La atroz persecución a la Iglesia en la Revolución Francesa

A lo largo de la Historia ha habido grandes revoluciones por odio a la fe para socavar los cimientos de la cristiandad. Los cristianos han sido perseguidos con saña y crueldad. Numerosos mártires dieron su vida por defender la religión católica.

Una de las más importantes sin duda fue la Revolución francesa y la Ilustración, que intentó desterrar a Dios de la sociedad y entronizar a la diosa razón y al hombre como la medida de todas las cosas. Justamente la antítesis de la sociedad teocéntrica medieval, que fue la época de mayor esplendor de la cristiandad.

La Revolución francesa, como todo en la vida pasó, pero el veneno de sus ideas inmanentistas permanece hasta nuestros días y se entremezcla con la ponzoña de otras grandes revoluciones como la comunista o la de mayo de 68.

D. Javier Paredes, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá, nos habla en profundidad del feroz ataque que supuso la Revolución Francesa a la cristiandad y sus graves consecuencias.


¿Cuál fue el caldo de cultivo en Europa en el que se fue fraguando la revolución francesa ya desde siglos atrás?

La cultura de la cristiandad representada por Santo Tomás de Aquino entiende un punto fundamental, que Dios es creador y providente. Dios ha creado al mundo, ha creado al hombre y por lo tanto el hombre es una criatura dependiente de Dios, que debe obedecer sus mandatos. Dios ha creado al hombre para que le sirva, le ame y después sea feliz con él en el Cielo. Este concepto se rompe en el siglo XVI por medio de Lutero que introduce una nueva idea frente al hombre como criatura: el hombre como ser autónomo. En su doctrina nos propone el libre examen que consiste en decir sucintamente que somos autónomos para interpretar las Escrituras, no necesitamos de ninguna autoridad eclesiástica que nos diga cómo interpretar la Palabra de Dios. Podemos prescindir del Magisterio y de la Tradición. Esto lo oyen los campesinos alemanes en 1525 y se hacen la siguiente composición de lugar: “Si nadie me puede decir a mí lo que yo tengo que hacer en materia religiosa muchísimo menos nadie me podrá decir lo que debo hacer en materia política”. Así surgen las revoluciones campesinas de 1524 y 1525.

Como Lutero necesita el apoyo de los príncipes alemanes para separarse de Roma escribe una obra que lleva por título Contra las hordas asesinas y ladronas del campesinado. Rectifica y afirma que eso del libre examen sólo es patrimonio del príncipe, no del resto de la población. Y propone exterminar como a perros a los campesinos sublevados y cómo consecuencia viene la represión del levantamiento campesino de aquellos años, que provoca entre 100.000 y 135.000 muertos en Alemania.

Así empiezan las guerras de religión en los Estados confesionales y se llega a una solución de paz en 1555, la paz de Augsburgo. Se adopta un nuevo lema: Cuius regio, eius religio, que quiere decir según sea la religión del rey, así va a ser la religión de los súbditos.

¿Cuál es la situación concreta en Francia el año de la Revolución francesa?

En 1789 en Francia reina Luis XVI y en la Iglesia Pío VI. Francia tiene en esos momentos 26 millones de habitantes, de los cuáles prácticamente todos son católicos excepto 500.00 protestantes y 40000 judíos. Los católicos se distribuyen en las 139 diócesis que tiene Francia en esos momentos. Hay 40000 parroquias atendidas por 70000 sacerdotes seculares. Hay además 30000 religiosos y 40000 religiosas. La religión católica no es una religión intimista sino una religión sacramental que precisa de los sacerdotes para confeccionar y distribuir los sacramentos. Por lo tanto, la persecución va a ir dirigida contra los sacerdotes. A cada sacerdote le toca atender a unos 360 habitantes. Hay en Francia unos 25 millones y medio de católicos practicantes, que reciben los sacramentos, cumplen con el precepto dominical y con el pascual. Es un clero con buena formación doctrinal y con buenas costumbres con respecto a lo que sucedía en épocas pasadas. Aunque es un clero que empieza a hacer ciertas concesiones que se traducen en la falta de austeridad y en la falta de piedad. Las crónicas de entonces dicen que en algunos monasterios benedictinos ya se permite tomar té y café y que incluso salen a fumar al Sena por las noches. Cuando el clero afloja en la austeridad también afloja en la piedad. Por eso luego veremos a algunos clérigos comprometidos en la destrucción de la Iglesia. La iglesia se ocupa de la atención de hospitales y sobre todo de la enseñanza.

