Los obispos de Haití denuncian la opulencia arrogante y escandalosa de unos pocos mientras la población vive en la miseria

Piden un cambio que conduzca a un nuevo Haití

Los obispos de Haití denuncian la opulencia arrogante y escandalosa de unos pocos mientras la población vive en la miseria

En su Mensaje de Adviento., los obispos haitianos advierten que «es inaceptable que algunas personas se revuelquen en una opulencia arrogante y escandalosa mientras que la inmensa mayoría de la población languidece en una miseria vergonzosa y rebelde».

(Aica) Como preparación para la celebración de la Navidad, la Conferencia Episcopal de Haití publicó un mensaje pidiendo a las autoridades y a los líderes de la oposición que sean autocríticos y piensen en el bien del pueblo, para llegar a soluciones que tengan repercusiones históricas ante la dura realidad que viven los haitianos.

En el mensaje los obispos expresan su solidaridad con el sufrimiento de los haitianos: las familias que viven en luto después de perder a algunos de sus miembros, los que están hospitalizados por problemas de salud graves, los que perdieron sus propiedades y los que tuvieron que abandonar sus hogares.

«Necesitamos un cambio que conduzca a un nuevo Haití, liberado de los males habituales que siempre lo han golpeado y que hoy alcanzan una intensidad intolerable. Citamos entre otras cosas: desempleo, pobreza, inseguridad, exclusión, impunidad, delincuencia moral, manipulación, corrupción, represión y violencia», se lee en el texto.

La descripción de la situación es muy clara y los obispos la comentan de acuerdo con la visión del creyente: «Sabemos que no es la voluntad de Dios. El sistema deseado por Dios, y lo que deseamos, es el que tiene en cuenta el bien común, el bienestar de todos los ciudadanos, ofreciéndoles la igualdad de oportunidades para realizarse como un ser humano hecho con dignidad. Este sistema también debe estar atento al sufrimiento de los más vulnerables y pequeños, promoviendo su desarrollo integral y estableciendo mecanismos que promuevan una distribución equitativa de la riqueza».

Por lo tanto, destacan la confianza, el coraje y la capacidad de las personas para avanzar con determinación, a pesar de realidades como el desempleo, la pobreza, la inseguridad, la exclusión, la impunidad y los efectos de las acciones criminales. Para la Iglesia, esta situación debe conducir a un nuevo Haití.

Los obispos reflexionan sobre el misterio de la Encarnación como un punto de inflexión histórico: «el Hijo de Dios se hizo hombre, Dios lo convirtió en el Libertador, el Salvador de la humanidad. Sí, estamos en un punto de inflexión histórico en nuestra evolución, como pueblo y como nación, para cambiar nuestro régimen y nuestro sistema».

«Oramos por todos ustedes, por los grandes protagonistas de la escena política del momento, para que el Niño Dios los inspire y que, gracias al sentido de compromiso, podamos llegar a una normalización de la vida nacional, para una Navidad en alegría y paz, marcada por el enfoque de los extremos y la superación mutua de uno mismo. Una Navidad de este tipo también será el comienzo de un buen y feliz año nuevo para todos»: con estos deseos, los prelado haitianos concluyen su mensaje.

La situación en la capital haitiana es cada vez más tensa, y las universidades y escuelas siguen cerradas. Las manifestaciones de grupos sociales y políticos contra las autoridades del gobierno actual continúan una tras otra.

Aunque el problema del suministro de combustible se resolvió, que era la causa que desencadenó las primeras protestas populares, los haitianos continúan manifestando contra la corrupción y la falta de servicios, así como el costo de la vida. En esta situación, ni siquiera las ONG y los organismos católicos, como las congregaciones religiosas, Caritas o Catholic Relief Services, logran llevar a cabo su servicio, de hecho, sus locales fueron saqueados y la violencia de algunos grupos de manifestantes impidió e impide su trabajo, señala Fides.

Archivado en: Haití

Solo contamos con tu ayuda. InfoCatólica seguirá existiendo mientras sus lectores quieran.

Haz tu donativo

Por bizum (solo para España)

Qué es bizum

Por PayPal, selecciona la cantidad:

Si prefieres otras modalidades para poder donar (ingreso, transferencia, ...), haz clic aquí.

11 comentarios

jandro
Ese tipo de discursos es revolucionario.
Si alguien rico vive opulentamente, no es delito.
Los obispos están poniendo en el punto de mira de las masas a los ricos. Flaco favor a la paz en Haiti hacen.

Si quieren denunciar, que denuncien a quienes se enriquecen ilegalmente pero no equiparan riqueza con mal.

