"Inactivos no vamos a quedarnos" (san Josemaría. 1974).

Recojo unos textos de una Carta de san Josemaría, Fundador del Opus Dei, a sus hijas y a sus hijos, de principios del año 1974. Venía precedida de otras dos -en un año, tres cartas, extensas e intensas- pues, acuciado por lo que estaba empezando a pasar en la Iglesia, y por lo que “veía venir” -las tres están “tocadas” de un punto verdaderamente profético, en especial, esta última-, no podía callar. Le “dolía” callarse por más tiempo,y se le hacía insoportable: sufría, como sufren los santos.

Y acertó de lleno: todo lo que denuncia en ella, es ahora patente a los que ven, oyen y entienden, porque quieren; cosa que, en aquellos primeros setenta, no era evidente, ni muchísimo menos. Más bien parecía que todo funcionaba y estaba en su sitio; por no hablar de la “borrachera” postconciliar en la que, como bien veían los santos, se estaban instalando algunos -pronto, bastantes y de peso-, y que -tal como vemos hoy y ahora-, iba a derivar en una destructiva “cirrosis". A día de hoy, ya en pleno “delirium tremens” terminal. 

Y había que tener un gran valor para escribir lo que escribió, y para hablar lo que habló. Pero que nadie se llame a engaño: lo que escribió lo hizo, como primera intención, ab intra del Opus Dei: para sus hijas y sus hijos que entonces estábamos en la Obra, y para todos los que, con la gracia de Dios, vendrían después.

Que, además, haya acertado de pleno en su “denuncia profética” respecto a la deriva de la Iglesia postconciliar, viene después, y confirma su primera intención: que, en la Obra de Dios, estuviésemos avisados, prevenidos y vacunados para “escarmentar en cabeza ajena” y no nos “pillase el toro". Que es mejor, qué duda cabe; y, de entrada, mucho menos doloroso.

Por tanto, ESCRIBIÓ. Primero a los suyos, como es lógico. Pero luego, como no había conseguido apagar las llamas del amor a Dios, a su Iglesia y a las almas todas, HABLÓ. Y se lanzó a unas “Catequesis” -así las llamó él-, en público y para todos, para “confirmar en la Fe", como manifestó él mismo. No cabía otra.

Con esta intención, en 1970 va a Méjico, para pedirle a la Virgen de Guadalupe por la Iglesia y la Obra; en 1972, recorre la Península Ibérica -España y Portugal-; y por dos veces, en 1974, se “patea” gran parte de Sudamérica. Si no hizo más, aparte ofrecer su vida por esas intenciones -la Iglesia, la Obra-, fue porque el Señor se lo llevó, agotado -"exprimido como un limón"-, el 26 de junio de 1975. 

Él fue, como Buen Pastor, el primero que no se quedó “inactivo", como nos urgirá en su Carta. Y se presentó ante el Señor con el orgullo de haber estado a su servicio, siempre, y de no haber callado nunca. Sin respetos humanos, y con todos los respetos divinos: esto es “lo católico".

Realmente, fue un verdadero “juglar de Dios": así se llamó a sí mismo ante miles de personas y en distintas ocasiones. Y un “juglar” no puede ser mudo: si algo tiene es que habla; y cuando hablar se le queda en poco, canta. Pero, ¿callar? No puede. Se metería a zapatero, por ejemplo.

                                                                        ………….

“Siento el deber de avisaros. (…) Esta carta es como una tercera invitación, en menos de un año, para urgir vuestras almas con las exigencias de la vocación nuestra, en medio de la dura prueba que soporta la Iglesia. 

