InfoCatólica / De profesión, cura / Archivos para: 2019

26.06.19

Juan el Bautista no había leído "Amoris Laetitia"

No sé si no habría que plantearse el retirar a san Juan Bautista del santoral católico. Cuanto más lo pienso, más claro lo veo.  

Para empezar, san Juan Bautista era un rigorista y un exagerado en su vida. Eso de andar por el desierto, vestirse con piel de camello y alimentarse con saltamontes y miel silvestre no me digan que no es para sospechar. Rigoristas ya en tiempos de Cristo, empezando por su primo. Cómo puede ser modelo de algo un señor, por muy primo que fuera de Nuestro Señor Jesucristo, que se pasa en la penitencia. Menudo ejemplo cuando hoy lo que se lleva es una vida más normalita e incluso contemplamos cómo congregaciones que han optado por una especial observancia andan con sus no pequeñas dificultades.

Leer más... »

24.06.19

Trifásico Corpus serrano

Trifásico, o triple, o tripitido, o trinado. Tres parroquias, tres Corpus. Evidentemente no podemos pretender la solemnidad de Toledo o las multitudes de Madrid, pero es el Corpus de Gascones, La Serna o Braojos, y es el mismo Cristo el que sale a las calles, a acuerpo que cantaba Carlos Cano, para recorrer nuestros pueblos e impartir su bendición.

No fue posible más que la misa en Gascones, aunque con algo más de gente que de ordinario. En La Serna hasta nos permitimos el lujo de una pequeña procesión. Oigan, que son setenta empadronados, que no vamos a pretender maravillas de asistencia. Y con todo y eso, y gracias, cómo no, a “veraneantes y gente de fin de semana", casi que llenamos la iglesia. Precioso el altar que en sencillez supieron levantar esas buenas mujeres de siempre. El problema de La Serna es que tienen una misa antes, en Gascones, y otra después en Braojos, lo que hace que los tiempos tengan que ser especialmente medidos. 

Leer más... »

21.06.19

Encima el culpable seré yo

Ahora resulta que el problema es un servidor. Según algunos lectores y comentaristas, no sé si buenos, ingenuos o lo que sea, que mejor no entrar, todo es maravilloso en esta misericordiosa Iglesia nuestra del siglo XXI. Es verdad que puede haber cosas incorrectas, pero, en cualquier caso, mejor callar y hablar de cosas bonitas y positivas.

Comprendido. Te pisan el callo, te meten el dedo en el ojo y, encima, cuando te quejas y lo denuncias te salen que eso es echar leña al fuego y escandalizar, y que mejor digas que qué bonita es la amistad.

Entiendo que echar leña al fuego sea descubrir lo oculto, desvelar secretos, contar chismes y realizar juicios temerarios. No es el caso.

Leer más... »

19.06.19

No tengo edad ni ganas de que me quieran hacer bailar la yenka

Es que eso de aquellos saltitos de “izquierda, izquierda, derecha, derecha, delante, detrás, un dos, tres…” es para gente joven.

Cuando se tienen dos mil años, nuestra santa iglesia católica, no estamos ahora para ponernos a bailar la yenka. Bastante se hizo en los primeros siglos y bastante se ordenaron los pasos de baile en los distintos concilios ecuménicos hasta que Trento los fijó con claridad. Dos mil años son dos mil años y andamos con las articulaciones un tanto anquilosadas. Estamos para un sereno vals o un rigodón sin más complicaciones que alguna pequeña licencia.

Leer más... »

17.06.19

De párrocas y párrocas

El título oficial de párroca de momento no existe, que yo sepa, aunque ya no me atrevo a afirmar nada. Yo se lo he dado siempre a esas mujeres, porque en amplísima mayoría son mujeres, que están metidas en sus parroquias colaborando con o sin comillas.

He conocido párrocas excelentes. Aún me emociono recordando a Charo, mi sacristana, mi párroca de Navalafuente, a la que dediqué un emocionado artículo cuando falleció hace ahora cuatro años. Charo era silencio, disponibilidad, entrega, confianza en la Iglesia, en su párroco, en el vicario. Una mujer que jamás hacía nada, ni cambiar un mantel o unas flores, sin preguntar. Callada y generosa. Jamás supe de muchos gastos que pagaba directamente de su bolsillo. Su casa, la casa de todos los curas de su pueblo y el entorno. En casa de Charo cualquier sacerdote sabía que podía comer, descansar, ir al baño, pedir lo que fuera.  

Leer más... »