Ministerios para la liturgia dominical

Para el correcto desarrollo de la liturgia hacen falta ministros. Primero, claro, el sacerdote… pero también otros ministros. Y hay que proveer que los haya, bien formados y preparados, sabiendo cada cual lo que debe realizar en el altar, al servicio de la liturgia, glorificando a Dios.

    En primer lugar los acólitos, que atienden el servicio del altar. Son importantes, ya sean acólitos instituidos, ya sean monaguillos. Permiten el desarrollo solemne de la liturgia: procesión de entrada con cruz y cirios, la incensación, asistir al altar en el ofertorio, lavatorio de manos del sacerdote, bandeja para la comunión, etc. etc. Los monaguillos han sido servidores del altar y, en muchas ocasiones, un vivero vocacional. Merece la pena cultivarlos y, donde no los haya, invertir tiempo para formar un buen grupo de monaguillos que asistan a todas las Misas. Ya volveremos otro día sobre este punto.

      Luego, los lectores. ¿Cómo han de leer? ¡Sólo los que sepan leer en público, hacer viva la lectura…! “Conviene expresar en ellas capacidad, una sencillez y al mismo tiempo una dignidad tales, que hagan resplandecer, desde el mismo modo de leer o cantar, el carácter peculiar del texto sagrado”[1]. Participar no va a ser que suba cualquiera a leer… Mejor también aquí, la calidad que la cantidad… “Lectores bien instruidos” (Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 45); y también:

 “Es necesario que los lectores encargados de este servicio, aunque no hayan sido instituidos, sean realmente idóneos y estén seriamente preparados. Dicha preparación ha de ser tanto bíblica y litúrgica, como técnica: «La instrucción bíblica debe apuntar a que los lectores estén capacitados para percibir el sentido de las lecturas en su propio contexto y para entender a la luz de la fe el núcleo central del mensaje revelado. La instrucción litúrgica debe facilitar a los lectores una cierta percepción del sentido y de la estructura de la liturgia de la Palabra y las razones de la conexión entre la liturgia de la Palabra y la liturgia eucarística. La preparación técnica debe hacer que los lectores sean cada día más aptos para el arte de leer ante el pueblo, ya sea de viva voz, ya sea con ayuda de los instrumentos modernos de amplificación de la voz»” (Benedicto XVI, Verbum Domini, 58).

      Los lectores proclaman las lecturas del Antiguo y del Nuevo Testamento. Lo hacen en el ambón, sin leer lo que está en rojo (como “Primera lectura”, “Segunda lectura”, etc…). Terminan, como está escrito en el mismo leccionario, con una aclamación: “Palabra de Dios” (no dirán jamás, porque no es una explicación, “es Palabra de Dios”, “esto es Palabra de Dios”; no, no lo dirán nunca).

      Está el salmista. Es decir, quien entona el Salmo responsorial, porque es un canto y, como tal, al menos el estribillo, la antífona, debería cantarse. (Por supuesto, sin decir “Salmo responsorial” ni frases como “Repitan…”, “a la primera lectura contestamos con el salmo tal…”).

      El diácono es el ministro que debe encabezar las preces, las intenciones de la oración universal. Pero aquí participar no es ni mucho menos que cada petición la lea un lector distinto, sino que la participación es la respuesta (cantada incluso los días solemnes por la asamblea). Mejor un solo lector si no hay diácono: provoca menos dispersión y ajetreo inútil que distrae y al final no se oye bien… “El lector… puede también proponer las intenciones de la oración universal” (IGMR 99)[2].

     ¿Qué decir de las procesiones de ofrendas? 

-          Lo primero es que se va en procesión, caminando juntos.

-          Segundo, suele tener un carácter más bien excepcional, en ocasiones solemnes.

-          ¿Qué se presenta? La materia de la Eucaristía: el pan y el vino. En palabras del misal:

“Aunque los fieles no traigan pan y vino de su propiedad, con este destino litúrgico, como se hacía antiguamente, el rito de presentarlos conserva su sentido y significado espiritual. También se puede aportar dinero u otras donaciones para los pobres o para la iglesia, que los fieles mismos pueden presentar o que pueden ser recolectados en la iglesia, y que se colocarán en sitio oportuno, fuera de la mesa eucarística” (IGMR 73).

-          “Acompaña a esta procesión en que se llevan las ofrendas el canto del ofertorio” (IGMR 74).

