La vida oculta y la Epifanía (II): el deseo de encontrar a Dios (Mt. 2, 11)

Hace algún tiempo, la lectora Camino Iriarte recomendó un escrito de Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein), “La vida oculta y la Epifanía”, que es muy apropiado para acompañar la meditación del Evangelio del domingo de Epifanía. Fue escrito en 1940 para la primera profesión de una hermana religiosa, poco después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, después de que las carmelitas le trasladaron de su convento en Alemania a uno en Holanda para intentar salvarle la vida y dos años antes de su muerte en Auschwitz. La segunda parte nos ayuda a meditar: “y cayendo de rodillas lo adoraron” (Mt. 2, 11). [La primera parte se encuentra aquí]. A continuación tienen la traducción de una versión en inglés que se puede encontrar aquí.

—————————————————————————————————–

En las personas reunidas alrededor del pesebre tenemos una analogía de la Iglesia y su desarrollo.
Los representantes de las antiguas dinastías reales a quienes el salvador del mundo fue prometido y los representantes de los fieles constituyen la relación entre los antiguos y los nuevos pactos. Los reyes del lejano Oriente indican los gentiles por quienes la salvación vendrá de Judea. O sea que aquí ya está “la Iglesia compuesta de judíos y gentiles”. Los reyes en el pesebre representan buscadores de todas las tierras y gentes. La gracia les guió antes de que pertenecieran jamás a la Iglesia externa. Vivió en ellos un deseo puro de la verdad que no se paró en las fronteras de las doctrinas y tradiciones indígenas. Porque Dios es verdad y porque Él quiere ser encontrado por los que le buscan con todo su corazón, más pronto o temprano la estrella tenía que aparecer para mostrar a estos Reyes Magos el camino de la verdad. Y por tanto están de pie ante la Verdad Encarnada, se postran y lo adoran, y ponen sus coronas a sus pies, porque todos los tesoros del mundo no son más que un poco de polvo comparados a ella.

Y los Reyes tienen un significado especial para nosotros también. Aunque ya pertenecíamos a la Iglesia externa, de todas formas un impulso interior nos sacó del círculo de puntos de vistas y convenciones heredadas. Por lo tanto, queríamos abrirnos y buscábamos una estrella para mostrarnos el camino correcto. Y apareció para nosotros en la gracia de la vocación. La seguimos y encontramos al Niño Divino. Alargó sus manos para recibir nuestros regalos. Quería el oro puro de un corazón desprendido de todos los bienes terrenos; la mirra de una renunciación de toda la felicidad de este mundo en cambio por una participación en la vida y el sufrimiento de Jesús; el incienso de una voluntad que se rinde y se estrecha hacia arriba para perderse en la voluntad divina. En intercambio por estos regalos, el Niño divino nos da a sí mismo.

Pero este admirable intercambio no fue un acontecimiento único. Llena nuestras vidas. Después de la hora solemne de entrega nupcial, siguió la vida diaria de la observacia en la Órden. Teníamos que “volver a nuestro propio país”, pero “tomando otro camino” y escoltado por la nueva luz que briló por nosotros en esos lugares solemnes. La nueva luz nos nos manda buscar de nuevo. “Dios se deja buscar”, dice S. Agustín, “para dejarse encontrar. Se deja encontrar para ser buscado de nuevo.” Después de cada hora de gracia, es como si sólo estuviéramos empezando ahora a comprender nuestra vocación. Por lo tanto, una necesidad interior nos mueve a renovar nuestros votos repetidamente. Que los hacemos en la fiesta de los Tres Reyes cuya peregrinación y afirmación son para nosotros un símbolo de nuestras vidas tiene un profundo significado. A cada renovación de votos auténtica y de corazón, el Niño divino responde con una renovada aceptación y una unión más profunda. Y esto significa una nueva y escondida operación de la gracia en nuestras almas. Puede que sea revelada en una epifanía, la obra de Dios haciéndose visible en nuestro comportamiento externo y actividad, siendo éstos notados por los que nos rodean. Pero quizás también da fruto que, aunque sea observado, oculte de todos los ojos la fuente misteriosa de la que manan sus jugos vitales.

Hoy vivimos de nuevo en un tiempo que urgentemente necesita ser renovado en las fuentes escondidas de las almas temerosas de Dios. Muchas personas, también, ponen su última esperanza en estas fuentes escondidas de salvación. Esta es una llamada seria de advertencia: Ríndanse sin reserva al Señor que nos ha llamado. Esto se requiere de nosotros para que la faz de la tierra pueda ser renovada. En fiel confianza, debemos abandonar nuestras almas a la soberanía del Espíritu Santo. No es necesario que experimentemos la epifanía en nuestras vidas. Podríamos vivir con la confiada certeza de que lo que el Espíritu de Dios logra en secreto dentro de nosotros rendirá sus frutos en el reino de Dios. Los veremos en la eternidad.

