Santo, Santo... (Respuestas XXV)

1. El canto del Sanctus es una de las intervenciones de los fieles en la plegaria eucarística, aclamando a Dios y adorándolo. Su naturaleza exige el canto. A la acción de gracias que el sacerdote ha entonado solemnemente en el prefacio, los fieles prorrumpen alabando a Dios.

   Posee una característica peculiar ya que explícitamente se afirma cómo en este canto el cielo y la tierra se unen; la Iglesia peregrina, los fieles presentes, comparten el himno con los ángeles, los arcángeles y todos los santos, es decir, la Iglesia peregrina se une al himno incesante de la Iglesia del cielo: ¡la comunión de los santos! “Toda la asamblea se une a la alabanza incesante que la Iglesia celestial, los ángeles y todos los santos, cantan al Dios tres veces santo” (CAT 1360).

    ¿Cómo concluyen los prefacios? ¡Destacando esa unión!:

 Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria (Pf Común I)

 Por él, los ángeles y los arcángeles y todos los coros celestiales celebran tu gloria, unidos en común alegría. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza (Pf Común II)

 Por él, los ángeles te cantan con júbilo eterno, y nosotros nos unimos a sus voces cantando humildemente tu alabanza (Pf Dominical III)

 Por eso, unidos a los coros angélicos, te aclamamos llenos de alegría (Pf Dominical VIII).

   El canto del Santo en la liturgia permite paladear la liturgia celestial y estar, adorantes, ante el Misterio. Es un “asomarse el cielo sobre la tierra” (cf. Benedicto XVI, Sacramentum caritatis, 35). Con palabras del Concilio Vaticano II en la constitución Sacrosanctum Concilium:

 “En la Liturgia terrena preguntamos y tomamos parte en aquella Liturgia celestial, que se celebra en la santa ciudad de Jerusalén, hacia la cual nos dirigimos como peregrinos, y donde Cristo está sentado a la diestra de Dios como ministro del santuario y del tabernáculo verdadero, cantamos al Señor el himno de gloria con todo el ejército celestial; venerando la memoria de los santos esperamos tener parte con ellos y gozar de su compañía; aguardamos al Salvador, Nuestro Señor Jesucristo, hasta que se manifieste El, nuestra vida, y nosotros nos manifestamos también gloriosos con El” (n. 8).

   2. El Santo es invariable en su letra; es un texto fijo que no admite retoques ni paráfrasis ni sustituciones, porque ese himno es bíblico, tomado de las Escrituras.

   La primera parte parece en Is 6,3. El profeta ve y narra una teofanía de Dios y oye el canto de los serafines: “Santo, santo, santo es el Señor, Dios de los ejércitos, llena está toda la tierra de tu gloria”. La segunda parte, con el versículo del salmo 117 (“bendito el que viene en nombre del Señor”), se toma de la entrada triunfal y gloriosa de Jesús en Jerusalén, aclamado por todos. Según el evangelio de san Mateo: “¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!” (Mt 21,9), o como lo narra san Marcos: “¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Bendito el reino que viene, el de nuestro padre David! ¡Hosanna en las alturas!” (Mc 11,9-10).

   La primera parte canta la gloria de Dios, adorándolo, y la segunda parte es una aclamación dirigida a Jesucristo, Aquel que viene ahora al altar y se hace realmente presente en las especies sacramentales. Lo acogemos y lo proclamamos bendito porque viene a nosotros en la Eucaristía. Posee, así pues, una connotación cristológica bellísima.

  3. ¡Hosanna! Palabra intraducible del arameo, rica en significado, que como otras palabras –Amén, Aleluya- las cantamos en su lengua originaria. Significaría “salva, ayuda”, a la vez que “viva”. Es un grito dirigido a un salvador, a un rey bueno.

  Al comentar el Hosanna, san Agustín dirá: “Hosanna es la palabra del que se alegra” (De doc. chr., II,11). También escribe:

 “Los ramos de palma son loas que significan victoria porque el Señor, muriendo, iba a vencer a la muerte y con el trofeo de la cruz iba a triunfar sobre el diablo, príncipe de la muerte. Por otra parte, hosanna es, como dicen algunos que conocen la lengua hebrea, voz suplicante, la cual indica un sentimiento más bien que alguna realidad, como son en nuestra lengua [latina] las que llaman interjecciones: por ejemplo, cuando dolientes decimos ‘¡ay!’, o cuando algo nos gusta decimos ‘¡bien!’, o cuando nos asombramos decimos ‘¡oh, cosa grande!’. De hecho ‘¡oh!’ no significa nada, sino el sentimiento de quien se asombra. Ha de creerse, por tanto, que esto es así porque ni el griego ni el latino pudieron traducirlo, como aquello: El que llame a su hermano ‘raca’. De hecho, se dice que también ésta es una interjección que muestra el sentimiento de quien se indigna” (In Ioh. ev., 51,2).

