¿Qué tipo de mujer-esposa-madre-trabajadora eres tú? (I)

“La tarea específica de las mujeres en épocas de cambio es procurar que no sean olvidados los componentes naturales de la sociedad: los seres humanos.”(1)

En esto de la mujer-esposa-madre-trabajadora (dentro o/y fuera de casa) no es todo blanco o negro; hay un sinfín de matices grises, tantos como mujeres y circunstancias. Ya lo decía Ortega y Gasset en aquella famosa expresión: «Yo soy yo y mi circunstancia (familiar, culturar, empleo, vivienda, movilidad geográfica, habilidades intelectuales, momento histórico, ambiente, cualidades, defectos…), y si no la salvo a ella no me salvo yo»

De ahí que no podemos, me parecería una osadía por nuestra parte, comparar a una con otra, juzgar, y mucho menos, imponer nuestro criterio sin tener el corazón y la mente abierta. Sí, sí, han oído bien, un corazón muy abierto, muy grande y muy generoso. Puesto que muchas veces las cosas no son como las percibimos.

En estos tiempos que corren el modelo de mujer-esposa-madre-trabajadora ha cambiado. Es más, podríamos decir que ha supuesto una verdadera revolución que reclama cambios estructurales en las instituciones políticas, económicas, culturales y sociales. “La sociedad está hecha por seres humanos que nacen, se educan y aprenden el arte de la humanidad, del trabajo y de fraternidad, en la familia natural, formada por un hombre y una mujer que se esfuerzan por amarse y tienen a sus hijos como prioridad en sus vidas. Por ello está revolución dejará en pie a las sociedades que legislen primando el valor del ser humano, especialmente de aquellos más necesitados; que promuevan y apoyen la familia natural donde los padres puedan libremente y sin angustias económicas, elegir el número de hijos, y ofrecerles el cuidado que necesita su educación; la sociedad que vuelva a valorar la maternidad femenina como uno de los hechos que más realiza a la mujer, como nunca lo hará la adquisición de un bien económico”.(2)

“En lugar de preguntar “¿Cómo encaja la maternidad en mi vida?” debemos animar a nuestras hijas a preguntar: “¿Cómo ajustar mi vida a la maternidad? Aspirar a tener una familia es un objetivo que debe ser exaltado, no censurado."(3)


Y para ello, todos, mujeres y hombres, tenemos un gran desafío por delante: un análisis profundo de lo que significa ser mujer (la grandeza de la dignidad y su maternidad), y como no, su aportación indiscutible en el ámbito familiar, laboral y social. Una mujer como igual pero diferente, distinta pero complementaria al hombre. Una mujer que se sabe portadora de un privilegio – su maternidad- del que la humanidad sale beneficiada, y por ello, le corresponde unos derechos, como muy bien señala J.Haaland Matláry (4): El derecho de tener el apoyo de la sociedad, el derecho a la no interferencia en la vida reproductiva, el derecho a una vida laboral sin discriminaciones, y el derecho a educar a los propios hijos.

Dicho esto, lo que de verdad necesitamos son soluciones que se adapten a las necesidades reales. Las mujeres no debemos demostrarnos nada a nosotros mismas. Las mujeres han trabajado, trabajan y trabajaran SIEMPRE dentro o fuera de casa. Por lo tanto, todos debemos reivindicar- con orgullo y por justicia-, condiciones políticas, económicas, legislativas y administrativas que reconozcan la maternidad, protejan a la familia, y flexibilicen las condiciones de trabajo para las mujeres, no solo para humanizar el mundo laboral, sino para compatibilizar el papel de madre y de trabajadora.

“Es urgente alcanzar en todas partes la efectiva igualdad de los derechos de la persona y por tanto igualdad de salario respecto a igualdad de trabajo, tutela de la trabajadora-madre, justas promociones en la carrera, igualdad de los esposos en el derecho de familia, reconocimiento de todo lo que va unido a los derechos y deberes del ciudadano en un régimen democrático.

Se trata de un acto de justicia, pero también de una necesidad. Los graves problemas sobre la mesa, en la política del futuro, verán a la mujer comprometida cada vez más: tiempo libre, calidad de la vida, migraciones, servicios sociales, eutanasia, droga, sanidad y asistencia, ecología, etc. Para todos estos campos será preciosa una mayor presencia social de la mujer, porque contribuirá a manifestar las contradicciones de una sociedad organizada sobre puros criterios de eficiencia y productividad, y obligará a replantear los sistemas en favor de los procesos de humanización que configuran la « civilización del amor ».(5)

En la actualidad, son muchas las mujeres que quieren compaginar- ¿Y por qué no?- su trabajo con la maternidad sin tener que renunciar a ser madres –trabajadoras fuera de casa. Y también son muchas las que se ven obligadas a decidir entre su vida laboral o familiar, puesto que las necesidades económicas, el miedo a perder su empleo (conocido también como “mobbing maternal”), o a no encontrarlo; y por supuesto, los horarios inhumanos que hoy vivimos, hacen difícil, muy difícil, encontrar un equilibrio adecuado para la dedicación de la mujer al trabajo y a la familia.

De lo que se trata, sencillamente, es que todos queremos ser mejores de lo que somos y trabajar mejor de lo que lo hacemos y, además, que la gente que nos rodea reconozca nuestra valía humana y profesional. No podemos ignorar que “cuando elegimos amar el trabajo que desempeñamos, todos los días podemos alcanzar el máximo de felicidad, sentido y satisfacción”(6) . El maravilloso trabajo de la mujer-esposa-madre-trabajadora (dentro o/y fuera de casa) no tendría sentido sin fundamentarse en esta sencilla y a la vez, tan difícil regla: Poner el corazón en lo que hacemos, pensando en los beneficios que nuestra actitud aporta a los demás.