(…) Una campana pues de gozos divinos, un silbido de Buen Pastor, que a nadie puede molestar. (…) Así iremos por este mundo, camino adelante, (…) anunciando la infinita clemencia de Dios con sus criaturas, que en tantas ocasiones no se dirigen al Señor ni le aman, porque no le conocen, ya que se ha secado la lengua de quienes deberían predicarle, hasta el punto de que no pocos han perdido lo único de apariencia cristiana que les quedaba: la técnica de hablar claramente de Jesucristo y de su doctrina salvadora. (…)

Dios nos advierte, desde su donación incondicionada [ha hablado antes y con detenimiento de Belén], que la conducta auténticamente cristiana se teje con los hilos de una trama divina y humana: la voluntad del hombre que enlaza con la Voluntad de Dios. Soltar un hilo, aunque parezca sin importancia, supone empezar a deshacer el tapiz. ¡Triste fracaso, un buen tapiz deshilachado! (…)

Os escribo para que estéis prevenidos ante los asaltos del diablo. (…) Tú y yo, tenlo presente, hemos venido a entregar la vida entera. Honra, dinero, progreso profesional, aptitudes, posibilidades de influencia en el ambiente, lazos de sangre; en una palabra: todo lo que suele acompañar la carrera de un hombre en su madurez, todo ha de someterse -así, someterse- a un interés superior: la Gloria de Dios y la salvación de las almas. 

(…) Si algo, en nosotros, quedara voluntariamente al margen de ese intento, sería señal cierta de que habríamos emprendido el descamino de vivir para nosotros mismos y, como sugiere san Agustín, mortui sumus Illi, quando viximos nobis: estamos muertos para Él, cuando vivimos para nosotros (In Ioann. Ev.,75, 3). (…)

No olvidéis el particular empeño que pone en estos tiempos el demonio, para lograr que los fieles se separen de la Fe y de las buenas costumbres cristianas, procurando que pierdan hasta el sentido del pecado con un falso ecumenismo como excusa. Deseamos, tanto como el que más lo desee, la unión de los cristianos: y aún la de todos los que, de alguna manera, buscan a Dios. Pero la realidad demuestra que en esos conciliábulos, unos afirman que sí y -sobre el mismo tema- otros lo contrario. Cuando -a pesar de esto- aseguran que van de acuerdo, lo único cierto es que todos se equivocan. Y de esa comedia, con la que mútuamente se engañan, lo menos malo que suele producirse es la indiferencia: un triste estado de ánimo, en el que no se nota inclinación por la verdad, ni repugnancia por la mentira. Se ha llegado así al confusionismo: y se aniquila el celo apostólico, que nos mueve a salvar la propia alma y la de los demás, defendiendo con decisión la doctrina sin atacar a las personas.

(…) ¡Ay, si una hija mía o un hijo mío perdiera esa soltura para seguir el ritmo de Dios y, con el correr del tiempo, se me apoltronara en su quehacer temporal, en un pobre pedestal humano, y dejara crecer en su alma otras aficiones distintas de las que enciende en nuestros corazones la Caridad de Dios! (…)

Cuando escritores embusteros, que se atreven en su soberbia y en su ignorancia -quizá en su mala fe- a calificarse como teólogos, perturban y oscurecen las conciencias, cada uno de nosotros ha de anunciar con mayor fuerza la doctrina segura a través de un proselitismo incesante. (…)

Estamos en continuo contacto con la realidad eterna y terrena, realidad que solo admite una postura: vivir en la Iglesia de siempre. Es cierto que, en alguna ocasión, el hecho de tener y propugnar la verdad, algunos lo interpretan falsamente como un acto de soberbia, como si nos preocupáramos de salvaguardar un derecho a nuestra vanidad personal, cuando cumplimos estrictamente un enojoso deber. (…)

Dignidad, firmeza, valentía. Resulta difícil descubrir gentes que procedan con esa reciedumbre. (…) Adelante, pues, a no olvidar que la verdad no tiene más que un camino.