-          Las ofrendas deben ser reales: para los pobres o para la iglesia, pero no “simbólicas”: un balón de fútbol, una Biblia (¿a Dios le ofrecemos su Palabra?), un libro de catequesis, un reloj… que luego se recogen cuando acaba la celebración. Ofrendas reales: alimentos que luego se lleven a un asilo, o a Cáritas…

-          Mientras hay un canto. Explicar cada ofrenda con una monición es simplemente una corruptela introducida en la Misa, una alegorización de cosas que deberían ser evidentes por sí mismas al presentarlas. Todo esto se aplica en la Misa con adultos en la que participan algunos niños o en las Misas con niños en las que participan algunos adultos, como rige el Directorio de las Misas con niños.

-          Las ofrendas se entregan a quien preside. Al Obispo en la sede o al pie del altar, haciendo antes inclinación con la cabeza.

     El último servicio, brevemente, es el del monitor. Servicio litúrgico más bien extraordinario y no ordinario; cuanto menos, mejor. Nunca desde el ambón, sino desde otro sitio aparte, un atril auxiliar muy discreto, sin paños ni exorno, va orientando a la asamblea u ofreciendo las explicaciones oportunas, sobre todo en ritos más extraordinarios (Dedicación de una iglesia, coronación de una imagen, etc.). En la Misa debe haber un solo monitor –si se ve necesario este oficio, que no creo que lo sea- y no una persona distinta para cada monición. No multiplicarlas sin necesidad (de entrada, a la primera lectura, a la segunda, al evangelio, incluso acciones de gracias después de la comunión…). 

     El Misal es muy claro: 

 “El comentarista, que hace brevemente las explicaciones y avisos a los fieles, para introducirlos en la celebración y disponerlos a entenderla mejor. Conviene que lleve bien preparados sus comentarios claros y sobrios. En el cumplimiento de su oficio, el comentarista ocupe un lugar adecuado ante los fieles, pero no el ambón” (IGMR 105 b).

     También las moniciones que se pueden referir a la Palabra de Dios: 

 “Hay que atender con mucho cuidado el género literario de estas moniciones. Deben ser sencillas, fieles al texto, breves, preparadas minuciosamente y adaptadas al matiz propio del texto al que deben introducir” (OLM 15).

      El mismo consejo de concisión y brevedad advierten las normas litúrgicas para el sacerdote en las moniciones que le pertenecen (como la del acto penitencial, al inicio del Prefacio o la del Padrenuestro…): 

 “También las referidas al sacerdote, en toda monición debe respetarse su característica, a fin de conseguir que no se convierta en un discurso o en una homilía; debe procurarse la brevedad y evitarse la locuacidad, que podría aburrir a los presentes”[3].

 



[1] Juan Pablo II, Dominicae Cenae, n. 10).

[2] Ya antes “Inter Oecumenici”: “las intenciones e invocaciones las puede cantar un diácono, un cantor un diácono, un cantor u otro ministro idóneo” (n. 56).”En las misas sin diácono, la función de proponer las intenciones de la oración universal hay que confiarla a un cantor… a un lector u otro” (OLM 53). “Bajo la dirección del celebrante, un diácono o un ministro o algunos fieles proponen oportunamente unas peticiones, breves y compuestas con una sabia libertad” (OLM 30).

[3] Carta “Eucharistiae participationem”, 1973, n. 14.

10 comentarios

  
mari
Qué facil , con seguir la OGMR o el Misal! También fácil , con sus explicaciones P. Javier. Me pregunto por qué ésto no lo hacen todos los sacerdotes, en lugar de hacer cada uno lo que le da la gana? El P. Jorge Guadalix, en sus post también denuncia el abuso y la mala Liturgia, cuando es tan hermosa celebrándola bien. A veces ya no sé a que iglesia asistir a la Eucaristia , porque la que una lo hace mal en algo.concreto, la otra, lo hace por otro. Hasta en la misma Concatedral, he visto que no se celebra bien. Por ejemplo, en lugar de recitar o cantar ''Este ed el sacramento de.nuestra fé'' hsy un sacerdote que canta una canción. Y los que salen del altar, a los bancos para dar la paz? o los que dicen ''todos juntos, '' este es el sacramento de nuestra fe'' .o cantan la paz y no.proclaman el Cordero de Dios ..... , etc.etc. Me pregunto si algún dia, todos lo harán bien. Gracias P. Javier.
23/10/19 6:02 PM
  
Severus
Muy claro estimado padre.
24/10/19 3:33 AM
  
Miguel Hinojosa
Asì deberìa ser. Pero la realidad es otra. En mi mi parroquia al menos, no hay monaguillos.