La situación del clero en Francia está regida por la Alianza del Trono y el Altar…

Así es, pero ello no quiere decir que se confundan el ámbito secular y el ámbito eclesiástico. En este ambiente quien domina la opinión pública son los enciclopedistas. Diderot escribe una novela de gran difusión en Francia titulada La religiosa. Afirma que en los conventos las religiosas están a la fuerza. Incluso en esta novela acusa a los mismos padres de encerrar a sus hijas en el monasterio, cosa a todas luces falsa. Lo que ocurre es justo lo contrario que suelen los padres los que impiden la entrada en el convento de sus hijas. Además, se empiezan a difundir una serie de ideas que podemos encontrar en los cuadernos de quejas del clero de Paris. Aquí vemos que Francia escribe la revolución antes de hacerla. En los cuadernos de quejas hay ya ideas inspiradas por sociedades y logias masónicas. En el cuaderno de quejas del Chalet de Santón una de las cosas que se piden es que todos los clérigos se casen. Se escribe textualmente: “la ternura de sus esposas despertaría la sensibilidad de sus corazones, la gratitud y compasión propias de la naturaleza humana y que se han visto sofocados en los votos de castidad y obediencia en casi todos que los han pronunciado”.

Otra de las ideas que empiezan a surgir en esta época es lo que se conoce con el nombre de richerismo. Edmund Richer decía que, si bien los obispos descienden de los apóstoles, los sacerdotes son los descendientes de esos 72 discípulos que Cristo mandó a predicar por todo el mundo. Por lo tanto, tienen tanta autoridad los sacerdotes como los obispos. En el fondo lo que dice Richer es que la autoridad de los obispos frente a una reunión de sacerdotes queda diluida.

Otra cosa que se difunde entonces son las ideas galicanas que vienen a decir que la reunión de los obispos de una nación, concretamente de Francia, tiene tanta autoridad o más que la que tiene el Papa. De manera que así es como se llega a los Estados Generales donde queda diluido el poder de los obispos porque el estamento clerical entre sus diputados tiene 208 sacerdotes y sólo 47 obispos.

La fase siguiente es decretar que no se va a discutir por estamentos sino de manera individual (Juramento del Juego de Pelota 20-6-1789). Los Estados Generales el 30 de junio de 1789 quedan convertidos en Asamblea Nacional que se proponen dar a Francia una Constitución. Es decir, no nos sirven las leyes anteriores y se crea una Constitución. Esto va a afectar a la estructura de Francia, que como hemos dicho era la alianza del Trono y el Altar.

¿Cuándo empiezan a menoscabar de forma explícita los derechos de la Iglesia?

Mientras se redacta esta Constitución salen decretos importantes como fue la abolición del régimen feudal, de los derechos de los señores. Esto va a afectar a la Iglesia porque suprimidos los derechos feudales también se suprimen los diezmos. Uno de los nobles, hijo de Emile du Châtelet, famosa por ser matemática física y sobre todo por ser la querida de Voltaire, al quitarle los derechos de caza decide prohibir los diezmos, que era la contribución que los fieles daban a la Iglesia. De esta manera le quitabas a la Iglesia un recurso para poder vivir y afrontar sus necesidades.

