InfoCatólica / Deo Omnis Gloria / Categoría: Una, santa, católica y apostólica

20.04.19

La vida cristiana es como el Triduo Pascual

“El soldado le traspasó el costado, abrió una brecha en el muro del templo santo,

y yo encuentro el tesoro escondido y me alegro con la riqueza hallada".

San Juan Crisóstomo, El valor de la Sangre de Cristo

 

La vida cristiana cuando, por gracia, se vive muy cerquita de Cristo es como el Triduo Pascual.

Unas veces somos como María, otras como Pedro o Judas, en ocasiones somos como Tomás y en otras como Juan, muchas veces somos tan solo como las silentes mujeres que lo siguen mientras que en otras quizá somos como Santiago o incluso como Pablo; según nuestra historia de vida y la perspectiva desde donde lo conocimos.

 El caso es que, cuando se ha seguido al Maestro por algún tiempo y mientras que no regrese, el Espíritu Santo nos guía por los sucesos como a los discípulos desde Getsemaní, pasando por la Pasión, el Calvario, la Muerte e incluso la Resurrección ya que la victoria de Jesucristo del Sábado Santo nos obtuvo la gracia que nos mueve a anhelar y esperar la vida eterna.

 La vida entera, si se la mira con la mirada de quienes conocen a Jesús, es como vivir el Triduo Pascual.

 

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe.

Por los siglos de los siglos.

Amén.

30.03.19

Que se expresen como si, realmente, conocieran el camino al cielo / Obispos de Costa Rica

“El alma que a Dios está toda rendida,
y muy de veras del mundo desasida,
la cruz le es “árbol de vida”y de consuelo,
y un camino deleitoso para el cielo”
San Teresa 

Los obispos de Costa Rica han hecho un esfuerzo por dar respuesta a los fieles y a la opinión pública sobre las recientes denuncias sobre abuso sexual de parte del clero en su Mensaje Final de  CXVIII Asamblea Ordinaria.

No obstante el esfuerzo, de lo que se observa en redes sociales y en el intercambio personal con los fieles, no consiguen restaurar su credibilidad ni obtener el apoyo que se hubiese esperado.

Los mismos neo-paganos, con enardecidos comentarios nos dan a conocer su indignación ante lo que ha sido muestra de suma indiferencia hacia nuestro propio pecado. Estas mismas personas, aunque no lo manifiesten de manera asertiva o correcta, esperan del clero que vivan en estado de gracia; es decir, que vivan en santidad, que den muestras de haber hallado aquello por lo que, muchas veces sin reconocerlo, constituye el más profundo anhelo del corazón humano.

Se presenta muy claro que hasta las hordas anti-clericales les reclaman haber perdido el camino al cielo (y, en ellos, al resto de nosotros)

De dicho discurso, el cual solo se puede ver en la página Comunicación Conferencia Episcopal de Costa Rica en Facebook, es posible obtener, por los términos que utilizaron, una clara idea de cuál es para ellos el verdadero desafío.

Me refiero a que, para referirse al abuso sexual utilizaron términos como “gravísimo problema”, “delito”, “fenómeno”, “conducta delictiva”, “crimen”, pero nunca mencionaron la raíz de todo el problema que es el pecado y, por ende, la pérdida de la vida de la gracia y el haberse arrojado de cuerpo entero al juicio errado de la propia subjetividad ante la Palabra de Dios que nos comunica claramente cuál es nuestro origen y destino y los medios dispuestos por Dios para alcanzarlo.

Como nunca mencionaron el pecado como origen de todos los males entonces no se sabe si todavía creen en el poder de la gracia. Sospecho que creen pero nadie podría estar seguro dado su discurso.

Más dan a entender que serán las acciones que tomarán lo que salvará al ministerio sacerdotal del pecado, no la gracia; lo que salvará a la víctima del daño infringido por el victimario, no el reconocimiento de la culpa en el pecador o la enmienda.

Dónde está claramente expresado en ese documento que ni el hombre, ni la Iglesia, se pueden salvar a sí mismos? 

Habrá sido ese “profundo análisis” que mencionan tan profundo como pudo haber sido si se tuviese clara la relación entre pecado y gracia?

Lo habrá sido cuando, para empezar, se refirieron al “abuso de menores” cuando el mayor problema son la homosexualidad en los miembros del clero?

Por ahí deberían empezar todos y cada uno de los discursos cuando los obispos traten de clarificar el camino trazado por el Señor; mientras no se haga, mientras no se llame al pecado por su nombre y se admita el poder de la gracia, será perder el tiempo y los recursos que Ella ofreciere en cuanto la tuviéramos por más valiosa que la propia vida.  

Urge re-encauzar al ser humano en los caminos de Dios. Cierto. 

Acaso no se trata de eso la Evangelización? No apunta a ello cada proyecto o plan pastoral?