  Por su parte, san Jerónimo, en su comentario al evangelio de san Mateo, dice:

   “En fin, qué significa lo que sigue: Hosanna al Hijo de David, recuero que lo manifesté también hace muchísimos años en una breve carta a Dámaso, entonces obispo de la Urbe romana, y ahora la resumiré brevemente. En el salmo 117, que manifiestamente fue escrito con referencia a la venida del Señor, entre otras cosas leemos también esto: ‘La piedra que desecharon los constructores, ésta ha pasado a ser cabeza del ángulo; por el Señor ha sido hecho eso: esto es cosa maravillosa a nuestros ojos, éste es el día que hizo el Señor. ¡Regocijémonos y alegrémonos en él’, y a continuación se añade: ‘¡Oh Señor, sálvame! ¡Oh Señor, danos buena prosperidad! ¡Bendito el que vendrá en nombre del Señor! Os hemos bendecido desde la casa del Señor’, y lo demás. En vez de lo que tenemos en los Setenta Intérpretes: ‘¡Oh Señor, sálvame!’, leemos en hebreo: Anna Adonai osi anna, lo que con claridad fue traducido por Sínmaco: ‘Lo suplico, Señor, sálvame, lo suplico’. Así que nadie piense que la frase está constituida por dos palabras, a saber: una griega y otra hebrea, sino que la totalidad es hebraica y significa que la venida de Cristo es la salud del mundo… Asimismo con lo que se añade: Hosana (esto es, ‘salud’) en las alturas claramente se muestra que la venida de Cristo no es solamente la salvación de los hombres, sino también la del mundo entero, uniendo los seres de la tierra a los del cielo” (Com. ev. Mat., III,21; PL 26,185).

   Su uso es muy antiguo, a tenor del relato de Egeria, al revivir la procesión de ramos y palmas en la misma ciudad de Jerusalén como inicio de la Semana Santa. Pero se incorporó a la liturgia del sacrificio eucarístico, cantándose en el corazón de la plegaria eucarística. La Didajé, al ofrecer una oración eucarística, introduce el Hosanna:

 Acuérdate, Señor, de tu Iglesia para librarla de todo mal

y perfeccionarla en tu amor

y a ella, santificada, reúnela de los cuatro vientos

en el reino tuyo, que le has preparado.

Porque tuyo es el poder y la gloria por los siglos.

¡Venga la gracia y pase este mundo!

¡Hosanna al Hijo de David!

¡Si alguno es santo, venga!;

¡El que no lo sea, que se convierta!

Maranatha. Amén. (Didajé, X,5-6).

  En el ámbito eucarístico, el Sanctus está unido al Benedictus. Clemente Romano explicaba el canto de los serafines que la Iglesia hoy entona y parece que alude a un uso litúrgico: “Estén en Él nuestra gloria y confianza. Obedezcamos a su voluntad. Meditemos cómo toda la muchedumbre de sus ángeles, que están a su disposición, sirven a su voluntad. Pues dice la Escritura: Diez mil miríadas le asistían y mil millares le servían y gritaban: Santo, Santo, Santo, el Señor Sabaot, toda la creación está llena de su gloria. Por tanto, nosotros, reunidos en concordia, en comunión de sentimientos, invoquemos fervorosamente, como si de una sola boca se tratara a Aquél, para que nos haga partícipes de sus grandes y gloriosas promesas” (I Clemente, 34,5-7).

   Las Constituciones Apostólicas, tras un larguísimo prefacio pronunciado por el obispo, señalan cómo todos aclaman con el canto del Sanctus:

 “Por todo esto, a ti la gloria, Dueño todopoderoso. Te adora todo el orden incorpóreo y santo. Te adora el Paráclito… Los querubines y los serafines de seis alas (dos para cubrirse los pies, dos para la cabeza y dos para volar), que junto a mil millares de arcángeles y miríadas de miríadas de ángeles, con voces que nunca cesan ni callan, dicen –y diga todo el pueblo a la vez-: Santo, santo, santo Señor Sabaot, lleno está el cielo y la tierra de su gloria. Eres bendito por los siglos. Amén” (Cons. Ap., VIII,27).

 Y al invitar a la comunión con el clásico “Sancta Sanctis”, “Lo santo para los santos”, los fieles respondían aclamando y ensalzaban la suma santidad de Dios con la aclamación “Hosanna” a Cristo que viene en los dones eucarísticos:

 “Un solo santo, un solo Señor, Jesucristo, para gloria de Dios en el Espíritu Santo. Eres bendito por los siglos. Amén. Gloria en las alturas a Dios, paz en la tierra y beneplácito (de Dios) entre los hombres. Hosanna al Hijo de David, bendito el Señor Dios que viene en nombre del Señor y se ha manifestado entre nosotros, hosanna en las alturas” (Cons. Ap., XIII,13).