Un obispo, Charles de Talleyrand dice que la Iglesia tiene muchas riquezas y que tiene que darlas al Estado para que éste las administre. Isaac Le Chapelier argumenta que no se le quitan los bienes a la Iglesia, sino que se recuperan porque la Iglesia no es dueña sino depositaria. A partir de ahora el depositario va a cambiar y es el Estado el que va atender a los pobres en sus necesidades.

Charles de Talleyrand, que no tuvo nunca vocación, deja el obispado y se convierte en uno de los políticos más importantes. Se acabó casando con Catherine Grand obligado por Napoleón. La feliz pareja se instala en el castillo de Valençay, donde abunda el lujo.

Talleyrand va a ejercer como obispo en la Fiesta de la Federación, que es una fiesta importante en este proceso de descristianización. Va a hacer la penúltima ceremonia como clérigo. Celebra en los Campos de Marte ante más de 100.000 franceses una Misa. Pero la Misa se celebra ya en el altar de la Patria. Vamos viendo como el Estado se va apropiando de la Liturgia católica y ahí es donde todos prestan el juramento a la nación. El siguiente paso es la prohibición de emitir votos solemnes a las órdenes contemplativas que no tienen utilidad social. Las que se dedican a la enseñanza y hospitales tienen votos simples y a estas de momento se les tolera hasta que Le Chapelier dicta una orden de la supresión de los gremios.

De los conventos masculinos es donde salen más religiosos. De los conventos femeninos apenas hay defecciones, se cuentan con los dedos de una mano. Una de las que sale es la Hna Providencia, Margarit Hébert. Acabará casándose con el personaje más anticlerical y más radical de la revolución francesa Jacques-René Hébert, fundador de un periódico “Le Père Duchesne”. Este diario va a contribuir a transmitir ideas anti religiosas y va a contribuir a la persecución y las matanzas de los sacerdotes.

Perseguidas las órdenes religiosas nos quedaba el clero secular, el clero de las parroquias y eso se hace mediante la Constitución Civil del Clero, que convierte al clero secular en funcionarios. De manera que ahora los obispos los van a elegir las asambleas parroquiales sin que el Papa pueda decidir nada. El Santo Padre declara como cismática esta Constitución. El problema es que se obliga al clero a jurarla. Todos los sacerdotes deben jurar y acatar esta constitución.

Hay una división entre el clero juramentado y el clero refractario…

Sí, pero de todos los obispos que había en Francia sólo juran esta constitución 7 obispos y de ellos sólo 4 tienen una diócesis en propiedad.

Las cosas en Francia se complican en 1792 porque tiene lugar el asalto a las Tullerías y la proclamación del fin de la Monarquía y el principio de la República con Luis XVI en la prisión del Temple. Del 2 al 5 se producen las matanzas de septiembre. Masacran a la Guardia Suiza que custodia el Palacio y exterminan a unas 1300 personas de las cárceles de París, donde había muchos sacerdotes que no habían querido jurar la Constitución. Uno de los crímenes más conocidos fue el de una alta aristócrata, que estaba en la cárcel. Va a ser violada, descuartizada e incluso tienen el mal gusto de cortarle la cabeza, llevarla a un peluquero, clavarla en la pica y llevársela a María Antonieta de la que era muy amiga. Todo esto bajo el lema de Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Otro de los puntos clave en el proceso de descristianización de Francia es la introducción de la ley del divorcio y la laicización del Estado. A partir de ahora tendrán que dejar de llevar los registros de bautismo y de matrimonio. Los curas juramentados sólo podrán dar la bendición después de que se casen en el Ayuntamiento. Eso quiere decir que los sacerdotes juramentados están obligados a bendecir gente que se haya divorciado o incluso sacerdotes ya casados.

Es un ataque continuo a los principios. Ya no tenemos órdenes religiosas, ya tenemos un clero cismático y condenado por el Papa que depende del Estado. La sociedad civil tiene descristianizada la familia por la ley del divorcio.

