"Una historia que nos avergüenza"

Así se ha pronunciado el papa Francisco, con total rotundidad. Pero como no ha concretado a qué parte de la historia de la Iglesia Católica se refería, habrá que concluir que a toda, de principio a fin. Parece una descalificación sonora y sonada, hecha además públicamente y con publicidad.

Es cierto que, en esa historia, hay episodios que avergüenzan a cualquiera, porque aparecen, pues están, los pecados de los hijos de Dios en su Iglesia. Especialmento, lo de los últimos sesenta años, que han supuesto tal error y tal horror que todo un Cardenal, con valenía y dolor, no ha dudado en calificar el desaguisado con estas palabras: “todo es oscuro en la Iglesia”, y “estamos en la oscuridad del Viernes Santo”. Como denuncia no está nada mal. Lo peor es que es totalmente cierto.

Pero vamos a la historia de la Iglesia Católica que ha dado mártires, confesores, doctores, obispos, laicos, sacerdotes, religosos y papas… santos hasta decir basta. Y no creo que debamos olvidarlos, ni tacharlos, aunque esa sea la tentación fácil; además, se ha caído en ella de un modo tan absoluto como absurdo: porque no había ningún motivo.

Y voy a escribir un ejemplo, de los millones que se podrían aportar, de lo que es una Iglesia Católica Viva, Viviente y Vivificante: centrada en Cristo, como su Fundador y su Fundamento, sin el que no hay Iglesia que valga, porque no lo es. Pero que, sin Jerarquía -y sin fieles también- que lo sea de verdad, tampoco puede subsistir: el Señor ha querido necesitarnos…, sin necesitar objetivamente a nadie.

“Queridísimo hermano, he leído las cartas que me has enviado (…), llenas de afecto fraternal, de disciplina eclesiástica y de vigor episcopal. En ellas me informas de que habéis excomulgado en Roma a Felicísimo [cismático, ladrón y adúltero, violador de vírgenes], enemigo de Cristo, no de ahora, sino excomulgado hace ya tiempo por sus muchos y gravísimos delitos. Había sido condenado no solo por mí, sino también por muchos de mis colegas. (…)

Pero, por otra parte, hermano, la lectura de otra carta que adjuntaste a la primera, me ha dejado un poco perplejo, porque por ella observo que te has dejado impresionar algo por las amenazas e intimidaciones de los que han llegado hasta ahí, porque se han atrevido, según escribes, a amenazarte con furia desesperada con que, si no admitías la carta que habían traído, la leerían públicamente y dirían de mí muchas cosas vergonzosas e infames, dignas de su boca.

Si las cosas son así, querídiísimo hermano, si se tiene miedo de la audacia de gente malvada y si los perversos pueden obtener con furiosas y desesperadas amenazas lo que no pueden alcanzar con el derecho y la justicia, se acabó la fuerza del episcopado y la sublime y divina potestad de gobernar la Iglesia, y los cristianos ya no podremos seguir existiendo por más tiempo, si se llega hasta el extremo de temer las amenazas o las insidias de hombres perversos. En efecto, también los gentiles y los judíos nos amenazan; los herejes y todos los que tienen al diablo en su corazón y en su alma expresan su rabia cada día con gritos de furia. No debemos ceder porque nos amenacen; de lo contrario significaría que el adversario y el enemigo son más grandes que Cristo por el hecho de atribuirse y tomarse tanta potestad en este mundo.

Queridísimo hermano, hemos de mantener la fortaleza inconmovible de la Fe. El valor de permanecer firmes e inalterables y oponerse a todos los ataques y golpes de las olas rugientes con la fuerza y la solidez de una roca. No importa de dónde le venga al obispo la amenaza o el peligro, porque él vive expuesto a las amenazas y peligros, y de estas amenazas y peligros procede su gloria. No debemos, en efecto, pensar o tener en cuenta las amenazas de los gentiles o de los judíos, pues vemos que el mismo Señor fue arrestado por los hermanos y traicionado por aquel que Él mismo había escogido para ser uno de sus Apóstoles. (…) También en el Evangelio leemos que está predicho que los de la propia familia serían nuestros mayores enemigos y que los que más unidos estuvieron por un vínculo de amistad se entregarían unos a otros. No importa quién es el que entrega o persigue, cuando es Dios quien permite que seamos entregados para recibir su corona. No es para nosotros ninguna vergüenza sufrir de los hermanos lo mismo que ha sufrido Cristo, y no es una gloria para ellos hacer lo mismo que Judas. ¡Qué soberbia, qué jactancia más hinchada, orgullosa y vana, la de los que amenazan a un ausente ante tí, cuando me tienen aquí en persona a su disposición! No temamos sus injurias, con las que se despedezan diariamente ellos mismos y sus propias vidas. No nos asustan sus varas, las piedras y espadas que lanzan con palabras parricidas. Por lo que respecta a ellos ya son homicidas ante Dios. Pero no pueden matar si Dios no se lo permite. Y aunque debemos morir una sola vez, ellos nos matan diariamente con su odio, sus palabras y delitos.