Cada uno debe ocupar su lugar desde los bancos. Palabras del sacerdote cuando le dije si le podìa ayudar acolitar que queria ser diàcono.

Debe ser porque es una parroquia con poca gente, sobre todo mayor y demàs.

Pero es lo que hay.
24/10/19 8:10 AM
  
maru
P. Javier,.ayer, olvidé hacerle.una pregunta, relativa a la oración universal. Vd. cita la IGMR, que dice que debe hacerla, mejor, un solo lector, pero al final de todo, cusndo cita el punto 2, (OLM 30), dice ''bajo la direccion del celebrante, un diácono o un ministro o algunosfieles proponen oportunamente, unas peticiones.....'' La pregunta entonces es: un solo lector o alguno más. Gracias.


**************

JAVIER.

Que yo sepa, sólo la OLM que vd. cita menciona en plural "lectores". Da esa posibilidad. Los demás libros litúrgicos siempre en singular: "un lector". Lo achaco a que se piense en distintas lenguas o idiomas en asambleas mayores... como una JMJ, por ejemplo. Si no, no le encuentro sentido ni razón de ser.
24/10/19 5:26 PM
  
maru
Gracias Padre. Me quedo con lo de la IGMR, un solo lector.

JAVIER:

Lo mismo que dice el Ceremoniale episcoporum. Yo también me quedo con eso.
24/10/19 6:22 PM
  
Javidaba
Muchas gracias, padre.
Ave María, gratia plena...
25/10/19 12:46 PM
  
Vicente
Si solo hay un lector o lectora, esa persona hace las dos lecturas y el salmo.
25/10/19 8:27 PM
  
Un diácono
¿Un diácono es un ministro más solo para leer las preces??

Alucino de la teología del Orden.

**************

JAVIER:

No he dicho eso, no está escrito eso. ¡Cuánta susceptibilidad!
El artículo plantea la liturgia dominical en cualquier parroquia, sin abordar el ministerio ordenado: no hablo del sacerdote ni del diácono (ministerio éste que no suele ser muy usual en nuestras parroquias, ¿no?). Sólo que al hablar de los distintos servicios y ministerios en la liturgia, maticé que si hay un diácono, éste y no un grupo de fieles, son los que leen las preces, reivindicando un oficio que es diaconal en la Tradición.

Y mi teología del Orden está perfectamente, gracias. No sé la suya. Porque parece que le es poco que sólo haya destacado que leen las preces: ¡oficio de guiar y dirigir la oración! ¿Eso es poco? O si hablo de pasada del diácono, ¿he de enumerar las funciones sacramentales que recibe, el ministerio de la caridad, citar LG y la mistagogia del Pontifical romano para la ordenación?

Era una alusión a un ministerio que no es propiamente de varios lectores, sino que era del diácono. Tan simple como eso.
25/10/19 8:51 PM
  
maru
Qué mal lo entienden, P. Javier!
Siempre presente en mi oración. Que el Señor le ayude y.bendiga.

********

JAVIER:

Es lo que tiene leer con prejuicios o a la ligera, que se malinterpreta y se juzga demasiado rápido y mal.

¡También en Facebook ha pasado lo mismo cuando Infocatólica enlazó este post! Ahora parece que no sé ni teología del sacramento del Orden.

28/10/19 12:04 PM
  
Nines
Pero ¿quién le dice al párroco que tanta monición, previa a las lecturas, son un horror?
No se trata de la Misa familiar, con crios y follón, sino de esa hora sosegada, de la Misa de las 20:00 h, con gente cuya media de edad supera los 60 años y no necesita que nadie le cuente que "la lectura de hoy nos invita a ..." como si fuéramos incapaces de entender mensajes claros que, además, nos serán explicados en la homilía.
Que el Señor le bendiga. Ave Maria.



**********************************

JAVIER:

No sé quién se lo debería decir... Lo que pienso es que si las malas costumbres o una determinada pastoral litúrgica se difundió muy bien en lso años 70-80 (y vemos cómo cundieron las moniciones por ejemplo en todas las parroquias), ahora hay que difundir otra mentalidad más acorde con los libros litúrgicos.
Eso es lo que pretendo desde este blog. Sembrar un modo de ir entendiendo la liturgia según la mens de la Iglesia y sus normas... y que se extienda creando una mentalidad.
30/10/19 10:19 AM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.