Esto va a provocar una reacción en la región de la Vendée…

Así es. Esta región se levanta en armas durante siete años. No es sólo una sublevación política, sino que luchan al grito de viva el Rey y los buenos sacerdotes, es decir en defensa de los curas que no han jurado la Constitución.

La represión contra esa zona que se levantó en defensa de la religión fue feroz. Una de las represiones más famosa es la que se conoce como los matrimonios republicanos que consistía en atar desnudos a un hombre y a una mujer y ahogarlos en el río Loira. A veces incluso el hombre era un sacerdote o religioso. Luis XVI y su esposa van a ser guillotinados.

Eliminados todos los sacerdotes fieles queda la posibilidad de crear una nueva religión una vez que José Fouché da la orden de arrasar los templos…

En esta nueva religión se da culto a diosa razón, que va a estar representada por madeimoselle Maillard, una bailarina de la ópera y de los prostíbulos que tenían los altos jerarcas y aristócratas de la Corte.

La diosa razón, encarnada esta bailarina, es entronizada en la catedral de Notre Dame. La propia Maillard mientras es paseada en andas pisotea un crucifijo por lo que acentúa todavía más el carácter blasfemo y sacrílego del acto. Ante esta situación a los católicos franceses no les queda más que entregarse a un culto de catacumbas. Las Misas se celebran a escondidas en los bosques y donde se puede.

Otro elemento importante para descristianizar la sociedad es la incautación del tiempo. A partir de ahora él tiempo no tendrá como referencia el nacimiento de Cristo, plenitud de los tiempos, sino la proclamación de la República. 1792 pasa a ser el año 1 cuando se proclama la República. Los nombres de los meses empiezan a adoptar elementos de la naturaleza. Los meses van a tener 30 días, pero no 4 semanas sino 3 décadas y la fiesta es el último día de la década. Lo hacen para hacer desaparecer el domingo, que deja de ser festivo. Cada día deja de estar dedicado a un santo y se dedican a un producto del campo o a un mineral. No es nada inocente, pues el 24 de diciembre es el día del azufre y el día 25, que es el día de la Natividad del Señor, es el día del perro.

Ya han suprimido a Dios por completo de la sociedad, pero ven necesario que el pueblo conserve cierta idea vaga de lo trascendente.

Robespierre ve que el ateísmo no les lleva a ningún sitio, que provoca desorden social y descontrola la sociedad y crea la fiesta del ser supremo. Dios pasa a ser un aglutinante social y se decreta que a partir de ahora los franceses crean en dos cosas: en la existencia del ser supremo y en la inmortalidad del alma. En la fiesta del ser supremo Robespierre quema una estatua de cartón que representa el ateísmo.

Finalmente, cuando acaba la época del terror viene una época más tranquila, pero igualmente con persecución, es la época del Directorio. Los sacerdotes que no obedezcan esta religión del Estado van a ser deportados a la Guayana.

 

Javier Navascués

25 comentarios

  
pedro de madrid
Hace muchos años, solo oí en mí vida, en un sermón, a un sacerdote que repudiaba la Revolución Francesa, leí un poquito de la Vendee,(el héroe de la Cruz). luego un magnífico libro del profesor Bárcenas, del CEU La revolución Francesa fue nefasta para la iglesia de Cristo
12/08/19 11:44 AM
  
Soledad
Creo que pedro de Madrid ratifica lo que siempre pense :han hecho un lavado y centrifugado estupendo de Revolución Francesa.Existe un desconocimiento total de lo que ocurrió.
Leer este relato da pavor,pero el producto se vende como un logro de la humanidad.
12/08/19 12:34 PM
  