Pero no por esto, queridísimo hermano, hay motivo para abandonar la disciplina eclesiástica o rebajar nuestra firmeza en el ejercicio de nuestra autoridad episcopal, porque se nos ataque con insultos o se nos perturbe con intimidaciones. (…)

La vanagloria, el orgullo, la jactancia arrogante y altiva no provienen de la enseñanza de Cristo, que enseña la humildad, sino del anticristo, al cual el Señor reprende por medio del profeta (…). Así cada uno se da a conocer a través de su propio lenguaje, y pone de manifiesto hablando si en su corazón posee a Cristo o, más bien, al anticristo, tal como dice el Señor en su Evangelio. (…)

Si la comunidad de hermanos obedeciera según la enseñanza divina, ninguno, después del sufragio del pueblo y la aprobación de los obispos se atevería a ser juez no de los obispos, sino de Dios. Ninguno rasgaría a la Iglesia de Cristo rompiendo la unidad; ninguno, creyéndose algo y lleno de soberbia, crearía fuera de la Iglesia una nueva herejía, a no ser que sea un temerario tan sacrílego y un alma tan ruín que piense que puede llegar a ser obispo sin el juicio del Señor (…).

Queridísimo hermano, el hecho de que al final de los tiempos algunos soberbios y obstinados, enemigos de los sacerdotes de Dios, se separen de la Iglesia o actúen contra Ella, no debe impresionar a ninguno de los que tienen Fe, son fieles al Evangelio y custodian lo que el Apóstol nos ha ordenado; hemos sido puestos en guardia tanto por el Señor como por los apóstoles, que con anterioridad nos predijeron que existirían tales individuos.Y ninguno debe maravillarse de que el siervo, que ha sido puesto al frente, se vea abandonado por algunos, cuando el mismo Señor, que obraba las mayores maravillas y mostraba el poder de Dios Padre por el testimonio de sus obras, fua abandonado por sus mismos discípulos. (…) los que se alejan de Cristo perecen por su propia culpa y la Iglesia, que cree en Cristo y custodia las verdades que aprendió una vez, nunca se aparta para nada de Él. (…)

En cuanto a nosotros, hermano, es deber nuestro poner todo empeño para que nadie por nuestra culpa abandone la Iglesia. Pero si alguien se separa por voluntad propia y por sus delitos, y rechazara arrepentirse y volver a la Iglesia, nosotros, que hemos tratado de salvarlo, no seremos responsables en el día del Juicio. Solo aquellos que no han querido seguir nuestros consejos saludables serán castigados, no nosotros. No debemos siquiera dejarnos turbar por los insultos de los que ya se han perdido, para no correr el riesgo de alejarnos del camino justo y de las normas seguras. El Apóstol nos instruye con estas palabras: Si tratara de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo (Gal 1, 10). Es preciso elegir si se desea servir a los hombres o a Dios. Si se trata de agradar a los hombres, se ofende a Dios. Si, en cambio, buscamos con todas nuestras fuerzas complacerle solo a Él, debemos despreciar los ultrajes e insultos de los hombres.".

Es un fragmento de una carta del obispo de Cartago, Cipriano, al papa Cornelio, el verano de 252, en la espera de la persecución de Gallo, después de haber pasado ya una muy seria.

Así se trataban y fortalecían mútuamente los integrantes de la Jerarquía Católica, que tenían presente permanentemente -los que permanecían fieles a su vocación y misión- tres cosas: a Cristo, a la Iglesia, y a sus ovejas. Por estas tres cosas, los miembros fieles de la Jerarquía daban su vida materialmente: como Cristo, cuyo recuerdo estaba más vivo que nunca con las persecuciones: de hecho, era su referente inolvidable. ¡Olvidarlo era traicionarlo!