Sus vecinos de isla, República Dominicana, no están así. Algo hay en ese pueblo, en su mentalidad, que impide que progresen.
4/12/19 11:38 AM
juan 1958
hola, "JANDRO", me parece que los obispos de Haití precisamente denuncian a quienes "se enriquecen ilegalmente" (conocido el desvío de la ayuda recibida a manos de quienes menos lo necesitan, abusando del poder)

:

+ señalan la responsabilidad de los gobernantes y -según la noticia- "pidiendo a las autoridades y a los líderes de la oposición que sean autocríticos"; si es necesaria la autocrítica... me parece que están señalando que los políticos .sean autoridad o líderes de la oposición algo tendrán que rectificar)



+ y, en lugar de añadir leña al fuego (extrema violencia en las calles), ofrecen lo propio de un obispo ante la situación: «Oramos por todos ustedes, por los grandes protagonistas de la escena política del momento, para que el Niño Dios los inspire y que, gracias al sentido de compromiso, podamos llegar a una normalización de la vida nacional"



Que un rico, que haya llegado a serlo sin delinquir y que viva opulentamente, en verdad no es un delincuente. La pregunta es si podrá pasar el juicio de quien dirá: "tuve hambre y..." (cf. Mateo 25, 35 y 42); o que contó la historia de un Lázaro y un rico con la puerta cerrada... o: "¡ay de vosotros los ricos!, porque ya estáis recibiendo todo vuestro consuelo" (Lc 6, 24)...



Sobre poner a los ricos en el punto de mira... flaco favor a la paz hizo Santiago: "Os habéis cebado para el día de la matanza" (Santiago 5, 6).
4/12/19 12:51 PM
Adrián Ferreira
Los gobernantes son los primeros en vivir de lo ajeno y si son chavistas mas aun.
4/12/19 2:16 PM
Don Minutella
La cosa es asi, no hay en este mundo ricos sin responsabilidad social. Si sos rico tenes que tener una actividad comprometida o con el bien comun o con pobres concretos y dejar de veranear 6 meses.
4/12/19 5:00 PM
jandro
Hace un par de meses en una parroquia de gran abolengo, un sacerdote coadjutor, recién ordenado, concretamente en julio, en una parroquia vecina,... en la homilía decía con total rotundidad "que los ricos sólo lo son porque han robado". Así sin medias tintas. Por supuesto el resto de la homilía fue lo más parecido que pudo a la teología de la liberación.



Horrorizado salí del nuevo coadjuntor. Por supuesto, esquivo sus misas y más su confesionario
4/12/19 5:21 PM
Eiztarigorri
La misión de los obispos es anunciar a Jesucristo no hacer denuncia social. Eso no significa que no haya que hacer denuncia social, pero el tiempo es limitado y la rpioridad es anunciar a Jesucristo y denunciar la idolatría, el paganismo, la magia, el vudú, etc. Por que no empiezan la casa por cimientos en vez de por el tejado. Ya verán como les va bien. Es lo que la Iglesia ha hecho durante casi dos milenios hasta que llegaron ellos.
4/12/19 7:38 PM
MARIA
Me gustaría saber a qué le llaman ser "ricos" y "opulentos" esos obispos.
No me extrañaría que los supuestos ricos y opulentos en semejante miseria fueran como cualquiera de clase media en otros países....
Pero si nadie tuviese riqueza, ¿quién podría crear industrias, empresas y dar trabajo? Si eso dependiese del gobierno, entonces la culpa sería del gobierno y no de que hayan "ricos", sea lo que fuere a lo que se refieren con esa palabra.
¡Qué pena que tantos obispos católicos sean pasto del Enemigo, y que no tengan dos dedos de frente para distinguir cuál es la verdadera causa de la miseria!...
4/12/19 9:50 PM
Dario
El gran negocio en Haiti es la pobreza. Existen pequeños grupos que controlan todo y si hay progreso ellos se encargan de frenarlo.
5/12/19 3:52 PM
Rafael
Es el legado de los poderes franceses, que siempre han controlado Haití, manteniéndoles durante casi un siglo una supuesta deuda impuesta por la invasión francesa. Es la "latinoamericazión"
5/12/19 5:05 PM
PEDRO
El poder y la riqueza ( mal empleada ) son medios para vender el alma, dando la espalda a Dios. Con ello, significa, que no necesitan a Dios, pues no necesitan nada más que sus bienes.

Los ricos epulones son abundantes en la tierra, y mirar lo que paso luego de su muerte, mientra el pobre Lazaro - el pobre que recogía las migajas de la mesa del rico epulon - fue el que triunfo en el Reino de los Cielos.

No triunfa el que es poderoso, el que es más rico, y muchos se condenan por la codicia o por objetos que jamás llenan, pues nos movemos entre " la inquietud del deseo y la melancolía de la posesión ".

¡¡¡ SEÑOR, hemos sido hechos para ti, y nuestro corazón esta inquieto, hasta que descanse en ti ".

( Lucas 12:22 ). Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete. Pero Dios le dijo: ``¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto? . Así es el que acumula tesoro para sí, y no es rico para con Dios.
5/12/19 7:55 PM
Dolores
Haití es el único país del mundo que se consagró al demonio. Es un estado satanista y los Monseñores lo saben y no hacen nada para hacer una consagración a la Virgen y al Sagrado Corazón de Jesús. Así pasa el demonio a sus adeptos. Del no lo creen, busquen en internet. Tiene 2 consagraciones hechas. Lo que sucede no es cadualidad
6/12/19 1:53 AM

Dejar un comentario



Los comentarios están limitados a 1.500 caracteres. Faltan caracteres.

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.

Los comentarios aparecerán tras una validación manual previa, lo que puede demorar su aparición.