(…) Esto -y más hoy, y aún más en algunos círculos eclesiásticos- choca y no me extraña que choque, porque lo lógica de Dios desafía abiertamente a la lógica de los hombres. Unos, con pretexto de evanglizar el mundo, se afanan en ceder y ceder, desvirtuando la sal cristiana. Nosotros procuraremos exigirnos, y exigir mucho. Hijos míos, nos ha ido muy bien persever así, a pesar de las resistencias de nuestra personal debilidad. Justamente por el convencimiento de nuestra flaqueza nos consta que cediendo no se consigue nada. (…)

Pero la humanidad actual, me diréis, no se presenta nada propicia para entender estos deseos de total dedicación a Dios. Efectivamente, el viento que corre, dentro y fuera de la Iglesia, parece muy ajeno a aceptar estos requerimientos divinos tan profundos. Personas alejadas de hecho de Jesucristo, porque carecen de Fe, han ido fomentando un clima de renuncia a toda lucha, de concesiones en todos los frentes. Y así, cuando el mundo ha necesitado una fuerte medicina, no ha habido poder moral capaz de parar esta fiebre, esta organizada campaña de impudor y de violencia, que el marxismo explota tan hábilmente, para hundir aún más al hombre en la miseria.

Se escucha un colosal non serviam! (Ierem. 11, 20) en la vida personal, en la vida familiar, en los ambientes de trabajo y en la vida pública. Las tres concupiscencias (cfr. 1 Ioann. 11, 16) [el mundo, el demonio y la carne] son como tres fuerzas gigantescas que han desencadenado un vértigo imponente de lujuria, de engreimiento orgulloso de la criatura en sus propias fuerzas, y de afán de riquezas. Toda una civilización se tambalea, impotente y sin recursos morales.

No cargo las tintas, hijos míos, ni tengo gusto en dibujar malaventuras: basta abir los ojos y, eso sí, no acostumbrarse al error y al pecado. Un lamentable modo de acostumbrarse ha ocasionado la petulancia de algunos eclesiásticos que -posiblemente para encubrir su esterilidad apostólica- llamaban “signos de los tiempos” a lo que, a veces, no era más que el fruto, en dimensiones universales, de esas concupiscencias personales. Con ese recurso, en lugar de imponerse el esfuerzo de averiguar la causa de los males para ofrecer el remedio oportuno y luchar, prefieren claudicar estúpidamente: los signos de los tiempos componen la tapadera de este vergonzoso conformismo. (…)

Hijos míos, inactivos no vamos a quedarnos. Equivaldría a desertar. (…) Es hora de exigencias en la conducta. Cada uno debe considerarse personalmente comprometido a responder con generosa fidelidad a la vocación recibida. (…)

Hay que pelear y resistir, hijos: no cabe más solución que ir contra la corriente, ayudándonos a mantenernos fieles (…)

En esta última decena de años, muchos hombres de iglesia se han apagado progresivamente en sus creencias. Personas con buena doctrina se apartan del criterio recto, poco a poco, hasta llegar a una lamentable confusión en las ideas y en las obras. Un desgraciado proceso, que partía de una embriaguez optimista por un modelo imaginario de cristianismo o de Iglesia que, en el fondo, coincidía con el esquema que ya había trazado el modernismo. El diablo ha utilizado todas sus artes para embaucar, con esas utopías heréticas, incluso a aquellos que, por su cargo y su responsabilidad entre el clero, deberían haber sido un ejemplo de prudencia sobrenatural.

Resulta muy significativo que -quienes promovían todo este fenómeno de desmejoramiento- solían escamotear las exigencias cristianas de reforma personal, de conversión interior, de piedad; para abandonarse, con un obsesivo interés, a denunciar defectos de estructura. Entraban ganas de clamar con el profeta, scindite corda vestra et non vestimenta vestra! (Ioel 2, 13): ¡basta de comedias hipócritas!: a confesar los propios pecados, a tratar de mejorar cada uno, a rezar, a ser mortificados, para ejercitar una auténtica caridad cristiana con todos".