Palas Atenea
Of course: no hay ninguna revolución hecha por el pueblo, el pueblo siempre es la excusa, pero ni la Revolución Francesa ni la Rusa fueron cosa del pueblo sino de una élite ilustrada. Normalmente cuando es el pueblo el que se revela, con hoces y cuchillos de matanza, siempre pierde. Hay mucho más pueblo en las contrarrevoluciones que en las revoluciones por eso las contrarrevoluciones nunca han tenido suerte.
Robespierre, Marat and Company eran tan pueblo como Lenín y Bujarin. En el Ancien Régime, contrariamente a lo que se nos dice, había una clase media ilustrada de médicos, abogados, funcionarios, etc...que fueron los artífices de la revolución; lo mismo que también la había en el Imperio Ruso. Luego nos han contado que no, que lo que había era la aristocracia por allí y el pueblo por allá, la lectura de las biografías de los revolucionarios desmienten esa idea.
Ni Robespierre, ni Marat, ni Lenin, ni Bujarin fueron nobles y, sin embargo tenían una educación y no siempre hecha con el sudor de su frente sino pagada por alguien, lo que indica que había mucha gente que no era noble pero tenía dinero y, por lo tanto, existía una burguesía y fue esa burguesía la que tenía el potencial suficiente para concebir un ideal, un programa y una logística. La Revolución Francesa fue el triunfo de esa burguesía, la Rusa fue el triunfo del Comunismo manejado por antiguos burgueses que querían ir más allá.
Pero el pueblo francés y el ruso dependieron de las ideas revolucionarios de los burgueses, como en Gran Bretaña tal cosa no se dio-porque los burgueses británicos estaban en otras cosas- no hubo revolución.
Pero la situación del pueblo, entendiendo por tal a la clases trabajadoras, fue la misma en los lugares donde hubo revolución y en los lugares donde no la hubo.
Si el origen de las revoluciones hubiese sido la pobreza éstas tendrían que haberse generalizado en toda Europa porque las condiciones de vida de los mineros galeses no eran mejores que la de los franceses, los campesinos británicos vivían tan mal como los campesinos franceses, etc...
Particularmente hábiles fueron los británicos que consiguieron hacer un lujo de su nacionalidad de manera que, por lo visto, los campesinos, cuyo alimento era el porridge y los nabos, debían creer que los campesinos españoles comían todavía peor, algo así como alfalfa, o tal vez que los pepinos y nabos ingleses tenían algo especial.

12/08/19 12:43 PM
  
Palas Atenea
En cuanto a la Iglesia, también se ve por qué fue un peligro para todas las revoluciones y por qué en Inglaterra la iglesia no representaba nada ya que iba de acuerdo con el estado. Bastaría haber echado a abajo al rey inglés para que la iglesia anglicana cayera, pero en los países católicos con decapitar al rey no acababan con la iglesia. Y, curiosamente, a pesar del cesaropapismo, tampoco fue suficiente en Rusia fusilar al Zar y a su familia para acabar con la Iglesia Ortodoxa. Quizás porque la Iglesia Ortodoxa no fue un invento de los zares como la Anglicana sí fue un invento de los reyes.
12/08/19 12:52 PM
  
Vivi
Artículo muy útil. Ideal para introducir en el tema a quienes aún no llegó la verdad de los hechos.
12/08/19 1:00 PM
  
Mari
Es la locura humana, el ser humano fuera de control. Es terrorismo y sadomasoquismo.
12/08/19 1:51 PM
  
Pantaleón
De aquellos polvos, estos lodos.

Todo empezó por la negativa del Monarca francés de consagrar Francia al Sagrado Corazón como le pidió Jesús vía Santa Margarita de Alacoque.

No importa. El Corazón Inmaculado de María triunfará tarde o temprano y el Reinado Social de Cristo será instaurado, nuevo, mejor, más pleno.

El paisaje actual es desolador, pero el horizonte es luminoso

12/08/19 3:41 PM
  
Pedro Amate
" Por qué se reúnen los pueblos y las gentes piensan cosas vanas ?... ....Contra Jehová y contra su Ungido. ".

