InfoCatólica / María Lourdes Quinn / Categoría: .... 4) S. Juan

27.04.13

Si Cristo es nuestro único Mediador, ¿por qué se reza a la Virgen María?


No hay más que ver alguna imagen de Ntra. Sra. De Montserrat [cuya fiesta se celebra hoy] (como la que está en el Palau de la Generalitat en Barcelona) para darse uno cuenta de la alta estima que le tenemos los católicos a la Ssma. Virgen María. A ella llamamos Madre de Dios (porque lo es), sin por eso considerarle una diosa, y al rezar el Avemaría, por ejemplo, pedimos su intercesión. En respuesta a esta devoción, los que no son católicos suelen citar a S. Pablo: “hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús” (1 Tim 2,5). A ello sigue la pregunta: “Si Cristo es nuestro único Mediador, ¿por qué se reza a la Virgen María?”

Leer más... »

25.04.13

Cómo hacer un caleidoscopio

¿Alguna vez se ha preguntado cómo funciona un caleidoscopio? Una gran santa y doctora de la Iglesia estuvo tan fascinada con ese juguete en su infancia, que lo investigó detenidamente: “…un día, después de una larga examinación, encontré que consistía simplemente en pequeños pedazos de papel y tela desparramados por dentro. Una mayor investigación reveló que había tres espejos dentro del tubo, y se resolvió el problema.”

Es muy fácil hacer uno en casa (como se demuestra en el siguiente vídeo), pero no tan fácil discernir en el simple juguete un gran consuelo espiritual para los fracasos de la vida, como hizo la santa.

Leer más... »

23.04.13

¿Por qué ir a Misa?

Hay quienes me echan en cara que hayan visto en Misa a personas que escandalizan por sus pecados públicos. Pero, cuando voy a Misa los domingos y fiestas de guardar no enfrento el ajetreo de asegurarme que no falte ninguno de mis pequeñines en el coche (y que estén presentables con los debidos calcetines/medias/zapatos) antes de salir a la máxima velocidad permisible por ley, solo para ver a pecadores. Para ver a una pecadora mis hijos no tienen más que verme, y eso sin necesidad de salir de casa…

Entonces, ¿por qué arriesgar una tranquila mañana o tarde llevando a mis hijos a donde se espera que estén razonablemente calladitos más tiempo de lo que parece que pueden aguantar? ¿Por qué ir a Misa? El Evangelio del IV domingo de Pascua [21.4.13] me ofrece la respuesta:

Leer más... »

4.05.11

"Perdido y encontrado" por Oliver Jeffers

Mis mejores amigos son los que más me han perdonado. Son aquellos a quienes no les importa que no tenga la casa muy ordenada cada vez que les abra la puerta, los que me han excusado mis ratos de mal humor, los que han sabido mirar más allá de las desilusiones que les he causado, los que me sonríen olvidando el tiempo pasado entre llamadas o cartas…

Por eso será que me conmueve tanto “Perdido y encontrado” por Oliver Jeffers, que ilustra con sentido de humor un mensaje tan sencillo como profundo:el valor de una verdadera amistad.

Leer más... »

1.05.11

Antes de que sea demasiado tarde

El recién beatificado Papa Juan Pablo II, que declaró el II domingo de Pascua como Domingo de la Divina Misericordia, explica que:

El amor es más grande que el pecado, que la debilidad, que la “vanidad de la creación", más fuerte que la muerte; es amor siempre dispuesto a aliviar y a perdonar, siempre dispuesto a ir al encuentro con el hijo pródigo […], y tal revelación del amor y de la misericordia tiene en la historia del hombre una forma y un nombre: se llama Jesucristo.” (“Enc. Redemptor hominis”, II,9).

Es el mismo Cristo Resucitado que, según el Evangelio del Domingo de la Divina Misericordia [1.5.2011]: “les enseñó las manos y el costado” (Jn. 20, 20) a los apóstoles cuando se les apareció. “También a nosotros el Señor nos muestra hoy sus llagas gloriosas y su corazón, manantial inagotable de luz y verdad, de amor y perdón.” (Bto. Juan Pablo II, Homilía 22.4.01] Teniendo en cuenta esas Sagradas Llagas del Señor, abiertas por el gran Amor de Dios por cada uno de nosotros, no sorprende que S. Agustín declare: “Toda mi esperanza estriba sólo en Tu gran misericordia” (“Confesiones”, l0). Entonces, ¿por qué necesitamos confesarnos sacramentalmente?

Leer más... »