                                                                    …………

No creo que haga falta mucho comentario a estas palabras de san Josemaría. Y no lo voy a hacer. Más falta nos hace llevar a nuestra personal conversación con Jesús, con María y con José estos lúcidos y apasionados textos de san Josemaría, que he recogido con especial cuidado, piedad filial e intención, para que nos sirva de luz -estamos en Navidad: Lux fulgebit hodie super nos…!-, especialmente en estos tiempos tan oscuros para la Iglesia y, en consecuencia, para las almas todas y para el mundo. Pero esta es nuestra vocación: ser y vivir como una luz encendida en medio de un lugar tenebroso

Con todo, si alguien quiere alguna aclaración personal, que no dude en preguntarme lo que desee: estas preguntas y sus respuestas no se harán públicos, a no ser que alguien indique que sí quiere que lo sean.

21 comentarios

  
maru
Vaya carta más premonitoria!. Se necesitan muchos San José Maria, en estos tiempos, porque si aquéllos no eran.buenos, no digamos éstos.
08/01/20 2:08 PM
  
Juanjo
Menos mal que usted publica lo que otros censuran.
08/01/20 4:16 PM
  
Crisiano viejo
Algunos fariseos de entre la multitud le dijeron: "Maestro, reprende a tus discípulos". Y Él respondió: "Os digo que si éstos callaran, gritarían las piedras (Lc 19, 39). Gracias D. José Luis por tocar esta campanada de alerta.
08/01/20 6:22 PM
  
Mariana

Alabado Sea Dios!

El Padre nos habla hoy habla por Don José Luis.

Gracias Padre José Luis: Me confirma en la fe.
Alguien estaba comenzando a decir que así como Escrivá fue novedoso en su tiempo, así debíamos entender las novedades actualmente.

Gracias Padre Escrivá y Padre José Luis unidos en la intención y en el amor a la verdad y a la Obra. Sus palabras, -hoy-, son como una catedral.
Rezo agradecida a Dios por usted.
08/01/20 7:02 PM
  
Ignacio
Hay un error en la fecha de muerte. Es el año 1975 y no 1976.
08/01/20 9:52 PM
  
Chico
En tiempos de 1975 el Opus como es obra de Dios tuvo grandes contradictores. La razón la tenían ellos. No se por qué fueron opacados.
08/01/20 10:27 PM
  
Lawrence
Gracias, Don José Luis.
Un abrazo.
09/01/20 12:50 AM
  
Silvia
Gracias padre! Tan claro y sincero como siempre. San Josemaría es ejemplo de santo y hombre recto y virtuoso.
Estas "campanadas" resultan proféticas en los tiempos actuales. NO PODEMOS NI DEBEMOS PERMANECER INACTIVOS.
Ahora bien, Ud nos dice que le preguntemos ( como San Josemaría, que escribía rptas a alguno, y apuntaba "pregúntame lo que no entiendas"). Yo le pregunto: por qué tanto SILENCIO, tanto callar y callarnos, de parte de nuestros pastores?
Dios lo bendiga mucho! Rezo por Ud!



La respuesta no te la doy yo, porque la tienes dada por san Josemaría en los párrafos citados.
Muchas gracias por tus oraciones, que es lo que más necesito.
09/01/20 3:11 AM
  
Juan Javier
Gracias padre José Luis por su valentía, por no callar y ser fiel a JHS. Rezamos por usted.
09/01/20 8:08 AM
  