¡Es tan gratificante leer a estos santos mártires! ¡Cómo confirman en la Fe y en la Doctrina! Y eso que los tiempos no eran una broma: ¡te mataban por ser cristiano! Por otro lado, contrasta tantísimo con el terrorífico bajonazo de lo que ocurre hoy, incluída la poca altura de las palabras al uso en la Iglesia, por no citar su insulsez de contenido: es la nada escrita o hablada.

Y nada de esto, creo yo, avergüenza ni puede avergonzar, por cierto. ¡Al contrario!

23 comentarios

  
Teofilo
Gracias por incluir este fragmento escrito por el obispo Cipriano en el año 252, es muy gratificante y refrescante leer estos principios cristianos de la inmutable y eterna Iglesia, de la cual es cabeza Nuestro Señor Jesucristo, frente a la triste tibieza que estamos viviendo en la actualidad.
Nuevamente gracias, reconforta el espíritu en Cristo.
Ave María.
01/04/19 10:26 PM
  
Juan F
Dice la palabra del Señor “No logrará el hombre consistencia por medio de la impiedad; más la raíz de los justos permanecerá firme.” Proverbios 12, 3. Los que están cimentados en la única roca firme que es Jesucristo, nada los moverá de su verdadera y única Fe! Dios mantendrá a los justos firmes, el justo es quien es verdaderamente hijo de Dios manteniéndose fiel a aquel Quien lo ha redimido sin desviarse a izquierda o a derecha. Esa debe ser nuestra aspiración y si La Corona del martirio llegase, maravillosamente bien recibida será! Ven Señor Jesús!
02/04/19 12:21 AM
  
Miguel García Cinto
Estimado Padre Aberasturi :
Me ha confortado mucho su artículo, me gustaría equivocarme, pero ya ha empezado una persecución un tanto virulenta, con insultos y amenazas de muerte hacía organizaciones católicas, en la anglosajona Australia, a raíz de la inusual e injusta condena al Cardenal Pell, al que tienen en prisión 23 horas al día aislado y ni tan siquiera le permiten tener su breviario.
El Señor le bendiga y le guarde.

02/04/19 7:01 AM
  
Saulo
La leyenda negra
02/04/19 7:24 AM
  
Luís Ignacio
Si dejamos de ser escándalo para los paganos, vana es nuestra fe
02/04/19 8:42 AM
  
maru
Gracias P. Aberasturi, por darnos a conocer tan bella y valiente carta, yo, por lo menos, no la conocia. Por cierto, igualita a las que se envian o se hacen públicas hoy!!!



Sí: ¡¡¡estamos igual por lo menos, si no mejor aún!!!
A rezar tocan.
02/04/19 9:01 AM
  
C.V.
Estupendo artículo, muy reconfortante.
Una historia que nos avergüenza y nos avergonzará ante el futuro, es la que estamos viviendo.
02/04/19 9:35 AM
  
Anacoreta
Vamos, sin dudarlo, Padre Aberasturi, seguro que SS., se refería a la "historia de los últimos sesenta año de la Iglesia"; no puede ser otra que avergüence en tal gran manera a la Iglesia... Por si la ironía no se capta, para mayor aportación y certeza, en este "viernes de dolor y oscuridad en la Iglesia", uno mi dolor y oración a la del cardenal Sarah, y a la de todos los mártires que nos ha tocado vivir esta época eclesial desastrosa. Dios sea bendito. Con mi oración, Padre Aberasturi.
02/04/19 12:04 PM
  
Templario
También dijo en la entrevista que su sobrina que se encontraba entre dos parroquias se aburría escuchando al cura hablar de Santo Tomás de Aquino. Está claro que a Bergoglio NO le interesa la Doctrina de la Iglesia.
02/04/19 12:04 PM
  
Echenique
Pues yo estoy orgullosisímo de mi, de nuestra, querida Iglesia Católica, sin la cual no habría civilización de verdad. Estoy convencido de que, sin ella, sin la gracia divina, la humanidad ya se habría extinguido hace tiempo. Cuando lleguemos al cielo, por la misericordia de Dios, comprobaremos los millones de almas que se han salvado gracias a este sacramento de salvación y no pararemos de abrazarnos y dar gracias a Dios. El que se avergüence que se marche con los vergonzantes. Ellos se lo pierden. Yo me avergüenzo de la falsa imitación que se nos quiere imponer. No lo conseguirán. Enseguida se les nota el engaño, gracias a Dios.
02/04/19 2:35 PM
  
Néstor
La verdad que cada día que pasa los pecadores de antes de 1950 se van como agigantando. Si seguimos así va a haber que canonizarlos a todos. ¡¡Ah, aquellos tiempos del siglo X, injustamente llamado, por lo que vemos hoy, el "siglo oscuro" !!!