La Revolución Francesa ,la revolución bolchevique ,la revolución española - 1.931 - 1.936 ,y todas las revoluciones en toda la zona de la Cristiandad ; han sido revoluciones anticristianas .la revolución marxista fue engendrada en la Cristiandad y exportada y adquirida por la República Popular China : dragón rojo apocalíptico.
Todas estas revoluciones políticas están orientadas para devorar al hijo varón ,que la Iglesia ha dado a Luz después del Milenio Preliminar Cristiano - 380 de nuestra Era - Primera - Segunda Guerra Mundial .

La R .P .China ,y la ideología marxista ,aspiran a convertirse en la Primera Potencia Mundial, para heredar el Reino de Dios ; para devorar al hijo varón que la Iglesia ha dado a Luz ,y para ponerse en el lugar de Dios.

" El dragón se posicionó frente a la "mujer " ,para devorar al hijo,tan pronto lo diera a Luz ; y el hijo fue arrebatado para Dios y para su Trono ". Dios se ríe de ellos ; como dice el Salmo 2.

" El que mora en los cielos se reirá ; el Señor se burlará de ellos.
Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira.
Pero Yo he puesto mi Rey sobre Sion , mi santo monte.
Yo publicaré mi decreto ; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú yo te engendré hoy.
Pídeme ,y te daré por herencia las naciones,y como posesión tuya los confines de la tierra.
Los quebrantarás con vara de hierro ; como vasija de alfarero los desmenuzaras.
Ahora,pues ,oh reyes,sed prudentes ; admitid amonestación, jueces de la tierra.
Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor.
Honrad al Hijo,para que no se enoje y perezcais en el camino ; pues se inflama de pronto su ira.
Bienaventurados todos los que en Él confían ". ( Salmo : 2 ).

12/08/19 3:44 PM
  
madre
¡Que poco sabemos de la verdadera historia y cuanta manipulación existe! Gracias D. Javier, y a todas las personas, que con sus investigaciones dan luz sobre los hechos ocurridos en la historia y que nadie puee cambiar, (aunque si manipulan todo lo que les interesa) Mi abuela, que en paz descanse, nos decía:" entre cielo y tierra no hay nada oculto" y lo hacia para hacernos saber, que podíamos engañar u ocultar lo que hacíamos, pero que al final todo se sabe, porqué Dios todo lo ve, tarde o temprano la verdad resplandece.
12/08/19 4:07 PM
  
Luis E
Creo es necesario mas difusión a esta parte de la historia universal, ya que predomina otra versión de los hechos (falsa) incluso entre católicos.
12/08/19 4:13 PM
  
hornero (Argentina)
Leída está exposición, queda claro la estupidez de los secuaces del demonio. Visto en perspectiva histórica, estos verdugos del infierno, aparecen como unos imbéciles que pelean como peleles frente al poder de Dios, Señor de la historia. Preocupan en lo inmediato, pero el tiempo pertenece a los cristianos. Han llegado los tiempos en los que debemos actualizar la valoración de los hechos frente a la Aurora de María que ha iniciado los"nuevos tiempos" encaminados a la aniquilación del misterio de iniquidad, la caída de la Babilonia, del NOM y de todo lo que se le parezca. La toma de la Bastilla será una payasada frente a la Ira de la Justicia divina.
12/08/19 4:24 PM
  