templario
APARICIONES DE LA VIRGEN EN EL ESCORIAL
01-05-1.981-(V. Maria)
Hija mía no dejéis de rezar el santo Rosario, diles que si no me escuchan habrá muchas muertes y la Iglesia irá decayendo y no habrá trabajo y habrá muchas miserias, sobre todo en España; el santo Rosario rezado con devoción tiene mucho poder, os pido muy poquito, que recéis, que con vuestra oración y penitencia nos ayudaréis a mi Hijo y a Mí a salvar muchas almas que están errantes, esperando que alguien las salve.
Yo me he manifestado en muchos sitios, pero están vacíos y no quieren saber nada y si no me escuchan, en España habrá otra GUERRA y la Iglesia española padecerá.
10-05-1.981-(V. Maria)
Reza por la Paz de España y por el Pais Vasco.
28-07-1.981-(V. Maria)
Hija mía, diles a todos que si no escuchan lo que les digo, en el mundo habrá un castigo como jamás se ha visto y antes que en ningún sitio será en España.
01-01-1.982-(V. Maria)
Rezad por España porque está en un gran peligro.
12-10-1.982-(V. Maria)
Rezad por la Paz de España, está en un gran peligro. Empezará el castigo por España. Os bendigo como bendigo a España, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.
06-11-1.982-(V. Maria)
España no quiere salvarse, hijos mios, no se quiere salvar.
03-05-1.986-(V. Maria)
No se hace lo que Yo he pedido, España será castigada, he pedido que en este lugar se construya una CAPILLA en honor a mi nombre y que se venga de todos los lugares del mundo a meditar la Pasión de Cristo que está olvidada hijos mios.
09/01/20 1:39 PM
  
Pax
¡ Animo, Don Jose Luis, que NO está solo !. ¡Ni dentro, ni fuera !.
El Salvador y su Bendita Madre, la Medianera no nos va a abandonar.
Unas veces el Enemigo está dentro y otras veces, el Maligno miente con la verdad.
Será muy duro, pero seguro que ( ¡ latinajo bendito !), ¡ NON PRAEVALEBUNT !.
09/01/20 8:25 PM
  
José María
10 de enero de 2020

Querido D. José Luis:

¡Cristo, Pastor que nos toma amorosamente sobre sus hombros y nos lleva a su Reino!

Muchísimas gracias por su artículo y sepa que le llevo en mis oraciones, aunque éstas sean muy distraídas e imperfectas.

He leído con gran alegría los extractos de esa carta de san Josemaría. Si no me equivoco, es la primera carta o escrito que leo de él, exceptuando el librito “Camino”, que leí, calculo, hace 35 o 40 años.

Las palabras de san Josemaría me han parecido valientes, claras y cercanas, como se preocuparía de hablar un buen padre a sus queridos hijos.

Respecto a usted, querido D. José Luis, me alegro mucho de que pertenezca a la Obra, cosa que no sabía.

Me imagino que a usted y a muchos sacerdotes y laicos les habrá tocado sufrir “lo que no está escrito” al ser “mirados con desconfianza” y descalificados en España (¡y tal vez también en el extranjero!) por el simple hecho de pertenecer a la Obra.

Aunque “no hay mal que por bien no venga” o, mejor dicho todavía, aunque “a los que aman a Dios todo les sirve para el bien” (Romanos 8, 28), me parece que el pretexto de la enfermiza y obsesiva división entre “conservadores y progresistas” es demasiado halagador y tentador como para que esta injusticia tremenda contra ustedes sea reparada en lo inmediato.

En mi ministerio apostólico, cuando ha venido al caso, he animado a los cristianos que se han acercado a mí a que, dentro de la Iglesia, se incorporen al grupo, movimiento o asociación, que más les ayude a seguir a Cristo y a amar a Dios, y entre ellos les he mencionado expresamente al Opus Dei.

Nada más por hoy, querido D. José Luis.

Muchísimas gracias de nuevo.

Un fuerte abrazo:

José Mari, franciscano

10/01/20 12:28 PM
  
vertias liberabit
No cabe menos que alegrarse por lo que dijo en su día San Jose María. ¿Alegrarse? sí, porque se anticipa a lo que muchos ven y piensan hoy, sufriendo y, al ver que ya estaba previsto, sirve de consuelo; indudablemente es una alegría en la tribulación.
Como ya comentá otro más arriba, lo que choca es el silencio que se extiende en la Iglesia y en el Opus Dei. No pertenezco a él, pero sí choca que sus hijos , en general, y por lo que suena en la calle y en la Iglesia, parece que ponen sordina a la campana. Tiempos muy difíciles.
En cuanto a lo que comenta "templario" sobre las apariciones del Escorial, sólo decir lo que ya comenté en el post de Luis Fdo., "apiádate de España, Señor", En el libro sobre Fátima , de Barthas, se comenta algo similar: España podra sufrir un nuevo castigo por medio de Rusia (marxismo). Que el señor , efectivamente, tenga misericordia, por intercesión de Nuestra Señora.
10/01/20 12:45 PM
  