O sea que así es cómo queremos llevar nuestros regalos al Señor: Los ponemos en las manos de la Madre de Dios. Este primer Sábado está particularmente dedicado a su honor, y nada puede dar mayor alegría a su purísimo corazón que una entrega cada vez más profunda al Divino Corazón. Más aún, ella no tendrá desde luego petición más urgente al Niño en el pesebre que la que pide santos sacerdotes y un ministerio sacerdotal ricamente bendecido. Y ésta es la petición que el sabado de hoy por los sacerdotes nos pide hacer y que nuestra Santa Madre nos ha impuesto de manera tan convincente como un componente esencial de nuestra vocación al Carmelo.

Preguntas del día [Puede dejar su respuesta en los comentarios]: ¿Cómo adora al Niño Dios según su vocación en la vida? ¿Cómo lo hicieron los santos?

Mañana: Los regalos de Reyes – “le ofrecieron regalos” (Mt. 2, 11)

9 comentarios

  
Camino Iriarte
Gracias, María Lourdes. Soy muy inconstante en seguir mis comentarios. Esta conferencia o plática es impresionante, más teniendo en cuenta el contexto. Por una parte, la renovación de votos como carmelita descalza. Por otra parte, para ella era también la renovación de su ofrecimiento victimal por la conversión de sus hermanos judíos. En el Cielo como dice ella verá -veremos, Dios lo quiera los frutos de la unión con Cristo en la Cruz.

"Después de cada hora de gracia, es como si sólo estuviéramos empezando ahora a comprender nuestra vocación. Por lo tanto, una necesidad interior nos mueve a renovar nuestros votos repetidamente. Que los hacemos en la fiesta de los Tres Reyes cuya peregrinación y afirmación son para nosotros un símbolo de nuestras vidas tiene un profundo significado. A cada renovación de votos auténtica y de corazón, el Niño divino responde con una renovada aceptación y una unión más profunda. Y esto significa una nueva y escondida operación de la gracia en nuestras almas. Puede que sea revelada en una epifanía, la obra de Dios haciéndose visible en nuestro comportamiento externo y actividad, siendo éstos notados por los que nos rodean. Pero quizás también da fruto que, aunque sea observado, oculte de todos los ojos la fuente misteriosa de la que manan sus jugos vitales.

Hoy vivimos de nuevo en un tiempo que urgentemente necesita ser renovado en las fuentes escondidas de las almas temerosas de Dios. Muchas personas, también, ponen su última esperanza en estas fuentes escondidas de salvación. Esta es una llamada seria de advertencia: Ríndanse sin reserva al Señor que nos ha llamado. Esto se requiere de nosotros para que la faz de la tierra pueda ser renovada. En fiel confianza, debemos abandonar nuestras almas a la soberanía del Espíritu Santo. No es necesario que experimentemos la epifanía en nuestras vidas. Podríamos vivir con la confiada certeza de que lo que el Espíritu de Dios logra en secreto dentro de nosotros rendirá sus frutos en el reino de Dios. Los veremos en la eternidad"


Impresionante. Que los Reyes Magos nos traigan esta renovación católica a cada uno de nosotros y a nuestra sociedad. Santo y feliz año 2009, María Lourdes
05/01/09 1:05 PM
  
Camino Iriarte
María Lourdes ¿la pintura que nos traes es de qué autor? Bueno, si lo sabes. Tiene esa sencillez medieval muy hermosa.
05/01/09 1:06 PM
  
María Lourdes
Camino, me alegro de verle pasar por aquí de nuevo. Gracias a usted por recomendar este escrito de la santa. A mí también me impresionan mucho las palabras de los santos sobre nuestra fe no sólo por lo que dicen (que palabras elocuentes se pueden encontrar con facilidad), sino por cómo las vivieron a pesar de las dificultades que enfrentaron. Creo haber leído que Edith Stein fue apresada finalmente no por ser judía sino por ser religiosa, con otras monjas de su comunidad.

La primera imagen es "Adoración de los reyes" (1606) por Baltasar Etxabe Orio, Pinacoteca Virreinal de San Diego, Méjico.