Dicho esto, me gustaría compartir un bosquejo de “tipología” en el que intento clasificar, con mayor o menor acierto, la elección de las actuales mujer-esposa-madre-trabajadora. Estoy segura que más de una se encontrara reflejadas en alguna de ellas. Sin embargo, antes de nada, quisiera dejar constancia de que las mujeres SIEMPRE han sido “mujeres-esposas-madres- trabajadoras” a tiempo completo. Nadie puede dudar que, la gran mayoría de ellas han ejercido, durante “24 horas al día, 365 días al año de enfermeras, psiquiatras, profesoras, gerentes, administradoras, secretarias, psicólogas, negociadoras, cocineras, limpiadoras,… sin haber recibido por ello reconocimiento social ni económico alguno.

Próxima entrega: Mujer-esposa-madre-trabajadora en casa a tiempo completo

——

1.Sigrid Undset, Las mujeres y las guerras mundiales, Oslo, 1918
2.Nieves García, Revolución silenciosa: mujer y trabajo, Mujer Nueva, 22-7-2005
3.Tasha Kheiriddin, Feminism’s second-wave hangover, National Post (Canadá) 8 de marzo de 2011.
4.J.Haaland Matláry, El tiempo de las mujeres. Notas para un Nuevo Feminismo, Rialp,2000
5.Juan Pablo II, Carta a las mujeres, n.4
6.Fish!, Stephen C. Lundin, Harry Paul y John Christensen

6 comentarios

  
Luis Fernando
A mí me parece muy bien que se hable tanto de los derechos, pero no se nos vaya a olvidar algo.

En el diccionario de la RAE existe la palabra "deber". Y esta es su primera acepción:

1. tr. Estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva.


En el caso de una mujer que es madre, su deber prioritario es atender a sus hijos. Y en el caso de un hombre que es padre, idem de idem.

Pero ni la madre puede hacer de padre ni el padre de madre. Es bien sabido que en los primeros meses, e incluso años, de vida, el papel de la madre es más fundamental que el del padre, sin que ello signifique que éste deba desentenderse de cuidar a sus hijos, que es algo más que cambiarles los pañales.
24/03/14 10:49 AM
  
Elizabeth
A veces tengo la impresion que creemos que vamos a alcanzar la fórmula perfecta, para la vida perfecta.

No admitimos limitaciones?
24/03/14 11:35 AM
  
Alf_3
*****
Hoy recordaba con mi hija quien hace dos años se vió obligada a dejar de trabajar fuera de casa, pues sus hijos aun pequeños, presentaban problemas de comportamiento. Entonces le fue muy difícil tomar la decisión, pues su trayectoria profesional iba en franco ascenso; aunque la tomó con mucha entrega y valentía. Hoy me dijo que está feliz con los resultados de su decisión, y lamenta no haberse anticipado en ella.
Después de 14 años de trabajo profesional que le había exigido cada vez más, muchas horas de atención; hoy vive más feliz la familia entera, aunque algo limitados comparativamente, en sus ingresos.
Otro pensamiento que me surgió al leer el artículo, es que ayer, que se celebró acá en la Diócesis de Toluca, México, la Marcha por la Vida, también; hubo gran cantidad de madres solteras. Dios las bendiga por los retos que han aceptado, ante 'hombres' pusilánimes que se 'rajan', después de 'usarlas'. Dios ilumine a tanto cobarde.
24/03/14 10:51 PM
  
María de las Nieves
En la sociedad podemos desempeñar distintos roles y unos roles se valoran más, otros menos, pero son todos muy importantes .
En el mundo laboral son los dos esposos los que deben cooperar en el cuidado de los hijos y en organizar la casa a partes iguales.

No existe otra alternativa si se quiere que funcione el matrimonio, ahora bien como esposa y madre, como esposo y padre la mujer y el varón deben darlo todo, ya que el otro es el amor y ese amor es deber para el bienestar del otro miembro, amar es una decisión de la voluntad, no un sentimiento de que me parece bien o mal,las cosas si hay errores se corrigen y se aprende.

Ni la mujer,ni el varón, educan solos, ni aman solos, se necesitan, se complementan, se buscan y comparten.

Donde haya familia la sociedad está sana, pero cuidando a todos los miembros .Me gusta una frase que merece la pena manejarla más,ya que es fundamental ."La familia patrimonio de la humanidad",pero es necesario creerlo y además hacer un patrimonio histórico de la familia amor y compromiso,lo demás es pasar el tiempo y no edifica, Aprendamos la felicidad para el ser humano que se llama corrección y amor a los otros,amor a la humanidad.
24/03/14 10:54 PM
  
Kinxo
*****
Me gusta el artículo, espero las siguientes partes
25/03/14 12:15 AM
  
Araujo
¡Qué sentido común el de María de las Nieves!
Totalmente de acuerdo, salvo una corrección por mi parte: Dejemos de usar la palabra ROL. Este palabro viene de definir el PAPEL QUE UN ACTOR REPRESENTABA EN EL TEATRO.
Ser padre y madre no es un papel de teatro. No es una representación. Es una vocación. Un padre no hace lo que se supone que debe hacer, según las modas cambiantes, sino lo que hace por amor a su familia. Lo mismo la madre.
Que al menos los católicos marquemos la diferencia incluso en el vocabulario.
25/03/14 10:03 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.