O será que, acaso –tal como tengo la impresión según los resultados- todos esos planes y proyectos tan solo apuntan a transformar cada parroquia en un club de lujo para miembros selectos de una agrupación que ha perdido por completo su vocación a la santidad?

Es eso lo que están planteando o es solo que recibimos una impresión equivocada? Cosa que sería imposible si existiese claridad en el discurso. Cierto?

En lo personal, lo que me digo es ¡Diantre!. ¡Cuanto aborrezco la atención que dan a los benditos planes pastorales mientras descuidan todos y cada uno de los sacramentos. Cuanto aborrezco que haya más tiempo para reuniones vicariales y para producir dinero para un nuevo juego de micrófonos que para confesar o formar en la fe a grandes y pequeños u orar en comunidad o visitar enfermos! Lo aborrezco tanto como al pecado porque, quizá, todo lo anterior viene a serlo cuando no es movido por amor a Dios sino por el propio subjetivismo. 

Por eso, amados obispos y presbíteros por quienes ofrezco diariamente mí vida, es imperativo que dentro de esas medidas que esperan tomar y desde el seminario nadie avance cuando no haya demostrado comprender que su único llamado es a la santidad y no a obtener una carrera, ni la aprobación de las autoridades, ni del pueblo de Dios ni, mucho menos, del mundo. 

Cabe aquí también mencionar que sería injusto no reconocer el esfuerzo individual de algunos pero, como conferencia de obispos, es claro que en su discurso no se escucha la voz de todos por lo que, en ese aspecto es imperativo mejorar así como en;escuchar a los fieles que alrededor del mundo que con amor, al igual que yo, suplican y esperan del Pastor Eterno muchos y santos sacerdotes.

Que las palabras y acciones de los obispos sean más la hoja de ruta trazada por el Señor que un discurso de auto-gestión, conmiseración y condescendencia dirigido a una sociedad funesta de la que ninguna aprobación nunca obtendrán.

Pedimos al Señor que los obispos se expresen como si, realmente, conocieran el camino al cielo. Amen

María, tu que sabes lo que hay en mi corazón respecto a los consagrados, mantén mi corazón unido al tuyo para que nunca me equivoque en el amor. 

13.03.19

Asedio de la prensa hacia la Iglesia Católica en Costa Rica

La Iglesia católica en Costa Rica está siendo asediada por varios medios de comunicación a partir de la denuncia presentada contra el padre Mauricio Víquez por abuso sexual y por encubrimiento en contra del Arzobispo de San José, Monseñor José Rafael Quirós.

Al momento de la denuncia el padre Víquez se encontraba fuera del país y hasta el momento no lo han  podido localizar por lo que las autoridades han interpuesto orden de captura internacional. Mauricio Víquez, al día de hoy acumula seis denuncias.

Días después fue presentada otra denuncia pero esta vez hacia el padre Manuel Guevara quien se presentó de inmediato ante las autoridades y, una denuncia adicional presentada por un hombre adulto que asegura fue abusado sexualmente por este sacerdote siendo monaguillo.

Tras los hechos, la Fiscalía General ordenó orden de allanamiento de las oficinas de la Curia Metropolitana y de la Conferencia Episcopal presentándose con fiscales y hasta veinte oficiales encapuchados y fuertemente armados quienes secuestraron en una oficina a los funcionarios mientras dejaban destrozado el lugar.  

La Conferencia Episcopal interpuso queja aduciendo lo desproporcionado del acto ya que, para empezar, ni el Fiscal ni los investigadores nunca solicitaron ningún documento.

Las autoridades respondieron señalando que solo cumplieron con el procedimiento que se aplica en estos casos.

Desde el primer mometo, los medios han venido azuzando a la opinión pública en contra de los obispos, minimizando la hostilidad de las autoridades y, a la vez resaltando y manipulando con particular malicia los hechos.

En redes sociales la opinión pública no se mide en expresar odio hacia los obispos y, por ampliación, hacia los fieles mientras que los medios, día y noche, un día si y el otro también, no escatiman tiempo ni recursos en acrecentar la hostilidad pese a que los obispos han dado claras muestras de estar enfrentando la situación con la debida responsabilidad; en realidad, ésto parece ser lo menos importante, lo importante es castigar a los responsables utilizando la mayor fuerza posible.

Nada parece satisfacer la “sed de justicia” que diaramente, por cerca de dos semanas, la prensa provoca en la opinión pública aun atreviéndose a publicar sobre diferentes crimenes de diversa índole y muertes inesperadas no directamente vinculadas las que, de alguna forma, hacen parecer como responsabilidad de la Iglesia católica. 

Este nivel de hostigamiento merece ser denunciado debido a que es caraterístico del manejo que hace el gobierno de todo aquello que considera una amenaza; tal como fue la enorme y efecctiva campaña montada durante el período electoral contra los evangélicos una vez se les reconoció encabezando las encuestas por amplio margen.