Belzunegui
Que nadie nos robe las proféticas tres campanadas de uno de los mayores campaneros de la Iglesia Católica, elevado a los altares y patrimonio, por eso mismo, de toda la Iglesia, pues el análisis es católico y certero y la medicina preventiva o curativa para todos. Creo que al Opus Dei se le puede y se le debe pedir un esfuerzo en orden a su publicación y difusión. Sólo puede salir ganando, pues son joyas, auténticas perlas.
10/01/20 1:18 PM
  
Carmen Ramos
Gracias Padre José Luis,

Anima mucho saber que muchos rezamos por la iglesia, nuestra Madre.
10/01/20 6:37 PM
  
Pedro Amate
Buenas tardes padre José Luis Aberasturi: solamente he leído el libro " Camino " y la Biografía del Padre San Josemaría Escriva de Balaguer. Soy un simple simpatizante de la Obra de Dios.

Personalmente he llegado a la conclusión de que la Obra de Dios ; es el " Hijo Varón " de la Iglesia. Estoy plenamente convencido de que la Obra de Dios no fue una fundación del Padre Josemaría Escriva de Balaguer ; sino el Alumbramiento de la Iglesia profetizado para los " últimos tiempos " en el Libro del Apocalipsis, Capítulo: 12.

Es el Reino de Dios ; nacido del Verbo Encarnado ; Jesucristo, Dios hecho Hombre, y de la Santa Madre Iglesia ; como un Bebé recién nacido, el 2 de Octubre de 1.928.

La Santa Madre iglesia da a Luz el Reino de Dios ; la Obra de Dios, antes de huir al desierto con las dos alas del águila grande ; después de finalizado el primer periodo preliminar de la Historia de la Iglesia ; que tuvo su comienzo con el Nacimiento del Mesias, y el apresamiento del Diablo en el pozo del abismo; hasta su puesta temporal en libertad por un corto espacio de tiempo para probar al Remanente Fiel de la Iglesia. Según muchos historiadores ; esta señal de los tiempos tuvo final , o comienzo, según se mire ; con la Primera - Segunda Guerra Mundial. El Padre San Josemaría tenia doce años. ..

La Obra de Dios no es una fundación ; es una profecía para el final de los tiempos ; el Alumbramiento de la iglesia ; el " Hijo Varón " de la Santa Madre Iglesia ; figura de Jesucristo, Hijo varón de la Santísima Virgen María Inmaculada .

Reciba un cordial saludo, y mi más filial afecto.






.
10/01/20 9:28 PM
  
Luis
Excelente artículo! Yo logre obtener las tres campanadas, y la tercera es profética! Muchas gracias Padre Dios lo Bendiga
11/01/20 6:03 PM
  
Julián
Que hacer reverencia, como hacer para que nuestros hermanos no se vean arrastrados por esta apostasia cada vez mas visible y promovida incluso por los prelados?como desengañarlos,?



Siendo fieles.
11/01/20 7:50 PM
  
Eduardo
Gracias Padre por el artículo. Donde puedo ubicar las tres campanadas completas? He tratado de encontrarlas en Internet pero solo hay dos y recortadas.





No t s' decir...
12/01/20 1:36 AM
  
pedro de madrid
Como decía el difunto padre Loring, el que no crea que existe el infierno tiene que arrancar nuchas hojas de la Sagrada Biblia y algún cardenal alemán lo hizo. Discúlpeme Padre
12/01/20 11:03 AM
  
Pedro Amate
Buenos días padre José Luis Aberasturi: el"Hijo Varón " de la Iglesia no puede permanecer inactivo. ..

Reciba un cordial saludo.
12/01/20 1:13 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.