer

Los obispos flamencos publicaron una declaración sobre la atención pastoral a las personas homosexuales el 20 de septiembre de 2022. También proponen una especie de liturgia con oraciones de bendición para las personas del mismo sexo que conviven en matrimonio. Creen que pueden remitirse a la exhortación apostólica Amoris laetitia del Papa Francisco. Con ello, toman al máximo maestro de la Iglesia como testigo principal para una supuesta pastoral inclusiva sin apartarse del pecado. Sin embargo, tal enfoque es diametralmente opuesto a la Palabra de Dios sobre el matrimonio, la familia y la creación del hombre como hombre o mujer. Sin embargo, la intención bienintencionada de subrayar la dignidad incondicional de cada ser humano, independientemente de su comportamiento correcto o incorrecto, se ve revertida por las flagrantes contradicciones contra los principios hermenéuticos y los contenidos de la fe revelada de la Iglesia.

El magisterio del Papa, de los concilios ecuménicos o de las asambleas episcopales regionales «no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve, enseñando solamente lo que le ha sido confiado, por mandato divino y con la asistencia del Espíritu Santo la oye con piedad, la guarda con exactitud y la expone con fidelidad, y de este único depósito de la fe saca todo lo que propone como verdad revelada por Dios que se ha de creer.». (Dei verbum 10; cf. Lumen gentium 25). Por lo tanto, la declaración del episcopado flamenco y los esfuerzos similares en otras partes del mundo son una transgresión formal de la competencia con respecto a la Iglesia universal y una oposición herética a la verdad revelada de la bendición (beneplácito) específica del Creador sobre el matrimonio de un hombre y una mujer (Gn 1,28).

2. La intimidad del eros, sexus y ágape se da en el orden de la creación y la redención según la Santa Voluntad de Dios sólo a un hombre y una mujer que se han dado libremente el sí para toda la vida y en todas las circunstancias.

La autoridad de Dios revelada en Jesucristo no debe ser relativizada y desmontada según la sabiduría religiosa pasajera y las ideas filosóficas de «las personas autorizadas» (Karl Jaspers) de la historia mundial. Porque Jesucristo es la Revelación escatológica de Dios en persona. En el Logos hecho carne está contenida toda la Verdad de Dios. La Verdad Revelada de Dios, que la Iglesia registra de forma íntegra y no adulterada en la «enseñanza de los apóstoles» (Hechos 2:42), no puede ser superada, complementada o corregida por ninguna ciencia especulativa o empírica de la razón creada del hombre. Y por eso, sólo el Hijo de Dios y único Salvador del mundo pudo ir, más allá de las adaptaciones pragmáticas (de los «fariseos» de entonces y de ahora), a las debilidades de la naturaleza humana caída, la voluntad original del Creador para el matrimonio del hombre y la mujer. El Hijo de Dios, que es el único que conoce al Padre y nos revela su voluntad (cf. Mt 11,27; 28,18-20), nos recuerda la naturaleza del matrimonio con las características de monogamia, indisolubilidad y apertura a los hijos que Dios les ha dado. Sólo un hombre y una mujer pueden convertirse en «una sola carne» (cf. Mt 19,6). Y sólo Él podía elevar el matrimonio a sacramento de la Nueva Alianza, que participa y significa la unidad de Cristo y la Iglesia en términos reales (cf. Ef 5 21-32; 1 Cor 7,39; Heb 13,4).

Así que los obispos flamencos, al acercar las parejas homosexuales al matrimonio del hombre y la mujer instituido por Dios, están oscureciendo las enseñanzas de Cristo y su Iglesia. Van detrás de la renovación del hombre a través de Cristo nuestro Salvador. Capitulan a la lógica del viejo mundo, que quiere limitar pragmáticamente las consecuencias de la Caída sólo según el razonamiento humano, en lugar de «revestirse del Hombre Nuevo, creado a imagen de Dios en verdadera justicia y santidad.» (Ef 4:24). Tanto el mundo pagano antes de Cristo como el mundo de hoy, que no conoce a Cristo (Rom 1,26-32) o se ha alejado de Él de nuevo, o los cristianos que transigen con él, relativizan la unicidad del matrimonio del hombre y la mujer. Traicionan su dignidad al degradar el matrimonio del hombre y la mujer como una entre las formas arbitrarias de unión y satisfacción de los deseos sexuales.

3. La pastoral de la Iglesia tiene la tarea de conducir a los hombres hacia Dios por el camino de Cristo, el Buen Pastor. Esto incluye la invitación a superar, con la ayuda de la gracia, nuestras inclinaciones egoístas y las tentaciones de pecar, y a vivir una vida como es agradable a Dios y, por tanto, también como es bueno para nosotros y nos hace felices en Dios (cf. Rm 12,2).

Los obispos flamencos, en cambio, engañan a las personas confiadas a su cuidado pastoral que están afectadas por inclinaciones homoeróticas, así como a sus padres y conocidos. Pues les ofrecen, para tranquilizar sus conciencias, una supuesta «oración de bendición» para las parejas del mismo sexo, como una especie de placebo, que despierta en ellos la ilusión de que los actos homosexuales o los contactos sexuales fuera del matrimonio están bien ante Dios y no son un pecado grave como otras transgresiones del 6º y 9º mandamientos del Decálogo (cf. Rm 1,26s; 1 Co 6,9). La auténtica pastoral se preocupa por el ser humano individual en sus esperanzas y necesidades, en sus posibilidades y fracasos, y no se deja cegar por la falsa apariencia de las ideologías políticas y las herejías antropológicas que prometen la salvación pero hunden a millones en la miseria.