Saludos cordiales.
02/04/19 6:28 PM
  
Jk
El modernismo quiere un catolicismo avergonzado, acobardado, incoherente y decadente. ¡Si alguien habla de terrorismo islámico pues respondamos de que entre los católicos tenemos terroristas! Si alguien habla de perseguidos católicos en el mundo actual pues respondamos que a los católicos nos facinaba quemar vivos a cada hereje! (¿pero entonces como justificamos de que Lutero murio de viejo? )
Y de lo que si tenemos mucho de que avergonzarnos es de este desastre que nos trajo el postconcilio. Y no digamos de estos últimos 6 años.
02/04/19 8:25 PM
  
javier dolid
"Si se trata de agradar a los hombres, se ofende a Dios. Si, en cambio, buscamos con todas nuestras fuerzas complacerle solo a Él, debemos despreciar los ultrajes e insultos de los hombres"
Me quedo con este resumen final de la carta que nos transcribe. Sería interesante que la leyeran muchos prelados que parecen estar más atentos a las andanzas modas culturales ¿ .. ? del mundo moderno. Seguro que los fieles de a pié nos sentiríamos más fortalecidos.
02/04/19 8:33 PM
  
Cipriano. Venezuela
Un hermano antes de morir, inesperadamente, me regaló una estampita de San Cipriano con una bella oración que rezo a diario pero a veces mecanicamente ¡Cuanto ayuda a encarrilarnos leer tan bellas letras del obispo de Cártago!
02/04/19 8:54 PM
  
Macabeo
Es propio de hipócritas pedir perdón y avergonzarse de lo que hacen o hicieron otros. Cada uno tiene bastante con lo propio para avergonzarse y pedir perdón. Estamos ya un poco hartos de tanto pedir perdón por cosas que han ocurrido en otras épocas, y de las que nadie de los vivos es responsable. Quien tanto se avergüenza, que pida perdón y se avergüence por lo suyo. Le sobra materia en abundancia para ello.
02/04/19 9:10 PM
  
teres
padre ... Mi duda es por que razon np hay Dubia de cada documento del actual Pontifice..Yo encuentro Laidatp Si llenp de lengiage de ideologia de genero que habla a las burcracias de la Onu y a las del Pacto contra el cambio climatico para prpmover el cpntrol de poblacipn cosifocando al hombre.
precisamente la nueva exhortacion de Francisco pide que los jovenes np deban aceptar todas las ensenanzas de la Iglesia.. y que el ministerio sea popular e inclusivo menos enfocado a la doctrina abierto a las vosiones del mundo .
esto provoca una gran fisura con toda la tradicion y por tanto su carta pierde legitomidad.
por ejemplo senalar que la Iglesoa aliena con la sexualidad que juzga y condena. tambien ontroduce l discucopn de la hompsexualidad a la par que la identidad mascul y femenina mezclando la dualidad del ser humano con el desprden objetivo de la hpmosex..definida en el Catecismo.
Benedicto expone en su enclica Caritas in Veritatis lo que ha sucedido antes de Francisco... (hoy Francisc promueve muchisimas fisuras)
"no representa una fisura entre el Magisterio social de Pablo VI y el de los Pontífices que lo precedieron, puesto que el Concilio profundiza dicho magisterio en la continuidad de la vida de la Iglesia[19]