fran
La destrucción de occidente.
12/08/19 5:24 PM
  
Palas Atenea
De todas maneras la religión ha sido perseguida, falseada y ninguneada por muchos que no fueron revolucionarios, precisamente, y por no serlo no se les ha hecho mucho caso. Enrique VIII se inventó una religión por un capricho que cambió a todo un país en pleno Renacimiento (y no era por ninguna herejía en concreto), y ahora leo asombrada, puesto que yo no lo sabía, que en 1782 José II de Austria firmó la expulsión de todas las órdenes contemplativas de su país-el artículo viene en REL firmado por un Habsburgo que sabrá la historia de su país-y a eso achaca él que Austria no sea tan católica como Polonia: "En 1770 había en los reinos de José II (Austria, Hungría y Bohemia) 2163 monasterios donde vivían aproximadamente 45.000 monjes y monjas de todas las órdenes imaginables".
Así que hay que hacer una revisión a la historia de arriba a abajo porque
los monarcas, por una razón u otra, también pusieron su granito de arena en la debacle general. En el caso de los Habsburgo el pueblo no se sintió tan afectado porque el monarca era un católico "josefista", para el que toda orden que no prestara un servicio determinado estaba de sobra. La Ilustración se introdujo también en las cabezas coronadas y, en este caso 7 años antes de la Revolución Francesa, por lo que podemos entender que las mismas cortes de los reyes estaban carcomidas por la Ilustración y la masonería mucho antes que la revolución eclosionara. La idea precede a la expulsión o a la guillotina. El pueblo no aparece por ningún lado y, cuando aparece casi siempre está en el bando perdedor porque el pueblo hasta la Gran Guerra fue siempre tradicional.
12/08/19 8:06 PM
  
Palas Atenea
Desde luego había más pueblo, en el sentido honrado del término, entre los vandeanos que entre los revolucionarios, más entre los cristeros que entre los esbirros de Calles, más con los carlistas que con los liberales y más entre los campesinos ucranianos que entre los soviéticos. Empezaron por arriba y lo último a lo que han conseguido malear es, precisamente, al pueblo. Por eso están empeñados ahora en la destrucción de la familia que es la base de todo.
12/08/19 8:24 PM
  
juanlui
Y es por eso que nuestras democracias liberales están heridas de origen.
¿ Cómo puede una revolución sangrienta dirigida por masones traer algo bueno ? Lo único que trajo fue un desplazamiento del poder hacia otras élites.
12/08/19 9:06 PM
  
Jorge de PERU
Una breve reflexion a lo que acontecio en la revolucion francesa. La misma atrocidad desde que empezo la Iglesia con las primeras comunidades cristianas. Acaso no empezaron desde el martirio de Esteban? La revolucion francesa fue mas cruel que el Imperio romano? Acaso no existe derramamiento de sangre cristiana en pleno siglo XXI? Las persecuciones a la Iglesia Catolica continuan y seguiran hasta el final de los siglos. Fiel reflejo de lo que hicieron con Jesucristo. Pero tenemos la promesa de El. Las puertas del infierno no podran contra su Iglesia. No ha existido, no existe, ni existira poder capaz de destruirla. Podran haber pecadores dentro de la Iglesia, pero sigue siendo Santa por la sangre derramada de Cristo y por la sangre de sus martires.
12/08/19 10:19 PM
  
Chico
Los Maestros Ciruela como muchos docentes Iniversitarios obligaron a tragar mentiras y más mentiras a sus alumnos que luego repitieron como loros hasta hoy.
12/08/19 11:32 PM
  
Jorge
La Revolución Francesa fue una manifestación de la guerra entre el Imperio Británico y los Borbones de Francia y España.

Los británicos no perdonarían a los borbones el haber perdido las colonias americanas, con la independencia de los EEUU.. lugar donde se produjo una verdadera revolución desde el pueblo y a través de la milicia.

Francia y España, borbónicas, fueron los artífices de la independencia de los EEUU, y estaban por contener el avance del imperio británico, pero el trabajo de su "diplomacia" e inteligencia, logró desestabilizar el régimen borbónico, "ayudados", tal vez en forma involuntaria, por los jesuitas, cuyos "ex-alumnos" desataban revoluciones en el Paraguay (guerra guaranítica), luego en Perú (Tupac Amaru II), tal como lo hizo Fidel Castro en Cuba el siglo pasado.