Pero, creo que preguntas sobre la segunda imagen: "La adoración de los reyes"(1304) por Giotto di Bondone, Capilla de la Arena (Padua, Italia). Algunos piensan que Giotto pintó la estrella tras ver la cometa Halley en 1301, pero muchos dudan que eso sea cierto.
05/01/09 1:59 PM
  
Noby
ML
En principio,parece que a Edith,junto a su hermana Rosa,la "encontraron" en Echt (Holanda),sin embargo otros autores señalan,dentro de lo que aún queda por esclarecer, que a Edith se la tenían "guardada",y,encontrarla fue fruto de una persecución,desde que fue trasladada desde Colonia hasta Echt.Perseguida por judía,y,además inteligentísima,y,además mujer...demasiado para el nazismo.
Edith es una de mis santas amigas espirituales.
Benidicat te Omnipotens Deus.
05/01/09 6:34 PM
  
María Lourdes
Noby, tiene razón. Sta. Edith Stein fue perseguida por ser judía en su comunidad y era muy conocida y respetada en círculos intelectuales europeos antes de su conversión.

"En 1942 empiezan las deportaciones de judíos. Luteranos, calvinistas y católicos acuerdan leer el mismo día un texto conjunto de protesta en sus servicios religiosos. La Gestapo amenaza a todas las autoridades cristianas de Holanda con extender la orden de deportación a los judíos conversos a sus credos. Los calvinistas y los luteranos dan marcha atrás, pero Pío XII se mantiene firme. El texto de condena se lee en todas las iglesias católicas de Holanda. La venganza se cumple unos días mas tarde. Las SS invaden el convento del Carmelo de Echt y se llevan a dos monjas judías conversas: Edith y Rosa Stein." [Fuente: www.corazones.org].


Tendré que leer más sobre esta fascinante santa antes de la cuaresma, ya que su obra más conocida trata el tema de la cruz, algo muy apropiado para ese tiempo penitencial.

Me parece maravilloso que tenga a los santos como amigos espirituales ya que muchos de ellos desearon antes de su muerte ayudar desde el Cielo a los que estamos todavía de camino.

05/01/09 9:49 PM
  
Noby
ML
¡Más desinteresados y leales que los santos,amigos, no se encuentran!
05/01/09 10:49 PM
  
Camino
María Lourdes y Noby, también en estos días he estado meditando sobre "gracia y libertad", al hilo o con ocasión de varias circunstancias en que se manifiesta cuánto daño hace el voluntarismo o semipelagianismo en nuestros días. No termino de comprenderlo, aunque confío en que por misericordia de Dios lo entenderé. Me parece fundamental, vital, poder entender y explicar este misterio, para quienes de uno u otro modo estamos encargados de apostolados varios en nuestra Iglesia.
Lo digo aquí porque tanto para esa renovación de los votos religiosos a que alude Sta Edith como para el ofrecimiento de su vida, como para la entrega como confesores o mártires, antes, por medio y después, está la gracia de Dios, que le concede, que nos concede pensar, desear y dar libremente nuestra vida. La gracia gratis data, que no es "proporcional" a nuestra entrega, nos lleva a admirar en los santos la enormidad de los dones de la gracia de Dios, que nos llega por el misterio de la muerte y resurrección de Cristo renovado en la Eucaristía, por mediación de la Virgen María, por el ejemplo y la intercesión de los santos.
Hb 12,1-2 "Por tanto, también nosotros, teniendo en torno nuestro tan gran nube de testigos, sacudamos todo lastre y el pecado que nos asedia, y corramos con constancia la carrera que se nos propone, fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma la fe..."
¡Es un mundo nuevo el de la Iglesia en que vivimos! En fin, no sé si he dado el matiz que deseaba poner.
06/01/09 9:08 AM
  
María Lourdes
Camino, ya pensaba escribir un artículo para mañana (7.1.09) sobre la entrega personal que hace uno de sí mismo y la virtud de la prudencia. Creo que algo tienen que ver con los temas del voluntarismo y el semipelagianismo moderno que plantea en su comentario. Por eso no le respondo más aquí, ya que espero que ese artículo responderá mejor a esos temas tan interesantes y pertinentes a nuestra vida cotidiana. Además, creo que Bruno Moreno Ramos trató muy bien ese tema del equilibrio entre la gracia y la libertad en su blog "Espada de Doble Filo" hace un par de semanas. Un saludo, y hasta mañana si Dios quiere.
06/01/09 2:04 PM
  
Noby
Camino
Esperaré,como dice ML;me encantará aportarte,si cabe,algo respecto de "gracia y libertad",compartimos la filia por Edith Stein...¡casi nada!
07/01/09 4:51 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.