Dice No hay dos tipos de doctrina social, una preconciliar y otra postconciliar, diferentes entre sí, sino "una única enseñanza, coherente y al mismo tiempo siempre nueva"[20]
. Es justo señalar las peculiaridades de una u otra Encíclica, de la enseñanza de uno u otro Pontífice, pero sin perder nunca de vista la coherencia de todo el "corpus" doctrinal en su conjunto[21]
. Coherencia no significa un sistema cerrado, sino más bien la fidelidad dinámica a una luz recibida. La doctrina social de la Iglesia ilumina con una luz que no cambia los problemas siempre nuevos que van surgiendo[22]
. Eso salvaguarda tanto el carácter permanente como histórico de este «patrimonio» doctrinal[23]
 que, con sus características específicas, forma parte de la Tradición siempre viva de la Iglesia[24]
. La doctrina social está construida sobre el fundamento transmitido por los Apóstoles a los Padres de la Iglesia y acogido y profundizado después por los grandes Doctores cristianos. Esta doctrina se remite en definitiva al hombre nuevo, al «último Adán, Espíritu que da vida» ("1 Co" 15,45), y que es principio de la caridad que «no pasa nunca» ("1 Co" 13,8). Ha sido atestiguada por los Santos y por cuantos han dado la vida por Cristo Salvador en el campo de la justicia y la paz. En ella se expresa la tarea profética de los Sumos Pontífices de guiar apostólicamente la Iglesia de Cristo y de discernir las nuevas exigencias de la evangelización. Por estas razones, la "Populorum progressio
", insertada en la gran corriente de la Tradición, puede hablarnos todavía hoy
03/04/19 5:13 PM
  
Gregory
Según el credo la vida de los hombres de todos esta destinada a terminar bien con la resurrección, ahora al juicio nos presentaremos todos y es bueno llevar el traje de fiesta tal como el Señor nos pide no como sugerencia sino como mandato. Estoy de acuerdo en la Iglesia hemos vivido en tiempos de Viernes Santo no pocas veces el pecado de los hijos pero el Señor venció al mundo.
05/04/19 2:27 PM
  
Mariana

Cómo me llenan en estos momentos y siempre las palabras del Padre José Luis.

Gracias a usted tengo perfectamente claro que deseo agradar a Dios.

Y estaría muy temerosa de que por mi se hubiera perdido algún alma.

Rezo por usted para que nos siga alumbrando con su luz que es la luz de Cristo...


06/04/19 9:10 PM
  
Chimo Viñes
No sabía que Francisco había dicho - no sé si se refiere a la famosa entrevista en una cadena televisiva en prime time - que le "avergonzaba" la historia de la Santa Iglesia Católica. Si a él le avergüenza la Esposa de Cristo a mí me avergüenza y me entristece Francisco, y mucho más cuando lo que dice lo dice vestido de blanco. Todos sabemos, padre, que no se refiere precisamente a la historia de los 60 últimos años que, en cualquier caso, lo que avergonzaría sería la actitud de algunos de sus hijos, no la propia Santa Iglesia.
09/04/19 8:23 AM
  
María de las Nieves
Gracias Padre Aberasturi el Espíritu Santo ilumine siempre su mente y llene el corazón para que siga fluyendo a los fieles.Rezo por Ud y por nuestra Madre Iglesia
12/04/19 10:27 PM
  
José Ignacio.
Hola D. José Luis:
SEMANA SANTA ESPECIAL
1º Un artículo suyo, con este párrafo:
"Creo que exactamente ésta es la intención de Benedicto. No veo otra. Creo que es su personal encarnar aquel famoso ”Quo vadis?”, que Pedro, huyendo de Roma, le dijo a Jesús cuando se lo cruzó en dirección contraria; y Pedro, volvió sobre sus pasos cuando escuchó: “Voy a Roma a morir de nuevo”. Y Pedro murió crucificado.
(He visto un cortecito de la película y encaja, vaya si encaja; o tengo gran imaginación...)
2º Parte de un comentario de D. Marcelo di Marco, en Canal TLVI (fue "zapateando" por internet); hacía este pequeño test: "¿Cuando vieron las primeras imágenes de las llamas que iban saliendo en Notre Dame.. ¿Y QUÉ PASÓ CON EL SANTÍSIMO...?" El Padre Fournier, sí pensó en ello y actuó en consecuencia.
CONFIESO, humildemente, que no he caído en estos puntos de vista. Me están haciendo meditar. Confiemos en la Divina Providencia; que nos va destapando estas cosas, para nuestro bien.
Gracias, Padre.
19/04/19 9:30 PM
  
Gedeon
Gracias Padre,es excelente esta carta
20/04/19 7:58 AM
  
Construction Laurin Villeneuve
Everyone loves it when individuals get together and share views.


Great blog, continue the good work! https://www.constructionlaurinvilleneuve.com
28/10/19 11:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.