Benedictus (I - Respuestas XLII)

1. La celebración litúrgica de las Laudes hace memoria, por la mañana, de la santa resurrección del Señor y se dirige y ordena a santificar la mañana (cf. IGLH 38).

   Nunca en la Liturgia de las Horas, según la costumbre romana, se lee el Evangelio –excepto en el oficio de Vigilias-: “conforme a la tradición, se han excluido los Evangelios” (IGLH 158), sino que el Evangelio se reserva para la Misa del día, proclamándose en forma de lecturas breves o largas el resto de los libros de la Escritura.

 Centro solemne de las Laudes es el cántico evangélico del Benedictus, ya que a los cánticos evangélicos en la Liturgia de las Horas “se les ha de conceder la misma solemnidad y dignidad con que se acostumbra a oír la proclamación del Evangelio” (IGLH 138). Todos se ponen en pie, se santiguan al decir las primeras palabras y se puede incensar con honor el altar. Por su naturaleza, el cántico evangélico requiere ser cantado.

    2. El “Benedictus” es el canto de alabanza que entonó Zacarías al nacer su hijo, Juan el Bautista. Canta la salvación de Dios que llega, describe la misión del Precursor y alaba al Salvador como Sol naciente.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,

porque ha visitado y redimido a su pueblo,

suscitándonos una fuerza de salvación

en la casa de David, su siervo,

según lo había predicho desde antiguo

por boca de sus santos profetas.

 Desde el protoevangelio en el Génesis, pasando por la historia de Israel y los profetas, Dios ha prometido la salvación que nacería de la casa de David, un verdadero rey y Señor. Ahora, con Jesucristo, las promesas y profecías se han cumplido. Dios es Fiel y Dios realiza en su Hijo todas las promesas. Cantar el Benedictus cada mañana es renovar la esperanza en Dios, que no defrauda, y cantar eternamente las misericordias del Señor.

 Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos

y de la mano de todos los que nos odian;

realizando la misericordia

que tuvo con nuestros padres,

recordando su santa alianza

y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán.

   Jesucristo es el Sí, el Amén de Dios. Por Jesucristo experimentamos la misericordia eterna de Dios, la que tuvo con nuestros padres de Israel y la que sigue otorgándonos a nosotros. “Se llamará Jesús porque salvará a su pueblo de los pecados” (Mt 1, 21). Él es nuestra salvación y nos librará de nuestros enemigos: el demonio, el pecado y la muerte por el triunfo de su misterio pascual.

 Para concedernos que, libres de temor,

arrancados de la mano de los enemigos,

le sirvamos con santidad y justicia,

en su presencia, todos nuestros días.

  Cristo ha hecho de nosotros un pueblo nuevo y santo, la Iglesia. Nos ha consagrado a Dios, regenerándonos por el bautismo y sellándonos con el Espíritu Santo; nos ha agregado a la Iglesia, su Cuerpo, para vivir como consagrados a Dios en medio del mundo, con plena pertenencia sólo a Él. Cada mañana, con el Benedictus, recordamos y agradecemos esta consagración y renovamos el deseo de vivir esta nueva jornada “con santidad y justicia”, vivir el día santamente, delante de Él, con presencia íntima de Dios, avanzar en santidad y practicar las obras buenas a las que Él nos ha destinado. Así recordamos lo que somos y cuál es la misión ordinaria en la vida cotidiana: servir al Señor, vivir con Él y ante Él, estar en su presencia y darle gloria constantemente en todo aquello que hagamos.

 Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

 El cántico enumera las dimensiones de la misión que al Bautista se la ha asignado: va a ser profeta, y más que profeta. Su palabra será fuego y espada porque se le ha encomendado ir delante del Señor, ser su precursor, abriéndole caminos y preparándole un pueblo bien dispuesto. Anunciará la salvación que está porvenir y el perdón de los pecados que traerá Jesucristo Redentor.

   Al cantar esta misión del Precursor, cada mañana, nos insertamos también nosotros en la historia de la salvación, recordando cómo, por el bautismo, participamos también del profetismo y nuestra jornada es también una jornada apostólica y profética: ¡abrir caminos al Redentor! Cada día es, para la Iglesia, un día de salvación, una nueva página de la historia de la salvación, en la que colaboraremos, por gracia, anunciando a Cristo.

 En la mañana, al cantar en Laudes el Benedictus, renovamos el deseo de colaborar y cooperar, de abrir caminos a Cristo en nuestro mundo. Toda jornada se ofrece a Cristo para ser un don para los demás.

5 comentarios

  
Vicente
Bendecimos a Dios porque nos ha visitado el verdadero Sol que nace de lo alto.
01/08/19 11:44 AM
  
maru
Estimado P. Javier, aunque la pregunta no concierne a este blog, le agradeceria la respuesta. En dos ocasiones, la última, el sábado anterior, asistiendo a una novena, omitieron la segunda lectura, siendo la misa de la víspera del domingo. Creo recordar que, en una ocasión , dijo que no se podia omitir una de las dos lecturas, y hoy, comentándolo con un sacerdote me dijo que podia hacerse por razones pastorales y que así lo dice el misal. Es realmente así o no? Le agradeceria mucho su respuesta.

********

JAVIER:

Tiene razón ese sacerdote. Aunque a mí no me gusta ni lo comparto, se puede suprimir u a lectura "por razones pastorales".
02/08/19 5:23 PM
  
maru
Muchas gracias. P. Javier
02/08/19 6:31 PM
  
Daniel Argentina
Padre,
Esta pregunta no coincide con el tema del post, sino con dos de los anteriores, perdone, pero me tomo mi tiempo formularla.
En el "Señor, no soy digno de que entres en mi casa/pero una palabra Tuya bastará para sanarme", en mi practica habitual yo pongo el acento en la segunda parte (pero una palabra...).
Consciente perfectamente de la escena bíblica que se evoca, recuerdo que la fe del centurión dio por resultado la sanación. No quiere decir que no me asuma indigno frente a Dios, sino que trato de tener la fe y la confianza del centurión.
¿Es incorrecto esto?

******

JAVIER :

Me parece correcto.
02/08/19 11:05 PM
  
Javier Sánchez Martínez
Por si os apetece escucharlo:

https://www.youtube.com/watch?v=-wlArERT3P0

O en gregoriano y polifonía:

https://www.youtube.com/watch?v=4rapWdSU-oE
14/08/19 6:18 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.