7 comentarios

  
Carlos R. Entrena Guadix
Estimado padre Javier:

Le hago una pregunta que se desvía un poco de esta serie suya de comentarios sobre la Misa, por la que le estoy muy agradecido, aunque está relacionada.

¿Sabe si está prevista, por alguna editorial, la edición de un misal para los fieles, actualizada con las últimas novedades, al estilo de las que editaron en su momento la BAC o Mensajero/Desclee?


*************

JAVIER:

¡¡Eso esperaba yo!! Y aquí seguimos sin un misal manual. No tengo noticias de que lo hagan y eso demuestra el escaso interés por la liturgia en general y también que las editoriales miran sólo el interés económico a la hora de publicar (y sálvese la editorial que pueda).
27/12/18 12:52 PM
  
María A
Si dejo el comentario después de releer otro día, -estas entradas requieren varias lecturas- no lo hago.
Como siempre, una belleza. No tengo palabras para agradecerle esto.
¿Y si los pusiera a la venta en un ebook, Kindle o lo que sea?
Digitalizados no ocupan medio almacén.

¡Feliz Navidad!

************

JAVIER:

Gracias por sus palabras.
27/12/18 1:25 PM
  
Martinna
Es interesante lo que comparte sobre liturgia. Antiguamente nos lo enseñaban, pero actualmente cada cual hace lo que le parece, no se sabe si son cambios adecuados o personales del oficiante. A mi me parece que los comentarios o indicaciones deberían darlos antes o después de la celebración, no en medio de la eucaristía porque corta el momento de la celebración, la adoracion o acción de gracias para atender lo que se le ocurre en el momento.
Sus enseñanzas son de agradecer. A mi la liturgia me gusta y agradezco que se conozca y se celebre bien.
27/12/18 9:42 PM
  
Mac
Don Javier, una pregunta. Dice en su comentario: El Santo es invariable en su letra; es un texto fijo que no admite retoques ni paráfrasis ni sustituciones. Entonces, ¿todas esas letras que se le ponen, cantadas habitualmente, son incorrectas?
Además del Santo, por lo que tengo entendido, hay otras oraciones, plegarias... de la Santa Misa en las que tampoco se puede variar la letra. Es más, recuerdo que tiene un nombre en latín. ¿Cuáles son?
Para Carlos R. Entrena Guadix. Hay una aplicación, tanto para android como para iOS, que se actualiza con frecuencia y que muchos usamos. Se llama Missale Romanum y la hace Rafael Cereceda. Búsquela así y le aparecerá. No sé si se refiere a eso. En papel no conozco ninguna.
Feliz año nuevo a todos

***************

JAVIER:

Los textos del Ordinario de la Misa son invariables: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus...
29/12/18 1:30 PM
  
Mac
Perdone que le haga otra entrada; refiriéndome a letras "distintas" del Santo quería decir ésta, por ejemplo, cantada habitualmente en la parroquia a la que voy los domingos (copio y pego):

Santo, santo, santo/los cielos te proclaman/santo, santo, santo/es nuestro rey Yavé/santo, santo,santo/es el que nos redime/porque mi dios es santo/la tierra llena de su gloria es/porque mi dios es santo/la tierra llena de su gloria es

Cielo y tierra pasaran/mas tu palabra no pasara/cielo y tierra pasaran/mas tu palabra no pasara/no, no, no pasara/no, no, no pasara

Bendito es el que viene/en el nombre del Señor/la gloria Jesucristo el hijo de David/Hosana en las alturas a nuestro salvador/bendito es que viene en el nombre del señor/bendito es que viene en el nombre del señor

Cielo y tierra pasaran/mas tu palabra no pasara/cielo y tierra pasaran
mas tu palabra no pasara/no, no, no pasara/no, no, no pasara


**********

JAVIER:

ESto es una paráfrasis... de las que no se deben hacer con el Sanctus, aunque esté muy divulgada.
29/12/18 1:39 PM
  
Mac
Gracias por sus respuestas, don Javier. Aunque, obviamente, no me voy a empezar a 'pelear' con cuantos sacerdotes hagan, digamos, "su propia" liturgia (no acabaría y tampoco se trata de eso), esto que vd. escribe: Los textos del Ordinario de la Misa son invariables: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus..., ¿dónde viene? ¿en la IGMR?.
Gracias

***************

JAVIER:

En la IGMR por supuesto, pero también en otros documentos del Magisterio litúrgico.
31/12/18 11:02 AM
  
Mac
Gracias de nuevo, don Javier. Efectivamente, me he puesto a “investigar” un poco y en no pocos documentos se recoge esto. Feliz 2019.
02/01/19 3:05 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.