Medios y organizaciones civiles favorables al candidato oficialista, mediante mentiras y manipulación, en aquella oportunidad no solo consiguieron volcar la opinión pública a favor del actual presidente sino dejar destrozada la credibilidad del candidato evangélico y del equipo que había conformado.

Toda vez que los regímenes totalitarios tienen como premisa volcar a la opinión pública en contra de los grupos que no le son favorables es que la situación de la Iglesia en Costa Rica merece ser conocida internacionalmente para evitar, precisamente, que alcance niveles que atenten contra el bien común en un país cuya mayoría está a favor de la justicia de la que deben gozar las víctimas que han sufrido abuso sexual por parte del clero.

Durante la semana de 11 al 15 de marzo la Conferencia Episcopal está reunida de forma extraordinaria con el propósito de analizar y dar una respuesta clara y contundente a la situación.

Esperamos y confiamos en que será enfática, muy propia de la valentía, gallardía y virilidad de la que solo pueden gozar verdaderos hombres de Dios.

Viva Costa Rica!
Que se salve!
Que viva!
Que vuelva a ser de Dios!


En solidaridad con los obispos algunos católicos han subido una carta de apoyo que los invito a firmar

NOTAS

  • Mauricio Víquez Lizano ha sido suspendido como sacerdote
  • El padre Manuel Guevara está libre y bajo investigación
  • Un seminarista fue expulsado debido a que confesó tener denuncias por violación
  • La información que publican los medios sobre estos casos se puede hallar fácilmente en google
  • Comunicados de prensa, fotografías y otros documentos solo se pueden hallar en el FB de la Conferencia Episcopal

 

26.02.19

De cuando rezo el rosario (I)

De cuando rezo el rosario aprendo a mirar quien realmente soy.

Por ejemplo, miro que soy una señora mayor que debe sentarse a rezar en una sillita de playa no solo para que no le duelan todos los huesos sino para que, si se duerme, como generalmente ocurre, la nuca y otras partes del cuerpo no sufran más de lo necesario. 

Soy una señora mayor con dolores que muchas veces se duerme al rezar el rosario.

Rezo rosarios que me toman hasta hora y media entre lo que me despierto y sigo durmiendo, digo, rezando. 

Eso y mil otras cosas aprendo de cuando rezo el rosario. 

Me encanta porque toda vez que aprendo algo me doy cuenta cuán unida estoy por naturaleza a María Santísima pero también por cuán profundamente me tiene unida a su corazón por habérmele consagrado aunque, también, me doy cuenta de cuán fácilmente, por mérito de la gracia, me uno a Jesús de esta manera, a un punto tal que hasta puedo verlo guillándome el ojo.

Muy dichosos nos pasamos los tres junto a los santos y almas justas de la tierra que rezan el rosario a la misma hora; tan dichosos que, no más termino me quedo con la certeza de haber –realmente- contribuido a la salvación del mundo.

Cómo no podría, de seguido, continuar contenta lo que resta del día?

Bello, muy bello, bueno y verdadero todo lo que sucede en el alma y en el mundo cuando se reza el rosario.

De vez en cuando, escribiré alguna entradita al blog sobre aquello que aprendo cuando lo rezo.

Lo haré escribiendo contenta para demostrar lo contenta que me la paso.

 

 

22.02.19

Un día como hoy desperté de un sueño / Cátedra de San Pedro 2019

“Dios todopoderoso,
no permitas que seamos sacudidos por ninguna
perturbación quienes hemos sido afianzados
sobre la roca de la confesión apostólica.
Por Jesucristo nuestro Señor".



Desperté de un sueño en que -un día como hoy- en la celebración de la Cátedra de San Pedro, uno tras otro, todos obispos y presbíteros homosexuales del mundo se presentaban ante Pedro.

Unos pedían retirarse del sacerdocio y, otros, ser reducidos a estado laical a la vez que entregados a la justicia civil. 

Se les veía arrepentidos y reconociendo amar tanto a Cristo y a la Iglesia que confesaban no ser capaces de llevar una doble vida ni cargar con el dolor de sus pecados ni el provocado a sus víctimas.

Admitían también amarnos tanto que preferían la ruina de sus existencias que ofender más a Dios.

En el hecho, el mundo contempló la gloria y el poder de Dios para cambiar el corazón humano.

Vino a ser como una de esas conversiones multitudinarias narradas en el Nuevo Testamento.

Todos los católicos nos gloriábamos en el Señor.

El mundo entero quedó estupefacto ante las maravillas de Dios.

El desconcierto llegó cuando Pedro les dijo ya que no era necesario el procedimiento solicitado debido a las recientes reformas sobre la Misericordia Divina.

De inmediato supe que el sueño del que otro día despertaré será en el que Pedro se presentará ante su Superior, arrepentido. 

Alabado sea Dios por darnos a Pedro y a sus sucesores sin ninguno de los que estaríamos comprendiendo de qué va la Cátedra de San Pedro (o la santidad)