4. En este tiempo de confusión, que afecta incluso a los pastores y maestros de la Iglesia, todo obispo debe meditar la palabra del Apóstol [San Pablo] a su colaborador y sucesor Timoteo, que se aplica también a él y se convierte en una sentencia: «Te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y a muertos, por su manifestación y por su reino: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina. Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que se rodearán de maestros a la medida de sus propios deseos y de lo que les gusta oír... Pero sé sobrio en todo, soporta el sufrimiento, haz tu trabajo de predicador del Evangelio, cumple fielmente tu ministerio». (2 Tim 4,1-5).

Cardinel Gerhard Müller

Traducido al inglés por Maike Hickson para LSN

Traducido al español por InfoCatólica

16 comentarios

Forestier
Este cardenal es una auténtica bendición para los católicos. El problema es que estos desnortados jerarcas le hagan caso, pues la impresión es que todos estos "herejes" de centroeuropa, les entra por una oreja y les sale por otra, ¿Pero cómo se puede bendecir ante un altar, una unión homosexual contraria a la razón y ley natural? Desde hace tiempo, he escritos algunos artículos poniendo de relieve que el desprecio a la "ley natural", es uno de los pecados más graves, pues constituye una "inversión antropológica" que es incompatible con la verdad revelada. El respeto a la naturaleza humana es un antecedente para que haya religión.
23/09/22 11:12 AM
Jaime Z
Visto lo de Reig Pla, me da a mí que Muller va a ser el próximo en "renunciar"
---

Luis Fernando
Müller hace años que es emérito.
23/09/22 12:50 PM
Fernando Martín López Avalos
Un digno varón, un insigne prelado: sabio, santo, docto y fiel. Merece el báculo de hierro por ser ejemplo de la misión episcopal que le fue confiada. Imítenlo, Pastores de la Iglesia, que callan malévolamente ante los estragos que causan los lobos rapaces en el rebaño. Es Cardenal emérito que hace méritos para la vida eterna, mientras que otros los hacen para el infierno.
23/09/22 2:30 PM
Paul en California
“ Porque llegará el tiempo en que los hombres no soportarán más la sana doctrina; por el contrario, llevados por sus inclinaciones, se procurarán una multitud de maestros” ( 2 Ti 4, 3 ). Voila !

23/09/22 3:26 PM
Vladimir
Estimadísimo Cardenal: Por favor dígaselo EN ALTA VOZ, también a nuestro servidor Francisco I.
23/09/22 3:47 PM
Miguel
Las herejías están a la orden del día en la Iglesia católica. Y no pasa nada.

Pero pobre de ti como se te ocurra seguir fielmente el Magisterio y anunciar el Evangelio, ( los de de toda la vida ).

Te misericordian rápido.
23/09/22 4:03 PM
Marta de Jesús
Paul de California, totalmente. Parece que estemos en ese tiempo. Personalmente me consuela saber que todos tendremos oportunidad de salvarnos. Esas personas también. La clave está en querer servir.

Creo que fue BXVI quien comentó que la última rebelión posible es la que se lleva a cabo al propio sexo (y su sexualidad asociada) creado por Dios. Muy actual. Aunque no crean en Dios, la biología no la pueden negar.

Francisco tarde o temprano ha de hacer algo. Creo que él mismo duda del Génesis. Si arriba hay falta de Fe, ayudemos, si fuera lo que Dios quiere, a sostener la barca de Cristo nosotros los de abajo que todavía conservamos esa fe. Señor, mantén y aumenta nuestra Fe.
23/09/22 5:03 PM
Lau
Un Cardenal heroico!
+
23/09/22 5:36 PM
Oscar
Profético, el cardenal Müller. En efecto, si se bendicen las parejas gays, hay que bendecir todas las parejas de hecho y las relaciones prematrimoniales, además de todo ejercicio de la sexualidad (que no afecte a derechos de otros, supongo), pero nada de eso contribuye ni al bien individual ni menos al bien común, al que sí contribuye la familia. Por último, el aborto es la consecuencia necesaria de la banalización del sexo. Si se abre una brecha en la doctrina moral, todo el edificio se cae.
23/09/22 5:46 PM
María Elena de Viñas
Muchas gracias, Monseñor Müller
23/09/22 10:58 PM
Fabio
Es lo que hace la "iglesia" catorromana desde tiempos de Constantino: oponerse a la Verdad de Cristo.
24/09/22 12:42 AM
Angeles Wernicke
Gracias a Dios por el Cardenal Mûller y los que, como èl, no temen mantener la verdade catòlica.
24/09/22 1:25 AM
gustavo perez
Este cardenal es una luz en las tinieblas en que ha caido nuestra Iglesia, mal conducida y peor gobernada, todavía debe confiar y ahora con más esperanza así como el Señor en getsemaní oró con mayor intensidad en medio de las tinieblas que le surcaron, del abandono y del escarnio. Por encima de Dios -creo- que no hay nadie mayor...
24/09/22 1:27 AM
Jorge Cantu
Bastaría arrancar con dos excomuniones para que estos remedos de clérigos católicos pusiesen aparatoso freno a la caballada de sus heréticos carruajes. Pero sospecho que no habrían emprendido esta aventura si no contaran con la seguridad de su impunidad.
24/09/22 1:55 AM
Strauch
Pretender mantener una unidad artificiosa por encima de la Verdad de los mandamientos de Dios es sacarse un pasaporte para el infierno.

¡ Ay de los obispos que callan!!
24/09/22 11:30 AM
Generalife.
Y también se oponen a la naturaleza humana
25/09/22 9:22 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.