No olvidemos la influencia de Voltaire en el enciclopedismo francés, que se encargo de dinamitar por dentro a la Francia pre-revolucionaria.
13/08/19 2:17 AM
  
Luisfer
El estado de extrema pobreza del pueblo no influyó? Es que estaban muy contentos pasando hambre en un país donde la aristocracia y nobleza siendo un 3% de la población acumulaban casi el 93% del capital?
Una de las constantes en cada revolución es el ataque al clero de forma inmediata. No a los músicos, ni a los vendedores, ni a los artesanos... sino al clero. Cómo católicos deberíamos preguntarnos por qué sin acudir a conspiraciones burgueso-masónicas. Quizás, sólo quizás, siempre estaban alejados de la gente y al lado del poder?
O no ha sido así muchas veces y en concreto, en la Francia prerrevolucinaria?


13/08/19 10:06 AM
  
Luis Piqué Muñoz
Fruto, en mi modesta y Humilde Opinión, de la satánica Revolución Francesa es el Personalismo y el Concilio Vaticano II. Así dice, el Hombre es la única Criatura que ha merecido ser Amada por Dios por sí mismo (!?) y luego sigue diciendo que se debe Buscar al Hombre ¡No a Dios! ¡O sea, si el Hombre es Amado por sí mismo y no por llevar el Espíritu Santo ¡Dios Ama a Dios, al Espíritu Santo en el Hombre! el Centro está en el Hombre y no en Dios, se debe Amar al Hombre No a Dios ¡adorar al Hombre, No a Dios! ¡Qué Disparate, qué abominación! ¡Muera la Herejía! ¡Viva el Papa! ¡Viva la Iglesia! ¡Viva Dios!
13/08/19 6:28 PM
  
Palas Atenea
En Gran Bretaña la situación era la misma y tampoco estaban contentos, en España pasaba lo mismo y en Alemania igual, pero no hubo revoluciones. Una cosa es un levantamiento campesino-porque la mayor parte de los pobres lo eran-y otra una revolución. Una revolución necesita una ideología detrás con unos divulgadores de esa ideología que no sean pobres. El pueblo francés no era más pobre que los demás pueblos de Europa, no pasaba más hambre, ni estaba más explotado.
En todos los países había objetivas situaciones de pobreza, más o menos similares, pero solo en Francia se dio la Revolución porque allí surgieron los enciclopedistas, los ilustrados y demás fauna. Los ilustrados británicos, que también los había, eran eminentemente pragmáticos y el caos no les venía nada bien. Hasta las logias masónicas eran distintas. Lo que hicieron los británicos es inventar el capitalismo, no arengar al pueblo para quitarse de en medio a la nobleza, ya vieron la manera de evitar el asunto y, sin unos guías determinados para dar la vuelta a la tortilla, no hay revolución que valga.
13/08/19 8:13 PM
  
Manuel Caldas
Pues el padre Alfredo Verdoy S. J., en un programa de "Lágrimas en la Lluvia" (https://www.youtube.com/watch?v=JbcojBmvWD8), concluye que, a fin de cuentas, la revolución fue una cosa positiva. Vivan los Jesuítas!
14/08/19 11:06 AM
  
Centurión Cornelio
Si Luisfer, el pueblo quedó taaan contento con la justicia y progreso que les trajo la revolución, que se echaron en brazos de Napoleón, un extranjero, en cuanto tuvieron la oportunidad.
14/08/19 7:16 PM
  
Saulo
En China el estado controla al clero, y parece ser, con la connivencia de Roma, o sea peor que con la revolución francesa.
17/08/19 5:26 PM
  
Jordi
Se le conoce como el Genocidio de la Vendeé.
20/08/19 6:14 PM

Dejar un comentario



No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas, a los bloggers o al Director.

Los comentarios no reflejan la opinión de InfoCatólica, sino la de los comentaristas. InfoCatólica se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere que no se ajusten a estas normas.